You are on page 1of 2

La bioseguridad es la aplicación de conocimientos, técnicas y equipamientos para

prevenir a personas, laboratorios, áreas hospitalarias y medio ambiente de la


exposición a agentes potencialmente infecciosos o considerados de riesgo
biológico. La bioseguridad hospitalaria, a través de medidas científicas
organizativas, define las condiciones de contención bajo las cuales los agentes
infecciosos deben ser manipulados con el objetivo de confinar el riesgo biológico y
reducir la exposición potencial.

La "Bioseguridad" comienza con el pensar "¿qué queremos con ello?", "¿hacia


dónde vamos?", "¿terminaremos alguna vez?". Seguramente esto es algo que no
se terminará nunca. Es fundamental entonces privilegiar el conocimiento de lo que
podemos llamar las "Buenas Prácticas", que pasan por el principio esencial de la
Bioseguridad: 'No me contagio y no contagio". Existen normas que nos indican cómo
hacer para cometer menos errores y sufrir pocos accidentes y, si ellos ocurren,
cómo debemos minimizar sus consecuencias.

Las precauciones de aislamiento hospitalario, buscan: Cortar la cadena de


transmisión del agente infeccioso. Disminuir la incidencia de infección nosocomial.
Se han diseñado con el fin de prevenir la diseminación de microorganismos entre el
paciente, personal hospitalario, visitantes y equipos.

El tema de la bioseguridad en salud debe ser tratado en el Perú y en el mundo con


mucha responsabilidad, no es raro ver en los hospitales salas de espera y pasadizos
abarrotados de gente que muchos de ellos manipulan manijas de las puertas de
acceso, de los servicios higiénicos, de los laboratorios, etc.; y que muchos de ellos
pueden ser potenciales portadores de virus y bacterias que pongan en riesgo la
salud; al mismo tiempo ver que el personal de enfermería o de limpieza sin quitarse
los guantes toma las mismas manijas de las puertas o abre la llave del caño,
contesta el celular o pulsa el botón del ascensor; o cuando actúan con exceso de
confianza en el trabajo diario y solo se cuidan de los pacientes diagnosticados con
enfermedades contagiosas o frente a los deshechos del Establecimiento que se
recogen y se eliminan sin medidas de seguridad. Todo trabajador de salud se
enfrenta cada día a situaciones cotidianas que entrañan un grave peligro para la
salud de quienes están alrededor. Entonces urge una política transversal de gestión
de riesgos en cada nosocomio para trabajar una cultura de gestión de riesgos que
amplíe el nivel conocimientos sobre los riesgos potenciales y de esta forma mejorar
las prácticas de bioseguridad