You are on page 1of 2

¿Qué es un orzuelo?

Causas y tratamientos
El orzuelo es algo extensamente conocido por la población en general. Sabemos que se
trata de una hinchazón en el párpado que comporta dolor y enrojecimiento. Por norma
general, el uso de antibióticos es el tratamiento óptimo para este tipo de problemas
oculares pues son de origen infeccioso. Pese a tratarse de una infección aguda,
generalmente no ocasiona riesgos graves en la visión.
Es importante saber que el orzuelo es una infección del folículo piloso de una pestaña y
su glándula asociada. Se trata de la glándula de Zeiss, que es una glándula sebácea que
produce grasa, o la glándula de Moll, que es sudorípara. La infección está ocasionada por
la bacteria Staphylococus. El orzuelo es una pequeña masa nodular o un absceso que
duele si se ejerce presión sobre él.

El orzuelo es la infección del folículo de una pestaña y su glándula de


Zeiss asociada.CLIC PARA TUITEARLO
La aparición de este tipo de infecciones oculares se puede deber a diversas condiciones,
entre las que cabe destacar el estrés, los cambios de estación, los cambios hormonales, la
blefaritis, la mala higiene de los párpados o, incluso, la miopía. En este último caso lo que
puede ocurrir es que los miopes al cerrar ligeramente los párpados, para enfocar bien,
limitan la salida de las secreciones de las glándulas palpebrales.
Existen diferentes tratamientos para eliminar los orzuelos. Obviamente, el uso
de antibióticos será una de las opciones más importantes, debido a que se trata de una
infección aguda que es necesario solventar de raíz. Además de esto, el oftalmólogo puede
recomendar la aplicación de calor, así como la ingesta de antiinflamatorios.
Es muy importante la prevención para evitar este tipo de afecciones infecciosas que
pueden resultar muy molestas. Para ello, la principal recomendación será llevar a cabo una
correcta higiene ocular. Las toallitas oftalmológicas serán de gran ayuda para lavar
debidamente la zona ocular. Además, evitar tocar demasiado los ojos, o frotarlos será una
acción preventiva muy importante.

¿Qué es el chalazión? Causas y tratamientos


Por otra parte, tenemos el chalazión, una afección ocular mucho menos conocida que el
orzuelo, pero muy común. El chalazión también es conocido como lipogranuloma de
glándula de Meibomio. Es habitual que un orzuelo previo sea el causante de esta
condición, aunque no todos los chalaziones han sido causados por orzuelos.
El chalazión es una afección crónica NO INFECCIOSA, por la que se inflaman las
glándulas de Meibomio a causa de la obstrucción de los orificios glandulares. Al obstruirse,
se impide que las secreciones sebáceas salgan debidamente, ocasionando la hinchazón
típica de esta condición. Es posible que, si el chalazión es de gran tamaño, comporte
visión borrosa, como consecuencia al astigmatismo que se induce por la presión que
ejerce en el globo ocular.

El chalazión es una afección no infecciosa con posible origen en un


orzuelo o blefaritis.CLIC PARA TUITEARLO

Algo fundamental para diferenciar al chalazión del orzuelo es que el primero es


totalmente indoloro al tacto. Es posible que esté un poco enrojecido, pero nunca llegará a
los niveles de enrojecimiento que alcanza un orzuelo.
El tratamiento adecuado para el chalazión suele ser la inyección local de esteroides de
larga duración. Aunque si este tratamiento no resulta totalmente efectivo, la cirugía es la
segunda opción a tener en cuenta. Esta cirugía es un proceso común que se lleva a cabo
a partir de anestesia local.
Diferencias entre ORZUELO y CHALAZIÓN
Como ya hemos comentado, estas dos afecciones oculares pueden ser muy similares en
forma, tamaño y lugar de aparición, pero la realidad es que se trata de problemas bien
distintos.
 El orzuelo es un proceso agudo ocasionado por una infección.
 El chalazión, sin embargo, es un proceso crónico que provoca una inflamación en el
párpado.
Cada uno conlleva un tratamiento diferente, por lo que resulta fundamental conocer bien
ante cuál de estas dos afecciones nos encontramos.
Obviamente, lo más adecuado es acudir al oftalmólogo ante el más mínimo cambio que
podamos notar en los párpados, ya que un tratamiento rápido y un diagnóstico precoz será
mucho más positivo para eliminar el problema de forma efectiva. El oftalmólogo realizará
los estudios pertinentes para ofrecer las soluciones óptimas y personalizadas teniendo en
cuenta cada caso particular. Muy importante es, también, mantener una higiene ocular de
primer nivel, que garantice unos ojos saludables.