You are on page 1of 16
REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA INSTITUTO UNIVERSITARIO DE TECNOLOGÍA JUAN PABLO PÉREZ ALFONZO IUTEPAL EXT: MARACAY HIPERTENSIÓN

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA INSTITUTO UNIVERSITARIO DE TECNOLOGÍA JUAN PABLO PÉREZ ALFONZO IUTEPAL EXT: MARACAY

HIPERTENSIÓN

ARTERIAL

PROFESOR:

LUIS HERNÁNDEZ

FEBRERO, 2015

INTRODUCCIÓN

ALUMNA

ARIAS DAYANA C.I: 12.573.189

SECCIÓN: 204-F

Hipertensión arterial es la elevación sostenida de los niveles de la presión sanguínea por encima de valores considerados. En general la enfermedad es asintomática es decir no produce ninguna molestia en el paciente, a pesar de tener muchas veces muy altas sus cifras tensionales. Es por ello que se le llama el enemigo silencioso ya que la ausencia de síntomas no obliga a acudir a consulta. Algunos pacientes pueden referir dolor en la parte posterior de su cabeza a predominio matutino que incluso en oportunidades, puede despertarlo. Otros pueden referir

mareos pero en general no hay una sintomatología específica producida por la enfermedad. A medida que progresa la enfermedad va produciendo daños a nivel de los órganos blancos y así vemos que en el corazón produce aumento del grosor de la pared del ventrículo izquierdo con lo cual aumenta el riesgo de sufrir infartos de

miocardio y angina de pecho que a su vez lleva a dilatación cardíaca con insuficiencia cardíaca y muerte.

El riñón también

sufre

daños

por

la

HTA ya

que produce la pérdida de

proteínas que inicialmente se llama microalbuminuria lo cual progresa hasta llegar a insuficiencia renal que requiere diálisis y esto también lleva a la muerte del paciente. A nivel cerebral la hipertensión arterial no controlada altera la circulación y se manifiesta como ataques cerebrovasculares isquémicos (por falta de llegada de sangre oxigenada al tejido cerebral) o hemorrágicos por la ruptura de alguna arteria. Las consecuencias se traducen en severa discapacidad del paciente que sobrevive a estos eventos y probablemente quedan dependientes de la familia por no poder volver a laborar. En las arterias del hipertenso ocurre un proceso que se llama remodelado vascular que consiste en que la capa muscular del vaso aumenta de grosor y esto agrava el daño a todos los órganos corporales. Los ojos sufren los efectos de la HTA ya que en la retina los vasos se alteran y producen la retinopatía hipertensiva que va desde el grado 1 al 4. Este daño retiniano puede llevar a la pérdida de la visión.

QUÉ ES?

HIPERTENSIÓN ARTERIAL

La presión arterial es la fuerza necesaria para que la sangre circule a través de

los vasos arteriales. Cuando esta fuerza es excesiva o más alta de lo recomendable, se habla de hipertensión arterial (HTA). Se dice que la tensión arterial es alta cuando supera las cifras de 140/90 mmHg. La hipertensión arterial es el principal factor de riesgo cardiovascular. Se la conoce como 'el asesino silencioso', porque en la mayoría de casos no presenta síntomas, por lo que se pueden llegar a desarrollar problemas cardiacos o renales sin ser conscientes de padecer hipertensión.

HISTOLOGÍA DE LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL

Para fines del siglo XIX y principios del siglo XX aparece la denominada transición epidemiológica, que consiste en que las enfermedades infecciosas, que mataban en la infancia o en la juventud, son sustituidas en gran parte por las llamadas enfermedades crónicas, que matan en la edad adulta o en la vejez. Al final de la era industrial, más de las dos terceras partes de la muerte son causadas por el cáncer, las enfermedades cardiovasculares y los accidentes. Como parte de la transición epidemiológica está el aumento progresivo de las enfermedades cardiovasculares. Bajo esta denominación se engloban muchas enfermedades que afectan tanto al corazón como a los vasos sanguíneos. Sin embargo, para efectos prácticos y como causantes de más del 50% del total mundial de muertes, se consideran tres: la hipertensión arterial, la ateroesclerosis coronaria – con su cuadro terminal, el infarto del miocardio– y el accidente cerebrovascular. Cabe anotar que estos eventos son fundamentalmente cuadros clínicos del siglo XX, cuando fue posible la medición de la presión arterial y cuando el uso del electrocardiograma y de los rayos X se generalizó en la práctica médica diaria. Mucho más atrás se encuentra en los autores antiguos, como Hipócrates, la referencia frecuente a la muerte súbita, generalmente atribuida a enfermedad cardiaca. Sin embargo, y desde la perspectiva epidemiológica, el auge de la enfermedad cardiovascular se inicia después de la revolución industrial, como resultante de los profundos cambios en el estilo de vida de la población, muy particularmente en los países más avanzados en el proceso de industrialización Antes de 1900, muy poca gente moría por esta causa, ya que las enfermedades infecciosas mantenían una expectativa de vida por debajo de los 50 años y porque la vida sedentaria propia de la civilización industrial no existía. Durante el siglo XX, la combinación de la vida sedentaria producto de la industrialización (automóviles, ascensores, máquinas domésticas) y de los cambios de la dieta (aumento del consumo de lácteos, carnes y grasas saturadas) trajo consigo una explosión de las enfermedades cardiovasculares, hasta el punto que la Organización Mundial de la Salud calificó de

la más grande epidemia mundial el crecimiento exponencial de estas enfermedades entre 1940 y 1967. A mediados del siglo XX, a través de múltiples estudios epidemiológicos como el de Framingham en Estados Unidos, entre 1948-1978, se identificaron claramente los principales factores de riesgo para la enfermedad cardiovascular, tales como la hipertensión arterial no controlada, el hábito de fumar, la vida sedentaria, la obesidad, la hiperlipidemia y a predisposición genética. Como resultado de estos descubrimientos se inició en muchos países una gran

campaña educativa tendiente a disminuir o eliminar dichos factores de riesgo. Es de anotar también el enorme progreso que a partir de 1950 se dio en el diagnóstico y tratamiento de la enfermedad cardiovascular, a través de técnicas como la angiografía con medio de contraste, la cirugía de corazón abierto, la ecocardiografía y el descubrimiento de medicamentos más efectivos para el control de la hipertensión, que han permitido a millones de personas en todo el mundo librarse de una muerte prematura. La mortalidad mundial por enfermedad vascular se encuentra en alrededor del 50% de la mortalidad total. Por lo tanto, no hay duda en considerar a la enfermedad cardiovascular como el primer asesino de la era industrial.

FISIOPATOLOGÍA

Se basa fundamentalmente en los fenómenos fisiológicos que explican la regulación de la presión arterial, lo cual a su vez puede considerarse como el producto

de volumen sistólico por la resistencia periférica, a esto se puede añadir la elasticidad de la pared arterial, todo ello condicionado por influencias múltiples y exquisitas de regulación. El volumen sistólico, es decir, la cantidad de sangre que el corazón puede lanzar cada sístole, está influenciado por 3 factores:

El retorno venoso.

Fuerza de contracción cardiaca.

La frecuencia (ritmo).

Pero es la resistencia periférica a la que estamos obligados a prestar atención

preferente. Esta resistencia está determinada por el tono arterial, el cual desde el punto de vista de la luz arterial, nos obliga a considerar varias causas:

La calidad de la sangre(viscosidad) El calibre de la luz. La velocidad de la sangre circulando. El principal factor etiológico radica en el tono de la pared. Se conocen importantes factores que influyen en dicho tema, en el sentido de aumentarlo, originando una vasodilatación. Señalamos en cuanto a esto la inervación vasomotora, es decir, el simpático y el parasimpático (Sistemas adrenérgicos y colinérgicos). Como efecto la vasoconstricción, la noradrenalina y la vasodilatación de la Acetilcolina. Toda esta inervación vasomotora se supervisa fundamentalmente a la

acción del centro vasomotor (en el bulbo), el cual, al mismo tiempo recibe influencias diversas: la del centro respiratorio, la del seno carotideo, la de los nervios aórticos y otros estímulos quimio y presorreceptores arteriales y venosos. Asimismo influye la tensión de anhídrico carbónico circulante. También se le da importancia a la acción de centros corticales superiores y del diencéfalo para una buena regulación del centro vasomotor.

El

papel del riñón

es

sin

dudas el factor

de mayor importancia para la

valoración etiológica de la HTA. En el riñón en condiciones especiales de su circulación propia se puede producir la liberación de una sustancia(Renina) que pasa a la sangre y se combina con una globulina circulante elaborada por el hígado llamada hipertensinógeno, así se forma una sustancia conocida con el nombre Angiostensina(hipertensina). Ese factor etiológico renal ha dominado y aún domina en muchos casos como causa etiológica fundamental en las hipertensiones, sobre todo de los nefrogenos, pero tal criterio etiológico no puede ser mantenido para todas las hipertensiones. El papel del riñón en mantenimiento de la presión arterial normal es el de

inhibir un sistema (factor presor), no formado en el riñón, sino, fuera de él, se habla de una hipertensidasa.

Otros factores lanzaron

la hipótesis

de

que

el tamaño

de

los

riñones

su

capacidad funcional intervienen unas sustancias llamadas renotrofina, las cuales al

estar aumentadas en la sangre, dan lugar a un aumento del tamaño y función del riñón.

SIGNOS Y SINTOMAS

Dolor de cabeza

Sudoraciones

Pulso rápido

Respiración corta

Mareo

Alteraciones visuales

Sonido de zumbido en los oídos

Rubor facial

Manchas en los ojos como objetos oscuros volantes.

CAUSAS DE LA HIPERTENSIÓN

La gran mayoría de los pacientes hipertensos son de causa desconocida y se llaman esenciales. En general tienen un antecedente familiar (madre, padre o abuelos hipertensos) y son hipertensos primarios en los cuales se asume que existe una carga genética importante que es la que lleva a desarrollar la enfermedad. Sin embargo existe un pequeño porcentaje de pacientes en los cuales la hipertensión es secundaria y las principales causas generalmente son de origen renal, renovascular, suprarrenal, etc. Otras causas aún menos frecuentes son malformaciones congénitas como la coartación de la aorta.

CONSECUENCIAS DE LA HIPERTENSIÓN

La hipertensión no tratada puede producir diversos daños orgánicos (el denominado daño de los órganos diana). Corazón, cerebro, riñones, vasos sanguíneos y ojos son particularmente vulnerables.

COMPLICACIONES DE LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL - Arteriosclerosis

Cuando los vasos sanguíneos se encuentran sometidos a un aumento de

presión constante, responden engrosando su pared, ocasionando que sean menos

flexibles. En estas arterias rígidas se fijan con facilidad las grasas que circulan en exceso en la sangre. A nivel de las arterias de los riñones, la arteriosclerosis hace que llegue menos flujo al riñón, y los riñones responden liberando renina, una hormona que a su vez causa un aumento de la tensión arterial. Esto exagera la HTA y causa aún más daño sobre los vasos sanguíneos.

  • - Cardiopatía Hipertensiva

Cuando

la

arteriosclerosis

afecta

a los vasos encargados de irrigar al

miocardio (los llamados vasos coronarios), el corazón se ve obligado a realizar un mayor esfuerzo para mantener el flujo sanguíneo en el organismo. En algunos casos lo hace aumentando de tamaño, con una hipertrofia del músculo cardíaco, haciéndose más rígido y menos eficaz. El resultado final puede ser la insuficiencia cardíaca congestiva: el bombeo de sangre por el corazón no es lo suficientemente necesario para mantener el flujo circulante, y los líquidos se estancan en todo el organismo.

  • - Enfermedad renal

La quinta parte

de la sangre bombeada por el corazón está dirigida a los

riñones. Estos se encargan de filtrar los productos de desecho y además mantienen los valores químicos adecuados. También controlan el balance de ácidos, sales, y agua.

Los

riñones

son

especialmente

sensibles

a

las

variaciones

en

el

flujo

sanguíneo que resultan de la HTA. No pueden funcionar bien si el flujo disminuye, así que el flujo bajo hace que secreten más del enzima renina, que hace que se

constriñan todas las arterias del cuerpo, subiendo la tensión arterial en un intento de restaurar este flujo renal. Sin embargo, en última instancia, lo que se produce es un círculo vicioso que termina en más HTA y peor función renal, hasta llegar al fallo renal.

  • - Accidente cerebrovascular

Cuando la arteriosclerosis afecta a los vasos del cerebro, puede ocurrir un bloqueo de sangre a alguna parte del cerebro por una estrechez o un coágulo

(trombosis cerebral), o una rotura de un vaso (hemorragia cerebral). Todo ello es mucho más frecuente en hipertensos, y el riesgo disminuye al tratar la HTA.

TRATAMIENTO

Comprende dos tipos: el no farmacológico y el tratamiento medicamentoso. Tratamiento No Farmacológico: Consiste en cambios de hábitos de vida del paciente pasando de hábitos insalubres a hábitos saludables y estos involucran:

Alimentación: Dieta DASH que consiste en reducir la cantidad de sal a un promedio

de 3 a 5 gramos de sal al día, con aumento de las porciones de frutas y vegetales. Se debe reducir la ingesta de alcohol y de alimentos conservados (enlatados, embotellados, charcuterías, quesos madurados, etc.) por su alto contenido de sodio. Es importante mantener el peso ideal. Actividad física: se sugiere realizar algún tipo de ejercicio aeróbico como son la

caminata, bicicleta, natación, durante 150 minutos semanales es decir realizar 30 minutos/día durante 5 días de la semana. Se puede realizar también ejercicio de resistencia con implementos de bajo peso realizando más repeticiones. Por ejemplo resulta igual levantar 50 Kg en una repetición, que levantar pesas de 5 Kg por 10 repeticiones. Esto permite mantener la mantener la masa muscular corporal de manera que el peso que se pierda corresponda a grasa corporal excedente. Dejar de fumar. Es recomendable solicitar asesoramiento médico para lograrlo ya

que existen en la actualidad medicamentos que ayudan a la cesación tabáquica además que el psicólogo le puede fortalecer en el logro de la meta. Controlar el stress. Está demostrado que el estrés físico y mental son capaces de aumentar la tensión arterial. Por ello es importante aprender a manejarlo para evitar sus efectos dañinos. Existen diferentes técnicas como la relajación y la respiración que son herramientas fáciles de poner en práctica ante las situaciones estresantes.

Tratamiento Medicamentoso O Farmacológico: Comprende un grupo de familias de medicamentos. Se mencionan:

Diuréticos• Inhibidores de enzima convertidora de angiotensina (IECAs)

Bloqueadores de Receptores de angiotensina (BRAs)

Bloqueadores de canales de calcio

Bloqueadores de la renina

Betabloqueadores El médico decidirá, de acuerdo a las características de cada paciente, cuál o cuáles son los medicamentos a indicar para lograr controlar y normalizar la TA.

INTERVENCIÓN DE ENFERMERÍA

• Calmar al paciente. • Colocarlo recostado con el tórax a 45º • Aflojar la ropa • Monitoreo de signos vitales

MANIFESTACIONES CLINICAS DE LA HIPERTENSION ARTERIAL

Clínica de la HTA esencial no complicada:

La hipertensión leve, sin afectación de órganos diana, suele ser totalmente asintomática y su diagnóstico es casual. Dentro de la sintomatología atribuible a hipertensión arterial, el síntoma más constante es la cefalea, pero lo es más en aquellos que conocen el diagnóstico, que en los que tienen igual nivel de PA pero desconocen que son hipertensos. La cefalea suele ser fronto-occipital y, en ocasiones, despierta en las primeras horas de la mañana al paciente. En la hipertensión arterial grave, la cefalea occipital es más constante y uno de los primeros síntomas que alerta al paciente. Otros síntomas atribuidos a HTA como zumbidos de oídos, epístaxis o mareos, no son más frecuentes que en los sujetos normotensos.

Clínica de la hipertensión arterial complicada:

Las

repercusiones

a

nivel

sistémico

serán

las

determinantes

de

la

sintomatología en estos pacientes; así, a nivel cardiaco, pueden aparecer síntomas derivados de la hipertrofia ventricular izquierda e insuficiencia cardiaca congestiva y si existe arteriosclerosis de los vasos coronarios determinará cardiopatía isquémica. Las complicaciones a nivel del sistema nervioso central pueden ir desde un accidente

isquémico transitorio a infarto cerebral en territorios de carótida interna o vertebrobasilar, infartos lacunares que, en conjunto, pueden desembocar en una demencia vascular y Hemorragia cerebral, cuyo principal factor etiológico es la hipertensión arterial.

CLASIFICACIÓN DE LA HIPERTENSIÓN ARTERIAL

Existen diferentes tipos de hipertensión asociada a su gravedad y posibles

complicaciones.

Hipertensión arterial de origen renal

Pielonefritis crónica.

Múltiples quistes en el riñón.

Tumores que producen una hormona llamada renina.

Neuropatía diabética.

Patología renal unilateral.

Hipertensión arterial de origen endocrino

Hipotiroidismo.

Hipertiroidismo.

• Hiperparotiroidismo. Acromegalia. Síndrome de Cushing. Hipercalcemia.

Hipertensión arterial de origen psicógeno

Estrés.

Traumatismo severo de cráneo.

Cirugía.

Factores emocionales.

Hipertensión de origen neurológico

Síndrome diencefalico.

Poliomielitis.

Polineuritis.

Disfunción en el sistema nervioso autónomo.

Hipertensión por alteraciones vasculares

Insuficiencia aórtica.

Ateroesclerosis.

Fístula arteriovenosa

Hipertensión por gestación

Surge durante el embarazo, se denomina preclampsia, generalmente desaparece después del nacimiento.

Hipertensión por problemas metabólicos

Obesidad.

Diabetes.

Conocer los diferentes tipos de hipertensión es de utilidad, ya que si se padece de algunas de estas enfermedades o situaciones, se podrá prevenir la aparición de presión arterial alta y evitar así, complicaciones que pongan en riesgo no sólo la salud, sino incluso la vida.

CONCLUSIÓN

La hipertensión arterial es el proceso que en la actualidad demanda más consultas en la práctica de medicina general, y en un porcentaje muy elevado de los especialistas en cardiología.

Su

complejidad,

a

la

luz

de

los

últimos

estudios,

convierten

lo

que

aparentemente es sólo una subida anormal de unos valores hemodinámicos, en una enfermedad de muy difícil manejo en determinadas circunstancias.

La hipertensión arterial es la primera causa etiopatogénica para inducir dos procesos de curso clínico muy grave; la cardiopatía isquémica y la insuficiencia cardíaca congestiva, sin olvidar otras severas complicaciones como la enfermedad cerebrovascular, la arteriosclerosis de grandes arterias y la nefroangiosclerosis conducente a la insuficiencia renal crónica, progresiva e irreversible.

La HTA es una enfermedad crónica que evoluciona en forma silente en la mayoría de los pacientes y produce daño significativo a las arterias de todo el organismo y se manifiesta con síntomas específicos del daño secundario a los llamados órganos blanco: corazón, retina, cerebro y riñón. Su diagnóstico se realiza de forma sencilla mediante la medición de la TA y si se diagnostica en etapas tempranas, se evita el daño orgánico.

BIBLIOGRAFÍA

MANUAL DE MERK. LIC. LUIS HERNÁNDEZ. EDICIONES DOYMA.

HTTP://WWW.ONMEDA.ES/ENFERMEDADES/HIPERTENSION_ARTE

RIAL.HTML

ANEXOS