You are on page 1of 2

TEMA: EL fracaso escolar: significados, causas y consecuencias.

1.- ¿Qué es el fracaso escolar?

Lo que comúnmente se llama fracaso escolar es perfectamente evitable. Un


detalle: No existe el fracaso escolar del niño. El niño no tiene fracaso escolar. El
niño sufre a consecuencia del fracaso escolar, pero ni lo crea ni lo difunde, ni lo
provoca. El niño se limita a sufrir las consecuencias del fracaso escolar... que no es
sino el fracaso de alguna acción educativa.

El niño tendrá, muy posiblemente, una dificultad para algún tema escolar. Por
ejemplo: le costará fijar la atención, o le resultará especialmente difícil el
aprendizaje del cálculo.

Si en su escuela o en su casa, se dan cuenta a tiempo de que el niño tiene


dificultades, podrán estudiar esas dificultades y poner en marcha las acciones
necesarias para superarlas: una mayor atención sobre el niño, unas clases
especiales, una adaptación de los objetivos educativos, etc.

2.-* La influencia del *contexto social y familiar.

La relación con niños se refiere si ha tenido la oportunidad de trabajar con niños de


estratos sociales muy diversos y con diferentes tipos de actividades basados en la
economía familiar.

Se puede asegurar que a niños y niñas, a la falta de afecto en el núcleo familiar es


un factor desencadenante en más de un 50 % de los casos del fracaso escolar.

No es lo mismo queun niño se crie en una localidad urbana, pasando por unas
condiciones de vida infrahumanas y cuyos padres en lo último que piensan es en
escolarizar al niño; que un niño bien, de papá, criado con todo tipo de comodidades
en la ciudad y con un fuerte respaldo económico.

Aunque el fracaso escolar se diera en ambos, está muy claro quién podría seguir
adelante sin necesidad de esforzarse demasiado. Es realmente penoso ver como en
muchas familias el absentismo de los padres frente a la educación de sus hijos es
grandísimo.

A pesar de todo yo creo que la primera escuela y el pilar básico en la educación de


un niño es su familia. Todo lo que el niño viva, vea y oiga; va a condicionar su vida y
le va a formar como persona. Los niños son como esponjas y todo lo que ven les
llama la atención y más en el caso de sus padres, que son como ejemplos a seguir.

Por eso es muy común que ante acontecimientos familiares tan desagradables
como un divorcio o la desaparición de alguno de los cabeza de familia, el niño vea
desintegrado su ambiente y empiece a sentirse desprotegido, abandonándose. Pero
en ocasiones las causas de este abandono que desencadena el fracaso no son sólo
por problemas familiares, sino por una mala o inadecuada calidad de la enseñanza,
falta de medios, etc.

3.- La influencia de la organización y el funcionamiento de la escuela y de las


prácticas pedagógicas en el salón de clase.

La forma en que se organizan y dirigen las actividades de enseñanza en el aula


genera, en muchos casos, problemas en los resultados educativos, sobre todo
cuando los niños están sujetos cada ciclo escolar a cambios, algunos
contradictorios, que se reflejan en el trato personal, las estrategias y las finalidades
de la enseñanza también afecta si se cuenta con un solo maestro para los tres
grupos. Así, como síntoma de estos problemas, cuando se inicia un ciclo escolar, es
muy común que los maestros expresen juicios como los siguientes: “se les olvidó
todo en vacaciones”, “tendré que empezar de cero”, “aesto súmele las carencias de
la escuela principalmente en telesecundaria donde se dice que se cuenta con aula
de medios, multimedia, internet etc. Siendola mayoría de las escuelas
telesecundaria carece de todas estas herramientas maestro ni alumno tienen que
adaptarse a los pocos recursos con que cuenta la escuela.

Lo que resulta pecado mortal es cargar el mochuelo a los niños. Los niños con
dificultades son la primera pieza más débil del sistema. En su infancia tienen que
padecer por sus dificultades, en tanto que, cuando sean adultos, tendrán que
apechugar con las consecuencias de sus malos aprendizajes.

Los niños con dificultades lo pasan mal. Especialmente si, a causa de sus
dificultades, son zaheridos, humillados, castigados, reconvenidos, censurados y
reñidos. Pero los niños con dificultades existen y, además no son el problema. El
problema es que si no resolvemos sus dificultades les condenamos al fracaso.

Cada sociedad en una localidad concreta requerirá un sistema educativo distinto,


pues las necesidades de cada sociedad son particulares. La planificación educativa
debe apuntar, en último termino, al desarrollo de la sociedad en relación a sus
recursos y problemas.