You are on page 1of 1

ALFABETIZACION

La alfabetización al inicio de la enseñanza básica cumple un papel crucial para el futuro


escolar de los niños. Algunos estudios han señalado que la calidad de la alfabetización
en este periodo, tiende a determinar el posterior “éxito” o “fracaso” escolar.

La consolidación de las escuelas de Educación Infantil han dado lugar a una temprana
sistematización de la enseñanza y aprendizaje de la lengua escrita que a veces pasa
por alto las características psicológicas y necesidades del alumnado y lo somete a una
presión excesiva, especialmente en el último curso de Educación Infantil ante el
posterior tránsito de los escolares a la Educación Primaria. El objetivo de este trabajo
es proponer un planteamiento didáctico para el tercer curso de Educación Infantil
que, respetando las características de los procesos de enseñanza y aprendizaje
propios de la Educación Infantil para la lengua escrita, incluya elementos de
coordinación con el primer curso de Educación Primaria con el fin de que el paso de una
etapa a otra sea para el alumnado lo más continuo, gradual y coherente posible. Para
llevar a cabo nuestro propósito, hemos estudiado cómo se produce el aprendizaje
inicial de la lengua escrita, así como el marco curricular para su enseñanza, tanto en
Educación Infantil como en el primer ciclo de Educación Primaria.

Cuando un niño nace en una sociedad llena de carteles, ordenadores, frases que
acompañan a imágenes y objetos, libros que ocupan estanterías, pantallas iluminadas
con palabras que cambian de tamaño y papeles en los que los adultos dibujan signos,
permanece estrechamente vinculado al aprendizaje de la escritura “y, por lo tanto,
construye el conocimiento acerca de ella aún antes de que algún adulto haya decidido
enseñarle sistemáticamente”

De la misma forma que no podemos delimitar ese inicio del aprendizaje de la lengua
escrita, tampoco podemos establecer un final. La alfabetización es un proceso que
dura toda la vida y depende de la presencia del lenguaje escrito en el entorno social,
sin embargo “los textos por sí mismos no bastan porque, para leerlos y producirlos, es
necesario también interactuar con personas que lo usan, compartir sus actos lectores
y escritores en toda su diversidad”.

Leer significa procesar y examinar un texto de una forma activa para alcanzar alguna
finalidad u objetivo. Cada lector puede interpretar un mismo texto de diversas
maneras según sus experiencias o conocimientos previos y según el propósito que guía
su lectura