You are on page 1of 7

La valencia es el número de electrones que le faltan o deben ceder para completar su ultimo nivel

de energía. Estos electrones son los que pone en juego durante una reacción química o para
establecer un enlace químico con otro elemento. Hay elementos con más de una valencia, por ello
fue remplazado este concepto con el de números de oxidación que finalmente representa lo
mismo. A través del siglo XX, el concepto de valencia ha evolucionado en un amplio rango de
aproximaciones para describir el enlace químico, incluyendo la estructura de Lewis (1916),
la teoría del enlace de valencia (1927), la teoría de los orbitales moleculares (1928), la teoría de
repulsión de pares electrónicos de la capa de valencia (1958) y todos los métodos avanzados
de química cuántica.

Cromo

Elemento químico, símbolo Cr, número atómico 24, peso atómico 51.996; metal que es de color
blanco plateado, duro y quebradizo. Sin embargo, es relativamente suave y dúctil cuando no está
tensionado o cuando está muy puro. Sus principales usos son la producción de aleaciones
anticorrosivas de gran dureza y resistentes al calor y como recubrimiento para galvanizados. El
cromo elemental no se encuentra en la naturaleza. Su mineral más importante por abundancia es
la cromita. Es de interés geoquímico el hecho de que se encuentre 0.47% de Cr2O3 en el basalto
de la Luna, proporción que es de 3-20 veces mayor que el mismo espécimen terrestre.
El titanio es un elemento químico de símbolo Ti y número atómico 22 que se sitúa en el grupo 4 de
la tabla periódica de los elementos. Es un metal de transición de color gris, baja densidad y gran
dureza. Es muy resistente a la corrosión por agua del mar, agua regia y cloro.

Fue descubierto independientemente en 1791 por William Gregor en una mina de Cornwall, Gran
Bretaña, y en 1795 por Martin Heinrich Klaproth, que lo nombró «titanio» por los titanes de la
mitología griega.[cita requerida] Este elemento abunda en depósitos de minerales, principalmente
en forma de óxidos como el rutilo y la ilmenita, ampliamente distribuidos en la corteza terrestre y
la litosfera; también se encuentra en los seres vivos, cuerpos de agua y objetos extraterrestres.3
La extracción de este metal a partir del mineral se realiza mediante el método de Kroll4 o por el
método de Hunter. El compuesto más común es el dióxido de titanio, utilizado para la fotocatálisis
y la fabricación de pigmentos de color blanco.

Plutonio

Elemento químico, símbolo Pu, número atómico 94. Es un metal plateado, reactivo, de la serie de
los actínidos. El isótopo principal de interés químico es 239Pu, que tiene una vida media de 24 131
años. Se forma en los reactores nucleares. El plutonio-239 es fisionable, pero puede capturar
también neutrones para formar isótopos superiores de plutonio.

El plutonio-238, con una vida media de 87.7 años. Se utiliza en fuentes de calor para aplicaciones
espaciales y se ha empleado en marcapasos cardiacos. El plutonio-239 se emplea como
combustible nuclear en la producción de isótopos radiactivos para la investigación y como agente
fisionable en armas nucleares.

El plutonio muestra diversos estados de valencia en solución y en estado sólido. El plutonio


metálico es muy electropositivo. Se han preparado muchas aleaciones de plutonio y se han
caracterizado gran número de compuestos intermetálicos.
Plata

Elemento químico, símbolo Ag, número atómico 47 y masa atómica 107.870. Es un metal lustroso
de color blanco-grisáceo. Desde el punto de vista químico, es uno de los metales pesados y nobles;
desde el punto de vista comercial, es un metal precioso. Hay 25 isótopos de la plata. Sus masas
atómicas fluctúan entre 102 y 117.

En la mayor parte de sus aplicaciones, la plata se alea con uno o más metales. La plata, que posee
las más altas conductividades térmica y eléctrica de todos los metales, se utiliza en puntos de
contacto eléctricos y electrónicos. También se emplea mucho en joyería y piezas diversas. Entre la
aleaciones en que es un componente están las amalgamas dentales y metales para cojinetes y
pistones de motores.

Cobre

Elemento químico, de símbolo Cu, con número atómico 29; uno de los metales de transición e
importante metal no ferroso. Su utilidad se debe a la combinación de sus propiedades químicas,
físicas y mecánicas, así como a sus propiedades eléctricas y su abundancia. El cobre fue uno de los
primeros metales usados por los humanos.
La mayor parte del cobre del mundo se obtiene de los sulfuros minerales como la calcocita,
covelita, calcopirita, bornita y enargita. Los minerales oxidados son la cuprita, tenorita, malaquita,
azurita, crisocola y brocantita. El cobre natural, antes abundante en Estados Unidos, se extrae
ahora sólo en Michigan. El grado del mineral empleado en la producción de cobre ha ido
disminuyendo regularmente, conforme se han agotado los minerales más ricos y ha crecido la
demanda de cobre. Hay grandes cantidades de cobre en la Tierra para uso futuro si se utilizan los
minerales de los grados más bajos, y no hay probabilidad de que se agoten durante un largo
periodo.

Plomo

Elemento químico, Pb, número atómico 82 y peso atómico 207.19. El plomo es un metal pesado
(densidad relativa, o gravedad específica, de 11.4 s 16ºC (61ºF)), de color azuloso, que se empaña
para adquirir un color gris mate. Es flexible, inelástico, se funde con facilidad, se funde a 327.4ºC
(621.3ºF) y hierve a 1725ºC (3164ºF). Las valencias químicas normales son 2 y 4. Es relativamente
resistente al ataque de los ácidos sulfúrico y clorhídrico. Pero se disuelve con lentitud en ácido
nítrico. El plomo es anfótero, ya que forma sales de plomo de los ácidos, así como sales metálicas
del ácido plúmbico. El plomo forma muchas sales, óxidos y compuestos organometálicos.

Industrialmente, sus compuestos más importantes son los óxidos de plomo y el tetraetilo de
plomo. El plomo forma aleaciones con muchos metales y, en general, se emplea en esta forma en
la mayor parte de sus aplicaciones. Todas las aleaciones formadas con estaño, cobre, arsénico,
antimonio, bismuto, cadmio y sodio tienen importancia industrial.
Ástato

Elemento químico con símbolo At y número atómico 85. El ástato es el elemento más pesado del
grupo de los halógenos, ocupa el lugar debajo del yodo en el grupo VII de la tabla periódica. El
ástato es un elemento muy inestable, que existe sólo en formas radiactivas de vida corta. Se han
preparado unos 25 isótopos mediante reacciones nucleares de transmutación artificial. El isótopo
con mayor tiempo de vida es el 210At, el cual decae en un tiempo de vida media de sólo 8.3 h. Es
improbable que una forma más estable, o de vida más larga, pueda encontrarse en la naturaleza o
prepararse en forma artificial. El isótopo más importante es el 211At y se utiliza en marcaje
isotópico. El ástato se encuentra en la naturaleza como parte integrante de los minerales de
uranio, pero sólo en cantidades traza de isótopos de vida corta, continuamente abastecidos por el
lento decaimiento del uranio. La cantidad total de ástato en la corteza terrestre es menor que 28 g
(1 onza).

Samario

Elemento químico de símbolo Sm y número atómico 62; miembro del grupo de las tierras raras. Su
peso atómico es 150.35 y son 7 los isótopos que se encuentran en la naturaleza; 147Sm, 148Sm y
149Sm son radiactivos y emiten partículas a.

El óxido de samario es de color amarillo pálido; muy soluble en la mayor parte de los ácidos,
dando sales amarillo-topacio en solución. El samario tiene un empleo limitado en la industria
cerámica y se utiliza como catalizador en ciertas reacciones orgánicas. Uno de sus isótopos tiene
una superficie grande para la captura de neutrones, por lo que es de gran interés en la industria
atómica como barra de control y envenenamientos nucleares.
Curio

Elemento químico, Cm, de la serie de los actínidos, con número atómico de 96. El curio no existe
en el ambiente terrestre, pero puede producirse en forma artificial. Sus propiedades químicas se
parecen tanto a las de las tierras raras típicas que, si no fuera por su radiactividad, podría con
facilidad confundirse fácilmente con uno de estos elementos. Entre los isótopos conocidos del
curio figuran los de número de masa 238 a 250. El isótopo 244Cm es de particular interés a causa de
su uso potencial como una fuente compacta de fuerza termoeléctrica, al utilizarse el calor
generado por decaimiento nuclear para generar fuerza eléctrica.

Radón

Elemento químico, cuyo símbolo es Rn y número atómico 86. El radón es una emanación gaseosa
producto de la desintegración radiactiva del radio. Es muy radiactivo y se desintegra con la emisión
de partículas energéticas alfa. Es el elemento más pesado del grupo de los gases nobles, o inertes,
y, por tanto, se caracteriza por su inercia química. Todos sus isótopos son radiactivos con vida
media corta.

Además de sus tres isótopos naturales, el radón tiene otros 22 que han sido sintetizados por
medio de reacciones nucleares de transmutación artificial realizadas en ciclotrones y aceleradores
lineales; sin embargo, ninguno de estos isótopos tiene una vida tan larga como el 222Rn.
Bromo

Elemento químico, Br, número atómico 35 y peso atómico 79.909, por lo común existe como Br2;
líquido de olor intenso e irritante, rojo oscuro y de bajo punto de ebullición, pero de alta densidad.
Es el único elemento no metálico líquido a temperatura y presión normales. Es muy reactivo
químicamente; elemento del grupo de los halógenos, sus propiedades son intermedias entre las
del cloro y las del yodo.

Los estados de valencia más estables de las sales de bromo son 1- y 5+, aunque también se
conocen 1+, 3+ y 7+. Dentro de amplios límites de temperatura y presión, las moléculas en el
líquido y el vapor son diatómicas Br2, con un peso molecular de 159.818. Hay dos isótopos estables
(79Br y 81Br) que existen en la naturaleza en proporciones casi idénticas, de modo que el peso
atómico es de 79.909. Se conocen también varios radioisótopos.

Galio

Elemento químico, símbolo Ga, número atómico 31 y peso atómico 69.72. lo descubrió Lecoq de
Boisbaudran en Francia en 1875. Tiene un gran intervalo de temperatura en el estado líquido, y se
ha recomendado su uso en termómetros de alta temperatura y manómetros. En aleación con
plata y estañó, el galio suple en forma adecuada la amalgama en curaciones dentales; también
sirve para soldar materiales no metálicos, incluyendo gemas o amtales. El arseniuro de galio puede
utilizarse en sistemas para transformar movimiento mecánico en impulsos eléctricos. Los artículos
sintéticos superconductores pueden prepararse por la fabricación de matrices porosas de vanadio
o tántalo impregnados con hidruro de galio. El galio ha dado excelentes resultados como
semiconductor para uso en rectificadores, transistores, fotoconductores, fuentes de luz, diodos
láser o máser y aparatos de refrigeración.