You are on page 1of 5

GEOLOGÍA

La palabra Geología procede de dos vocablos griego geo (tierra) y logos (tratado, estudio); por
tanto, es el estudio o conocimiento de la Tierra, su origen, su formación, especialmente de los
materiales que la componen, así como el carácter químico de los mismos, su distribución en el
espacio y en el tiempo y los procesos de transformación que experimentan.

La geología nació por una parte del deseo del ser humano para entender su entorno y su mundo.
El otro empuje era la necesidad de mejorar su entorno: La búsqueda de recursos naturales, era
mucho más eficiente con un buen conocimiento de los procesos de la tierra.

La geología tiene por objeto descifrar la evolución completa del planeta y sus habitantes, desde
los tiempos más antiguos, cuyas huellas pueden descubrirse en las rocas, hasta la actualidad.
Trata de dar una respuesta total o parcial, a muchas preguntas acerca del origen de las grandes
cordilleras montañosas y volcanes, el desarrollo y formación de ríos, porque se producen los
terremotos, entre otros, usando todos los conocimientos disponibles.

RAMAS DE LA GEOLOGÍA

1. Cristalografía

La cristalografía es la ciencia que se dedica al estudio y resolución de estructuras cristalinas. La


mayoría de los minerales, y en general todos los materiales, adoptan formas cristalinas cuando
se forman en condiciones favorables. La cristalografía es el estudio del crecimiento, la forma y
la geometría de estos cristales.

La disposición de los átomos en un cristal puede conocerse por difracción de rayos X, de


neutrones o electrones. La química cristalográfica estudia la relación entre la composición
química, la disposición de los átomos y las fuerzas de enlace entre estos. Esta relación determina
propiedades físicas y químicas de los minerales.

Cuando las condiciones son favorables, cada elemento o compuesto químico tiende a
cristalizarse en una forma definida y característica. Así, la sal tiende a formar cristales cúbicos,
mientras que el granate, que a veces forma también cubos, se encuentra con más frecuencia en
dodecaedros o triaquisoctaedros. A pesar de sus diferentes formas de cristalización, la sal y el
granate cristalizan siempre en la misma clase y sistema.

2. Gemología

La Gemología es aquella rama de la mineralogía que se dedica específicamente al estudio


identificación, análisis y evaluación de las piedras preciosas o gemas.La mineralogía es, a su vez,
una rama de la geología. Una tarea central de la gemología es poner a disposición métodos y
procedimientos rigurosos que permitan distinguir las gemas naturales de sus imitaciones y
versiones sintéticas. Entre estos procedimientos se cuentan las mediciones realizadas con
distintos instrumentos y aparatos (por ejemplo, mediciones cristalográficas y fotométricas,
microscopía, espectroscopía, análisis de difracción por rayos x, etc.).Se trata, por tanto, de una
disciplina científica que no guarda ninguna relación con las prácticas esotéricas que asignan
significados o supuestas propiedades terapéuticas a las gemas.
3. Mineralogía los minerales.

Estudia aquellas especies inorgánicas llamadas minerales, que juntas en forma de masas rocosas
o de forma aislada, constituyen tanto el material de la corteza terrestre como el de otros cuerpos
en el universo.

Ramas de la mineralogía

 Mineralogía general: estudio de los cristales, abarca el estudio de la estructura, la


morfología, la química, el crecimiento, la disolución y la física del cristal.
 La mineralogía sistemática: es el estudio del origen, ocurrencia y propiedades de
minerales específicos y sus relaciones mutuas.
 El estudio de las piedras preciosas. se refiere al origen, ocurrencia y propiedades de los
minerales preciosos. También abarca el conocimiento de las imitaciones, piedras
preciosas sintéticas, así como los métodos específicos de investigación.
 La mineralogía abarca el estudio de los meteoritos, cuerpos sólidos extraterrestres, que
chocan con la tierra.

4. Sismología

La ciencia que se dedica a estudiar los sismos. Un sismo, por su parte, es un movimiento brusco
y repentino del terreno que se produce por la acción de fuerzas en el seno del globo terráqueo.

Se considera que la sismología forma parte de la geofísica (la disciplina que analiza las cuestiones
físicas de nuestro planeta). El objeto de estudio de la sismología, por lo tanto, son las ondas
sísmicas que provocan los sismos.

La sismología intenta determinar los orígenes de los terremotos y el modo de propagación de


las ondas. Entre sus objetivos se encuentra la prevención para atenuar los efectos destructivos
de los sismos.

5. Geofísica

La geofísica es la ciencia que se encarga del estudio de la Tierra desde el punto de vista de la
física. Su objeto de estudio abarca todos los fenómenos relacionados con la estructura,
condiciones físicas e historia evolutiva de la Tierra. Al ser una disciplina principalmente
experimental, usa para su estudio métodos cuantitativos físicos como la física de reflexión y
refracción de ondas mecánicas, y una serie de métodos basados en la medida de la gravedad,
de campos electromagnéticos, magnéticos o eléctricos y de fenómenos radiactivos. En algunos
casos dichos métodos aprovechan campos o fenómenos naturales (gravedad, magnetismo
terrestre, mareas, terremotos, tsunamis, etc.) y en otros son inducidos por el hombre (campos
eléctricos y fenómenos sísmicos).

6. Sedimentología

La Sedimentología es el estudio de los procesos de formación, transporte y deposición del


material que se acumula como sedimento en los ambientes marinos y continentales, el cual
después de largo tiempo forma rocas sedimentarias.

Objetivos de la Sedimentología

 El estudio del funcionamiento de los procesos sedimentarios:


 Intemperismo, erosión, transporte y cualquier otra forma de producción de sedimentos.
 Transporte, depósito y acumulación de sedimentos.
 Litificación y diagénesis
 La caracterización de los procesos que ocurren en los diferentes ambientes
sedimentarios y su relación con los materiales que producen. Ambiente-facies

Principios básicos

Se apoya en una serie de principios básicos que permiten la interpretación sedimentológica del
registro geológico, y que son los mismos en los que se basa la Estratigrafía:

1. Principio de Superposición de Estratos:

Es un axioma clave basado en observaciones de la historia natural, y el principio fundacional de


la Estratigrafía Sedimentaria y por lo mismo de otras ciencias naturales dependientes de la
Geología. La misma define que las capas sedimentarias se depositan a lo largo del tiempo,
constituyendo una secuencia en la cual a mayor antigüedad, mayor será la distancia de la capa
con respecto a la superficie. Este axioma es fundamental para muchas ciencias naturales que
dependen de la Geología y parte de la observación de la historia del Planeta.

2. Principio de Sucesión Faunística

Establece que el contenido fósil de las rocas sedimentarias varía verticalmente en un


determinado orden y que cada conjunto se puede identificar horizontalmente a distancias
considerables. Es decir, en rocas de diferentes edades se conservan fósiles correspondientes a
organismos paleobiológicos diferentes (variación vertical) y para cada edad se pueden
identificar fósiles de los mismos taxones en áreas alejadas (correlación horizontal). La base de
este principio es la irreversibilidad de la evolución biológica, una vez que una especie se ha
extinguido, no vuelve a aparecer.

3. Principios del Actualismo y Uniformitarismo

Es el principio según el cual los procesos naturales que actuaron en el pasado son los mismos
que actúan en el presente. A pesar de ser tratado a menudo como una sola idea, es de hecho
una familia de cuatro principios relacionados pero no idénticos: 1) Uniformidad de ley; 2)
Uniformidad de clase; 3) Uniformidad de grado; 4) Uniformidad de resultados. Mientras que el
primer sentido del término ha sido universalmente aceptado y el último, universalmente
rechazado, la segunda y la tercera acepción siguen siendo polémicas. En décadas recientes, la
teoría uniformista se ha relativizado, admitiendo que se han producido y continúan
produciéndose acontecimientos catastróficos (impactos de meteoritos, terremotos, tsunamis o
erupciones volcánicas) que puntúan el proceso gradual total.

7. Estratigrafía

La estratigrafía es la rama de la geología que trata del estudio e interpretación de las rocas
sedimentarias, metamórficas y volcánicas estratificadas, y de su identificación, descripción,
secuencia, tanto vertical como horizontal; cartografía y correlación de las unidades
estratificadas de las rocas.
Rocas sedimentarias

Las rocas sedimentarias son rocas que se forman por acumulación de sedimentos, los cuales son
partículas de diversos tamaños que son transportadas por el agua, el hielo o el viento, y son
sometidas a procesos físicos y químicos (diagénesis), que dan lugar a materiales consolidados.
Las rocas sedimentarias pueden formarse a las orillas de los ríos, en el fondo de barrancos, valles,
lagos, mares, y en las desembocaduras de los ríos. Se hallan dispuestas formando capas o
estratos.

Existen procesos geológicos externos que actúan sobre las rocas preexistentes, estos agentes
las meteorizan, transportan y depositan en diferentes lugares dependiendo del transporte
(agua, viento, hielo). De igual manera, distintos organismos animales o vegetales pueden
contribuir a la formación de rocas sedimentarias (fósiles). Las rocas sedimentarias pueden existir
hasta una profundidad de diez kilómetros en la corteza terrestre. Estas rocas pueden
presentarse sueltas o consolidadas, es decir, que han sido unidas a otras por procesos
posteriores a la sedimentación, conocidos como diagénesis.

Las rocas sedimentarias cubren más del 75 % de la superficie terrestre, formando una cobertura
sedimentaria que se encuentra sobre rocas ígneas y, en menor medida, en metamórficas. Sin
embargo su volumen total es pequeño cuando se comparan sobre todo con las rocas ígneas, que
no solo forman la mayor parte de la corteza, sino la totalidad del manto.

Rocas metamórficas

Las rocas metamórficas (del griego meta, cambio, y morphe, forma, “cambio de forma”) son
rocas formadas por la modificación de otras preexistentes en el interior de la Tierra mediante
un proceso llamado metamorfismo. A través de calor, presión y/o fluidos químicamente activos,
se produce la transformación de rocas que sufren ajustes estructurales y mineralógicos. Los
agentes del metamorfismo hacen posible que Rocas ígneas, rocas sedimentarias u otras rocas
metamórficas, cuando quedan sometidas a presiones que van de menos de 1.000 a hasta 16.000
bar, a temperaturas que van de los 200 a los 1.000 °C,3 y/o a un fluidos activos, provoquen
cambios en la composición de las mismas, aportando nuevas sustancias a estas. La roca que se
genera dependerá de la composición y textura de la roca original, del tiempo que esta estuvo
sometida a los efectos del llamado proceso metamórfico, así como de los agentes del mismo
metamorfismo. Al precursor de una roca metamórfica se le llama protolito.

Los procesos metamórficos producen muchos cambios en las rocas, entre ellos, un aumento de
la densidad, crecimiento de cristales más grandes, reorientación de los granos minerales en
texturas laminares o bandeadas y la transformación de los minerales de baja temperatura en
minerales de alta temperatura. Debido a esto, hay muchos modos de clasificar
convenientemente las rocas metamórficas: Por ejemplo, se pueden agrupar en amplios tipos
litológicos; otros criterios están basados en la textura (donde intervienen las condiciones de
presión y temperatura) y la mineralogía, clases químicas, grado de metamorfismo o en el
concepto de facies metamórficas. Un método sencillo y práctico consiste en tomar en cuenta el
tipo de metamorfismo que originó a las rocas y dividirlas en dos grupos principales según su
textura, esto es en foliada y no foliada.

Rocas volcánicas
Las rocas volcánicas, efusivas o, más raramente, extrusivas son aquellas rocas ígneas que se
formaron por el enfriamiento de lava en la superficie terrestre o de magma (masa de materia
fundida subterránea) a escasa profundidad.2

El enfriamiento rápido del magma o lava que se torna en roca volcánica hace que se formen
muchos cristales pequeños, también llamados microcristales o granos finos, en estas rocas.134
El enfriamiento rápido también puede formar rocas volcánicas compuestas total o parcialmente
de vidrio.3 Las rocas volcánicas más comunes en la Tierra son el basalto seguido por la andesita.5
Otras rocas volcánicas son la riolita, la dacita y la traquita para mencionar unas pocas.

Las rocas volcánicas constituyen una pequeña parte de las rocas que se originan a partir de
magma. Se estima que durante el Cenozoico se han generado un promedio anual de 3.7 a 4.1
km³ de rocas volcánicas en la Tierra, una cantidad bastante menor a los 22.1 a 29.5 km³ de rocas
plutónicas que se creen haber formado en promedio anualmente en el mismo lapso de tiempo.6