You are on page 1of 2

4.

3 DETERMINACION DE RUMBOS Y FECHADOS


El rumbo y el buzamiento

Son dos medidas que sirven para fijar la posición de un plano o una línea. En la
geología los usamos normalmente para determinar la posición de los estratos,
niveles, miembros y formaciones. El rumbo o dirección es el ángulo, respecto al
norte, que forma la línea de intersección del estrato con un plano horizontal. Se mide
con una brújula. El buzamiento o la inclinación máxima es el ángulo que forma el
estrato con la horizontal, medido perpendicularmente al rumbo. Se mide con un
clinómetro.
EL RUMBO
La definición del rumbo es el ángulo, respecto al norte, que forma la línea de
intersección del estrato con un plano horizontal. La figura 1 muestra un plano
inclinado ABCD, donde la línea roja es la intersección con la horizontal. El ángulo a
entre esta línea roja y el norte es el rumbo. La flecha azul está perpendicular sobre
la línea roja e indica la dirección del buzamiento.

Sin embargo, es mucho más frecuente encontrarnos con estratos que suben o bajan
por pendientes, al final y al cabo la mayoría de los afloramientos suelen estar en la
montaña. Entonces la forma más clásica de medir es buscar un plano representativo
del estrato y medir con la brújula del geólogo. Lo normal es que esta brújula tiene
una tapa que se coloca junto al plano del estrato y que la parte que contiene la
brújula se puede colocar horizontalmente. Para los espeleólogos este método tiene
dos inconvenientes: la primera es que no suelen usar brújulas geológicas (estas son
muy bastas para medir direcciones en cuevas, y como mucho tienen una precisión
de unos 2 grados), y la segunda razón es que los estratos raramente son
completamente planos, con frecuentes deformaciones locales que puede hacer
variar bastante los valores de las medidas individuales. Para solucionar este
problema no queda más remedio que tomar varias decenas de medidas y calcular
la media. Aunque uno tiene una brújula de geólogo, el método es trabajoso. Sin
embargo existe otra manera de medir el rumbo con 2 ventajas: se realiza en una
sola vez y es más precisa, y además se hace con la brújula y clinómetro de
espeleología.-
MEDIR EL RUMBO CON LA MANERA CLÁSICA.

Es fácil medir el rumbo en terrenos horizontales con buenos afloramientos.


Entonces se sitúa sobre el afloramiento del estrato y simplemente se mira con la
brújula en la dirección hacia dónde va el estrato, es decir paralelo a los estratos. Por
ejemplo, en un plano geológico de un terreno horizontal, los bordes de las
formaciones coinciden con el rumbo (figura 2).
Aplicaciones en la ingeniería civil
MEDIR EL RUMBO CON BRÚJULA Y CLINÓMETRO DE ESPELEOLOGÍA.

Primero se busca un estrato que lateralmente es bien visible sobre una distancia
considerable, por ejemplo la base de un miembro masivo. Entonces se coloca la
cabeza a la altura de la base de este miembro (punto A) y con el clinómetro se busca
un punto de la base del mismo miembro que se encuentra exactamente a la misma
altura (punto B). Es decir que el clinómetro se coloca completamente horizontal
(inclinación de 0 grados). Naturalmente el punto B se suele encontrar al otro lado
de un hundimiento topográfico.
DETERMINACION DE RUMBOS Y FECHADOS
EL BUZAMIENTO.

El buzamiento se mide mejor con el clinómetro espeleológico que con la


combinación brújula/clinómetro geológica. La manera de medir el buzamiento es la
siguiente: Se busca un plano de estrato y se coloca el clinómetro con la parte de
arriba o con la parte de abajo, según la situación, paralelo al plano del estrato. Es
importante de medir la máxima inclinación, que es la inclinación perpendicular al
rumbo. Por esta razón normalmente primero se determina el rumbo. Si uno tiene
ayuda y una tabla recta, también se puede colocar la tabla sobre el plano y medir a
lo largo de la tabla.

Con un poco de práctica, hasta una sola persona puede realizar esta maniobra
con la tabla. Por razón de las variaciones locales ya mencionadas es aconsejable
de tomar unas cuantas medidas, preferiblemente unas docenas.