You are on page 1of 14

6.

VERTEDEROS 73

Práctica nº 6 :

VERTEDEROS

6.1 INTRODUCCIÓN

6.1.1. Objeto y tipos de vertederos

Un vertedero es un dique o pared que intercepta una corriente de un líquido con


superficie libre, causando una elevación del nivel del fluido aguas arriba de la misma.
Los vertederos se emplean bien para controlar ese nivel, es decir, mantener un nivel
aguas arriba que no exceda un valor límite, o bien para medir el caudal circulante por
un canal. Como vertedero de medida, el caudal depende de la altura de la superficie
libre del canal aguas arriba, además de depender de la geometría; por ello, un vertedero
resulta un medidor sencillo pero efectivo de caudal en canales abiertos. Hacia esta
segunda aplicación está enfocada la presente práctica.

Los vertederos pueden clasificarse de la siguiente manera:

a) Según la altura de la lamina de fluido aguas abajo, en vertederos de lámina


libre si z´< zc (Figura 1a), y vertederos sumergidos si z´> zc (Figura 1b).

b) Según la disposición en planta del vertedero con relación a la corriente, en


vertederos normales (Figura 2a), vertederos inclinados (Figura 2b),
vertederos quebrados (Figura 2c) y vertederos curvilíneos (Figura 2d).
74 PRÁCTICAS DE MECÁNICA DE FLUIDOS

c) según el espesor de la cresta o pared, en vertederos de cresta afilada (Figura


3a) y vertederos de cresta ancha (Figura 3b).

H H z
z

zc z´
zc

(a) (b)
Figura 1. a) Vertedero de lámina libre; b) Vertedero sumergido.

(a) (b) (c) (d)

Figura 2. a) Vertedero normal; b) Vertedero inclinado;


c)Vertedero quebrado; d) Vertedero curvilíneo.

Los vertederos de cresta afilada sirven para medir caudales con gran precisión,
mientras que los vertederos de cresta ancha desaguan un caudal mayor. De aquí la
diferencia de aplicaciones entre ambos: los de cresta afilada se emplean para medir
caudales y los de cresta ancha, como parte de una presa o de otra estructura hidráulica,
para el control del nivel. En esta práctica se tratará con vertederos de cresta afilada.

Dichos vertederos también se clasifican según la forma de la abertura en:


rectangulares (Figura 4a), trapezoidales (Figura 4b), triangulares (Figura 4c) y
parabólicos (Figura 4d).
6. VERTEDEROS 75

(a) (b)
Figura 3. a) Vertedero de cresta afilada; b) Vertedero de cresta ancha.

Figura 4. Vertedero (a) rectangular; (b) trapezoidal; (c) triangular; (d) parabólico.

A su vez, los vertederos rectangulares se clasifican en vertederos sin


contracción lateral, si el ancho del vertedero es igual al ancho del canal (Figura 5a) y
vertederos con contracción lateral en caso contrario (Figura 5b).

Para la medida de caudal con vertederos, la precisión de la medida solamente se


puede garantizar si el vertedero está bien ventilado en la zona de descarga, por el lado
de aguas abajo. La ventilación o aireación tiene por objeto introducir aire bajo la lámina
de agua vertida, de modo que se encontrará a presión atmosférica tanto por arriba como
por abajo y así su situación será equivalente a la del chorro de una manguera, por
ejemplo: la presión estática de todos los puntos de la lámina de agua a partir de la
vertical del vertedero será igual a la presión atmosférica (es decir, cero en términos de
presión relativa). Si, en cambio, el vertedero no está ventilado, como las líneas de
76 PRÁCTICAS DE MECÁNICA DE FLUIDOS

corriente se van curvando en torno a la cresta del vertedero, se produce una depresión
sobre la zona posterior de la pared del vertedero, con lo que el agua tiende a pegarse a
la pared. El efecto final de esta succión es que en conjunto la lámina de líquido sobre el
vertedero baja de nivel y, en definitiva, la relación entre el caudal y la altura de la
superficie libre aguas arriba, H, se modifica. Para evitar este efecto no deseado basta
con disponer un tubo de suficiente diámetro entre la zona posterior de la pared del
vertedero y la atmósfera exterior, pues la succión interior será suficiente para generar
una entrada de aire continua.

(a) (b)
Figura 5. Vertedero a) sin contracción lateral; b) con contracción lateral.

En esta práctica se van a utilizar tres tipos diferentes de vertederos de cresta


afilada: rectangular, triangular y rectangular contraído. A continuación se exponen
las principales características de cada uno de ellos.

6.1.2. Vertedero rectangular sin contracción lateral

Considérese el flujo a lo largo de un canal en las proximidades de un vertedero,


con la notación que se muestra en la Figura 6, donde L es el ancho del vertedero.

Aguas arriba del vertedero, punto 1, se supone que la velocidad es insignificante


( v1 ≈ 0 ), y en el punto 2, en la vena contracta, se supone que las líneas de corriente son
paralelas, es decir, que no existe variación de la presión a través de la vena, por lo que
la presión es la atmosférica ( p2 ≈ patm = 0 ). Planteando entonces la ecuación de
Bernoulli entre los puntos 1 y 2, y despreciando las pérdidas, se obtiene:

p1 v2
+ z1 = 2 + z2 (1)
ρg 2g
6. VERTEDEROS 77

La geometría mostrada en la Figura 6 pone de relieve que:

p1
+z =z
ρg 1 0 (2)
z0 − z 2 = h

h
p1 / ρ g
2
1
z0

z1 z2

h
H
dh

L Y

Figura 6. Variables de interés en el flujo sobre un vertedero rectangular.

Sustituyendo las expresiones (2) en la ecuación (1), se obtiene la velocidad en la


vena contracta:

v2 = 2 gh (3)

La descarga o caudal teórico diferencial, a través de un elemento de área


diferencial de longitud L y espesor dh, como el mostrado en la Figura 6, viene dada
por:
78 PRÁCTICAS DE MECÁNICA DE FLUIDOS

dQth = v2 Ldh = L 2 gh dh (4)

De este modo, el caudal teórico que fluye a través de todo el vertedero, se


obtiene integrando la expresión (4):
H
2
Qth = 2 g L ∫ h1/ 2 dh = L 2 g H 3/ 2 (5)
0
3

Cuando en la deducción de la ecuación (5) se tiene en cuenta el efecto de


contracción de la vena y las pérdidas provocadas por la fricción, se obtiene la descarga
o caudal real. Dicho caudal real es menor que el teórico y puede calcularse
introduciendo en la expresión (5) un coeficiente corrector de descarga que se determina
experimentalmente para cada vertedero:

2
QR = CD L 2 g H 3/ 2 (6)
3

Comparando las ecuaciones (5) y (6), es obvio que el coeficiente de descarga se


calcula como el cociente entre el caudal real y el teórico:

QR
CD = (7)
Qth

Normalmente el coeficiente de descarga suele tomar valores comprendidos


entre 0.64 y 0.79, y es tanto menor cuanto menor es H frente a la altura Y del vertedero,
debido a efectos de vena contracta e incluso de tensión superficial. Una relación
empírica de amplia aceptación para el coeficiente CD, atribuida a Rehbok, es:

H
C D = 0.602 + 0.0832 (8)
Y

6.1.3. Vertedero triangular

Este tipo de vertedero se emplea con frecuencia para medir caudales pequeños
(inferiores aproximadamente a 6 l/s). En la Figura 7 se muestra un esquema de la
geometría de este tipo de vertedero. El ángulo θ puede tomar cualquier valor, aunque
es muy frecuente el vertedero con θ = 90º .

Procediendo de manera totalmente análoga al caso del vertedero rectangular sin


contracción lateral, se obtiene que el caudal teórico diferencial vendrá dado por:
6. VERTEDEROS 79

h
dh

H
H-h θ

Figura 7. Geometría del vertedero triangular.

dQth = 2 gh dA (9)

En este caso, como se pone de manifiesto en la Figura 7, el área del elemento


diferencial del vertedero viene dada por la expresión:

dA = 2 x dh
θ x (10)
tan =
2 H −h

De este modo, el caudal teórico total a través del vertedero triangular, vendrá
dado por:

θ H
8 θ
( H − h) h
2∫
Qth = 2 2 g tan 1/ 2
dh ⇒ Qth = 2 g tan H 5/ 2 (11)
0
15 2

Al igual que en el caso del vertedero rectangular, el caudal real se obtiene


introduciendo un coeficiente de descarga corrector en la expresión (10):

8 θ
QR = CD 2 g tan H 5/ 2 (12)
15 2

6.1.4. Vertedero rectangular con contracción lateral

Cuando el vertedero no abarca completamente el ancho del canal, como el


vertedero de la Figura 8, la lámina de agua que fluye por encima del vertedero se ve
80 PRÁCTICAS DE MECÁNICA DE FLUIDOS

sujeta a una contracción lateral aún más pronunciada que la correspondiente al ancho
del propio vertedero. Ello es debido al efecto de vena contracta (véase la práctica
número 5), es decir, la mínima sección transversal de la lámina descargada, para la que
el vector velocidad ya no tiene componente paralela al plano del vertedero, tiene lugar a
una cierta distancia aguas debajo de la cresta del vertedero. En realidad este efecto de
vena contracta también afecta a la arista horizontal inferior del vertedero, pero
normalmente en menor medida.

El resultado del efecto de vena contracta es que, para unos valores fijos de la
altura H aguas arriba y del ancho L de vertedero, el caudal derramado decrece al
aumentar la diferencia entre el ancho del canal y el ancho L.

Aproximadamente se cumple que, si la distancia desde cada uno de los lados del
vertedero a las paredes laterales del canal es al menos 2H, si la altura Y del vertedero es
al menos 2H y el ancho del vertedero L es al menos 3H, entonces el ancho efectivo de
la vena contracta, L’, que se emplearía en la ecuación (6) para obtener el caudal, es:

L’ = L – 0.2·H (13)

Es decir, bajo las condiciones indicadas, se tiene una contracción lateral de 0.1H
por cada lado, como muestra la Figura 8.

0.1H 0.1H

Figura 8. Vertedero rectangular con contracción lateral

6.2. DESCRIPCIÓN DE LA INSTALACIÓN

La práctica se llevará a cabo en el banco de pruebas del laboratorio de Hidráulica


de la E.T.S. de Ingenieros de Minas de Oviedo del que se ya se hizo para la práctica
número 5. Básicamente consiste en un canal de sección rectangular, con recorrido en
6. VERTEDEROS 81

forma de U, que es alimentado desde un tanque con agua a nivel constante, y vierte el
agua por un vertedero sobre una cubeta, de planta rectangular. El caudal circulante por
el canal (es decir, por el vertedero) se puede regular mediante una válvula en el
conducto de alimentación desde el tanque. Una pequeña bomba centrífuga se encarga
de elevar el agua vertida nuevamente hacia ese tanque, a fin de asegurar un suministro
continuo. El nivel de agua constante en el tanque de alimentación se consigue mediante
un rebosadero, de elevación graduable. La Figura 9 muestra una vista del canal. En la
Figura 10 se aprecia la zona del vertedero, con un vertedero triangular instalado. Otras
vistas del equipo se encuentran en el texto de la práctica número 5.

En el dispositivo se pueden colocar distintos tipos de vertedero; en particular, se


estudiarán los casos de un vertedero rectangular sin contracción lateral, uno rectangular
con contracción lateral y uno triangular. Las principales características geométricas de
estos vertederos se indican en la Tabla I.

Tabla I. Características de los vertederos empleados


Tipo de vertedero: Características geométricas:
Rectangular Ancho del vertedero L = 223 mm
Triangular Ángulo en el vértice θ = 90º
Rectangular contraído Ancho del vertedero L = 110 mm

Para medir el caudal de agua que realmente circula por el canal, se empleará el
método volumétrico: tras rebosar sobre el vertedero, el agua se puede acumular en una
cubeta de planta rectangular (sección de 450 mm × 300 mm), a su vez conectada desde
la base a un tubo piezométrico externo que permite conocer la altura del agua en la
cubeta en cada instante. Basta pues con observar el aumento del nivel del agua en la
cubeta en un cierto intervalo de tiempo (con cronómetro) para obtener finalmente el
caudal (como volumen / tiempo). En las Figuras 8 y 9 correspondientes a la práctica
anterior (número 5) se ofrecen vistas de la cubeta y el tubo piezométrico.

Alternativamente también puede medirse el caudal vertido mediante un Venturi


situado en el conducto de alimentación del canal desde el depósito elevado. El Venturi
está conectado a dos tubos piezométricos que permiten determinar las presiones a la
entrada y en la garganta del mismo. En la Figura 10 de la práctica número 5 se
encuentran vistas de detalle del Venturi y de los tubos piezométricos. Para poder
obtener el caudal real de agua en el canal mediante el Venturi, es necesario que esté
previamente calibrado, es decir, que se conozca su coeficiente de derrame. Para detalles
del proceso de calibración de un Venturi consúltese el guión de la práctica número 2
sobre “Medida del Caudal”.
82 PRÁCTICAS DE MECÁNICA DE FLUIDOS

Figura 9. Vista del canal y del depósito de alimentación de agua

Figura 10. Vista de la descarga del canal sobre un vertedero triangular

El método volumétrico para la medida del caudal real de la descarga resulta


apropiado para los tres tipos de vertederos que se estudian en esta práctica. En cambio,
el Venturi sólo puede emplearse para determinar el caudal real de la descarga en el caso
del vertedero triangular y del vertedero rectangular contracto, puesto que en el caso del
vertedero rectangular sin contracciones los caudales son demasiado elevados para el
rango de medidas de los tubos piezométricos del Venturi.
6. VERTEDEROS 83

Figura 11. Vista del tubo de medida del nivel en el canal. A la derecha,
detalle del calibre de gancho.

Para establecer el caudal teórico o ideal se ha de medir la altura H de la lámina


de agua en el canal, aguas arriba del vertedero. Para ello se utiliza un tubo piezométrico
de gran sección (para minimizar los efectos de tensión superficial) que está conectado a
la solera del canal por la parte inferior de la instalación, de modo que la altura del agua
en dicho tubo es la misma que en el canal. El nivel del agua en el tubo se puede medir
con precisión de décimas de milímetro mediante un micrómetro acoplado a un gancho,
que ha de deslizarse verticalmente hasta que el extremo del gancho roce la superficie
libre del agua. Previamente se ha de establecer la referencia de alturas, buscando la
situación en que, sin circular caudal, esté el nivel del agua en el canal justo a la altura
del vertedero, es decir, en el límite antes de empezar a rebosar. La Figura 11 muestra
una vista del sistema descrito.

6.3. OBJETIVOS Y RUTINA EXPERIMENTAL

El objetivo de la práctica es realizar la calibración de tres tipos diferentes de


vertederos con vistas a emplearlos como medidores de caudal cuando se colocan en un
canal abierto.
84 PRÁCTICAS DE MECÁNICA DE FLUIDOS

6.3.1. Calibración del Venturi

Se apuntó ya en la sección anterior que para poder emplear el Venturi como


medidor del caudal real de agua circulante por el canal abierto, es necesario realizar una
calibración previa del mismo, es decir, es necesario calcular el coeficiente de descarga
del Venturi. Dicho coeficiente de descarga tiene en cuenta el efecto de las pérdidas por
fricción. Los detalles teóricos del proceso de calibración del Venturi pueden
consultarse en el guión correspondiente a la práctica de “Medida del Caudal”.

Para realizar esta calibración deben establecerse al menos cinco caudales


diferentes de agua en la instalación. Para cada uno de ellos se medirá la caída de
presión entre la entrada y la garganta del Venturi, mediante los tubos piezométricos
conectados a tales efectos en dichas posiciones. Al mismo tiempo, es necesario medir
empleando el método volumétrico, descrito en la sección anterior, el caudal de agua
circulante en la instalación. De este modo se obtendrán cinco valores diferentes del
coeficiente de derrame del Venturi. La media de estos valores se tomará como el
coeficiente de derrame del Venturi para la realización del resto de la práctica.

6.3.2. Calibración de los vertederos

En este apartado se pretende realizar una calibración de tres tipos de vertederos,


a saber: rectangular sin contracciones, triangular y rectangular contraído. La calibración
consiste en la obtención de los coeficientes de descarga correspondientes. Dichos
coeficientes se obtienen a partir de la ecuación (7), como el cociente entre el caudal real
de la descarga y el caudal teórico de la misma. Por ello, es necesario determinar estos
caudales.

Se considera que la descarga del chorro de agua a través de un vertedero es


correcta, cuando dicho chorro de agua está suficientemente separado de las paredes del
vertedero. Si el chorro no se separa, debe variarse el caudal hasta que se consigan las
condiciones deseadas. En vertederos reales este proceso se consigue en ocasiones
mediante ventilación.

Para determinar los caudales teóricos es necesario medir la altura de la lámina


de agua, aguas arriba de los vertederos, mediante el calibre de gancho. Tal y como se
explicó en la sección anterior, debe ajustarse el cero en la escala del calibre para un
nivel de agua a ras del vertedero.

En el caso del vertedero rectangular sin contracciones laterales, el caudal


teórico se obtiene entonces a partir de la ecuación (5), para el vertedero triangular a
partir de la ecuación (10) y para el vertedero rectangular con contracciones laterales a
partir de la ecuación (13).
6. VERTEDEROS 85

El caudal real se obtiene mediante medida directa, bien por el método


volumétrico o bien con el Venturi. En el caso del vertedero rectangular sin
contracciones laterales, el caudal real se obtendrá por el método volumétrico, y para los
otros dos vertederos se podrá escoger entre ambos métodos.

Una vez obtenidos el caudal real y el teórico, se calculan los correspondientes


coeficientes de derrame de los vertederos. En el caso del vertedero triangular y del
vertedero rectangular contraído, deben compararse los coeficientes de descarga
obtenidos a partir del caudal real medido con el Venturi y los obtenidos a partir del
caudal real medido por el método volumétrico.

Este procedimiento debe repetirse, para cada vertedero, al menos para tres alturas
diferentes de la lámina de agua aguas arriba de los vertederos.