You are on page 1of 6

Agricultura y la Pesca de la Cultura Caral

La Agricultura y la Pesca, Tecnología y Productos Agrícolas y del Litoral

Hace 5000 años los habitantes del valle de Supe lograron un aprovechamiento intensivo de las
especies marinas (pescados y moluscos), mediante el desarrollo de una avanzada tecnología de
pesca con redes de algodón, cordeles, anzuelos y embarcaciones.

Esta innovación tecnológica fue posible debido a la alta productividad de los agricultores de algodón
del interior del valle. Asimismo, la capacidad económica de los pescadores, como los de Áspero,
contribuyó al sostenimiento de la población agricultora del valle.

Instrumentos de Pesca de Caral


La economía complementaria, pesquero-agraria, articulada por el comercio que se extendió no sólo
a nivel local sino interregional, sustentó al sistema social, promovió la especialización laboral, el
intercambio interregional, la acumulación de riqueza y la producción de conocimientos. Fomentó el
desarrollo de la ciencia y su aplicación para mejorar las condiciones de vida.

La agricultura fue una innovación tecnológica que aprovechó el potencial combinado de la tierra, el
agua y el medio ambiente para producir vegetales que pueden almacenarse; proporciona ventajas
sobre la caza y recolecta de plantas nativas.

Su práctica intensiva, en el valle de Supe, benefició a los pobladores porque les permitió obtener
fibras de algodón en gran escala y otros productos en cantidades mayores a las necesidades de su
consumo, que fueron destinadas al comercio.

Las investigaciones arqueológicas en los asentamientos de la “zona capital” y Áspero indican que
los habitantes del litoral y del valle sostuvieron un intercambio permanente de productos.

Instrumentos utilizados para la Agricultura Caral


Prueba este comercio local el consumo de ingentes cantidades de pescados y moluscos en los
asentamientos del valle como Caral, Chupacigarro, Miraya y Lurihuasi, así como el uso de algodón
y mates, además de zapallo, achira, mate, guayaba y pacae, entre otros, en el asentamiento del
litoral.

Con el algodón se hicieron cordeles, redes de pescar, ropa, y con los mates, flotadores. Estos
materiales mejoraron la tecnología pesquera y optimizaron su producción

El Comercio y el Manejo Transversal del Territorio y sus Recursos

El manejo transversal del territorio y sus recursos potenció la economía de los pobladores del valle
de Supe. Favorecidos por la ubicación central de la cuenca de Supe y su corta extensión entre el
litoral y el altiplano (espacio articulador), los pobladores se desplazaron hacia otras regiones y valles
del área.

El comercio local e interregional permitió el flujo de recursos agrícolas y marinos, así como el
intercambio de otros bienes, conocimientos y elementos culturales.

El cambio de anchovetas secas y moluscos (choros y machas) por algodón y otros productos
agrícolas, industriales o alimenticios (mate, algodón, frijol, achira, zapallo, camote, etc.), inició la
cadena del comercio, que se extendió a las otras regiones. Algunos productos fueron intercambiados
a grandes distancias, como el Spondylus de las playas del Ecuador.

A Caral llegaron lloque, cactus, perico cordillerano y cóndor de los andes, así como congompe,
achiote, tútumo y huarumo de la selva
Este sistema económico también se evidencia en el Áspero, donde se han recuperado numerosos
artículos elaborados con materiales exóticos, provenientes de la sierra (palos cavadores de lloque),
de la selva (congompe) y de la costa ecuatorial (cuentas de “mullu” o Spondylus).
Etiquetas: Cultura Caral