You are on page 1of 20

REPÚBLICA BOLIVARIANA DE VENEZUELA

INSTITUTO UNIVERSITARIO POLITÉCNICO


ESCUELA DE INGENIERÍA CIVIL
“SANTIAGO MARIÑO”
EXTENSIÓN MATURÍN

Los Movimientos de Laderas

Bachilleres:
Marcano Francisco CI: 25823279
Bolívar José CI: 25355815
Génesis Díaz CI:
Asesora:
ING. Gabriela Salazar

Maturín, febrero de 2016


INTRODUCCION

Los movimientos de laderas son partes de las vertientes que se desplazan


hacia abajo por efecto de la gravedad. Estos fenómenos son el tercer riesgo
natural en el mundo por número de víctimas después de los terremotos y las
inundaciones. Por este motivo, es importante tenerlos en cuenta en la gestión
de los usos del suelo y en las acciones divulgativas y educativas de
autoprotección del riesgo. El objetivo del presente trabajo es exponer una
síntesis del conocimiento sobre movimientos de ladera que sea útil. En la
investigación se definen los tipos de movimientos de ladera y se exponen sus
capacidades destructivas en base a sus velocidades. También se citan los
eventos más significativos que han tenido lugar en Venezuela y se exponen
brevemente sus causas. Se tratan las consecuencias de estos fenómenos en
Venezuela y se exponen las acciones para reducir su riesgo.
MOVIMIENTO DE LADERAS

Se entiende como movimiento de ladera, “slope movement” o “landslide”,


el movimiento de una masa de roca, suelo o derrubios, de una ladera en
sentido descendente. Se incluye cualquier tipo de movimiento en masa (se
excluye por tanto la erosión), excepto la subsidencia y el hundimiento kárstico.
Otra definición que se manifiesta en términos análogos es la aportada por
Corominas y García Yagüe definiendo movimientos de ladera como los
movimientos del terreno o desplazamientos que afectan a los materiales en
laderas o escarpes. Estos desplazamientos se producen hacia el exterior de las
laderas y en sentido descendente como consecuencia de la fuerza de la
gravedad. Los hundimientos de cavidades o de materiales están excluidos de
estos movimientos.
Los movimientos de laderas son partes de las vertientes que se
desplazan hacia abajo por efecto de la gravedad. Estos fenómenos son el
tercer riesgo natural en el mundo por número de víctimas después de los
terremotos y las inundaciones. Por este motivo, es importante tenerlos en
cuenta en la gestión de los usos del suelo y en las acciones divulgativas y
educativas de autoprotección del riesgo. La catástrofe natural ligada a
movimientos de ladera con un mayor número de víctimas se produjo en 1920
en Kansú (Haiyuan, China) donde un deslizamiento provocó la muerte a unas
100.000 personas (Ayala-Carcedo 2002). Como evento más reciente, cabe
destacar el que se produjo en Santa Tecla (El Salvador) en enero de 2001 por
un terremoto, el cual causó aproximadamente 400 muertos.

TIPOS DE MOVIMIENTOS DE LADERAS


La variedad de fenómenos incluidos como movimientos de ladera (landslides
en inglés) es grande y su clasificación compleja. Diferentes autores (Varnes,
1978; Cruden y Varnes, 1996; Corominas y Yagüe, 1997) clasifican los
movimientos de ladera según el tipo de movimiento y la naturaleza de los
materiales inestabilizados (es decir, roca o suelo). El tipo de movimiento se
refiere a los mecanismos internos de desplazamiento vertiente abajo de la
masa inestabilizada. Los tipos de mecanismos principales son la caída (o
desprendimiento), el vuelco, el deslizamiento, la expansión lateral y los flujos.
También puede haber una combinación de varios tipos de mecanismos,
entonces se denomina con el nombre de “movimiento complejo”. Se basa
fundamentalmente en el mecanismo de rotura y propagación del movimiento
utilizando básicamente criterios morfológicos. Se diferencian cuatro tipos
básicos de movimientos

 DESLIZAMIENTO
En este tipo de movimiento de ladera el desplazamiento del terreno se produce
sobre una o varias superficies de rotura bien definidas. La masa generalmente
se desplaza en conjunto, comportándose como una unidad, prácticamente sin
deformación interna, en su recorrido. La velocidad suele ser variable e implican
a volúmenes grandes en general, aunque no siempre. En función de la
geometría de la superficie de rotura se puede discernir entre deslizamiento
traslacional o planar, cuando la superficie es un plano con una inclinación más
o menos constante, y deslizamiento rotacional, cuando la superficie de rotura
es de una superficie cóncava. Los deslizamientos rotacionales se producen
fundamentalmente en materiales homogéneos o en macizos rocosos muy
fracturados y se suelen diferenciar por una inclinación contrapendiente de la
cabecera. Por el contrario, los deslizamientos traslacionales suelen producirse
sobre materiales heterogéneos con superficies de discontinuidad bien
definidas. Cuando los movimientos de ladera tienen una superficie de rotura
con una geometría mixta se denominan deslizamientos compuestos. En el área
de estudio los deslizamientos rotacionales son prácticamente despreciables
frente a los traslacionales.
Un deslizamiento (slide en inglés) es el movimiento de una porción de
terreno a través de una superficie de rotura neta con la preservación general de
la estructura interna original. Se puede diferenciar dos tipos de deslizamientos:
los deslizamientos rotacionales en donde la superficie de rotura es circular, a
modo de cuchara; y los deslizamientos traslacionales donde la superficie de
rotura es totalmente plana. Los deslizamientos son especialmente frecuentes
en laderas inclinadas, entre 20 y 50 grados, y con formaciones geológicas poco
resistentes y cohesivas (lutitas arcillosas, margas, etc.). También son
frecuentes en laderas formadas por rocas estratificadas con intercalaciones de
capas delgadas de arcillas o lignitos. Es también la inestabilidad más frecuente
en terraplenes antrópicos. Las velocidades son desde extremadamente lentas
(menos de un centímetro por año) hasta moderadamente rápidas (varios
metros por día). Suelen causar importante daños materiales en urbanizaciones
y tramos de la red viaria, pero su efecto mortal suele ser bajo

 FLUJOS
Bajo este sustantivo se agrupan a diferentes movimientos de ladera que tienen
en común la deformación interna y continúa del material y la ausencia de una
superficie neta de desplazamiento. En algunos casos la superficie de rotura se
puede asimilar a toda una franja de deformación. Las diferencias estriban en el
material implicado, su contenido en agua y la velocidad de desarrollo, de lenta
(reptación) a súbita (flujos de rocas). Los más comunes son los movimientos en
suelo (flujos o coladas de tierra o barro), movimientos de derrubios (flujos de
derrubios) o bloques rocosos (flujos de bloques). En el área de estudio son
predominantes los flujos de derrubios, que son movimientos que engloban a
fragmentos rocosos, bloques, cantos y gravas en una matriz fina de arena, limo
y arcilla (en general los gruesos representan un porcentaje superior a 50%).
Este tipo de movimientos tienen lugar en laderas cubiertas por material no
consolidado y el agua es un motor principal en el proceso. Son movimientos
muy rápidos y frecuentemente están relacionados con tormentas
Un flujo (flow en inglés) es un movimiento continuo, similar a un líquido viscoso,
que no preserva la estructura interna original del material desplazado sino que
adopta la morfología de la vertiente por la que discurre.

 DESPRENDIMIENTOS
Corresponde al rápido movimiento de una masa de cualquier tamaño de roca o
de suelo en forma de bloques aislados o material masivo. Los desplazamientos
se producen principalmente en sentido vertical por caída libre, son típicos en
macizos rocosos y generalmente están controlados por las discontinuidades.
Este tipo de movimientos requiere una topografía como escarpes o pendientes
fuertes y se caracterizan por la acumulación de bloques de tamaño variable en
el pie de ladera.
Un desprendimiento (rockfall en inglés) es una masa rocosa, o de tierra, que se
separa de una vertiente casi vertical y cae libremente a través del aire. La masa
inestabilizada impacta en el terreno fragmentándose en porciones más
pequeñas que siguen una trayectoria particular.
Los volúmenes de los desprendimientos son extremadamente variables, desde
las frecuentes caídas de bloques de pocos metros cúbicos, hasta la caída de
grandes partes de una montaña que se manifiestan en casos muy
excepcionales.

 AVALANCHAS ROCOSAS
Las avalanchas rocosas son movimientos de tierra, nieve o rocas que van a
una alta velocidad de caída, poseen materiales no poco compactados por lo
que sus fragmentos varían en cuanto al tamaño. Mayormente son provocados
por movimientos sísmicos y actividades volcánicas, estos movimientos son
facilitados gracias a la presencia de materiales como la arcilla y la presencia de
agua.

 VUELCO
Los vuelcos (topple en inglés) son columnas rocosas, o de tierras, que
muestran un movimiento de rotación hacia delante y hacia el exterior de una
ladera alrededor de un eje situado por debajo de su centro de gravedad.
Los vuelcos se producen principalmente en escarpes en donde existen
fracturas verticales en el terreno que son las causantes de separar las
columnas rocosas, o de tierras, susceptibles al vuelco. Las velocidades son, en
su inicio, lentas pero suelen acelerarse hasta ser extremadamente rápidas. Los
efectos destructivos son similares a los desprendimientos.

 DESPLAZAMIENTOS LATERALES
La expansión lateral (lateral spread en inglés) o deslizamiento latera, es un
fenómeno caracterizado por el desplazamiento lateral de una vertiente
combinado con la subsidencia de la cima. Las expansiones laterales más
habituales se manifiestan en formaciones geológicas en donde existen
formaciones duras situadas encima de una formación arcillosa propensa a la
licuefacción (como licuefacción se entiende a la transformación de un
sedimento granular saturado en agua, poco consolidado y de una cierta
consistencia, en una masa con las propiedades de un fluido debido a la
vibración causada, por ejemplo, por un sismo).

Tipos de movimientos de laderas, Gonzales Vallejo 2002


CAUSA DE LOS MOVIMIENTOS DE LADERA

Para que exista un movimiento de ladera es necesaria la presencia de un


conjunto de factores condicionantes a la inestabilidad. Uno de ellos son los
factores “intrínsecos” que corresponden a los existentes en la propia ladera
como son las características del substrato geológico y la pendiente, éstos son
la causa de que los movimientos de ladera se manifiesten en un determinado
sector del territorio. Otros factores son los “externos” como por ejemplo la
climatología, la densidad de vegetación y los usos del suelo por parte del ser
humano. Finalmente, existen los factores “desencadenantes” que son los
encargados de detonar finalmente el movimiento de ladera. Existen diferentes
factores desencadenantes, pero los más relevantes en mundo son los factores
del agua, los terremotos, los procesos erosivos y las acciones antrópicas.
La saturación del substrato geológico por agua es la causa desencadenante
principal. El agua puede llegar a la ladera por diferentes vías: episodios de
lluvias extremas, intensas y periodos de lluvias prolongados. Normalmente,
inundaciones y movimientos de ladera se suelen producir de forma sincrónica
ya que los dos se manifiestan en episodios de lluvias extremas. Como ejemplo,
los períodos de lluvias prolongados contribuyen a aumentar el nivel freático de
las aguas subterráneas y, por tanto favorecer a la inestabilidad. En casos de
macizos rocosos, los episodios prolongados contribuyen a la infiltración de
agua en las discontinuidades más profundas de las rocas, lo cual puede
desencadenar grandes desprendimientos
Los sismos producen temblores que contribuyen a la licuefacción de los
materiales arcillosos saturados en agua, a la infiltración del agua dentro del
suelo y a la movilización de los cuerpos rocosos inestables situados en
vertientes rocosas, los sismos son un factor desencadenante menos recurrente
que las lluvias en algunas zonas.
Los antiguos deslizamientos pueden ser reactivados por la erosión de su pie
por parte de las aguas fluviales, la erosión marina en la base de los acantilados
puede provocar movimientos de ladera, básicamente desprendimientos.

ESTABILIDAD Y PROTECCION FRENTE A MOVIMIENTOS ROCOSOS


El concepto de riesgo geológico aparece cuando los procesos geológicos
actúan sobre la población humana poniendo en peligro sus vidas y sus bienes.
El riesgo natural se define como la pérdida o el daño anual esperado que
puede medirse con criterios humanos (muertos, heridos o desalojes),
económicos o estructurales y ecológicos.
Para reducir el riesgo es necesario implementar acciones de prevención,
predicción, protección. Las acciones de prevención pueden ser básicamente de
dos tipos: las cartográficas y las educativas. Las cartográficas se fundamentan
en la delimitación y caracterización de las áreas del terreno expuestas a
movimientos de laderas, las cuales son útiles para la gestión de los usos del
suelo. Las acciones divulgativas y educativas sobre autoprotección, tanto a
nivel escolar como a nivel informativo, son especialmente útiles ya que es la
estrategia más económica y eficaz a largo plazo.
Las acciones de protección se basan en implementar estructuras de ingeniería
que permitan disminuir el riesgo de las personas y sus bienes. Existen dos
tipos de protecciones estructurales: las activas y las pasivas. Las protecciones
activas son aquellas que ejercen una acción directa sobre el elemento inestable
para fijarlo. Un ejemplo es las mallas que se instalan en vertientes rocosas, los
anclajes y los bulones- Por otra parte, las protecciones pasivas son aquellas
que no evitan que se desencadene el evento pero
lo retienen antes de que llegue a la población
amenazada, es el caso de las barreras dinámicas
para desprendimientos. Los bosques también
tienen su papel en la reducción del peligro para
ciertos tipos de movimientos de ladera. A estos
bosques se los llama “bosques de protección” y
son tenidos especialmente en cuenta por las
administraciones.

HUNDIMIENTOS Y SUBSIDENCIAS
Subsidencia, es el hundimiento local de la
superficie del terreno con escaso o ningún
movimiento horizontal, debido a fallos del terreno
y que puede ocasionar colapsos con apertura de una oquedad hacia el exterior.
El colapso de rocas solubles o la compresión de rocas débiles y suelos son las
causas principales de este fenómeno. En rute, al igual que
Hundimiento
en toda la subbética, los terrenos kársticos presentan
peligrosidad de moderada a alta.
En Venezuela, Ciudad Ojeda: Ciudad del estado Zulia, capital del municipio
Lagunillas. Situada a 5 m de altitud en la costa oriental del lago de Maracaibo.
Servido por la carretera oriental del lago, conformando un complejo urbano
petrolero hasta Bachaquero-La Victoria. Importantes funciones comerciales y
de servicios a la zona petrolera de sus inmediaciones, desenvuelve
significativas actividades industriales metalmecánica y
lácteas.
Colapso
Está protegido por diques para impedir inundaciones por el
proceso de subsidencia de las riberas del lago originado por la extracción
masiva de petróleo.

 MEDIDAS DE CORRECCION
- Observación y comparación de fotografías convencionales o tomadas por
satélite en diferentes momentos.
- Observación de huellas, incisiones o grietas en el terreno, presencia de
derrubios, convexidades en las zonas del pie y deformaciones en la vegetación,
postes, vallas...
- Estudio de los factores condicionantes y desencadenantes de la zona.
- Elaboración de mapas de peligrosidad.
- Modificar la inclinación del talud.
- Eliminar peso en la cabecera o adicionar peso al pie.
- Reforzar el pie
- Drenaje para recoger la escorrentía superficial, el hinchamiento de terrenos
arcillosos etc. Mediante cunetas, pozos, galerías de descarga, zanjas.
- Refuerzo con anclajes, muros, contrafuertes de hormigón, redes, mallas,
pilotes.
- Inyectar sustancias que aumenten la cohesión, anclar con vigas de acero....
- Reforestar, por ejemplo con eucaliptos que son
especies que consumen mucha agua.

PREVENCION DE RIESGOS POR


MOVIMIENTOS DE TERRENO
Los movimientos de tierra forman parte de las
catástrofes naturales, dichos acontecimientos
pueden ser prevenidos para evitar pérdidas
materiales y humanas, hay un famoso dicho que
dice, “es mejor prevenir que lamentar”. Por lo que labores de prevención son
más beneficiosas y menos costosas que las inversiones por reparación de
daños. La falta de conocimiento acerca de las zonas que geológicamente se
encuentran afectadas y que son parte de la interacción de obras civiles y
actividades humanas causa gran riesgo para la sociedad. Es importante saber
los métodos para prevención de estas catástrofes, así como también las zonas
que se ven afectadas o propensas a movimientos de laderas o hundimientos,
básicamente la prevención se basa en la detección e identificación de
espacios, controlando los procesos y reduciendo la vulnerabilidad en las zonas.
 MAPAS DE SUSCEPTIBILIDAD Y DE PELIGROSIDAD.
El mapa de susceptibilidad a los movimientos en masa nos indica el grado de
propensión con que ocurren cada uno de éstos (caídas, deslizamientos,
volcamientos, flujos, etc) de manera cualitativa siendo evaluada según las
características intrínsecas y particulares del terreno: pendiente de las laderas,
litología, estructuras geológicas, geomorfología del área, estabilidad cinemática
de los taludes y cobertura vegetal sumando también el inventario de los
procesos de geodinámica externa que ya han afectado la zona.

 Mapa de movimiento de ladera.


El mapa de movimiento de laderas es una estrategia que simplifica la
planificación adecuada de donde se puede ubicar una población, representa los
riesgos que se podrían causas (se encarga de señalar las zonas con altos
índices de movimientos de laderas)

 Mapa de hundimiento
y subsidencia.
Básicamente el mapa de
hundimiento muestra las
determinadas zonas que se
encuentran afectadas por este
fenómeno, lo que es necesario
para construcciones a futuro.

FACTORES QUE INFLUYEN EN


LA ESTABILIDAD

Existen dos factores muy


importantes que rigen el
comportamiento de las laderas
como lo es los factores
geomorfológicos que está
conformado directamente con la
topografía de la región y la
geometría propia de los taludes
involucrados y los factores internos que son las propiedades mecánicas de
resistencia, demorfabilidad y comprensibilidad de rocas o suelos que conformar
los cerros.
Para que se produzca la inestabilidad y puesta en movimiento de una masa de
terreno deben intervenir y modificarse de forma conjunta varios factores.
Aunque las formas de la superficie terrestre se pueden considerar como
resultantes de un sistema evolutivo y, por tanto, en continuo cambio, a la
escala de tiempo en la que se producen estos movimientos del terreno, a
algunos de los factores que intervienen en ellos se les puede conceptuar como
constantes o con poca variabilidad a lo largo del tiempo y, a otros, como
factores variables que sufren modificaciones con cierta periodicidad.
Los movimientos sísmicos son factores que pueden acelerar y desencadenar
grandes movimiento de masa como resultado de la generación de una serie de
vibraciones que se asocian a un incremento de la aceleración vertical y
horizontal. Estas oscilaciones provocan una sacudida del suelo, desplazan de
su vertical a la componente de peso de una ladera e inducen una mayor
tensión tangencial de cizalla en el plano de rotura.

 ESTRATIGRAFIA Y LITOLOGIA
Estratigrafía es la rama de la geología que trata del estudio e interpretación de
las rocas sedimentarias, metamórficas y volcánicas estratificadas, y de la
identificación, descripción, secuencia, tanto vertical como horizontal, cartografía
y correlación de las unidades estratificadas de rocas
La litología es la parte de la geología que estudia la composición y estructura
de las rocas, como su tamaño de grano, características físicas y químicas,
estructuras sedimentarias, etc. Incluye también su composición, su textura, tipo
de transporte así como su composición mineralógica, distribución espacial y
material cementante.
 ESTRUCTURA GEOLOGICA Y DISCONTINUIDAD

La discontinuidad o discordancia estratigráfica es la separación entre dos


series estratigráficas, debida a la existencia de una laguna estratigráfica. Hay
varios tipos:

 Discordancia angular: la serie antigua se encuentra plegada, de modo que


forma un ángulo con la serie moderna.
Esto supone una etapa de plegamiento posterior al depósito de los materiales
más antiguos, una etapa de erosión, y finalmente la sedimentación de los
materiales modernos.

 Discordancia erosiva o disconformidad: la serie antigua se encuentra


erosionada en su parte superior, y sobre ella se ha depositado la serie
moderna. Los estratos se mantienen paralelos, pero su superficie de
contacto muestra la cicatriz producida por la erosión que puede ser
irregular.
 Inconformidad: La serie estratigráfica está depositada sobre un material no
estratificado (rocas metamórficas o ígneas).
 Paraconformidad: la separación entre las dos series estratigráficas es
horizontal y, por lo tanto, no se distingue de la separación normal entre dos
estratos.

 CONDICIONES HIDROGEOLOGICAS
La hidrogeología es un factor determinante en la ocurrencia de deslizamientos
de tierra. La mayoría de los deslizamientos que ocurren en las zonas tropicales
están relacionados con eventos de lluvias. Si se conoce con cierta precisión el
comportamiento hidrogeológico de un sitio o área determinada, es posible
pronosticar la ocurrencia de deslizamientos, flujos o avalanchas, relacionados
con los eventos de lluvias, lo cual permitiría activar programas de manejo de
riesgos. Sin embargo la mayoría de los deslizamientos ocurren en condiciones
geológicas complejas y la modelación hidrogeológica es difícil. Se requiere
realizar un trabajo muy extenso de investigación con muy buena
instrumentación para obtener información detallada útil de la respuesta
hidrológica para el manejo práctico de deslizamientos específicos. La
hidrogeología no es una ciencia exacta y es difícil cuantificar los procesos con
precisión con excepción de casos relativamente sencillos. Sin embargo, el
estado actual del conocimiento sobre la respuesta hidrogeológica de los
taludes permite entender algunos de los fenómenos y mecanismos de
respuesta, lo cual facilita el análisis general de casos específicos. Se debe
partir del conocimiento lo más completo posible de la meteorología, hidrología,
geología y geotecnia de la zona a analizar. Las lluvias en el sistema climático
tropical dependen en buena parte de la zona de convergencia intertropical y
generalmente los eventos de deslizamientos catastróficos están relacionados
con variaciones de la zona de convergencia los cuales ocasionan lluvias
extraordinarias, las cuales a su vez actúan como activadoras de deslizamientos
de tierra. Son los eventos lluviosos extremos los que más efecto tienen sobre la
ocurrencia de deslizamientos de tierra. Por ejemplo la mayoría de los eventos
de deslizamientos catastróficos ocurridos en el Norte de Colombia, en
Venezuela Centroamérica y México están relacionados con épocas de “la
Niña”, y en El Perú y Ecuador generalmente están relacionados con épocas de
“el Niño”.

METODOS DE ESTABILIZACION
Tan pronto se comprueba que hay un riesgo de inestabilidad, se debe buscar la
mejor solución y considerar aspectos de costo, naturaleza de las obras
afectadas, tiempo estimado en el que se puede presentar el problema,
disponibilidad de los materiales de construcción, etc.
Existen tres grandes grupos de soluciones para lograr la estabilidad:
• Aumentar la resistencia del suelo: son las soluciones que aplican drenaje en
el suelo para bajar el nivel freático o la inyección de substancias que aumenten
la resistencia del suelo, tales como el cemento u otro conglomerante
• Disminuir los esfuerzos actuantes: soluciones tales como el cambio de la
geometría mediante el corte parcial o total de éste a un ángulo menor o la
remoción de la cresta para reducir su altura.
• Aumentar los esfuerzos de confinamiento: se puede lograr la estabilización de
mediante obras, como los muros de gravedad, las pantallas atirantadas o las
bermas hechas del mismo suelo.

 Modificación de la geometría
El cambio de la geometría de un determinado talud puede realizarse mediante
soluciones tales como la disminución de la pendiente a un ángulo menor, la
reducción de la altura (especialmente en suelos con comportamiento cohesivo)
y la colocación de material en la base o pie del talud (construcción de una
berma); en esta última solución es común usar material de las partes
superiores del talud.

 Medidas de drenaje
La presencia de agua es el principal factor de inestabilidad en la gran mayoría
de las pendientes de suelo o de roca con mediano a alto grado de
meteorización. Por lo tanto, se han establecido diversos tipos de drenaje con
diferentes objetivos. Los tipos de drenaje más usados para estabilizar taludes.

• Drenajes subhorizontales: son métodos efectivos para mejorar la


estabilidad de taludes inestables o fallados. Consiste en tubos de 5 cm o más
de diámetro, perforados y cubiertos por un filtro que impide su taponamiento
por arrastre de finos. Se instalan con una pequeña pendiente hacia el pie del
talud, penetran la zona freática y permiten el flujo por gravedad del agua
almacenada por encima de la superficie de falla. El espaciamiento de estos
drenajes depende del material que se esté tratando de drenar y puede variar
desde tres a ocho metros en el caso de arcillas y limos, hasta más de 15
metros en los casos de arenas más permeables.
• Drenajes verticales: se utilizan cuando existe un estrato impermeable
que contiene agua emperchada por encima de un material más permeable con
drenaje libre y con una presión hidrostática menor. Los drenajes se instalan de
manera que atraviesen completamente el estrato impermeable y conduzcan el
agua mediante gravedad, por dentro de ellos, hasta el estrato más permeable,
lo que aliviará el exceso de presión de los poros a través de su estructura.
• Drenajes transversales o interceptores: se colocan en la superficie del
talud para proporcionar una salida al agua que pueda infiltrarse en la estructura
del talud o que pueda producir erosión en sus diferentes niveles. Las zonas en
las que es común ubicar estos drenajes son la cresta del talud para evitar el
paso hacia su estructura (grietas de tensión), el pie del talud para recolectar
aguas provenientes de otros drenajes y a diferentes alturas del mismo
• Drenajes de contrafuerte: consiste en la apertura de zanjas verticales
de 30 a 60 cm de ancho en la dirección de la pendiente del talud para
rellenarlas con material granular altamente permeable y con un alto ángulo de
fricción (> 35°). La profundidad alcanzada deberá ser mayor que la profundidad
a la que se encuentra la superficie de falla para lograr el aumento de la
resistencia del suelo no solo debido al aumento de los esfuerzos efectivos
gracias al drenaje del agua que los reducía, sino también al aumento del
material de alta resistencia incluido dentro de las zanjas.
Esta solución puede ser útil y de bajo costo en el caso de taludes hechos con
materiales de baja resistencia, tales como arcillas y limos blandos o con
presencia de materia orgánica en descomposición que tengan entre tres y ocho
metros de altura y superficies de falla que no pasen de los cuatro metros.

Drenaje Modificación de Geometría

 Elementos estructurales
Este tipo de soluciones generalmente se usa cuando hay limitaciones de
espacio o cuando resulta imposible contener un deslizamiento con los métodos
discutidos anteriormente. El objetivo principal de las estructuras de retención es
incrementar las fuerzas resistentes de forma activa (peso propio de la
estructura, inclusión de tirantes, etc.) y de forma pasiva al oponer resistencia
ante el movimiento de la masa de suelo.
Entre las soluciones estructurales más usadas se encuentran las siguientes:
• Muros de gravedad y en cantiliver: la estabilidad de un muro de gravedad, se
debe a su peso propio y a la resistencia pasiva que se genera en la parte
frontal del mismo. Las soluciones de este tipo son antieconómicas porque el
material de construcción se usa solamente por su peso muerto, en cambio los
muros en cantiliver, hechos de concreto armado, son más económicos porque
son del mismo material del relleno, el que aporta la mayor parte del peso
muerto requerido.

Gravedad Semigravedad Cantiliver

 Pantallas: consisten de una malla metálica sobre la cual se proyecta


concreto (shotcrete) recubriendo toda la cara del talud. Es común “atirantar”
esta corteza de concreto armado mediante anclajes que atraviesan
completamente la superficie de falla para posteriormente ser tensados y
ejercer un empuje activo en dirección opuesta al movimiento de la masa de
suelo.

 Muros y Elementos de contención


Se denomina muro de contención a un tipo estructura de contención rígida,
destinada a contener algún material, generalmente tierras.
Los muros de contención se utilizan para detener masas de tierra u otros
materiales sueltos cuando las condiciones no permiten que estas masas
asuman sus pendientes naturales. Estas condiciones se presentan cuando el
ancho de una excavación, corte o terraplén está restringido por condiciones de
propiedad, utilización de la estructura o economía.
Por ejemplo, en la construcción de vías férreas o de carreteras, el ancho de
servidumbre de la vía es fijo y el corte o terraplén debe estar contenido dentro
de este ancho. De manera similar, los muros de los sótanos de edificios deben
ubicarse dentro de los límites de la propiedad y contener el suelo alrededor del
sótano.
1- Ejemplo: Vargas- Venezuela- 1999. La geología del cerro de Avila en
Venezuela corresponde a rocas suelos residuales de poco espesor y rocas
de esquistos neises y serpentinitas. El perfil subsuperficial es muy
permeable y las pendientes del terreno son muy altas. En diciembre de
1999 ocurrió un evento lluvioso extraordinario en el cual se midieron 1200
mm en 15 días. De importancia las lluvias consecutivas de 120, 380.7 y
410.4 mm en los últimos tres días del evento. Los deslizamientos y
avalanchas ocurrieron durante dos días consecutivos. El resultado fue la
ocurrencia de una gran cantidad de deslizamientos cuyo volumen total
deslizado se estima en aproximadamente 10 millones de metros cúbicos de
suelo.
La causa principal fue la erosión del suelo por la influencia del agua.

2- Ciudad de Caracas (Venezuela). Con el paso de la cola del Huracán Bret,


en torno al 7 de agosto de 1993, fue cuantioso el número de pérdidas
humanas y de habitáculos, en algunos barrios periféricos, levantados sobre
laderas inestables, y en las quebradas que los atraviesan. A estas pérdidas,
hay que añadirles una repotenciación de los problemas sanitarios, con los
serios riesgos de epidemias. En realidad, en estos espacios urbanos
inhumanos, las condiciones sanitarias precarias son una constante.
La causa, condiciones hidrogeológicas, tampoco hubo una prevención para
estos riesgos que corrían las personas, puesto que la ubicación de las
casas se encontraban en terreno poco estable.

3- El Área Metropolitana de Caracas se ve afectada recurrentemente por


deslizamientos durante el periodo de lluvias. Estos procesos de
inestabilidad producen siniestros geotécnicos que afectan viviendas y en
ocasiones causan pérdidas de vidas humanas, colocando al Área
Metropolitana de Caracas entre las regiones del país que presentan una
mayor vulnerabilidad a fenómenos de riesgo geológico. el Área
Metropolitana de Caracas suma alrededor del 30% de todas las víctimas por
deslizamientos registradas en Venezuela.

El 20 de noviembre del 2008, fuertes precipitaciones (más de 120 mm de


lluvia en 10 días) cayeron sobre la zona sur del valle de Caracas, resultando
en la ocurrencia de numerosos procesos de inestabilidad de manera casi
epidémica. Lo llamativo de este evento fue que la activación de
movimientos en masa como deslizamientos de detritos superficiales, flujos
de barro y caídas de rocas, ocurrió de manera casi simultánea en una
extensa zona urbanizada.

A raíz de las fuertes precipitaciones señaladas, sectores de urbanismo con


topografía altamente modificada como La Limonera, Santa Cruz del Este,
Los Campitos, Santa Inés, Colinas de Tamanaco, Colina de Bello Monte y
Colinas de Santa Mónica, acusaron una alta concentración de
deslizamientos de detritos (debris slide) asociados con suelos residuales,
materiales de relleno, botes artificiales y cobertura vegetal, en particular a lo
largo de los taludes de corte viales y las correspondientes áreas verdes. En
el Área Metropolitana de Caracas, se registraron al menos cinco (5)
personas muertas (una de las cuales en una vivienda ubicada al pie de un
talud en la Limonera) y aproximadamente un millar de familias quedaron
afectadas (Ultimas Noticias, 2008). Sin embargo, no se dispone de cifras de
los daños materiales provocados por las lluvias del evento referido.

En relación con este tipo de situación, resulta de la mayor importancia


identificar las zonas que presentan las más altas posibilidades de verse
afectadas por manifestaciones de movimientos en masa, para de esta
manera establecer planes de mitigación y prevención en las áreas más
vulnerables ante estos fenómenos de inestabilidad geológica-geotécnica
BIBLIOGRAFIA

 Rodríguez, J.M., Durán J.J., Ayala-Carcedo F.J., Prieto C.(1987). El


deslizamiento de Los Olivares (Granada) de abril de 1986. Instituto
Geológico y Minero de España. Madrid.
 http://www.cenapred.gob.mx/es/Publicaciones/archivos/7-
FASCICULOINESTABILIDADDELADERAS.PDF
 http://www.servir.net/images/desastres/2009-01-
14_derrumbe_GT/Movimientos_ladera_SanCristobal_Guatemala.pdf
 https://es.wikipedia.org/wiki/Fenómenos_de_ladera
 www2.etcg.upc.edu/asg/Talussos/pdfs/ClasificacionDeslizamientos.pdf
 e-ducativa.catedu.es/44700165/aula/.../2_movimientos_de_ladera.html
 www.saber.ula.ve/bitstream/123456789/29985/1/articulo6.pdf
 saber.ucv.ve/ojs/index.php/rev_ti/article/download/3206/3070
 www.funvisis.gob.ve/archivos/pdf/ponencias/2001_5SNTLI_HS.pdf
CONCLUSION

La inestabilidad de laderas ha causado múltiples desastres en muchos


países, incluyendo el nuestro. La prevención de estos desastres
depende de los conocimientos y acciones que puedan tomar no sólo las
autoridades de Protección Civil, sino también los habitantes de las
comunidades propensas a este tipo de peligro natural.

Es importante que conozcamos cuáles son las causas de estos


movimientos, cómo nos pueden afectar y cuáles son las acciones que
debemos tomar antes, durante y después de su ocurrencia con la
finalidad de mitigar y prevenir consecuencias desastrosas.
Debido a que estos movimientos afectan a las personas sin importar
edad o sexo, es necesario asegurarnos de que todos los miembros de la
comunidad sean partícipes del desarrollo de una cultura de prevención.