You are on page 1of 24

LXXX

“No cometió ningún crimen federal,
sólo males menores”
Así el Sr A. Little o quizás el Sr Nelson, o Washington
reflejados en los caprichos de nuestra creciente 

Amor ergo sum, sólo en esa proporción
Y la muerte de Margot se considerará el fin de una era
y el querido Walter estaba sentado entre las ruinas de Finlandia 
cantidades de blanco polar
pero se cortó el gas. 
Debussy prefería su interpretación
que también fue una era (Sr W. Rummel)
una era de medialunas
después una era de pains au lait
y la bolita de eucaliptos perdida
“¡Come pan, niño!”
eso fue una era también, y el pan español
se hacía con cereal en aquella era
senesco
sed amo
Madri', Sevilla, Córdoba,
tenía el mismo cereal el pan de aquella era 
senesco sed amo
el Gervaise debió ponerle leche a su queso
(y la fatiga mortal de la acción pospuesta)
y Las Meninas colgadas en un cuarto junto a ellas mismas
y Felipe montó y no montó y los enanos
y Don Juan de Austria
Breda, la Virgen, Los Boracchos
¿ahora están todos en el Prado?
¿y Las Hilanderas?
¿Aún venden esos viejos latones en “Las Américas”
con el viento que viene caliente de los pantanos
o la helada mortal de las montañas?
 Y con Symons recordando a Verlaine en el Tabarin
o Hennique, Flaubert
Nada salvo la muerte, digo Turgenev   (Tiresias)
es irreparable

Aún de mente entera
Pero para perder la fe en una posible colaboración
Para levantar la pared de marfil
o estar de pie mientras los corales crecen,
mientras el pez piloto se les acerca
(le dispararán a X––––y)
o la boca de ballena                       por querer una liga del norte
por demandar una coalición Nórdica Escandinava 
inexorable
esto es del cielo
la urdimbre
y la trama
con un cielo húmedo, oceánico,
que fluye en laja líquida
Pétain defendió a Verdun mientras Blum
defendía un bidet
y las rayas rojas y blancas
cortan claras contra la laja 
más que contra cualquier otra distancia
el campo azul se mezcla con el fluido nubes
Comunicar y después detenerse, esa es
la ley del discurso
Irse lejos y llegar a un final
simplex munditiis, como el cabello de Circe
quizás sin el munditiis
como la diferencia entre la portada del viejo Legge
y algún trabajo elegante y sofisticado
Me pregunto cómo se vería la caligrafía de Tsu Tze
decían que podía atraer pájaros de los árboles,
que de hecho era imperial; pero hizo del palacio
un infierno
como algunos dicen : un bosque oscuro
urdimbre y trama
esto es del cielo
“y seré maldecido” dijo Confucio:
Este amorío con una Nancy sureña
y en cuanto a los caprichos de nuestro amigo
el Sr Hartmann,
Sadakichi un poco más que él,
eran así de concebibles, hubiera enriquecido
la vida de Manhattan
o cualquier otro pueblo o metrópolis
sus primeros textos probablemente están perdidos
con la pérdida de los periódicos sanateros 
y nuestro conocimiento de Hovey,
Stickney, Loring,
la legión perdida o como Santayana ha dicho:
Sólo mueren          Mueren porque simplemente
no lo soportan
y Carman “parecía una baya marchita”
20 años después
Whitman gustaba de las ostras
al menos creo que eran ostras
y las nubes hacen a un seudo Vesubio
de este lado del Taishan
Nenni, Nenni ¿quién tendrá la sucesión ?
A esta blancura, Tseng dijo
“¿Qué agregarías a esta blancura?”
y en cuanto al pobre de Benito
uno tenía un alfiler de gancho
otro un pedazo de cuerda, otro un botón
todos ellos tan lejos detrás de él
inmaduros y amateurs
o meros descarados
Vender su país por medio millón
con la esperanza de engañar más al pueblo
compraron el lugar en nombre del conserje
que no lo podía entregar
pero por otro lado              énfasis
un error o exceso de
énfasis
el problema después de cualquier revolución es qué hacer con
tus hombres armados
como Billyum que se hallaba afuera en Oirlanda
en el Senado ¡Bedad! o antes de eso
tu matón me amenazó on moi suenios
Oh mujer con curvas de cisne,
Tu matón me pisoteó en mis sueños
Por qué no siguió (Paraic Colum)
escribiendo poesía con ese voltaje
“Cuando encuentres uno de sus billetes
(por ej. uno de Ulster) quemálo”
dijo uno de los senadores
planeando la conquista de Ulster
Esto lo dijo en el Senado Irlandés
lo que exhibe una delicada comprensión de…
de nada lo más probable
¿Si un hombre no se sienta ocasionalmente en un senado
cómo puede penetrar la mente oscura de un 
senador?

y allá abajo ellos han tenido su Palio
“¡Torre! ¡Torre! ¡Civetta!”
y confío en que no han destruido 
el viejo teatro
con restauraciones y con el renacimiento tardío del giribizzi,
dove è Barilli?
este calvario “no descenderemos de” dijo el prete
en el banco duro como la mierda esperando los caballos
y el desfile y el carrocchio y la bandera del juego
y las banderas tiradas de los contrade
“por otras cuatro horas”
“non è una hontrada è un homplesso”
explicó un experto a un inexperto
respecto a la permanencia de los gremios o arti
donde dicen: hamomila de hampo
y la Osservanza estropeada
y lo mejor de la Robbia reducido a astillas 
¿y cerca de qué? Li Saou
y el frente del Tempio, Rimini
No nos llevará veinte año'
agarrar a Mussolini
y la guerra económica ha comenzado
35 via Balbo
(Napoleon etc.) Desde Waterloo
nada etc.              Dejen al Duque, vayan por el oro!
de alguna manera acción esporádica
“Nunca será usada en casa
sino en el extranjero para incrementar
la etc. de los prestamistas” los eh… inversores
y está enterrado en la Plaza Roja de Moscú
junto con Andy Jackson, Napoleon y otros
hay, de acuerdo con algunos autores, una resurrección parcial
de los cuerpos
día tras días todas las almas en el Cairo
o quizás en todo Egipto
en identidad pero no átomo por átomo
pero los Saduceos a duras penas dan crédito
a la versión del Sr Eliot
Resurrección parcial en el Cairo.
Beddoes, creo, lo omite.
El hueso de luz, creo que fue su despegue
Curiosamente, no es que el Sr Eliot
no le haya dado más tiempo al Sr Beddoes
(T.L.) príncipe de los funebreros
donde nadie puede hablar su lengua
siglos acopiados
para levantar una masa de algas
(y perlas)
o el hedor del eucalipto o ruinas marinas
cara de gato, croce di Malta, sun's figure
para cada árbol su propia boca y sabor
“Tu          ho         lla          ga          to”
o palabras de volumen similar
para ser reconocidas por el conchasumadre
o  el hijoeputa entrenador 
Mishi nocturno, merodeador, dejá en paz mis cuadrados rígidos
no hay caso, no son comida de gato
si tenés juicio
vendrás a la hora del almuerzo
cuando la carne es superabundante
tampoco podés comerte un manuscrito o a Confucio
ni siquiera las escrituras hebreas
salí de esa caja de tocino
contrata a W, 11   oh   oh   9   oh
ahora es usado como ropero
antes pesaba unas 53 libras 
la punta del eucalipto con cara de gato
está donde no la podés alcanzar
Melodía: minino en las teclas
radio humo Calliope
emitiendo el Himno de la Batalla de la República
donde la carreta de miel dejó de apestar
y la nariz está en paz
“mi­hine ojos hev”
bueno sí lo tienen
parece un montón
hay un montón por ver 
bastante duro e inquebrantable
y el himno…
bueno en contraste con el tarareo conchasumadre 
me puso boca abajo para el temporis acti


ahora no hay más días


el agua escurre bajo la etiqueta de la botella
Hasta que finalmente la luna salió como en una postal azul
de Bingen en el Rin
redonda como la cuba de Perkeo 
después Eos, deslumbrante, clavó la mirada en la cara de la luna
(Joe armado con una rama de olivo)
hombre y perro
en el horizonte del S.E.
y notamos que el perro precede al hombre en occidente
como por su puesto en el oriente si el bloque en el
esta procediendo hacia la derecha
“¿Por qué la guerra?” dijo el sargento traficante de ron
“¡demasiadas personas! cuando te avispás que son tantas
tenes que matar a algunas”
“Pero por Kuan Chung” dijo Confucio
“deberíamos abotonarnos los abrigos hacia el otro lado”
el nivel de educación política en nuestras
eminentes armadas,
quizás, aún no está establecido      ma
cosi discesi per l'aer maligno
on doit le temps ainsi prendre qu'il vient
o escribir un diálogo porque no hay
nadie con quien conversar 
llevar la oveja a la pastura
levar alimento al l. g.
lector gentil        hacia el quid del discurso
preparar a los animales
cuando me fui de América me traje $80
y de Inglaterra una carta de Thomas Hardy
y de Italia una semilla de eucalipto 
de la salita que asciende desde Tapallo
(si fuera)
“a S. Bartolomeo mi vidi col pargoletto,
Chiodato a terra colle braccie aperte
in forma di croce gemisti.
Disse: Io son' la luna.”
Coi piedi sulla falce d'argento
mi parve di pietosa sembianza
El joven Dumas llora porque el joven Dumas
tiene lágrimas 
Semillas muertas se mueven en el año
semina motuum
retroceden hacia la fosa marina 
nalgas lunares mascadas por estas horas
semina motuum
“Con nosotros no hay engaño”
dijo la ninfa lunar         immacolata
Devolveme el disfraz, hagoromo.
tengo las nubes del cielo
mientras nautilo nace en la orilla
en su holocausto
mientras la glicina flota hacia la costa
con el mar ido: color del cobre 
y negro esmeralda a la vista
el joven Dumas tiene lágrimas aunque lejos de fin de año
En Éfeso ella tiene compasión de los plateros
revelando el paráclito
parándose en la cúspide
de la luna et en Monte Gioiosa
como alondras suben hacia Allegre
Cythera egoista
Pero por Acteón 
de los humores eternos ha desaparecido 
en Fano Caesaris por el cuarto enorme sobre los arcos
olim de Malatestis

pálida                    caritas                    

y cuando un mal gobierno prevalece, como un arco,
la niebla que se elevó del pantano 
trae la claustrofobia de la neblina
más allá de la empalizada hay caos y vacío
Ade du Piccadilly
Ade du Lesterplatz
Sus obras como telarañas cuando la araña se fue
incrustadas con cristales de sol iridiscente 
y en 40 años nadie salva al viejo Bellotti
“No hay más oscuridad que la ignorancia”
ha leído las palabras en el pedestal 
Las cosas que puedo contarte, dijo de la Dama de X
y de cómo cachó al Mimado apunto de ser
cola de abrigo Imperial
y sólo dos veces recibió tajadas de 3 centavos 
una de Rothschild y una de DeLara
y trajo como unas 2 onzas de azafrán
para un risotto durante aquella primer y tan enorme guerra
Jah, el pedestal del Bardo ist am Lesterplatz
en la ciudad de Londres
pero el tropo, como el riguroso lector habrá observado,
no se halla en la edición de Sam Johnson
El demonio que el hombre crea lo sobrevive”
bueno, eso es de Julio Cesar
al menos que la memoria me engañe
quien cruzó el Rubicón cerca de Rimini
Donde hay, o había, un arco de Augusto 
“Quería devolver lo prestado” dijo H. Cole
“Le dije ¿por qué? pensó que podía
hacer otro como él” entonces Horace C. comenzó
comprando las pinturas de alguien más
cuyo nombre, que no es Ines, se me escapa
Pero imitaba a un sultán
o era en Zanzíbar y agarró el asfalto por la Bond St.
para compensar una sordera parcial
la cual, sintió, le hizo perder parte de la gracia de la vida
y persuadió a un australiano o selandés o sudafricano
a arrodillarse juntos en rezo
afuera de las salas de té de Kardomah
y también incitó una demostración callejera
en el Soho por la entrada de Italia en combate en
el 19 era 15?
pasado Napper, Bottom (corregir eso a Bottomly)
Gaddy en la cola de enfermería
será buscado por las culatas o necesita belladonna
y en cuanto a enojarse
conozco sólo a un Aquiles de mis tiempos
y terminó en el Vaticano
Hannibals, Hamilcars
en plenitud de casi todas las personas humildes
“Mujer alegre” dijo la resplandeciente cabeza del mesero
20 años después, por ej., después de que el viejo Kait
se sofocó, inquietándose, rabioso
por los quehaceres de la casera 
con un inquilino innominado
como ocurrió cerca de la calle Gt Tichfield, pasando la puerta del bar,
“mujjjjjer casssada, no la podrás engañar”
Separado de los sacerdos
arrojado a la inquietud, Ixion
Trinacrian manés
Así el viejo Sauter
en el hall frontal lleno de fotos inmensas de Bismark
y Von Moltke
durante la guerra Boer Whistler solía venir
y hablar de estrategia
pero que él, Sauter, nunca pudo ver
el retrato de Sarasate
“como una mosca negra atascada en el lienzo colgado”
hasta que un día después de la muerte de Whistler
creo que era Ysaÿe estaba con él
que vio un Whistler
por primera vez y escapó:
¡Qué violín!

Se dice, también, que Homero era un médico
que acompañaba al ejército griego a Troas
entonces en el Holland Park se arremangaron para darle de quiños al Sr Leber
(restaurador) para disgusto de Monsieur Dulac
y un albacho se me arremangó en la calle de la Iglesia (Final de Kensington) con un:
Urrrra Jurrrmun!
A lo que repliqué: No lo soy.
“Bue yurr szum kind ov a furriner”
ne povans desraciner 
Pero Tosch el gran ex­galgo
solía excitarse, descontrolado
cuando le daban grandes bistecs
en Tolosa 
y un día, finalmente, saltó
derecho al centro de la mesa enorme
y se echó como pieza de centro de mesa
cerca la alacena llena
con novelas de “Willy” etc
en viejas ediciones de un franco
y podías escuchar la voz del papa Dulac
clarísima en el coro de tono metálico en el altar
en los corales de Bach
verdadero como un disparo
y tiró todo el viejo stock
de estruendosos percales plomados a los alemanes
después de dos o más años de estancamiento
fue en lo de Leber que el viejo Coronel Jackson
le dijo a Gaudier:
“mes compliments”
cuando Gaudier le dijo que pelearía por la Patrie si la guerra llegara
pero la anarquía era la verdadera forma de gobierno
(lo que quería decir: tan pronto como les pueda hacer creer alguna forma
de organización sindical
Jackson, a los 80, propuso cocinar para el ejército de Ulster
“la bonne soupe fait le bon soldat”)
y le dijo a Yeats en una muestra de fotos vorticistas:
“¿Vos también sos de la hermandad?”
Pero Dolmetsch murió sin saber que Dulac
quebró y enmendó el soporte del tapón
de uno de sus clavicordios, los clavicordios de Dolmetsch
pintados y moderados con un bermellón especial y sagrado, 
“Il est bon comme le pain”
dijo Mockel de “Willy”
(Gauthier Villars) pero no pude explicarle (a Willy)
lo que quería el Dial y la “Ifigenia” de Gluck
tocada en el jardín de Mokel
Les moeurs passent et la douleur reste.
“En casque de crystal rose les baladines”
Mallarmé, Whistler, Charles Condor, Degas
y el bar de las Follies
como lo vio Manet, Degas, esos dos caballeros cruzando 'La Concorde' o para 
aquel motivo
La tienda de antigüedades de Judith
con el brazo de la silla de Théophile
uno podía vivir en aquel departamento
mirando los techos de París
Ca s'appelle une mansarde
Los viejos árboles cerca de la Rue Jacob
apoyados para que no se cayeran
à l' Amitié
y M. Jean quería rescatar al edificio
cómo lo llamarías,
¿podía haber sido la vieja École Militaire?
“Il me paraît,” dijo la ama de casa
“un curé déguisé”
(ese fue Maritain)
y Natalie le dijo al apache:
vous êtes très mal élevé
y su compañero dijo: Tiens, elle te le dit…
le dejaron su bolso de mano 
y la jambe­de­bois atascada
en un ángulo, digamos de uno 140 grados
y pretendía que fuera un violín
mientras el murciélago de 60 años hizo un hoolah
al gran aplauso de aquel bistro
“Entrez donc, mais entrez,
c'est la maison de tout le monde”
(dirigiéndose a mí y a H. Liveright vers le Noël)
Y tres pequeños niños en tres bicicletas
le abofetearon el papo al pasar
antes de que se recuperara de la sorpresa de la primera cachetada
ce sont les moeurs de Lutèce
también quedaban los escasos restos de una arena
y Le Musée de Cluny.
¿Arena o es un teatro romano?
Y también estaba el Tío William
laborando un soneto de Ronsard
y el heredero de la tinta que pinta luces altas
y Monsieur C. que pagó, creo, efectivo por La Falange
y M. Arnold Bennett etc
“Ah Monsieur” dijo el viejo Carolus (Durand)
“vous allez raser une toile?”
y después de Puvis vino Carrière
(o­hon dit quelque fois au vi'age)
cuando lo eligieron Prince des Penseurs al viejo Brisset,
Romains, Vildrac y Chenneviere y el resto de ellos
antes de que el mundo se entregara a las guerras
Quand vous serez bien vieille
recuerda que he recordado,
mia pargoletta,
y al pasar por la tradición
puede haber honestidad de mente
sin un talento apabullante
quizás he visto un menguar de esa tradición
(el joven negro descansa en su carretilla
a la sombra trasera de la letrina de hoyo
me encaró: Hagalo, ñaño, será mejor que lo haga.
El blanco dijo: ¿hablás de yugoslavo?)
Y también cerca del museo servían it mit Schlag
en aquellos días   (pre 1914)
la pérdida de aquel café
significaba el final de la era del M. B.
(era del Museo Británico)
el Sr Lewis ha estado en España
el joven prodigio del Sr Binyon
pronunció la palabra: Penthesilea
Habían figuras misteriosas
que emergían de misteriosos recovecos
y comían en el WIENER CAFÉ
que murió en operaciones bancarias, Jozeff debió seguir
a su emperador.
“Son los hijos acumulados con un hombre”
murmuro el viejo Neptuno
“Laomedon, Ahi, Laomedon”
o mejor tres “ahis” antes de “Laomedon”
“Se paró” escribió el Sr Newbolt, más tarde Sir Henry,
“la puerta detrás” y ahora se quejan de cummings.
Por lo tanto, es al Sr Binyon al que le debo, inicialmente,
Sr Lewis, Sr P. Wyndham Lewis. Su bulldog, yo,
como si fuera en contra del bulldog del viejo Sturge M, el bull dog del Sr T. Sturge Moore, et
meum est propositum, es mi intención
in tabernam, o era, para el Wiener café
aún no podías comprar un plato de comida china en toda Italia
de ahí la débacle
“forloyn” dijo el Sr Bridges (Robert)
“las tendremos de vuelta”
como queriendo decir palabras arcaicas y había un viejo y gran colega
llamado Furnivall y el Dr. Weir Mitchell sereno

Y el club de Franklin Inn…
y jóvenes amigos salieron a las colonias
pero siguieron pagando sus necesidades
pero el viejo William tenía razón al rivalizar
con que el derrumbe de una buena casa
no beneficia a nadie
(Celtica u otra cosa)
ni bajo Gesell hubiera sucedido

El pelo rojo de Mabel era un espectáculo 
digno de su canto 
lengua hacia los acantilados o “Sligo en el Cielo” 
o el viejo “da”, de Williams, en Coney Island posado en un elefante
radiante como el profeta Isaías 
y J.Q. como si tuviera 8 años (Sr John Quinn)
en la mira.  

“¡Líquidos y fluidos!”
dijo el salmista. “¿Un pintor?
¿no tiene líquidos y fluidos?” [al venerable barbón J. B. Yeats]

“un amigo” dijo el sr cummings “lo conocí porque
nunca trato de venderme seguros”

(con un memorial a Warren Dahler el Chris Columbus de Patchin)

Hier wohnt la tradición, de acuerdo a Whitman en Camden
y un grabado por Av. Lexington 596,
24 E. 47th
con Jim en el tablero de damas junto a la celda de las bananas
“Se le nota pasta de gracioso, James” dijo el Tío F.
“parece como si ya se hubiera quemado”
[fuego Windsor]
“Parte del techo se mueve”
¿algún museo posee
una de las camas plegables de aquella era?
Y ahora ¿por qué?  Regents Park
¿donde estaba la maison de Alma­Tadema
(con una fuente) o la Casa Leighton
para aquellos asuntos?
y la masa de reliquias prerrafaelistas
en el baúl de una bodega amurallada en Selsey
“Súbanlo al ñoba” (dirigiéndose a Swinburne)
“Incluso Tennyson trato irse
por la chimenea”

supongo que es por eso que, Fordie, quería que me sacara una foto
cuando me llevó a lo de la Sra Braddon
(me refiero al escenario) en Richmond
Pero aquel New York que me encontré en Périgueux
si com' ad Arli
en el despertar de los sarracenos
Como el “La rendición de Breda” (Velázquez)
era precedido por un fresco en Avignon
y cavals armatz con lanzas perpendiculares
y el camarada de barba roja estaba arreglando 
los zapatos de su hija menor
“¡Yo Hecules!           c'est nôtre comune”
(“Borr,” no precisamente Altaforte)
con tal dignidad
y en Ventadour y en Aubeterre
o junto a  los pequeños ríos donde colocaron las mesas,
y la orilla del arroyo se perdió en pasto
(y el Tío George no pudo identificar el lugar en aquella ruta
porque a la ruta que lindaba con las montañas la volaron 
pero escaló unos 60 metros de la torre
para ver lo que hubiera visto desde el techo
de un granero no más lejos
sul Piave
donde prendió fuego un obús
y el ojo que lo encontró
fue el de una jirafa
al amanecer, en su nido, cazando leopardos.

“La pose” dijo “es un engaño de taxidermistas
la cobra no es una constrictor
y no se enroscará en la mangosta”
Ahora, en cuanto a la tortuga acuática
no podía creer que pudieran volar
y el obispo demandó por difamación
(creo que medio millón pero, finalmente,
no llevó el caso a la corte)

por ese entonces el Tío George computaba 
los kilovatios de Volpi
desde la nuca como lo vio en el Lido Excelsior

y en aquel año en el Florian, Sir Ronald
dijo:          el Negus no es mal compañero.
De hecho, la leche blanca de cierva para su primo
me recuerda al Banco de Egipto
y las barras de oro
en el palacio del viejo Menelik y el mesón de caoba
y el escritorio en la sucursal que estaba en Alejandría
puesto ahí por Pea (Enrico)

y puede que aún se encuentre a Whitcomb Riley en una antología para intelectuales

¿Nancy dónde estás?
A dónde va todo el vair y les cisclatons
y el patrón de la ola corre en la piedra
en el parapeto más alto (Excideuil)
monte Segur y la ciudad de Dioce
Que tous les mois avons nouvelle lunes
¿Qué carajo hizo Herbiet (Christian)
con su pintura?
¿Todavía ruge Fritz en la treize rue Gay de Lussac
aún con su cabeza de piedra en el balcón?
Orage, Fordie, Crevel se nos fueron demasiado rápido

de mis soledades vengan

ahí tirado hasta que Rossetti lo encontró de saldo
por unos dos centavos
(Cythera ¿hacia dónde en la barcaza lunar?
¿quién tomó la curva?

o han caído al perder su gusto por la música 
“¡Acá! ¡nada de música matemática!”
Dijo el Kommandant cuando Münch ofreció a Bach para el regimiento
o Spewcini todos demasiado humanos
amados en la península italiana

por razones simples de explicar
que hasta yo, ahora, las puedo tolerar
man seht pero con la pérdida del criterio
y el tenor, o casi, divagando me explicó: 
bueno, las óperas en el repertorio usual
fueron filtradas, hay una razón

Les hommes ont je en sais quelle peur étrange,
dijo Monsieur Whoosis, de la beauté

La beauté,  “La belleza es difícil, Yeats”  dijo Aubrey Beardsley
cuando Yeats le preguntó por qué dibujaba horrores
o al menos no como Burne­Jones
y Beardsley sabía que se estaba muriendo y tenía
que dar su golpe rápido
así que, no más B­J en su producto.

Es así, Yeats, muy difícil, la belleza es muy difícil. 

“Yo soy la antorcha” escribió Arthur “dijo ella”
en la barcaza lunar 

con velo de nube borrosa delante
como una hoja nacida en la corriente
ojos pálidos como sin fuego

todo lo que sabía Sandro, y Jacopo
y que Velázquez nunca sospechó
perdido en la carne marrón de Rembrandt
y la carne cruda de Rubens y Jordaens

“Sólo esto, cuero y huesos entre vos y ,”
[toh pan, el todo] 
(comentario de Chu Hsi)

o el hueso de luz
como la semilla de cereal y los libros
de bíceps, brazos, hombres, como Sigismundo

y sobre retratos de nuestro tiempo Cocteau por Marie Laurencin
y la Sra Alexander de Whistler 
(y las tres damas gordas de Sargent, por desgracia)
y el retrato de Rodenbach por alguno
con un fondo
que podría ser, para serenar, L'Ile St Louis bajo los puentes de Abélard  
aunque esos árboles son de Elíseo
para serenar
bajo los puentes de Abélard                            
esos árboles son la serenidad
él ha caminado bajo los altares de la lluvia
o bajo los árboles de su arboleda
o estará bajo sus parapetos
en su movimiento quietud
como piedra gris en Aliscans
o fue en monte Segur
y fue el viejo Spencer (, H.) quien, por primera vez, me declamó la Odisea
con una cabeza similar a la de Bill Shepard
¿en muelles de qué Siracusa?
¿o en qué cancha de tenis
cerca de qué pinos?

afecto y oficio formándose en federaciones y alianzas
eso no nos permite nada contra el decreto
la locura de atacar aquella isla
y la fuerza de 

con una mente como esa es uno de nosotros
Favonus, vento benigno
Je suis au bout de mes forces/

Que de las puertas de la muerte,
que de las puertas de la muerte: Whitman o Lovalace
encontrados en el asiento de la letrina 
¡en una edición barata! [y gracias al profesor Speare]
habéis nadado en mar de aire desnudo
por un eón de vacío,
cuando la balsa se quebró y las aguas subieron sobre mí,

Immaculata, Introibo
para aquellos que bebieron del amargor
Perpetua, Agatha, Anastasia
saeculorum

repos donnez à cils
senza termine funge     Immaculata Regina
Les larmes que j'ai creées m'inondent
Tard, très tard je t'ai connue, la Tristesse,
He sido duro como guambra de diez y seis

si la calma es después de la tempestad
las hormigas parecen tambalearse
mientras el sol de la mañana atrapa sus sombras
(Nadasky, Duett, McAllister,
mención especial para Comfort P.C. 
en la cola de enfermería Penrieth, Turner, Toth hieri
(sin fortuna y con un nombre por venir)
Bankers, Seitz, Hildebrand y Cornelison
Armstrong mención especial P.C
blanca gratia Bedell gratia
Wiseman (no William) africanus.
Con una antorcha humeante por el laberinto
infinito de lo souterrain
o recordando a Carleton déjenlo celebrar a Cristo en el granero
y si el gato maíz puede morder
Deméter se tumbó en mi surco 

Este viento más liviano que plumón de cisne
el día no se mueve ni un pelo
(Zupp, Bufford y Bohon)

hombres sin fortuna y con un nombre por venir

su casco usado como palangana
este casco lo uso para lavarme los pies
Élpenor puede contar guijarros bajo Zoagli
Pepitone arruinó el cepillo de dientes
mientras descanso junto al desagüe
la opinión del guardia vale menos que la de los
prisioneros

d.                l.               a.
Oh estar en Inglaterra ahora que Winston no está
Ahora que hay lugar para la duda
Y el banco puede ser la nación
Y los largos años de paciencia
Y las vacilaciones laborales
Puede que hagan que el dinero vuelva a casa,
Para ver cómo se escurren y resbalan
cómo tratarán esconderse
verdadero augurio
Para observar un rato desde la torre
donde moscas muertas se amontonan sobre la vieja constitución
olvidada, oh olvidadísima
pero confirmando la primera de John,
y aún ahí, si trepás a los techos de los áticos
para mirar a los campos ¿están cultivados?
es la vieja terraza, viva como debería
con una colonia entera
¿si el dinero es libre otra vez?

La Inglaterra de Chesterton del ha­sido y por­qué­no,
o todo está corroído, arruinado, deberes muertos e hipotecas
y el inmenso patio de carruajes vacío 
y más fotos pagarán impuestos

Cuando un perro es alto pero
no tan alto como todo eso
ese perro es un Talbot
(¿un poco más en la cuartilla?)
Cuando una colilla es la ½ de larga que la colilla completa
Esa colilla es una colilla pequeña
Mejilla con mejilla y desnudos
y la vieja cocina a la izquierda como los monjes la dejaron
y la siesta mientras el tiempo se hunde.
[Sólo las sombras entran a mi carpa
mientras los hombres pasan entre el atardecer y yo, ]
más allá del alambre de púas del Este
una chancha con nueve kurepís
matronal como cualquier duquesa en Claridge

y para aquella Navidad en lo de Maurie Hewlett
Saliendo desde Southampton
pasaron en auto por docena
sin que se notará el peso en la balanza
manejando, manejando
para Noel el acebo verde
Noel, Noel, el acebo verde
Una noche oscura para el acebo

Ese hubiera sido el plan de Salisbury, y no pensé en la
Lady Anne durante estos doce años
Ni en Le Portel
Qué pequeño el cuarto con paneles donde lo apuñalaron
En su regazo, casi, La Stuarda

Si tuti li dolh ehl planh el marrimen
para leopardos y retamas 

A todo esto, Tudor se fue y cada rosa,
Rojo sangre, blanco pálido que al atardecer brilla
Grita: “¡Sangre,   Sangre,   Sangre!” contra la piedra gótica
de Inglaterra, como lo saben los Howard o Boleyn.

No busca el pétalo carmín para inferir;
Ni es capullo blanco el inquisidor del Tiempo
Que tantea si hay una nueva raíz anudada
Retorcida desde la cabeza de York o el vientre de Lancaster;

O si una alma racional se mezclara, por ventura,
dentro del tallo o el disparo del verano para avanzar
Extremo remordimiento arrojado, buscando en vos
pero olvidado, no tu perdón, FRANCIA.
 
mientras la joven lagartija extiende sus manchas leopardinas
a lo largo del pasto en busca del mosquito verde mitad de una hormiga
y buscará lo mismo el Serpentino
y las gaviotas tan limpias en el charco
y el jardín hundido sin cambios
y Dios sabe qué otra cosa queda de nuestro Londres
mi Londres, tu Londres
y si su elegancia verde
permanece de este lado de mi zanja para lluvia
una glamurosa lagartija almorzará sobre otra chuleta

gran sastre del atardecer. 

Related Interests