You are on page 1of 4

ACCIDENTES CEREBROVASCULARES

Cuando una persona ha sufrido lo que se conoce como Accidente CerebroVascular (ACV), en alguna
parte de su cerebro se ha producido una interrupción o alteración del flujo sanguíneo, bien por el
bloqueo en una arteria, o bien como producto de una hemorragia al romperse esta. Como
consecuencia de lo anterior, un buen número de neuronas pueden morir ante la falta del oxígeno y
glucosa que transporta la sangre. Existen un conjunto de términos sinónimos para describir este tipo
de ataque cerebral, entre los más conocidos se encuentran el de Ictus, Apoplejía y Derrame Cerebral.
Según la OMS (Organización Mundial de la Salud) este tipo de daño cerebral se describe como: "Un
conjunto de signos clínicos, de inicio brusco y desarrollo rápido, que suponen la presencia de una
perturbación en la función cerebral (global o focal) con más de 24 horas de duración y como posible
consecuencia de una lesión vascular subyacente."

La ocurrencia de un ataque o Accidentes CerebroVascular (ACV, a partir de ahora) puede estar


motivado por un conjunto variado de causas, entre las principales:
Aneurismas Cerebrales (debilitamiento en pequeñas arterias del polígono de Willis)
Trombosis (oclusión arterial por una placa de ateroma)
Hipertensión Arterial (roturas en arterias cerebrales de pequeño calibre)
Enfermedades Hereditarias (dislipemias, miocardiopatías, entre otras)
Malformaciones Vasculares (cavernomas)
Procesos Tumorales (meningiomas)
Abuso de Drogas Estimulantes (cocaína, anfetaminas, entre otras)
Cuando se está produciendo un ACV, o bien poco tiempo después, pueden aparecer algunos de los
siguientes síntomas:
Debilidad o parálisis en un lado del cuerpo (hemiparesia y hemiplejia) Sensación de
entumecimiento u hormigueo.
Dificultades en la deglución (disfagia)
Pérdida en la coordinación y el equilibrio, vertigo.
Dificultades en el lenguaje (comprensión, habla)
Cambios pronunciados en el estado de ánimo y la personalidad.
CONSECUENCIAS
Los ACV pueden dejar un conjunto de secuelas o consecuencias, más o
menos graves, dependiendo de la duración, extensión y parte del cerebro
afectada por el ictus, ya sea este de carácter isquémico o hemorrágico. La
casuística acumulada nos habla de consecuencias graves o muy graves en un
tercio de los casos, cuya consecuencia principal es la discapacidad crónica
o permanente.
Si nos centramos en que hemisferio cerebral ha tenido lugar el ACV, nos
encontraremos con un conjunto de síntomas diferenciales, a saber:
>

Ictus en el Hemisferio Derecho:

Las lesiones en este hemisferio pueden producir alteraciones concretas en


el lenguaje, tanto en su comprensión (por ejemplo, dificultades en captar
los aspectos más metafóricos o humorísticos de una conversación) como en
su expresión (por ejemplo, en forma de frases incoherentes).
También pueden aparecer alteraciones de tipo espacial cuando el accidente
cerebrovascular ocurre en el hemisferio derecho, junto a un variado conjunto o espectro de
síntomas que se exponen a continuación:
Hemiparesia y Hemiplejia contralaterales, en este caso, en el lado izquierdo del cuerpo.

Anosognosia, lo que supondrá que la persona afectada no reconocerá o no tendrá percepción de


sus propios déficits, lo que puede derivar en una negación de los síntomas, actitud que no vendrá
motivada por causas psicológicas sino más bien neurológicas (producto de la lesión cerebral).

Heminegligencia, que se caracteriza por la existencia de dificultades para orientarse o responder a


estímulos en el lado contralateral al del hemisferio cerebral afectado. Más en concreto, la persona
afectada podría presentar una heminegligencia espacial o atencional al no responder
adecuadamente ante la presencia de estímulos presentes en el lado (hemicampo) izquierdo, bien
sean estos estímulos de tipo auditivo, visual o táctil

 Ictus en el Hemisferio Izquierdo:

Síntomas Afásicos, ya que en la mayoría de las personas es el hemisferio izquierdo el encargado de


controlar nuestras capacidades o funciones lingüísticas, por lo que un ACV en esta zona del cerebro
podrá producir dificultades en el lenguaje (véase: mutismo, dificultades de expresión y comprensión
o disminución en la fluencia verbal, entre otros).

También podrán aparecer dificultades en forma de Hemiparesia y Hemiplejia (derechas).


"SIGNOS de ALARMA" de estar padeciendo ICTUS: Este apartado es de la mayor importancia pues
puede ayudar a identificar que la persona está teniendo o padeciendo un ataque cerebral. Una de
las principales características del ictus es que su signos y síntomas suelen aparecer de forma
repentina o sin previo aviso. *
Existen 5 signos (objetivos) que nos podrán ayudar a "identificar" un ictus, son estos:
1) Alteración repentina de la VISIÓN en un OJO (o ambos).
2) Pérdida repentina de la FUERZA en una EXTREMIDAD (brazo,pierna o ambos).
3) Dificultad repentina en el LENGUAJE (problemas para hablar o
entender a otros).
4) Aparición repentina de DESEQUILIBRIO o INESTABILIDAD.
5) Aparición repentina de DOLOR DE CABEZA.