You are on page 1of 2

Conclusión

El principio de Arquímedes afirma que todo cuerpo sólido sumergido total o


parcialmente en un fluido experimenta un empuje vertical y hacia arriba con una
fuerza igual al peso del volumen de fluido desalojado.

El objeto no necesariamente ha de estar completamente sumergido en dicho


fluido, ya que si el empuje que recibe es mayor que el peso aparente del objeto,
éste flotará y estará sumergido sólo parcialmente.

. En un cuerpo totalmente sumergido en un líquido, todos los puntos de su


superficie reciben una presión hidrostática, que es mayor conforme aumenta la
profundidad de un punto. Las presiones ejercidas sobre las caras laterales
opuestas del cuerpo se neutralizan mutuamente, sin embargo, está sujeto a otras
dos fuerzas opuestas: su peso que lo empuja hacia abajo y el empuje del líquido
que lo impulsa hacia arriba. De acuerdo con la magnitud de estas dos fuerzas.

Si el peso del cuerpo es mayor que el empuje, se hunde, sufriendo una


disminución aparente de peso.

¿Cuál es la importancia del estudio de la presión hidrostática ejercida por un


fluido?

Porque de esta manera se puede observar la Variación de la presión con la


profundidad Todos los líquidos pesan, por ello cuando están contenidas en un
recipiente las capas superiores oprimen a las inferiores, generándose una presión
debida al peso. La presión en un punto determinado del líquido deberá depende
entonces de la altura de la columna de líquido que tenga por encima de él.
Analisis.

podemos analizar y concluir que mientras mayor sea el peso del objeto en estudio
mayor será la fuerza hidrostática, y al sumergirse el objeto totalmente la fuerza
será aun mayor a diferencia de cuando se encontraba a flote. Es decir, podemos
comprobar que como dice la teoría esta presión depende de la densidad del
líquido en cuestión y de la altura a la que esté sumergido el cuerpo en el
recipiente. Además se puso observar y afirmar el principio de Arquímedes, que
dice que todo cuerpo sumergido en un fluido experimenta un empuje vertical y
hacia arriba igual al peso de fluido desalojado, el cual fue el que ayudo a nivelar la
balanza a través del agua utilizada.

La llamada paradoja (lo que va en contra de la opinión común) hidrostática de

Stevin señala lo siguiente: la presión ejercida por un líquido en cualquier punto

de un recipiente, no depende de la forma de éste ni de la cantidad de líquido

contenido, sino únicamente del peso específico y de la altura que hay del punto

considerado a la superficie libre del líquido. Esto lo observamos en el recipiente

1 y 2 de la figura 8.10, en los cuales la presión hidrostática en el punto A es la

misma, porque la altura también lo es; mientras la presión hidrostática

disminuye en el recipiente 3, por ser menor la altura. Por tanto si una alberca

tiene una profundidad de un metro, la presión hidrostática que existirá

Metro, la presión hidrostática que existirá en el fondo de la misma, será menor

a la que se producirá en el fondo de un depósito pequeño con agua cuya

profundidad sea mayor a un metro.