You are on page 1of 4

S.A. (n.d.). Los virus son los agentes más activos de la diversificación de la vida.

Recuperado 25 de abril, 2009 de fuente


http://www.iieh.com/Evolucion/articulos_evolucion54.php.

He escogido este tema porque resulta de gran interés en la actualidad y es parte de mi

concentración universitaria, microbiología industrial. Además, siempre he sentido un inmenso

interés hacia la temática de los virus. Considero que los mismos encierran un gran misterio al

poseer parte de las características que distinguen a un ser vivo.

El autor propone que los virus son parásitos con tal capacidad de simbiosis que acaban

formando parte del ADN de sus huéspedes, ya sean éstos microorganismos como las bacterias u

organismos superiores. Esta invasión ha sido la causa de una gran parte de las mutaciones

adaptativas producidas en los últimos 500 millones de años, como, por ejemplo, la de la

aparición de la placenta, indispensable para la reproducción de los mamíferos modernos. Las

últimas investigaciones relativas a los virus restan además importancia a la competición entre los

genes como motor de la evolución. Además, propone que los virus son bien conocidos por su

responsabilidad en la propagación de enfermedades a menudo mortales, contra las que existen

pocas vacunas. Se conocen también sus modos de reproducción y de transmisión, por intrusión

en las células y apropiación de sus mecanismos bioquímicos.

El problema es presentado al momento de estipular que el mundo de los virus es cada vez

más objeto de numerosas investigaciones. Los virus se encuentran en todos los medios

existentes, desde glaciares y desiertos hasta cuevas profundas. De hecho, donde quiera que haya

una vida celular cualquiera, allá abundan los virus.


El autor nos presenta variados puntos de vista. El mismo comienza remontándonos a la

información de la genética arcaica. Se estima que los virus son 10 millones de veces más

numerosos de lo que se creía hace algunas décadas. Un milímetro del agua de un lago puede

contener más de 200 millones de virus, por ejemplo. Los virus bacteriófagos, que infectan a las

bacterias, podrían alcanzar de hecho, colocados longitudinalmente, la distancia de 100 millones

de años luz. Por si todo esto fuera poco, la diversidad vírica es considerable: se piensa que

existen 100 millones de tipos diferentes de virus. Sus formas son múltiples. Algunos, por

ejemplo, son muy grandes, como en el caso del Mimivirus descubierto por un equipo europeo, y

cuyas partículas maduras miden 400 nanómetros.

El autor apoya su hipótesis de existencia de los virus, cuando nos presenta la

mundialización vírica. El estudio de la evolución genética de un gran número de bacteriófagos ha

demostrado que éstos no pueden ser conectados a ancestros comunes. Cada virus bacteriológico

o fago parece disponer de una muestra de fragmentos de ADN aparentemente tomados y

reunidos al azar. En el interior de un mismo huésped, los genomas de todos los virus que en él se

encuentran parecen mezclarse entre ellos, de manera permanente. Pero este supermercado de

genes virales no funciona solamente en el interior de un huésped único. Se manifiesta en otra

escala, la de la Tierra entera, en el seno de medios muy diversos.

Al finalizar el artículo, el autor nos presenta la conexión necesaria para apoyarse dentro

del fenómeno de la evolución. Dado que los virus, tanto en aquella época como ahora, eran

mucho más abundantes que las células, fueron los agentes más activos y eficaces de la

diversificación de la vida y de sus extensiones geográficas. Fueron asimismo responsables de

lazos evolutivos determinantes, como el paso del mundo del ARN al del ADN, y también de la

invención del núcleo celular. Estas investigaciones restan en parte importancia a la competición
entre genes (genes egoístas) como motor de la evolución, presentada por Richard Dawkins. O, al

menos, la sustituyen. Por otro lado, la idea que encanta a los genetistas de que los genomas de

todas las especies podrían derivar de una fuente común única debería, también, ser sensiblemente

matizada.

Estoy totalmente de acuerdo con lo estipulado por el autor. Considero que los virus son

gran objeto de estudio para los científicos de hoy día. Estos han sido objeto de estudio, pero

desde hoy se presentará con mayor fortaleza ante la vanguardia del mundo dominado por la

tecnología.

Los hallazgos e hipótesis presentadas por el autor tienen una gran implicación para la

sociedad, ya que, como se dijo anteriormente, los virus pasarán a ser mayor objeto de estudio que

muchas otras cosas que también guardan gran importancia en el diario vivir.
ESTADO LIBRE ASOCIADO

Departamento de Educación

Escuela Especializada C.R.O.E.M.

Los virus son los agentes más activos de la diversificación de la vida

Análisis crítico presentado a la Profa. Mary C. Padilla Cruhigger como requisito del curso de
Evolución.

Wilfredo José Burgos Matos

27 de abril de 2009