You are on page 1of 91

CONVENIO CONACE-GENDARMERIA

PREVENCION DE RECAIDAS EN EL TRATAMIENTO DEL CONSUMO


PROBLEMÁTICO DE SUSTANCIAS

SEGUNDA PARTE: ESTRATEGIAS PARA LA PREVENCION DE RECAIDAS EN LAS


DISTINTAS FASES DEL TRATAMIENTO DEL MODELO DE TRATAMIENTO DEL
CONVENIO CONACE-GENDARMERIA

DOCUMENTO DE TRABAJO

Area Técnica de Tratamiento y Rehabilitación


División Programática
CONACE

Santiago, septiembre de 2011


2

Este documento ha sido elaborado por el profesional psicólogo Mario Pacheco León, quien se
desempeña como Asesor y Supervisor clínico, en el marco del convenio que CONACE, mantiene con
Gendarmería de Chile, para el tratamiento de personas consumidoras problemáticas de drogas privadas de
libertad y en cumplimiento de condena en el medio libre .
Su objetivo es entregar un material teórico-práctico, como instrumento de apoyo para la
implementación de estrategias que fortalezcan la prevención de recaídas de consumo de sustancias en esta
población, factor reconocidamente preponderante en el impacto de recaídas en la comisión de delitos.
3

INDICE

1. FASE DE ADAPTACIÓN
1.1 Psico-educación acerca del síndrome de abstinencia p. 6
1.2 Psico-educación acerca del síndrome de abstinencia sub-agudo p. 9
1.3 Manejo de craving p. 10
1.4 Indagación acerca del patrón de consumo del usuario, y de los factores de riesgo y
factores protectores p. 15
1.5 Episodios de recaídas anteriores p. 20
1.6 Evaluación psicológica y médica ante la emergencia de sintomatología de
trastornos de salud mental concurrentes al consumo problemático de sustancias p. 21

2. FASE DE TRATAMIENTO POR EJES


2.1 Eliminación de los mitos y del efecto placebo p. 22
2.2 Psico-educación acerca de la recaída como un proceso p. 23
2.3 Evaluación de la autoeficacia para la mantención de la abstinencia, y factores de
riesgo para eventuales recaídas p. 24
2.4 Control de Estímulos p. 26
2.5 Manejo de sentimientos en el proceso de recuperación p. 26
2.6 Afrontamiento de la culpa y la vergüenza p. 33
2.7 Detección de factores de riesgo para eventuales recaídas p. 36
2.8 Asertividad y ensayo de estrategias para el manejo de la presión social para el p. 43
consumo
2.9 Afrontamiento de situaciones de alto riesgo p. 44
2.10 Entrenamiento en habilidades de afrontamiento p. 46
2.11 Fomento de habilidades para la resolución de problemas p. 47
2.12 Reestructuración cognitiva de los pensamientos automáticos y de las creencias
asociadas al consumo de sustancias p. 48
2.13 Ensayo de recaídas p. 59
2.14 Estrategias para el manejo del estrés p. 60

3. FASE DE PREPARACIÓN PARA EL EGRESO Y EL SEGUIMIENTO


3.1 Planes para mantener la abstinencia p. 60
3.2 Afrontamientos de deslices p. 64
3.3 Abordando el Efecto de violación de la abstinencia p. 66
3.4 Afrontamiento del deseo de indulgencia p. 67
3.5 Afrontamiento de craving y ansias de consumo p. 68
3.6 Afrontamiento de las negaciones, racionalizaciones y decisiones aparentemente
irrelevantes p. 68
4

ANEXOS
Anexo Nº 1: Escala de Autoeficacia de Abstinencia del Alcohol p. 72
Anexo Nº 2: Cuestionario Breve de Confianza Situacional (BSCQS) p. 76
Anexo Nº 3: Escala de Atención Consciente p. 80
Anexo Nº 4: Indicadores del Proceso de Recaída p. 85

REFERENCIA BIBLIOGRÁFICAS p. 89
5

1. FASE DE ADAPTACIÓN1
Ya que tratamiento del Convenio CONACE-Gendarmería en el sistema cerrado es un
tratamiento orientado a la abstinencia de los usuarios, en un entorno de tratamiento libre de drogas
y alcohol; en el año 2005 se sugirió el ingreso a tratamiento de usuarios que habían participado en
el Tratamiento de Bajo Umbral (CONACE, 2005; Pacheco y Lara, 2009), y que podían haber
alcanzado un breve período de abstinencia en el módulo de la población común antes del ingreso al
Centro de Tratamiento.
La experiencia ha mostrado que un número de usuarios ha logrado la abstinencia en un
período previo al ingreso a tratamiento, mientras que otros han consumido sustancias hasta el día
anterior al ingreso al Centro de Tratamiento; y también hay penales en los cuales la presión del
grupo de pares y la disponibilidad de sustancias hacen muy difícil el logro de la abstinencia para los
usuarios antes del ingreso a tratamiento.
Por lo tanto, para la redacción de este documento supondremos que el usuario ha
ingresado a tratamiento sin un período previo de abstinencia, o con un breve período de
abstinencia2.
Gorsky y Kelly (s/f) han descrito los siguientes objetivos para el tratamiento con esos
usuarios, en lo que denominan “fase de estabilización”; es decir, el usuario necesita un período de
tiempo para lograr la estabilización en la abstinencia, e intervenciones tempranas para la
prevención de recaídas:

ƒ Desintoxicación del alcohol y de otras drogas (proceso para el cual el usuario requerirá de
apoyo psicosocial y, eventualmente, apoyo con medicamentos3).
ƒ Solución de las crisis inmediatas que amenazan a la abstinencia (es decir, intervención en
crisis).
ƒ Aprendizaje de habilidades para identificar y manejar el síndrome de abstinencia sub-agudo
y las preocupaciones adictivas.
ƒ Establecimiento de una estructura de rutinas diarias que incluya una dieta apropiada,
ejercicios y manejo del estrés.

Es decir, en esta fase temprana del tratamiento, el usuario requerirá de la implementación


de estrategias terapéuticas, de actividades de psico-educación, y en algunos casos de apoyo
medicamentoso.

1
Fase de “Evaluación integral, síntesis diagnóstica y construcción de plan de cambio personal” en el
Programa de Tratamiento para el sistema abierto (CRS).
2
Reducción del consumo para el sistema abierto.
3
Véase, Sotomayor-Zárate (2010) y Valeria (2010).
6

Como en el sistema cerrado se ha propuesto un período de 3 meses para esta fase4, en la


cual también debiera realizarse la evaluación diagnóstica de los factores de riesgo y factores
protectores del usuario; se sugiere realizar esas entrevistas diagnósticas en la medida que el
usuario haya comenzado a estabilizarse en la abstinencia, y haya una disminución de la
sintomatología de abstinencia (si la ha presentado).

1.1 Psico-educación acerca del síndrome de abstinencia


El objetivo de esta estrategia es normalizar la experiencia de la sintomatología del
síndrome de abstinencia; es decir, proveer al usuario de información acerca de los síntomas que
está experimentando, colocando énfasis en que esta sintomatología tiene un período de duración
definido, una fase aguda y desagradable, pero que tiende a disminuir en el tiempo (no más allá de
3 semanas).
Se sugiere comentar a los usuarios que los síntomas de abstinencia son los “reclamos” de
su cerebro acostumbrado a funcionar con un determinado nivel de sustancias en la sangre. Podría
usarse como analogía de estos “reclamos”, a un cerebro que está haciendo una “pataleta”; y el
mejor modo de enfrentar una “pataleta” para disminuir sus efectos (y eventualmente extinguirla) es
no darle lo que está pidiendo, en este caso las sustancias que el usuario ha acostumbrado
consumir.
Los profesionales podrán discutir con los usuarios acerca de métodos que han probado ser
útiles para no responder a la pataleta de ese cerebro adicto: por ejemplo, conversar acerca de lo
que está sintiendo; exponer los pensamientos que le vienen a la cabeza cuando experimenta esa
sintomatología; usar la técnica del urge surfing que ha aprendido en el tratamiento de Bajo Umbral;
practicar una actividad física; y eventualmente ingerir los medicamentos que el médico podría
prescribirle.
Esta estrategia posibilitará que el usuario desarrolle un estilo atribucional de duración
inestable acerca de la sintomatología; es decir, una experiencia que es limitada en el tiempo; y en
la medida que coloque en práctica algunas estrategias para ayudarse, podrá desarrollar
autoeficacia.

La literatura ha descrito la siguiente sintomatología de abstinencia para diversas sustancias


(DSM-IV, American Psychiatric Association, 1995):

Síndrome de Abstinencia por Alcohol


A. Cese o reducción en el uso del alcohol que ha sido intenso y prolongado.

4
2 meses en el sistema abierto.
7

B. Dos o más de los siguientes rasgos desarrollados en varias horas a pocos días después del
criterio A:
1) Hiperactividad autonómica (sudoración o incremento del pulso más allá de 100/min
2) Temblor de manos intenso
3) Insomnio
4) Nauseas o vómitos
5) Ilusiones o alucinaciones transitorias, visuales, táctiles o auditivas
6) Agitación psicomotora
7) Ansiedad
8) Convulsiones generalizadas
C. Los síntomas en el criterio B causan alteración significativa en varias áreas del funcionamiento
como la social u ocupacional.
D. Los síntomas no son debidos a una condición médica general o a otro trastorno mental.

Síndrome de Abstinencia por Cannabis


Aunque se ha descrito un síndrome de abstinencia leve en consumidores crónicos de altas dosis de
marihuana cuando suspenden abruptamente el consumo, lo usual es encontrar ausencia de dicho síndrome
debido a la eliminación lenta de THC del organismo.
Los síntomas de abstinencia se presentan en las primeras ocho horas de la suspensión y persisten
por dos a tres días. Se caracteriza por la presencia de irritabilidad, ansiedad, perturbaciones del sueño
(insomnio inicial), náuseas, vómito, anorexia, pérdida de peso, temblores, sudoración, dolores musculares,
incremento de la temperatura corporal y búsqueda de la droga. Son usualmente leves y no requieren de un
tratamiento medicamentoso en particular.

Síndrome de Abstinencia por Cocaína


A. Cese o reducción de la cocaína después de un uso intenso y prolongado.
B. Animo disfórico y dos de los siguientes cambios fisiológicos, desarrollados unas pocas horas a
varios días después del criterio A:
1) Fatiga
2) Sueños vívidos, no placenteros
3) Insomnio o hipersomnia
4) Apetito incrementado
5) Retardo o agitación psicomotora
C. Los síntomas en el criterio B ocasionan distrés significativo o alteración en varias áreas del
funcionamiento, como el social o el ocupacional.
D. Los síntomas no son debidos a una condición médica general o a otro trastorno mental.

Síndrome de Abstinencia por Sedantes, Hipnóticos o Ansiolíticos


A. Interrupción (o disminución) de un consumo abundante y prolongado de sedantes, hipnóticos o
ansiolíticos.
B. Dos (o más) de los siguientes signos, que aparecen entre algunas horas o días después del
Criterio A:
8

1) hiperactividad autonómica (p. ej., sudoración o más de 100 pulsaciones)


2) aumento del temblor de manos
3) insomnio
4) náuseas o vómitos
5) alucinaciones visuales, táctiles o auditivas transitorias, o ilusiones
6) agitación psicomotora
7) ansiedad
8) crisis comiciales de gran mal (crisis epilépticas)
C. Los síntomas del criterio B provocan un malestar clínicamente significativo o deterioro social,
laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
D. Los síntomas no son debidos a enfermedad médica ni se explican mejor por la presencia de otro
trastorno mental.

Síndrome de Abstinencia por Anfetaminas


A. Interrupción (o disminución) del consumo de anfetamina (o sustancias afines) después de su
consumo prolongado y en grandes cantidades.
B. Estado de ánimo disfórico y dos (o más) de los siguientes cambios fisiológicos, que aparecen
horas o días después del Criterio A:
1) fatiga
2) sueños vívidos, desagradables
3) insomnio o hipersomnia
4) aumento del apetito
5) retraso o agitación psicomotores
C. Los síntomas del Criterio B causan un malestar clínicamente significativo o un deterioro laboral o
social, o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
D. Los síntomas no son debidos a enfermedad médica ni se explican mejor por la presencia de otro
trastorno mental.

Síndrome de Abstinencia por Opiáceos


A. Alguna de las siguientes posibilidades:
(1) interrupción (o disminución) de un consumo abundante y prolongado (varias semanas o más)
de opiáceos
(2) administración de un antagonista opiáceo después de un período de consumo de opiáceos
B. Tres (o más) de los siguientes signos y síntomas, que aparecen de pocos minutos a varios días
después del Criterio A:
1) humor disfórico
2) náuseas o vómitos
3) dolores musculares
4) lagrimeo o rinorrea
5) dilatación pupilar, piloerección o sudoración
6) diarrea
7) bostezos
9

8) fiebre
9) insomnio
C. Los síntomas del Criterio B provocan malestar clínicamente significativo o deterioro social,
laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
D. Los síntomas no son debidos a enfermedad médica ni se explican mejor por la presencia de otro
trastorno mental.

Síndrome de Abstinencia por Inhalantes


Se ha descrito la tolerancia a los efectos de los inhalantes; un posible síndrome de abstinencia
comienza a las 24-48 horas de suspensión y puede presentarse hasta 6 días después, con síntomas como
perturbaciones del sueño, temblor, irritabilidad, diaforesis, nauseas e ilusiones. A pesar de ello, el síndrome no
ha sido bien documentado y al parecer carece de importancia clínica.

Síndrome de Abstinencia por Nicotina


A. Consumo de nicotina durante al menos algunas semanas.
B. Interrupción brusca o disminución de la cantidad de nicotina consumida, seguida a las 24 horas
por cuatro (o más) de los siguientes signos:
1) estado de ánimo disfórico o depresivo
2) insomnio
3) irritabilidad, frustración o ira
4) ansiedad
5) dificultades de concentración
6) inquietud
7) disminución de la frecuencia cardíaca
8) aumento del apetito o del peso
C. Los síntomas del Criterio B provocan un malestar clínicamente significativo o deterioro social,
laboral o de otras áreas importantes de la actividad del individuo.
D. Los síntomas no se deben a enfermedad médica ni se explican mejor por la presencia de otro
trastorno mental.

1.2 Psico-educación acerca del síndrome de abstinencia sub-agudo


Algunos autores han descrito un síndrome de abstinencia sub-agudo (Gosrksy, 2000;
Gorsky y Kelly, s/f; Tejero, Trujols y Casas, 1993), este síndrome seguiría al síndrome de
abstinencia agudo y estaría caracterizado por una desregulación de diferentes procesos
homeostáticos regulados por el sistema nervioso autónomo, y se supone que es la consecuencia
del daño neurológico ocasionado por las sustancias adictivas y el estrés psicosocial de enfrentarse
a la vida sin drogas. La recuperación en si misma ocasiona estrés y éste afecta a la disfunción
cerebral, dando lugar a una serie de síntomas cuya intensidad máxima se da entre los 3 a 6 meses
de iniciada la abstinencia.
10

Gorsky y Miller (s/f) han descrito los siguientes síntomas de este síndrome de abstinencia
sub-agudo:
ƒ incapacidad de pensar con claridad
ƒ problemas de la memoria
ƒ hiper-reactividad emocional
ƒ trastornos del sueño
ƒ problemas de coordinación física
ƒ aumento de la sensibilidad al estrés

Al igual como ocurre en la psico-educación acerca del síndrome de abstinencia, informar a


los usuarios acerca de la posible sintomatología que pueden experimentar, les otorgará un sentido
de mayor controlabilidad de esa experiencia, si éste llegara a presentarla.

1.3 Manejo de craving


En la medida que el usuario se ha estabilizado en la abstinencia, y ha aprendido
estrategias para afrontar la sintomatología de abstinencia; puede experimentar craving.
De acuerdo al enfoque de Marlatt los craving son provocados por los siguientes factores:
(1) estímulos condicionados asociados con gratificaciones pasadas; y (2) procesos cognitivos
asociados con gratificaciones anticipadas (por ejemplo, las expectativas para los efectos
placenteros inmediatos de la sustancia).
La experiencia de craving en los usuarios posibilitará lo siguiente:
1) percatarse del condicionamiento de su “cerebro adicto”;
2) percatarse de cómo sus procesos cognitivos pueden provocarle craving en ausencia de
estímulos externos asociados con el consumo de sustancias5;
3) desarrollar conductas de afrontamiento efectivas; y
4) fomentar la auto-observación de los usuarios.

Para ayudar al usuario a percatarse de cómo sus procesos cognitivos pueden provocarle
craving, se sugiere invitar al usuario a revisar en detalle la experiencia de craving; es decir, ¿en qué
situación ocurrió esa experiencia?, ¿en qué estaba pensando?, ¿qué estaba sintiendo?, ¿qué se
dijo en esa situación, o qué imaginó?, ¿cómo respondió a la experiencia física del craving?

5
Como los Centros de Tratamiento al interior de los penales son un ambiente libre de drogas, es muy poco
probable que el usuario observe a otras personas consumir, observar parafernalia asociada al consumo
(pipas, espejo para cortar la cocaína, por ejemplo), y oler la sustancia (marihuana, por ejemplo); por lo tanto la
experiencia de craving respondería más bien a procesos cognitivos del usuario.
Sin embargo, en el Centro de Tratamiento del CPF de Santiago, dada la nueva ubicación física del espacio de
tratamiento, las usuarias pueden estar expuestas a esas señales ambientales.
11

Esta estrategia posibilitará que el usuario se percate que no sólo la exposición a estímulos
asociados al consumo le provoca ansias de consumo, sino que también su propia actividad interna
como respuesta a estados emocionales o situaciones.
El usuario y el profesional pueden trabajar en base al siguiente modelo (Marlatt, Bowen y
Lustyk, 2010):

Situación/Evento ¿Qué sensaciones ¿Qué, estado de ¿Qué ¿Qué hizo?


desencadenante experimentó? ánimo, emociones pensamientos
o sentimientos vinieron a usted?
experimentó?

Se sugiere que los profesionales ayuden al usuario a perfeccionar la técnica del urge
surfing que comenzó a aprender en el tratamiento de Bajo Umbral; como una estrategia efectiva
para afrontar los craving.
La metáfora usada por Marlatt para esta técnica es la siguiente (Marlatt, Bowen y Lustyk,
2010):

“Montarse sobre la ola en lugar de sucumbir y ser arrastrados por ella.


Quedarse con el impulso para consumir a medida que crece en intensidad, montarse en él en su
punto máximo, usando la respiración para mantenerse tranquilos a medida que éste aumenta,
sabiendo que va a disminuir.
Confiar que sin ninguna acción de tu parte, todas las olas del deseo, como las olas en el océano,
surgen y se desvanecen con el tiempo.”

Se sugiere que el usuario monitoreen y registren la experiencia de craving, para lo cual


pueden usar la siguiente hoja de registro semanal (Carroll, 1998):

Fecha y hora Situaciones, Intensidad del Duración del ¿Cómo lo afronté?


pensamientos y craving (de 1 a craving (¿qué hice?)
sentimientos 100)
12

Las anotaciones de los usuarios en ese registro pueden orientar a los profesionales acerca
de la necesidad de aprendizaje de estrategias para el usuario, y de sus factores de riesgo.

Marlatt (Marlatt y Witkiewitz, 2005), ha realizado experimentos con la inclusión de la


meditación de atención consciente (mindfulness) (Blasco, Martínez-Raga, Carrasco y Didia-Attas,
2008) en el tratamiento del consumo problemático de sustancias (como se mencionó más arriba, la
técnica del urge surfing es una estrategia relacionada con la meditación budista).

El método de meditación de la atención consciente se ha definido como (Blasco, Martínez-


Raga, Carrasco y Didia-Attas, 2008): prestar atención intencionadamente, en el momento presente,
y sin prejuicios; es decir, tomando conciencia y prestar atención de un momento actual a otro. La
adopción de una postura interior en la que los acontecimientos, siempre presentes, son observados
sin valoración ni juicio, permitiría la objetivación de los mismos (un sentimiento o un pensamiento
serían vivenciados como un objeto emocional o un objeto mental). La persona sería capaz de ir
vivenciando su mundo interno de forma progresiva, en una forma “distanciada”.
Otra característica del método de meditación por atención consciente es la ausencia por
parte de la persona del control de sus reacciones, sentimientos o pensamientos. No se trata de
reducir o controlar el malestar, o las emociones displacenteras, sino que mantener esas
experiencias bajo observación; lo cual facilitaría la progresiva disminución (extinción) de los
craving.

En un experimento realizado por Marlatt, se invitó a participar a internos que cumplían


condena en un penal de baja seguridad en Seattle a un entrenamiento de 10 días en meditación
Vipassana. Se usó como grupo control a los internos que no quisieron participar en el curso.
El curso fue entregado por un profesor de meditación budista, y se enseñó a los internos a
meditar por medio de una auto-observación distante de si mismos, sin reaccionar a las sensaciones
corporales, o a los pensamientos, o a la imaginería. Se supone que la ausencia de reacción permite
la aceptación de los pensamientos y las sensaciones como eventos independientes, inmanentes y
no como reflexiones directas del yo.
El profesor explicó en términos budistas el sufrimiento, los vínculos, los craving y la
adicción. Se enseñó a los participantes a observar sus experiencias (por ejemplo, los craving) como
eventos inmanentes que no necesariamente requieren acciones, sino que el meditante puede
“dejar ir” esas pautas compulsivas de pensamiento.
En un seguimiento de 3 meses, luego de la liberación de los internos, los participantes en el
curso mostraron, en comparación con el grupo control, una disminución significativa en el consumo
13

de drogas y alcohol, una mayor regulación de si mismos, mayor optimismo y menor reincidencia en
el delito (Bowen, Witkiewitz, Dillworth, Chawla, Simpson, Ostafin, Larimer, Blume, Parks y Marlatt,
2006).
Los hallazgos de la neurociencia del consumo crónico de sustancias y de los efectos
estudiados de la meditación son los siguientes (Marlatt, Bowen y Lustyk, 2010):

Adicción
ƒ Actividad disminuida y pérdida de sustancia gris en la corteza pre-frontal, lo cual puede
reducir la inhibición cortical sobre el craving.
ƒ Está asociada con hiperactividad en la amígdala y otros componentes del sistema de estrés.
ƒ Cuando los individuos adictos se estresan activan su hábito cerebral e inhiben a la corteza
pre-frontal, lo cual puede reducir la inhibición cortical sobre el consumo habitual de
sustancias.

Meditación
ƒ Aumenta la actividad pre-frontal y la materia gris, lo cual puede estimular la inhibición cortical
sobre el control de los craving.
ƒ Atenúa las respuestas de estrés, aumentando la regulación de las emociones, y aumentando
la actividad de la corteza pre-frontal, lo cual puede aumentar la inhibición cortical sobre el
consumo de sustancias.

Según Beslin, Zack y Mc Main (2002), el entrenamiento en la meditación por atención


consciente de los usuarios con consumo problemático de sustancias, aporta los siguientes
beneficios al tratamiento:

a) Es un proceso de sensibilización de los usuarios hacia sus propias capacidades para reemplazar
los pensamientos automáticos por un procesamiento controlado y no automático, y reemplazar la
involucración en la emoción al fomentarse la separación de la experiencia.

b) Es un proceso de desensibilización; la atención consciente supone un proceso de exposición


encubierto a los estímulos, en el cual la no respuesta al estímulo contribuye a la progresiva
extinción de los estímulos que provocan el craving.

c) Facilita colocar atención y extinguir respuestas desadaptativas; cuando se retira la atención del
craving, no sólo se limita la probabilidad de la deshabituación y la consiguiente extinción en el
tiempo, sino que se ha indicado que esa estrategia aumenta las expectativas positivas de la
sustancia (efecto paradójico). En contraste, la atención consciente no busca inhibir alterar o
inhibir los desencadenantes cognitivos, sino que supone que la persona participa en la
experiencia como un observador desapasionado, cuya práctica repetida fomenta un nuevo
14

procesamiento de la información que puede reemplazar la pauta de procesamiento inconsciente


y automática que surge de las redes asociadas con la sustancia y el consumo.

Respecto a la incorporación del método de la meditación por atención consciente en el


tratamiento de los usuarios en tratamiento, algunos autores han indicado que no debiera aplicarse
en forma indiscriminada con todo tipo de pacientes (Blasco, Martínez-Raga, Carrasco y Didia-Attas,
2008); en primer lugar, porque exige un gran esfuerzo por parte del meditante; en segundo lugar,
porque no hay investigaciones controladas de su uso en pacientes con esquizofrenia, y existen
antecedentes de desencadenamiento de episodios psicóticos en pacientes con antecedentes de
esquizofrenia; y en tercer lugar, se ha indicado que en pacientes con trastornos afectivos o
trastornos de ansiedad pueden aumentarse los afectos y las cogniciones meditativas.
Sin embargo, Blasco, Martínez-Raga, Carrasco y Didia-Attas (2008) indican que los datos
aportados por la investigación avalarían la inclusión de esta técnica en el tratamiento de los
usuarios; y la denominan “Terapia Atencional”, que definen como “el conjunto de estrategias
psicoterapéuticas encaminadas a dotar al paciente de la capacidad de distanciamiento en el
episodio de impulsividad o deseo, de aquellos contenidos mentales y emocionales que van a
sustentar la toma de decisión para el consumo.” (p. 372)
Esa Terapia Atencional —indican los autores— no tendría como objetivo terapéutico el
cambio de la cognición ni la detención de los pensamientos discriminativos hacia el consumo; sino
que estaría dirigida a la facilitación de la adopción de una postura de observación, de des-
identificación del contenido mental propiciatorio de la toma de decisiones hacia la búsqueda de la
droga.

En síntesis, la técnica de la meditación por atención consciente sería una estrategia


específica y general en el modelo de la Terapia de Prevención de Recaídas de Marlatt; y sus
beneficios no sólo tendrían relación con el manejo de los craving, sino que con la salud psicológica
en general de los usuarios.
Obviamente, para entregar esta prestación, se requiere de un profesional responsable
practicante de un método de meditación; sin embargo, aunque no se entregue esta prestación, es
conveniente que el equipo profesional aplique un cuestionario para evaluar la capacidad del
usuario para prestar atención a la experiencia presente, la cual puede convertirse en un objetivo
terapéutico (véase el Apéndice Nº 3).
15

1.4 Indagación acerca del patrón de consumo del usuario, y de los factores de riesgo y
factores protectores (Marlatt, Parks y Witkiewitz, 2002)
En la medida que el usuario se ha estabilizado en la abstinencia, podrá indagarse acerca
del patrón de consumo.
Por medio de conversaciones con el usuario, y en tareas de escritura en su cuaderno
personal (si las habilidades de lecto-escritura del usuario lo permite), se indaga en la historia y en el
desarrollo del consumo problemático del usuario.
Se solicita al usuario que describa cómo progresó desde el consumo experimental con las
sustancias hasta el consumo problemático. Se da énfasis a lo siguiente en esta historia:

ƒ la descripción del consumo de alcohol o drogas en los padres o en la familia


extendida; y las consecuencias en la vida personal y familiar de ese consumo de
sustancias;
ƒ la descripción del primer episodio de embriaguez con alcohol o intoxicación con
drogas;
ƒ el rol del consumo de alcohol o drogas en la vida infantil (si el consumo ha sido
temprano), en la adolescencia y en la adultez hasta la actualidad (aquí se incluye la
indagación de problemas personales, familiares, educacionales, laborales y
legales) (Gorsky y Kelly [s/f] sugieren indagar acerca de sentimientos y problemas
personales y familiares que el consumo de sustancia evitaba abordar y resolver)
ƒ los factores asociados con el aumento en la severidad del problema;
ƒ realizar un calendario del consumo de sustancias (para la población penal recluida:
antes de ingresar al penal, y durante su reclusión);
ƒ las expectativas del usuario respecto a los efectos de las sustancias;
ƒ la auto-imagen del usuario como consumidor de sustancias; y
ƒ los intentos previos de dejar de consumir, con ayuda de profesionales o por si
mismo.

Gorsky y Kelly (s/f) sugieren para esa indagación ayudarse con la construcción de una línea
de tiempo, que se inicia en la edad en la cual ocurrió el primer consumo experimental, y se solicita
al usuario que marque los acontecimientos en su vida que se relacionan con la escalada en su
consumo de sustancias (abandono de la escuela, comisión de delitos, sanciones legales,
condenas, tratamientos anteriores).
Esos autores proponen resumir del siguiente modo la información obtenida en las
conversaciones:
16

Eventos en la historia personal Historia del consumo de sustancias y de


comisión de delitos
Infancia, antes de ingresar a la Escuela
Básica:

Escuela Básica:

Escuela Secundaria:

Educación superior:

Trabajo:

Relaciones íntimas como adulto:

Relaciones sociales y amistades como


adulto

Luego, Gorsky y Kelly proponen que el usuario observe el resumen de su historia, y


responda a las siguientes interrogantes:

1) Creí que el consumo de alcohol o drogas me ayudaría en los siguientes tres asuntos importante
en mi vida:
A) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
B) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
C) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
17

2) Los tres pensamientos principales acerca de mi mismo o los demás que el consumo de alcohol o
drogas me ha ayudado a enfrentar, son:
A) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
B) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
C) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

3) Los tres sentimientos principales que el consumo de alcohol o drogas me ha ayudado a


enfrentar, son:
A) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
B) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
C) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

4) Los tres problemas o situaciones principales que el consumo de alcohol o drogas me ha ayudado
a enfrentar, son:
A) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
B) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
C) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

En la construcción de esta historia se busca identificar a las situaciones de alto riesgo para
la recaída en el consumo de las sustancias.

Marlatt, Parks y Witkiewitz (2002) también sugieren que el usuario escriba un pequeño
ensayo en el cual describa su futuro como ex consumidor de sustancias.

Las categorías de los determinantes de recaídas en la investigación de Marlatt (Marlatt,


Parks y Witkiewitz, 2002), son las siguientes:

A) Determinantes intrapersonales

Afrontamiento de estados emocionales negativos: Determinantes que implican afrontar


un estado emocional, ánimo o sentimiento negativo (displacentero).

(1) Afrontamiento de frustración y/o rabia: Los determinantes implican una


experiencia de frustración (reacción ante el bloqueo de una actividad dirigida
hacia un objetivo) y/o rabia (hostilidad, agresión) en términos de si mismo o
algunos eventos ambientales no personales. Aquí se incluyen la culpa y las
18

respuestas a exigencias (irritantes) de fuentes ambientales que es probable que


produzcan rabia.

(2) Afrontamiento de otros estados emocionales: Los determinantes implican afrontar


estados emocionales distintos a la frustración/rabia que son desagradables o
aversivos, incluyendo el miedo, ansiedad, tensión, depresión, soledad,
melancolía, aburrimiento, preocupación, aprensión, pena, pérdidas, y otros
estados disfóricos similares. Esta categoría incluye reacciones al estrés de la
evaluación (exámenes, ascensos, hablar en público, etc.), dificultades laborales o
financieras, mala suerte o accidentes.

Afrontamiento de estados fisiológicos negativos: Determinantes que implican el


afrontamiento de reacciones físicas o fisiológicas dolorosas.

(1) Afrontamiento de estados físicos-fisiológicos negativos: Afrontamiento de estados


físicos que están asociados específicamente con el uso anterior de la droga o la
sustancia, como el craving ante el retiro de la sustancia.

(2) Afrontamiento de otros estados físicos negativos: Afrontamiento de dolor,


enfermedades, heridas, fatiga y trastornos específicos (por ejemplo, jaquecas) y
que no están asociados con el uso anterior de la sustancia.

Aumento de estados emocionales positivos: Uso de la sustancia para aumentar


sentimientos de placer, gozo, libertas, celebraciones, etc. Incluye el uso de la sustancia
para efectos primariamente positivos de “sentirse liviano” o experimentar los efectos
estimulantes de una droga.

Entregarse a las tentaciones o a las urgencias: Uso de las sustancias en respuesta a


urgencias “internas”, tentaciones u otros gatillos. Incluye las referencias al craving o a
los deseos subjetivos intensos de consumir, en ausencia de factores interpersonales.

(1) En presencia de señales asociadas a la sustancia

(2) En ausencia de señales asociadas a la sustancia: Aquí la urgencia o tentación


proviene de señales internas, y es seguida de los intentos del individuo por
procurarse la sustancia.
19

B) Determinantes interpersonales

Afrontamiento de un conflicto interpersonal: Afrontamiento de un conflicto actual o


reciente, asociado con una relación interpersonal como el matrimonio, amistades,
pautas familiares, y relaciones jefe-empleado.

(1) Afrontamiento de frustración y/o rabia: Los determinantes implican frustración o


rabia proveniente de una fuente interpersonal. El énfasis está en las situaciones
en las cuales la persona se siente frustrada o enojada con alguien, e incluye las
discusiones, los desacuerdos, las peleas, los celos, los conflictos, la irritación, la
culpa, etc.

(2) Afrontamiento de otros conflictos interpersonales: Los determinantes implican el


afrontamiento de conflictos distintos a la frustración y la rabia, y que provienen de
fuentes interpersonales. Por ejemplo, ansiedad, miedo, tensión, preocupación,
aprensión, etc., que están asociados con conflicto interpersonal.

Presión social: Los determinantes implican la respuesta a influencias de otros individuos


o grupo de individuos que ejercen presión directa o indirecta respecto al uso de la
sustancia.

(1) Presión social directa: Hay contacto directo (a través de interacción verbal) con
otra persona o grupo que presiona al usuario o que le suministra la sustancia (por
ejemplo, que alguien le ofrezca droga, o se le urja a usar la droga). Esto es
distinto a aquellas situaciones en las cuales la sustancia es obtenida de otra
persona a requerimiento del usuario (el que ya ha decidido usarla).

(2) Presión social indirecta: Respuesta a la observación de un persona o grupo de


personas que está usando la sustancia o sirve de modelo para el usuario.

Aumento de estados emocionales positivos: Uso de la sustancia en una situación


interpersonal primaria para aumentar los sentimientos de placer, celebración, excitación
sexual y libertad. Estos determinantes son distintos a las situaciones en las cuales la
otra persona está usando la sustancia antes que el individuo la use primero.
20

1.5 Episodios de recaídas anteriores (Gorsky y Kelly, s/f; Marlatt, Parks y Witkiewitz, 2002)
Como es frecuente que muchos usuarios hayan intentado detener el consumo de
sustancias sin ayuda profesional, o hayan participado en tratamientos anteriores, se recomienda
indagar acerca de esas experiencias, y de los precipitantes de la recaída en el consumo.
Se sugiere clasificar esos episodios de recaída en categorías previamente presentadas al
usuario, para determinar los factores personales o de la situación que tuvieron mayor impacto en la
recaída.
Se recomienda el reencuadre cognitivo de las recaídas pasadas, para reducir el temor del
usuario ante un nuevo fracaso. Marlatt, Parks y Witkiewitz (2002) sugieren que los profesionales
eviten etiquetar esos episodios a factores internos que no pueden ser cambiados, como falta de
fuerza de voluntad o una enfermedad afectiva; sino que presentar la recaída como un evento
debido a la falta de habilidades o de esfuerzo personal.

Gorsky y Kelly (s/f) sugieren clasificar los factores precipitantes de la recaída en cuatro
categorías, por medio del uso del siguiente cuestionario:

1. Mi primer intento de dejar de consumir, duró ………………………………. (meses y años)


2. Desde esa época, he intentado de dejar de consumir …………………………………… veces.
3. La mayor cantidad de tiempo que he estado sin consumir fue de ………………………………………… (meses y años)
4. Los problemas que parece que tuvieron que ver con mi recaída fueron son los siguientes:

A) Problemas con las personas


…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

B) Problemas con situaciones


…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

C) Problemas con pensamientos y sentimientos


…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

D) Problemas con dolor y enfermedad


…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

5. Generalmente, esos problemas surgieron en el siguiente orden:


21

A
B
C
D
E
F
G
H
I

6. Comencé a consumir drogas o alcohol cuando:


A) Comencé a pensar
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

B) Comencé a sentir
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

C) Yo quería
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

7. La primera droga (o alcohol) que comencé a consumir fue ……………………………………………………………………..


Luego continué con ……………………………………………………………………………………………………..
Y después con ………………………………………………………………………………………………………………..

1.6 Evaluación psicológica y médica ante la emergencia de sintomatología de trastornos


de salud mental concurrentes al consumo problemático de sustancias
En la medida que el usuario ha logrado la abstinencia, puede emerger sintomatología que
puede hacer sospechar la existencia de un trastorno mental concurrente al consumo problemático
de sustancias, y que ha estado enmascarado por el consumo abusivo de la sustancia; el cual será
un factor de alto riesgo para la recaída en el consumo (Sacks y Ries, 2005).
Se sugiere la indagación clínica realizada por el psicólogo, para la realización de un
diagnóstico diferencial; y la indagación psiquiátrica para la confirmación del diagnóstico y la
prescripción (y seguimiento) de fármacos, si corresponde.
El análisis de la información obtenida en el proceso diagnóstico posibilitará la construcción
de un plan de tratamiento individualizado para la fase de Tratamiento por Ejes6 en la dimensión
patrón de consumo, para la intervención en los factores de riesgo y en el fomento de los factores
protectores del usuario.
6
Fase de Tratamiento Individualizado en el sistema abierto (CRS).
22

2. FASE DE TRATAMIENTO POR EJES


Para esta fase del tratamiento se sugieren las siguientes estrategias de prevención de
recaídas:

2.1 Eliminación de los mitos y del efecto placebo (Larimer, Palmer y Marlatt, 1999)
Esta intervención posee elementos de psico-educación y reestructuración cognitiva. Según
los autores, un aspecto importante de la prevención de recaídas es contrarrestar las concepciones
erróneas de los consumidores acerca de las sustancias que usan.
Se sugiere la siguiente metodología, para ser usada en sesiones individuales o de grupo:

Se extraen de los usuarios las expectativas positivas acerca de la o las sustancias que consumen (es
decir, los efectos buscados con el consumo de la sustancia).

Luego el profesional invita a un debate acerca de las respuestas de los usuarios, y a entregar
argumentos en los cuales basan sus afirmaciones; desafía en forma sutil esas aseveraciones,
entregando información de tipo educativa acerca de los efectos de las sustancias.

Es importante que el profesional estimule a los usuarios a pensar en las consecuencias positivas y
negativas inmediatas del consumo de las sustancias, y las consecuencias positivas y negativas
retardadas del consumo; por ejemplo, se supone que el alcohol facilita las relaciones sociales porque
hace que las personas se “suelten”, sin embargo cuando uno está pasado de copas las relaciones
sociales se entorpecen, porque el bebedor no coordina bien las ideas, y está más propenso a tener
conflictos con los interlocutores; y a mediano plazo trae consigo dificultades interpersonales, y
pérdida económica.

El profesional puede hacer uso de la matriz de balance de decisiones para estimular la reflexión de
los usuarios:

Consecuencias inmediatas del consumo Consecuencias a mediano o largo plazo del


consumo
Sustancia Positivas Negativas Positivas Negativas
23

2.2 Psico-educación acerca de la recaída como un proceso7


Gorsky y Kelly (s/f) y Washton y Zweben (1996) proponen educar a los usuarios acerca de
la recaída como un proceso predecible y que puede ser prevenido.
Washton y Zweben (1996) analizan algunos mitos y creencias erróneas acerca de las
recaídas; algunos de los cuales deben ser discutidos con los usuarios:

1) Las recaídas comienzan cuando la persona comienza a consumir drogas: la recaída


es un proceso que se ha activado mucho antes que la persona comience a consumir
nuevamente.
2) Las recaídas son inevitables, impredecibles, y aparecen de pronto sin ninguna señal:
Las recaídas son evitables y es muy raro que ocurran sin una señal de aviso; si la
persona conoce las señales de aviso, podrá prestar atención a aquellas y,
eventualmente, detener el proceso de la recaída.
3) La recaída es sinónimo del fracaso del tratamiento: Cuando ocurre una recaída, es
una indicación que deben realizarse modificaciones en el plan de tratamiento; deben
ser consideradas como “baches” en el camino.
4) La recaída echa por tierra todos los avances logrados en el tratamiento hasta ese
punto: La recaída no significa que se ha fracasado totalmente en el tratamiento;
aunque es un fenómeno frustrante para los clientes decididos a modificar su estilo de
vida, se los puede ayudar a sobreponerse de la experiencia a través de la revisión de
los logros alcanzados hasta el momento.

Washton y Zweben (1996) distinguen una serie de fases en el proceso de una recaída; es
decir, una cadena de comportamientos, actitudes y eventos que provocan sentimientos negativos
y/o estrés. Aunque este proceso puede tomar muchas formas diferentes, los autores describen la
siguiente cadena de eventos:

1. Surgimiento de estrés ocasionado por eventos negativos (por ejemplo, conflicto en las
relaciones interpersonales, presiones financieras, frustración, etc.)
2. El estrés activa pensamientos, ánimo y sentimientos negativos, que llevan a la persona a
sentirse abrumada o emocionalmente entumecida.
3. La sobrerreacción o el entumecimiento emocional llevan a la inacción o a la toma de acciones
equivocadas, conduciendo a la continuación o la eventual escalada del problema.
4. La persona comienza a alejarse/aislarse gradualmente de su red de apoyo y de sus rutinas
diarias.

7
Véase en el Anexo 4, otros factores de riesgo implicados en el proceso de recaída.
24

5. Hay un resurgimiento o una exacerbación de la negación del problema del consumo


problemático, lo que se evidencia en escepticismo y actitudes cínicas acerca del tratamiento y
otros compromisos.
6. Sentimientos de inutilidad acerca de la habilidad de la persona para estar cómodo en la vida
sin el consumo de sustancias, junto a la creencia creciente que la recaída es inevitable,
comienzan a oscurecer los progresos que ha alcanzado la persona en el tratamiento.
7. Se hacen evidentes señales de alteración del juicio e impulsividad, que hacen que las
personas tomen acciones que les provocan más estrés.
8. En la medida que la vida de la persona se hace menos manejable, los sentimientos de
frustración, desolación y abandono, desencadenan pensamientos obsesivos acerca de
consumir nuevamente.
9. Surgen urgencias irresistibles de consumir y craving, que llevan a la búsqueda de sustancias y
consumo.

2.3 Evaluación de la autoeficacia para la mantención de la abstinencia, y factores de


riesgo para eventuales recaídas
Con posterioridad a la actividad psico-educativa de la recaída como un proceso, se sugiere
que los profesionales apliquen la Escala de Autoeficacia de Abstinencia del Alcohol8, y el
Cuestionario de Confianza Situacional (BSCQ) (véase los Anexos 1 y 2) y grafiquen el perfil de
auto-confianza de los usuarios, el cual indicará los mayores factores de riesgo para el usuario.

Majer, Jason y Olson (2004) estudiaron la relación entre el optimismo, la autoeficacia de la


abstinencia y la auto-maestría en dos muestras de consumidores de drogas en tratamiento:
residentes en la Oxford House en Chicago que asistieron a un grupo de 12 pasos, y miembros de
un grupo de 12 pasos que no habían residido en la Oxford House.
Los investigadores encontraron que los niveles de optimismo estuvieron significativa y
positivamente relacionados con las puntuaciones obtenidas en cuestionarios de autoeficacia de la
abstinencia y auto-maestría; y las puntuaciones en autoeficacia estuvieron significativamente
relacionadas con el número de días de abstinencia.

Un estudio que es relevante para el tratamiento de adicciones penal de la población


femenina infractora de ley con consumo problemático de drogas, fue efectuado por Pelissier y
Jones (2006). En el estudio, las autoras compararon las diferencias de género que son
teóricamente relevantes en los conceptos del tratamiento cognitivo conductual en una muestra de
1.189 hombres y 300 mujeres recluidas, que participaban en programas para el consumo
problemático de drogas en el penal en el cual estaban recluidos.

8
La cual se puede adaptar para el consumo de drogas.
25

Por medio de un análisis de varianza mutivariada, las autoras examinaron las diferencias
entre los hombres y las mujeres en la motivación, la autoeficacia y los estilos de afrontamiento. Los
resultados mostraron que las mujeres tenían un mayor reconocimiento de tener un consumo
abusivo de drogas, menor autoeficacia para permanecer abstinentes en las situaciones de alto
riesgo, y una mayor confianza en las estrategias de afrontamiento de buscar apoyo, aceptar la
responsabilidad y escapar de la situación.
Las autoras interpretaron los resultados del siguiente modo:
ƒ la menor autoeficacia percibida por las mujeres puede estar relacionada con el hecho
que las infractoras de ley estadounidenses están inmersas en un uso severo más
veloz y profundo que los hombres.
ƒ otra interpretación de la falta de confianza en las mujeres, es que puede estar
reflejando una comprensión más realista de sus razones para usar drogas y un
reconocimiento tácito que los factores contextuales para el consumo de drogas aun no
habían sido abordados.

Según las autoras, las diferencias encontradas entre los hombres y las mujeres en el uso
de las habilidades de afrontamiento de situaciones de alto riesgo, parecen implicar que las mujeres
parecen estar más dispuestas a usar una variedad amplia de mecanismos de afrontamiento, según
la situación específica. Indican, además, que esas diferencias indicarían que los programas de
tratamiento cognitivo conductuales que se centran primariamente en las estrategias de solución de
problemas podrían no estar reflejando adecuadamente la conexión entre el consumo abusivo de
drogas y la comisión de delitos en las mujeres (por ejemplo, el consumo de drogas para escapar de
otros problemas primarios) y otros mecanismos que usan las mujeres para hacer cambios
conductuales (por ejemplo, relaciones interpersonales).
Las autoras sugieren que para las mujeres que reportan bajos niveles de autoeficacia,
serían adecuadas las intervenciones terapéuticas que evalúan e intervienen en las causas
subyacentes a la autoeficacia disminuida. Asimismo, como es más probable que las mujeres
reporten la búsqueda de apoyo social de otras personas como una forma de afrontar situaciones
difíciles, indican que se requiere investigación adicional acerca de la efectividad de los programas
de tratamiento que tienen un foco en la orientación relacional de las mujeres.
26

2.4 Control de Estímulos (Marlatt, Parks y Witkiewitz, 2002)9


Según los autores, estas técnicas conductuales son particularmente importantes al inicio de
la fase de mantenimiento de la abstinencia, antes que haya aumentado la autoeficacia del usuario y
haya aprendido habilidades de afrontamiento más efectivas.
Es probable que las claves situacionales y psicológicas previamente asociadas con el
consumo provoquen craving, ansias de consumo y tentaciones para reanudar los antiguos patrones
de comportamiento.
El usuario puede aplicar algunas estrategias de control de estímulos, antes que haya
desarrollado estrategias de afrontamiento más eficaces. La primera opción es evitar las situaciones
de alto riesgo que han sido identificadas en la evaluación.
Debido a que esa estrategia no es práctica en todos los casos, hay muchas situaciones en
las cuales el usuario puede monitorear y vigilar su estado interno, y abandonar (escapar de) la
situación ante la primera señal interna reconocida.
Debiera prepararse al usuario en el diseño de planes de escape en esas situaciones; los
cuales pueden ensayarse en imaginería después que han sido diseñados.

2.5 Manejo de sentimientos en el proceso de recuperación (Daley y Mercer, 2002)


Daley y Marcey proponen los siguientes objetivos para esta prestación clínica en el
tratamiento consumidores problemáticos de sustancias (en una o más sesiones individuales o de
grupo)10:

1. Comprender la relación entre los sentimientos y el consumo de sustancias;


2. Identificar y priorizar los sentimientos que los usuarios tengan dificultades para afrontar, y que
representan un factor de riesgo de recaída;
3. Identificar estrategias para afrontar un sentimiento problema; y
4. Presentar a los usuarios un enfoque de 8 pasos para manejar los sentimientos.

Materiales: 3 hojas de trabajo, papelógrafo, y un lápiz para los usuarios

9
Estrategia más adecuada para usuarios en tratamiento ambulatorio (CRS y Centros de Tratamiento
Ambulatorios intrapenitenciarios).
10
Se ha adaptado la sesión original.
27

Actividad 1:
El profesional comenta lo siguiente a los usuarios:

Cuando las personas consumen en forma habitual drogas o alcohol, esas sustancias pueden
exagerar los sentimientos, o hacer que se expresen en forma inapropiada. Por otro lado, las drogas
también pueden ayudar a las personas a huir de sentimiento desagradables.
Cuando se dejas de consumir las drogas a las cuales el organismo estaba acostumbrado a tener en
la sangre, pueden surgir diversos sentimientos, y también aquellos sentimientos que se buscaba
evitar.

Cuando no se sabe cómo manejar esos sentimientos, la persona está en peligro de recaer en el
consumo de las sustancias a las cuales estaba acostumbrado.

Los sentimientos más comunes son los siguientes: (Se sugiere escribirlos en la pizarra)
ƒ Rabia o molestia
ƒ Ansiedad (nerviosismo)
ƒ Amargura o resentimiento
ƒ Aburrimiento
ƒ Depresión
ƒ Sentirse vacío, como si nada fuera importante en la vida
ƒ Sentirse muy bien, muy positivo, o sentirse lo máximo
ƒ Culpa
ƒ Sentir que nada sale bien
ƒ Soledad
ƒ Vergüenza

El profesional invita a los usuarios a comentar si han sentido alguno de esos sentimientos desde que
ingresaron a tratamiento.

Luego continúa:

Sin embargo, es necesario que tengamos cuidado al decidir si son buenos o malos; ya que según la
forma en que usted lo maneje, puede hacer que ese sentimiento sea positivo o negativo.
Por ejemplo, sentirse excitado puede ser algo negativo, ya que podemos actual en forma impulsiva y
tomar malas decisiones; pero también puede ser positivo, ya que nos hace sentirnos con energía y
nos ayuda a interesarnos en lo que estamos haciendo.
La rabia, por ejemplo, puede ser negativa, ya que nos hace ofuscarnos, nos puede llevar a la
violencia o a la venganza debido a que sentimos que otros nos están tratando en forma injusta. Por
otro lado, la rabia puede ser positiva, ya que podemos actuar en forma decidida para resolver un
problema. La rabia es una energía que podemos usar en muchas formas positivas.
28

A continuación, les entregaré una hoja en los que están escritos varios sentimientos, y ustedes
tendrán que marcar con una X los sentimientos que están experimentado en la actualidad y que creen
necesitan aprender a manejar.

Hoja de Trabajo 1
Sentimientos que experimento actualmente y que necesito aprender a manejar

¿Cuáles de los siguientes sentimientos cree que necesita aprender a manejar, para reducir el riesgo
de la desmotivación en el tratamiento o de una recaída en el consumo?
Marque con una X esos sentimientos.

____________ Rabia o molestia


____________ Ansiedad (nerviosismo)
____________ Amargura o resentimiento
____________ Aburrimiento (me estoy perdiendo “la acción”; me estoy perdiendo fiestas
y carretes; no sé cómo ocupar mi tiempo)
____________ Depresión
____________ Me siento vacío, como si nada fuera importante en la vida
____________ Me siento muy bien, muy positivo, o me siento lo máximo
____________ Culpa
____________ Siento que nada me sale bien
____________ Soledad
____________ Vergüenza
____________ Otro sentimiento (escríbalo)

Actividad 2:
En la segunda parte de la sesión, el profesional comentará a los usuarios que existe una forma para
ayudarse a darse cuenta de esos sentimientos y a pensar en las formas apropiadas para manejarlo.
El profesional solicitará a uno de los usuarios que mencione alguno de los sentimientos que se ha
dado cuenta que necesita aprender a manejar; lo escribirá en la pizarra, y lo ayudará a responder a
las preguntas que se encuentran en el papelógrafo. Se invitará a los demás miembros del grupo a
aportar ideas cuando el usuario tenga dificultades en el paso 4 del ejercicio. Para el Paso 5 y 6, el
usuario podrá actuar las estrategias en un pequeño rol-playing dirigido por el mismo.
Si hay tiempo en la sesión, se invitará a un segundo usuario a realizar el ejercicio.

Papelógrafo
29

7 PASOS PARA RECONOCER Y COLOCARLE UN NOMBRE A LO QUE SIENTO, Y COMENZAR A


MANEJAR ESE SENTIMIENTO

Paso 1: Negar lo que uno está sintiendo es muy negativo a la larga. El primer paso es
Reconociendo y ser honesto con uno mismo, y colocarle un nombre a lo que se está
colocándole un sintiendo.
nombre a lo que Responda a las siguientes preguntas:
siento ¿Qué sensaciones físicas estoy experimentando? Cuando me concentro en
esas sensaciones, ¿qué palabras o imágenes vienen a mi mente?
¿Cuál sería el nombre más apropiado a esto que estoy sintiendo?
¿Siento este sentimiento con frecuencia, o sólo algunas veces?

Paso 2: Pensando en Los sentimientos y emociones no son provocados por los actos de otras
la causas de ese personas o por las situaciones; sino que por la forma en que pensamos
sentimiento respecto a esos actos o esas situaciones.
Piense: en esa situación _______________, ¿qué me está ocurriendo que
estoy sintiendo ___________?

Paso 3: Evalúe los Esto que estoy sintiendo, ¿cómo me afecta a mí mismo la forma en que lo
efectos que tienen en manejo o lo enfrento?
usted mismo y en las
demás personas su ¿Cómo afectan a las personas que quiero y que me quieren, mis reacciones
forma típica de a mis sentimientos?
enfrentar ese ¿Y cómo me afecta, a su vez, la respuesta de ellas?
sentimiento

Paso 4: Identifique Si sus estrategias han sido efectivas (le permiten afrontar y resolver la
estrategias para situación, no ocasionan respuestas en los demás que no lo ayudan) continúe
afrontar esos usándolas.
sentimientos
Sin embargo, no existe una única forma de reaccionar. Sino que ésta
depende de las situaciones específicas.

¿Qué otras cosas imagina que podría hacer? Mientras más posibilidades
tenga usted, hará menos probable que regrese al viejo hábito de consumir
drogas cuando está en una situación que siente que no puede manejar.

Paso 5: Ensaye las La mejor forma de aprender nuevas estrategias para afrontar los
nuevas estrategias sentimientos, es ¡practicarlas!, especialmente cuando hay otra persona
involucrada.
30

A veces usted puede practicar sólo pensando en las cosas diferentes que
puede hacer o decir en determinadas situaciones. Y después tiene que
practicar lo que ha pensado, diciéndolo en voz baja.
Obviamente, cuando esté experimentando dificultades con la otra persona
presente, puede comportarse de la forma que ha pensado.

Si siente que necesita ayuda para este ejercicio, no dude en acudir a un


profesional y pídale ayuda para ensayar estos comportamientos.

Paso 6: Coloque en Esto implica que usted se atreva a colocar en práctica lo que ha aprendido.
acción las nuevas Es probable que al principio experimente vergüenza, ya que no está
estrategias que ha acostumbrado a comportarse de este modo… pero, ¡valor!, sabemos que
aprendido usted podrá.

Paso 7: Evaluación Hay quienes dicen que todos llevamos dentro de nosotros a un científico; es
de las nuevas decir, debemos comprobar si las estrategias que hemos aprendido
estrategias funcionan; si no funcionan debemos hacer algo distinto (es decir, debemos
regresar al Paso 3 y repetir el ejercicio nuevamente).

Le recordamos las leyes principales de la Psicología:


1) Si algo funciona, haga más de lo mismo.
2) Si algo no funciona, haga algo distinto.

La sesión finaliza dando la siguiente tarea a los usuarios:

Si ustedes sienten algunos de estos sentimientos con frecuencia en los próximos días, o en el día de
la vista, y sienten que tienen dificultades para manejarlos, les sugerimos realizar el ejercicio que
aparece en las hojas que les entregaré (se entregan 5 hojas de trabajo); también les entregaré este
Papelógrafo para que lo usen para ayudarse con la tarea.

En la próxima sesión revisaremos la tarea.11

11
Esta tarea también puede entregarse para ser usada en forma continua a lo largo del tratamiento, y ser
revisada posteriormente en sesiones individuales.
31

APRENDIENDO A RECONOCER MIS SENTIMIENTOS, Y ENSAYANDO NUEVAS FORMAS DE


REACCIONAR ANTE ELLOS

Nombre: …………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
Semana del ______ de _____________, al __________ de ____________________

Situación en la que no lo estoy pasando bien (o no lo pasé bien):


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

¿Cómo me doy cuenta de lo que estoy sintiendo (o de lo que sentí)? (coloca atención a lo que estás sintiendo
en su cuerpo, o a las ideas que te vienen a la mente):
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

De 1 a 10, ¿sé cómo responder a estos sentimientos de un modo que me ayude a mí mismo, y que no
provoque reacciones en los demás que no me ayudarán en lo absoluto? (Marca una X donde creas que
corresponde; sé sincero contigo mismo)

1
7 10
No sé;
Sí sé;
no se me ocurre
sé cómo actuar
nada

¿Qué esperas para actuar?


Revisa la Hoja que te entregamos, y
No olvides comprobar los efectos de esos
comienza a trabajar desde el Paso 3
comportamientos

Paso 3: Evalúa los efectos que tienen en ti mismo y en las demás personas tu forma típica de enfrentar ese
sentimiento
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Paso 4: Identifica estrategias para afrontar esos sentimientos (Por favor, piensa en más de una)
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
32

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Paso 5: Ensaya las nuevas estrategias (Recuerda, puede ser con la imaginación, o con voz baja; o si te
atreves con las personas reales, en las situaciones que te sentiste mal)

Paso 6: Coloca en acción las nuevas estrategias que has aprendido o imaginado (¿Te atreves? Nosotros
creemos que SÍ te atreverás)

Paso 7: Evaluación de las nuevas estrategias

¿Qué conseguí? ¿Me ayudó mi comportamiento?


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Si no me ayudó, ¿qué otra cosa distinta imagino que podría hacer? (Vuelve al Paso 4)
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

En la sesión siguiente se invita a los usuarios a compartir sus experiencias.

Con aquellos usuarios que no pudieron reconocer sus sentimientos, o que los reconocieron
pero no pudieron idear nuevos afrontamientos se sugiere lo siguiente:

1) Con los usuarios que no pudieron colocar un nombre a las sensaciones, se sugiere
implementar en la misma sesión grupal la técnica del focusing de Gendlin.12

12
Véase Greenberg, Rice y Elliot (1996), pp. 197-220
33

2) Si el usuario diera cuenta de una emoción a la cual le ha colocado un nombre, pero esa
emoción es un sentimiento doloroso o molesto persistente, que lo ha acompañado
desde hace tiempo, pero al cual el usuario no puede atribuirle un significado, o las
afrontamientos ideados no lo cambian, se recomienda trabajar en una sesión individual
con el usuario ya que es probable que esté experimentando un “esquema emocional
automático” (Beck et al., 1983; Greenberg, Elliot y Rice, 1996). Se sugiere usar en este
caso un enfoque terapéutico experiencial.13

3) Si el usuario no ha podido idear comportamientos, se sugiere una lluvia de ideas con el


grupo, luego examinar las consecuencias positivas y las negativas; y luego realizar
ensayos conductuales en role-playing.

2.6 Afrontamiento de la culpa y la vergüenza14 (Daley y Mercer, 2002)


Daley y Mercer proponen los siguientes objetivos para esta intervención:

1. Definir la culpa y la vergüenza.


2. Identificar cómo la adicción contribuye a los sentimientos de culpa y de vergüenza.
3. Presentar estrategias para sanar esos sentimientos.

Los autores proponen la siguiente secuencia para el desarrollo de esta sesión:

Materiales: 2 hojas de trabajo, papelógrafo y un lápiz por usuario

La sesión se inicia preguntando a los usuarios qué entienden por esos sentimientos; se les solicita
que den ejemplos.

Luego, el profesional presenta una introducción acerca de los sentimientos de culpa y de vergüenza:

La culpa se refiere a un sentimiento desagradable acerca del comportamiento de uno mismo,


incluyendo las cosas que hicimos o dejamos de hacer.
Los siguientes son ejemplos de comportamientos que pueden ocasionar culpa:
ƒ Decir o hacer cosas que dañan a la familia o a los amigos

Gendlin (1999)
13
Por ejemplo, Greenberg y Paivio (2000)
14
Emociones que ocasionan estrés en los usuarios, y por lo tanto los exponen a craving y deslices para
disminuirlas.
Esta intervención puede realizarse en intervenciones individuales o de grupo. La sesión ha sido adaptada.
34

ƒ Actuar en forma inmoral


ƒ Mentirle a los demás
ƒ Engañar a los miembros de la familia, o gastar el dinero de la familia para comprar drogas
ƒ Malgastar el dinero, o endeudarse
ƒ Actuar en forma irresponsable con los padres, la pareja o los hijos
ƒ Ser descuidado, y contribuir a un accidente
ƒ ¿Otros comportamientos que ustedes conozcan?

La vergüenza es una creencia dolorosa acerca de nosotros mismos como personas defectuosas.
Puede implicar sentirse humillados, mortificados, deshonrados.

Desde hace mucho tiempo se sabe que la adicción a las drogas o al alcohol hace más probable que
las personas sientan culpa y vergüenza, y que a veces se sientan las peores personas. Hay personas
que consumen drogas o beben alcohol en exceso, que pueden sentir tanta culpa o vergüenza de si
mismas, que prefieren olvidarse de esos sentimientos abandonándose y destruyéndose con el
consumo. (Pausa)
¿Han conocido a alguna persona a la que le haya ocurrido eso?

Por otro lado, como esos sentimientos nos chupan nuestra energía, hay otras personas que
consumen drogas o beben alcohol en exceso para darse energía para sobreponerse a esos
sentimientos… Pero ustedes son duda lo saben… los problemas ni los sentimientos desagradables no
se terminan al querer ahogarlos con alcohol o atontarlos con las drogas… cuando se pasa el efecto del
alcohol o de las drogas, esos sentimientos están allí vivitos y coleando, y a veces más intensos aun.

Como estos sentimientos son muy comunes en las personas, los científicos han determinado que la
única forma de disminuirlos o achicarlos, es HACIENDOLES FRENTE, NO NEGANDOLOS NI
OCULTANDOLOS.

A continuación quiero invitarlos a trabajar en silencio en la hoja que les entregaré, para que
reflexionen acerca de esto.

PENSANDO EN LA CULPA Y EN LA VERGÜENZA

Escriba una lista de comportamientos o acciones (lo que usted hizo) relacionados con su consumo de
drogas o alcohol que le hacen sentir culpa ahora:

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
35

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Escriba una lista de cosas que dejó de hacer o en las cuales falló debido a su consumo de drogas o
alcohol y que le hacen sentir culpa ahora:
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Escriba una lista acerca de las cosas que su consumo de drogas o alcohol lo hace sentirse
avergonzado respecto a si mismo:
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Escriba una lista de comportamientos positivos que lo ayudarían a superar sus sentimientos de
vergüenza y culpa:
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….

Una vez que los usuarios hayan finalizado, el profesional invitará a los que lo deseen a compartir su
experiencia.

A continuación el profesional presenta y explica el siguiente papelógrafo, en el cual se indican


métodos de afrontamiento de estos sentimientos.
36

1. Reconocer la culpa y la Es decir, ser honestos consigo mismos, y aceptar que actuaron en
vergüenza forma incorrecta o irresponsable debido a su consumo de alcohol
o drogas.

2. Darse tiempo para Esto significa darse el tiempo para reconocer que uno ha actuado
sentirse mejor mal, y reunir fuerzas para reparar el daño causado.

3. Hablar con otros acerca Cuando conversamos en forma honesta con alguien en quien
de esos sentimientos. confiamos acerca de esos sentimientos, eso nos ayudará a darnos
cuenta que en realidad cometimos errores graves, y nos dará más
fuerza aun para reparar el daño causado.
4. Actuar en una forma Realizar acciones que ayuden a reparar esos errores; y en primer
saludable con nosotros lugar ayudándonos a nosotros mismos; lo cual nos dará más
mismos. fuerzas para actuar reparar el daño causado.

5. Pedir perdón a las Pedir perdón hablando con esas personas; o escribiéndoles una
personas que son carta.
importantes para
nosotros, y que hemos
dañado con nuestros
actos.

A continuación el profesional les solicitará a los usuarios que lean su hoja de trabajo, y lean el
papelógrafo, para que vean si algunas de las estrategias que están descritas allí les podrían ayudar.
La sesión finaliza indicando a los usuarios que se lleven consigo la hoja de trabajo, la reproducción
del papelógrafo, y que piensen acerca de la temática de la sesión; se invitará a los que lo deseen a
conversar en privado con alguno de los profesionales del Centro.

2.7 Detección de factores de riesgo para eventuales recaídas (Gosrky y Kelly, s/f)
A continuación, se sugiere el siguiente ejercicio propuesto por Gorsky y Kelly (que integra a
la recaída como un proceso y a los factores de riesgo evidenciados en el Cuestionario de Confianza
Situacional); ejercicio que debe realizarse en un número de sesiones consecutivas.
Se requerirá contar con varias hojas de trabajo para los usuarios.
37

EJERCICIO Nº 1

Este ejercicio le permitirá percatarse de las señales de riesgo de recaída que son importantes para
usted.

A) Parte I
¿Cuáles serían señales de riesgo de recaídas para usted?
1) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
2) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
3) …………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..
4) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………….
5) …………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

Para cada señal de riesgo, realice el siguiente ejercicio:

La señal será: ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

¿Por qué será una señal importante para usted? ……………………………………………………………………………………


…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Describa la señal de riesgo con sus propias palabras, comenzando con:

Sé que mi recuperación estará en problemas cuando…


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Repita mentalmente esta frase varias veces; y complete las frases que siguen a continuación:

Cuando yo diga “(la frase escrita con anterioridad)”,

1) Mis pensamientos son: ………………………………………………………………………………………………………………………………


…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

2) Mis sentimientos son: ……………………………………………………………………………………………………………………………………


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
38

3) Quiero: ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

B) Parte II
Escriba el nombre de 5 señales de recaída que identificó en la Parte I de este ejercicio.
A continuación realice el siguiente ejercicio para cada señal de riesgo:

Señales de riesgo de de recaída:


…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Describa cómo esa señal de riesgo lo pondría en peligro de recaer en el consumo; refiérase a los
pensamientos, sentimientos y cosas que haría. Ayúdese con el trabajo realizado en la Parte I para
completar este ejercicio.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Escriba cualquier nuevo pensamiento que haya tenido al escribir el punto anterior.

……………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………..
……………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………

Experiencia pasada. Escriba respecto a alguna situación en el pasado cuando ocurrió alguna de
esas señales de riesgo, y usted no había consumido drogas ni alcohol. Escriba una pequeña
historia, que contenga un comienzo, una parte intermedia y un final. Incluya cómo fue la situación y
qué sucedió. También escriba lo que usted estaba sintiendo, pesando, y lo que quería hacer.

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
39

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Ideas clave. Haga una lista de las ideas claves que puede obtener de esa historia en su experiencia
pasada.

1) Sucedió (dónde y cuándo)


………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

2) Yo estaba con
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

3) Lo que ocurrió fue que


…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

4) Pensé
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

5) Sentí
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

6) Lo que yo quería hacer


…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

7) La siguiente cosa que pensé fue


…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

8) La siguiente cosa que sentí fue


…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
40

9) La siguiente cosa que hice fue


…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Reacciones a este ejercicio. Durante este ejercicio…

Pensé
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Sentí
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Quise
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Finalice este ejercicio escribiendo una frase acerca de “Ahora me estoy comenzando a dar cuenta
que…”

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

C) Parte III

Lea sus hojas de este ejercicio, y haga un listado de 8 situaciones que se ha dado cuenta que son
un riesgo para usted.

1. …………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
2. …………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
3. …………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
4. …………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
5. …………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
6. …………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
7. …………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
8. …………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Para cada una de esas señales de alto riesgo, escriba el nombres de esa señal, y a continuación
realice una pequeña descripción de la misma:
41

Señal 1:
Nombre: …………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
Descripción de la situación:
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Señal 2:
Nombre: ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
Descripción de la situación:
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Señal 3:
Nombre: ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
Descripción de la situación:
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Señal 4:
Nombre: …………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
Descripción de la situación:
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Señal 5:
Nombre: …………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
Descripción de la situación:
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Señal 6:
Nombre: ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
Descripción de la situación:
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
42

Señal 7:
Nombre: ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
Descripción de la situación:
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Señal 8:
Nombre: ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
Descripción de la situación:
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

A continuación, este ejercicio lo ayudará a ver qué señales de riesgo puede cambiar cuando le
ocurran:

Señal Nº: ………………………………………..

Nombre:
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Describa cómo ocurrió esta señal de peligro en el pasado:


…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Cuando esta señal de peligro ocurrió:

Pensé:
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Sentí:
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Quise hacer:
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
43

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Lo que hice y que no fue útil:


…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

¿Qué creo que podría hacer en forma útil si ocurriera esta señal de peligro?:
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

¿Cómo podría manejar en forma diferente los sentimientos para ayudarme cuando ocurra esta
señal de peligro?
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

¿Cómo podría actuar para ayudarme cuando ocurra esta señal de peligro?
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

¿Cómo podría manejar esta señal de peligro si nuevamente ocurriera, de modo que no vuelva a
aparecer?
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

¿Qué cosas necesito aprender para poder cumplir con mis objetivos personales, de modo que esas
señales de peligro no hagan peligrar mis intenciones?
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

2.8 Asertividad y ensayo de estrategias para el manejo de la presión social para el


consumo (Carroll, 1998)
Los objetivos para estas sesiones son los siguientes:
44

ƒ Explorar la diferencia entre las conductas pasivas, agresivas y asertivas.


ƒ Explorar estrategias para romper el contacto con las personas que suministran sustancias.
ƒ Aprender y practicar estrategias para resistir la presión social para el consumo de
sustancias.

Se sugiere implementar primero todas las sesiones del Taller “Cómo comunicarnos
Mejor” y del Taller “Relaciones Buenas y No tan Buenas” del Programa de Intervención Psicosocial
Especializado en Factores de Riesgo Dinámicos, del Convenio de la División de Seguridad Pública
y Gendarmería de Chile15; que tienen como objetivo ensayar conductas asertivas y desarrollar
habilidades para afrontar la presión social del grupo de pares.
Ese Taller se continúa con el ensayo en role-playing de situaciones comunes en las
cuales los usuarios podrían verse expuestos al ofrecimiento de drogas o alcohol (fiestas, encuentro
con amigos, dealers) (en un número de sesiones que posibiliten que todos los usuarios ensayen
comportamientos asertivos, hasta que hayan sido capaces de afrontar en forma adecuada las
situaciones)16.
Se sugiere que cada usuario también tenga la experiencia de ser quien ofrece sustancias
y es rechazado. Es conveniente indagar acerca de las emociones y pensamientos que producen
esas situaciones.
Si un usuario experimentara craving en esos juegos de rol, será el momento adecuado
para que ensaye las estrategias aprendidas.

2.9 Afrontamiento de situaciones de alto riesgo (Marlatt, Parks y Witkiewitz, 2002)


Prueba de Competencia Situacional: esta técnica de imaginería requiere que el usuario de
respuestas verbales a una serie de situaciones de alto riesgo que son presentadas por el
profesional. El profesional lee la frase que se refiere a una situación de alto riesgo, y le pregunta al
usuario; ¿Qué harías o dirías?
Al inicio de la prueba se indica al usuario que se imagine la situación que está describiendo
el profesional, y que diga las palabras o que describa la acción que usaría para responder a la
situación.
El profesional usará como base para la enumeración de las situaciones de alto riesgo, y a
las señales de riesgo enumeradas por el usuario en el ejercicio de Gorsky y Kelly descrito
anteriormente.

15
División de Seguridad Pública-Gendarmería de Chile-PROGESSA (2009) Programa de Intervención
Psicosocial Especializado en Factores de Riesgo Dinámicos. Ministerio del Interior, Santiago
16
Para realizarse en sesiones individuales o de grupo.
45

Con posterioridad al trabajo de imaginería (en la sesión siguiente), se solicitará al usuario


que escriba en el siguiente documento (Gorsky y Kelly, s/f):

EJERCICIO Nº 2

Señal Nº: …………………………………………….


Nombre y resumen de la señal de riesgo:
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

1) Lista de estrategias para afrontar en mejor forma en el futuro esa señal de peligro:
A) ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

B) ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

C) ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

2) ¿Qué estrategia es más probable que funcione? A ( ) B( ) C( )

¿Por qué escogió esa estrategia?


…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

¿Qué pasos tendría que dar para que esa estrategia funcionara? ¿Qué tendría que hacer en primer
lugar, en segundo lugar, etc.?

A) ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

B) ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
46

…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

C) ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

D) ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

2.10 Entrenamiento en habilidades de afrontamiento (Marlatt, Parks y Witkiewitz, 2002)


Una vez que se han determinado las situaciones de alto riesgo, el usuario necesita probar y
ensayar estrategias de afrontamiento.
Se sugiere tomar como base las respuestas de los usuarios al Ejercicio Nº 2 descrito en la
sección anterior; y el profesional fomentará el desarrollo de habilidades de afrontamiento, a través
de ensayo mental, role-playing, modelaje y coaching de las estrategias escritas por los usuarios.
Cuando estas sesiones se realizan en grupo, el usuario podrá recibir la retroalimentación de los
demás participantes.
El profesional preguntará lo siguiente a los usuarios cuando se use la técnica de imaginería
y de role-playing:

¿Qué problemas se imagina que tendrá si usa esta estrategia?


¿Qué funcionaría?
¿Qué cambios tendría que hacer en esta estrategia para asegurar que funcione?

Este ejercicio se realizará para cada señal de peligro determinada por el usuario.

Marlatt y su colaboradores, indican que los profesionales estarán atentos a los


comportamientos de los usuarios que estén bloqueados por el miedo o por la ansiedad; y el
terapeuta debiera implementar procedimientos para reducir la ansiedad (por ejemplo, técnicas de
respiración, o la técnica de la relajación muscular progresiva de Jacobson; e incluso la técnica de
desensibilización sistemática, que combina imaginería con la relajación muscular activa del
usuario).
Estos ensayos en imaginería o en role-playing servirán, a la vez, como estrategias
diagnósticas, en la medida que el usuario reporte pensamientos y emociones que no ha descrito
con anterioridad.
47

Si el usuario no pudiera aportar con sus propias ideas acerca de estrategias de


afrontamiento, éstas serán propuestas por los profesionales; y los autores indican que deben ser
presentadas y ensayadas en un plan estructurado.
El objetivo de ensayar diversas estrategias es fomentar un mayor repertorio conductual,
flexibilidad y la adaptación del usuario; lo cual no ocurre cuando el usuario sólo conoce una única
forma de enfrentar las situaciones de alto riesgo.
Marlattt y sus colaboradores afirman que en la estrategia de modelaje ha demostrado ser
útil que el modelo se dé instrucciones en voz alta o ejemplifique en voz alta los pensamientos que
son útiles para afrontar la situación.

2.11 Fomento de habilidades para la resolución de problemas (Carroll, 1998; Marlatt, Parks y
Witkiewitz, 2002)
Esta estrategia, para ser implementada en sesiones individuales o de grupo, implica
proponer problemas en las relaciones interpersonales a los usuarios, y fomentar una estrategia
para el análisis y la resolución de los mismos.
Según los autores, la generación de alternativas de conducta es el paso más importante
para la resolución efectiva de problemas.
Esta estrategia puede ser utilizada en sesiones individuales o grupales.
La metodología de trabajo debe seguir la siguiente secuencia (Carroll, 1998; García, s/f;
Guerra, s/f):

1) Definición de una situación problema: Cuando se va a resolver un problema es necesario


analizarlo y dilucidar cuales son los procesos y aspectos relevantes que están influyendo en la
aparición y mantenimiento del problema o qué hace amenazante la situación. En este paso el
proceso de alcanzar una conducta adecuada también puede tomar características inadecuadas.
El análisis de las situaciones es un análisis causal, intentando determinar las influencias de unos
factores en otros, en el momento actual y en la posible evolución.

Se sugiere la siguiente secuencia:

1º Operacionalización del problema: delimitar el problema real, y descomponer una situación


compleja en una cadena o secuencia de situaciones problemáticas.
2º Selección de datos relevantes: recabar información sobre el problema, como por ejemplo
quién está implicado; qué, dónde, cuándo, y por qué sucede; cómo respondo, etc.
3º Establecimiento de metas y objetivos: ¿qué puede hacerse realmente?

2) Generación de soluciones alternativas: Se trata de imaginar las alternativas posibles. La crítica y


autocrítica juegan un papel que compromete de forma importante la efectividad de este paso. Es
48

preciso suprimir ambas en una primera fase para poder considerar las soluciones sin una
censura previa. Se hace siguiendo las reglas de la lluvia de ideas, en la que no se realizan
críticas ni evaluaciones de las ideas propuestas; cualquier propuesta es aprovechada,
completada o variada para generar nuevas soluciones. Dando este paso es importante tener la
mente abierta y la conciencia plena para poder salir de los comportamientos establecidos y
automáticos.

Los principios en juego en esta fase son los siguientes:


ƒ Principio de aplazamiento del juicio: la crítica se prohíbe, por lo que cualquier
alternativa es válida, y el razonamiento sobre la solución se postergará.
ƒ Principio de la variedad: se dará rienda suelta a la imaginación, generando así la mayor
variedad de opciones posibles.
ƒ Principio de la cantidad: entre mayor sea la cantidad de opciones que se manejen
mejor, de entre ellas siempre se obtendrán una serie importante de opciones que sean
viables.

3) Extrapolar los resultados asociados a cada conducta generada: Esta fase significa que los
participantes usarán su imaginación para extrapolar, anticipar, la aplicación de esas potenciales
soluciones, y elegir uno o más cursos de acción.

4) Valoración de los resultados: Implica colocar en una balanza de decisiones (costo-beneficio) las
soluciones ideadas, para determinar cuáles de las soluciones pueden ser más adecuadas.

5) Elección de las acciones y evaluación de los resultados: El paso anterior permitirá que los
participantes elijan las soluciones más adecuadas. Puede revisarse el modo en que se
ejecutarán; y muy importantemente, los participantes deben diseñar los verificadores de la
efectividad de la estrategia: ¿cómo me daré cuenta qué está funcionando?

2.12 Reestructuración cognitiva de los pensamientos automáticos y de las creencias


asociadas al consumo de sustancias (Gorsky y Kelly, s/f; Rojas, 2006)
Antes de los usuarios trabajen detectando sus pensamientos automáticos (compulsivos) y
sus creencias asociadas al consumo de alcohol o drogas, se sugiere realizar tres sesiones grupales
que sirvan como ejercicio introductorio de una de las técnicas básicas de la Terapia Conductual
Cognitiva, (Modelo A-B-C, y desafío de pensamientos), por medio de una metodología que facilite
su comprensión.17
Con este fin, se recomienda implementar con los usuarios las 3 primeras sesiones del
Taller “Usando la Cabeza”, del Programa de Intervención Psicosocial Especializado en Factores de
Riesgo Dinámicos, del Convenio de la División de Seguridad Pública y Gendarmería de Chile.
17
Si el tratamiento se realiza en sesiones individuales se sugiere proceder del mismo modo.
49

A continuación y como una 4ª sesión introductoria, se sugiere la siguiente metodología


(Rojas, 2006) para orientar a los usuarios hacia el reconocimiento de sus pensamientos
automáticos asociados con el consumo de sustancias.

Los objetivos para esta sesión son los siguientes:


1) Instruir a los participantes acerca de la diferenciación de situaciones, emociones y pensamientos.
2) Entrenar a los participantes en la identificación de pensamientos automáticos relacionados con el
consumo de sustancias.
3) Reconocer pensamientos de alto riesgo.

Materiales: 1 hoja en blanco por usuario, 1 hoja con un cuadro por usuario (véase más abajo),
papelógrafo (con el cuadro y las instrucciones), 1 lápiz por usuario

Nota
Dependiendo de la capacidad de trabajo de los usuarios, se sugiere realizar las actividades 1 y 2 en
una sola sesión; o podrá realizarse cada actividad en una sesión separada.

Introducción
El facilitador expondrá a los usuarios la siguiente introducción:

Ya hemos visto que las personas no actúan en forma automática frente a las diversas situaciones,
sino que su comportamiento está determinado por lo que la persona cree acerca de esa situación, de
su persona y de la respuesta que debiera dar.
Sin embargo, muchas veces actuamos en una forma que parece automática (“No sé porque me
comporté así”, “Se me ocurrió no más”, “No pensé”.
Quizá ustedes mismo han pensado así cuando han consumido drogas o alcohol, y se habían
propuesto no hacerlo.
Lo que ocurre, es que en esas situaciones también han estado presentes pensamientos, los que se
denominan pensamientos automáticos; son pensamientos que acuden a la mente en forma
espontánea a lo largo del día, en forma de palabras, imágenes o recuerdos. Y aparecen normalmente
cuando se tienen emociones intensas, y son momentos claves para entender cómo ocurren las
reacciones emocionales.
Se sabe que cuando las personas que consumen alcohol o drogas han desarrollado conductas
adictivas, su cerebro constantemente les está mandando pensamientos automáticos para que
consuman.

¿Podrían dar ejemplos de pensamientos que les venían constantemente a la mente cuando
consumían en forma abusiva alcohol o drogas?
50

Actividad 1
Para que puedan darse cuenta de esos pensamientos automáticos, los cuales son muy frecuentes en
todas las personas, les voy a pedir que dejen al lado de ustedes una hoja y un lápiz… respiren hondo,
cierren los ojos, continúen respirando por las nariz, y traten de imaginarse la siguiente situación:

“Conocen a una joven muy bonita, a ustedes les gusta y les gustaría pololear con ella. Le piden el
número de teléfono y su dirección. Ella se los da. Cuando la llaman al día siguiente para salir, les
responden al teléfono que no la conocen, y al confirmar la dirección les dicen que no vive allí…”

Escriban en la hoja los pensamientos que se les han venido a la mente.


¿Quién quisiera leer lo que ha escrito? (El profesional escribe en la pizarra lo expresado por el
usuario).

A continuación, el profesional se basará en la siguiente guía de preguntas para fomentar la reflexión


de los participantes acerca de esos pensamientos:

1. ¿Qué pasó por mi mente justo antes de comenzar a sentirme en esa forma?
2. ¿Qué diría eso de mí en caso de ser cierto?
3. ¿Qué es lo que significa para mí, para mi vida, mi futuro?
4. ¿Qué temo que pueda ocurrir?
5. ¿Qué es lo peor que me pudiera ocurrir si fuera verdad?

(Nota: Si la sesión se suspende aquí; se sugiere dar una tarea de auto-observación del usuario: “De
aquí a la próxima sesión, cada vez que tengas alguna dificultad con algún compañero, profesional o
visita, pregúntate: ¿tengo una base real para pensar lo que pensé y sentí en esa situación? Si no
quedaron contentos con su conducta, ¿qué otra conducta constructiva podría haber empleado?)

Actividad 2
El profesional introduce la actividad de la siguiente forma:

Las personas adictas a las drogas tienen varios pensamientos automáticos ante las distintas
situaciones en su vida. Se sabe que esos pensamientos provocan ganas de consumir.
Yo iré leyendo una lista de esos pensamientos, y ustedes vayan levantando la mano si han tenido
esos pensamientos.

Imaginar y anticipar sentimientos positivos asociados con el consumo:


“¡Me sentiré bien con un trago!”
“Esto aliviará mi pena (rabia).”
“Sólo la cocaína me puede hacer feliz en este momento.”
“No importa con que recaiga, ya que lo pasaré muy bien.”
“Lo he pasado mal, y por lo tanto tengo el derecho a pasarlo bien.”
51

Pensamientos acerca de ser incapaz de resistir las ganas de consumir:


“No puedo resistir.”
“No puedo soportar la tensión sin consumir.”
“No tengo control sobre mis deseos de consumir.”
“Estas ganas de consumir me colocan tan nervioso, que no lo podré soportar.”
“Un drogadicto siempre será un drogadicto.”
“No puedo soportar sentirme solo. Necesito consumir para aliviarme.”

Extrema autosuficiencia, o imaginar que es posible volver a consumir sin perder el control:
“No me va a pasar nada si consumo de nuevo; ya que tengo controlado mi hábito.”
“Sé que las drogas hacen daño, pero puedo controlarme, y consumir sólo esta vez, luego podré
detenerme.”
“Si me drogo, no me pasará nada.”
“Sólo las personas débiles tienen problemas con las drogas. Yo soy fuerte. No me pasará nada.”

Como veo que varios de ustedes han levantado más de una vez la mano, me gustaría invitarlos a que
pensaran en una situación de alto riesgo para consumir en la cual tuvieron algunos de esos
pensamientos, y que trabajen en el siguiente cuadro (hoja 2; el profesional muestra el papelógrafo):

Papelógrafo:

1. SITUACIÓN 2. EMOCIONES 3. PENSAMIENTOS


AUTOMATICOS
(IMÁGENES)
¿Con quién estabas? Describe cada emoción con Contesta todas o algunas de las
una palabra. siguientes preguntas:
¿Qué estabas haciendo?
Estima la intensidad de la ¿Qué estaba pasando por mi
¿Dónde estabas? emoción, escribiendo al lado de mente justo antes de empezar a
cada palabra que representa a sentirme de esta forma?
¿Con quién estabas? la emoción, de 1 a 100%
¿Qué es lo que dice de mí?, ¿de
mi vida?, ¿de mi futuro?

¿Qué temo si ocurriese?

¿Cuál es la peor cosa que


podría ocurrir si esto fuera
verdad?
¿Qué dice esto acerca de lo que
52

otras personas sienten o


piensan respecto de mí?

¿Qué es lo que quiere decir de


las otras personas o de la gente
en general?

¿Qué imágenes o recuerdos


tengo de esta situación?

Hoja de trabajo para los usuarios:


1. SITUACIÓN 2. EMOCIONES 3. PENSAMIENTOS
AUTOMATICOS
(IMÁGENES)

Una vez que los usuarios hayan completado la hoja de trabajo, se solicitará a uno de ellos que la
exponga delante de sus compañeros, y el profesional se ayudará con la siguiente guía de preguntas
para ayudar al usuario a desafiar esos pensamientos automáticos y creencias:

1. ¿Qué evidencias concretas y objetivas apoyan o refutan esos pensamientos automáticos y


creencias?
2. ¿Hay otra forma de contemplar la situación?
3. ¿Cuál es la peor cosa que me puede pasar? ¿Cuál es la mejor cosa? ¿Qué es lo más probable
que pase realmente?
4. ¿Qué acción constructiva puedo realizar para manejar la situación?
5. ¿Cuáles son los pro y los contra de cambiar mi manera de ver la situación?
6. ¿Qué consejo le daría a un amigo que estuviera en esa situación?

La sesión finaliza entregando una tarea de auto-observación como la anteriormente descrita.

Posteriormente, en una 5ª o más sesiones, se sugiere trabajar con el ejercicio de Gorsky y


Kelly (s/f) para la reestructuración cognitiva:
53

EJERCICIO Nº 3
Identificación de las creencias centrales

1. Nombre y resumen de una situación crítica (basarse en las respuestas al ejercicio anterior, Nº 2):
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

2. Describa cómo ocurrió esa situación en el pasado, incluyendo los pensamientos, sentimientos y
acciones.
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

3. Lea la descripción que escribió arriba. Cierre sus ojos, respire profundamente, e intente
imaginársela como si estuviera nuevamente en ella. Luego, escriba en la línea siguiente,
“Cuando estoy en esta situación creo que…”
A. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

B. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

C. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

D. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

E. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

4. Se repite el ejercicio para todas las situaciones críticas detectadas en el Ejercicio Nº 2.

EJERCICIO Nº 4
Creencias, órdenes y restricciones

Todos los seres humanos funcionamos en el mundo de acuerdo a lo que creemos que debe ser. A
veces esas creencias son ciertas, pero a veces no son verdaderas. A esas creencias las
denominamos Creencias Erróneas. Sin embargo, actuamos como si ellas fueran verdaderas, aunque
54

nos ocasionan dolor e incluso nos dañan. Esas creencias erróneas nos obligan a hacer o sentir cosas
que nos llevan a beber, consumir drogas o cometer delitos.

Todas las creencias aparecen en la forma de pensamientos que son órdenes o restricciones para
nuestro comportamiento. Las órdenes son pensamientos que generalmente comienzan con “Yo
debo…”; y las restricciones son pensamientos que generalmente comienzan con “No puedo…”

Muchas veces las personas creemos que las cosas andarán mal si ni seguimos esas órdenes o esas
restricciones… lo cual no es necesariamente cierto.

Lea la lista de pensamientos o sus creencias que escribió al final del Ejercicio Nº 3 para todas sus
situaciones de riesgo, “Cuando estoy en esta situación…”, y encierre en un círculo todas las frases que
comienzan con “Yo debo…” o “Tengo que…”.
Luego escríbalas en el siguiente orden:

1. Lista de órdenes:
A. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
B. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
C. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
D. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

2. Lista de restricciones
A. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
B. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
C. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
D. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Instrucción para el usuario está trabajando en forma individual


“Tome esta lista de órdenes y restricciones, y muéstresela a alguien en quien usted crea y considere
que es honesto. Puede ser un profesional, su Delegado de Libertad Vigilada, un amigo/a. Pregunte a
esa persona si esas órdenes y restricciones son ciertas. Si la persona no cree que esas órdenes y
restricciones sean ciertas, enciérrelas en un círculo.
Si usted tiene una creencia que es verdadera y está ocasionándole daño, escriba cómo la está
afrontando. Pídale a esa persona en la cual usted confía que le diga cómo afrontaría ella esa
situación.”

Instrucciones si se está trabajando en grupo


Solicitar a los integrantes del grupo que lean su lista de mandatos y órdenes; solicite a los
participantes que voten “Sí” o “No” ante cada una de ellas, y luego invite a la realización de un debate
de representantes de cada posición. El profesional hará preguntas a los participantes para que
55

aclaren sus puntos de vista. Cuando el terapeuta desafíe una creencia, lo hará de un modo que sea
una invitación a la reflexión (es decir, por medio de preguntas abiertas y reflejos).
El objetivo del ejercicio es permitir a los participantes percatarse que existe una diversidad de
creencias; algunas de las cuales conducen al crecimiento y la felicidad personal, y otras al dolor y a
los problemas.

EJERCICIO Nº 5
Desafiando a las órdenes y a las restricciones

Este ejercicio lo ayudará a comprender sus órdenes y restricciones, y a tomar opciones respecto a
cómo usted quiere que lo afecten en el futuro.
Para realizar este ejercicio utilice la hoja del Ejercicio Nº 4, el listado de órdenes y restricciones.

1. Lista de órdenes que usted piensa que son falsas después de haber hablado con una persona
acerca de ellas (o haber participado en la reunión de grupo con sus compañeros)

A. …………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
B. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
C. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
D. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
E. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

2. Lista de restricciones que usted piensa que son falsas después de haber hablado con una
persona acerca de ellas (o haber participado en la reunión de grupo con sus compañeros)

A. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
B. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
C. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
D. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
E. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

3. Lista de órdenes y restricciones que usted piensa que son verdaderas después de haber hablado
con una persona acerca de ellas (o haber participado en la reunión de grupo con sus
compañeros)

A. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
B. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
C. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
D. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
E. ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
56

EJERCICIO Nº 6
Desafiando a las órdenes

Este ejercicio le ayudará a comprender por qué usted continúa pensando y sintiéndose en la forma en
que lo hace. Lo ayudará también a cambiar esos pensamientos y sentimientos.
Trabajará en una hoja separada para cada orden que escribió en el número 1 del Ejercicio Nº 5.

1. Orden: ………………………………………………………………

Yo debo…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

¿Qué creo que me sucederá si no actúo de esa forma?


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

2. Desafiando la orden:

A. ¿Quién me enseñó a pensar en esta forma?


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

B. ¿Es posible que me hayan enseñado en una forma equivocada?


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

C. Creo que esta orden es Verdadera ( ) o Falsa ( )

D. Si es falsa, ¿cuál podría ser la verdad?


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Basado en esta verdad, ¿en qué otra forma puedo pensar en esto?
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

E. Los sentimientos que tengo cuando pienso en esta forma son


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Si cambio esta forma de pensar, sentiré que


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

F. Cuando pienso en esta forma, quiero


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Lo que yo podría hacer entonces, es


57

……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

3. Si continúo pensando, sintiendo y actuando como lo he hecho en el pasado…

A) ¿Qué es lo mejor que podría ocurrir?


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

B) ¿Qué es lo peor que podría ocurrir?


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

C) ¿Qué es lo más probable que ocurra?


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

4. Si cambiara la forma en que pienso, siento y actúo…

A) ¿Qué es lo mejor que podría ocurrir?


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

B) ¿Qué es lo peor que podría ocurrir?


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

C) ¿Qué es lo más probable que ocurra?


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

EJERCICIO Nº 7
Desafiando las restricciones

Este ejercicio le ayudará a comprender por qué usted continúa pensando y sintiéndose en la forma en
que lo hace. Lo ayudará también a cambiar esos pensamientos y sentimientos.
Trabajará en una hoja separada para cada restricción que escribió en el número 1 del Ejercicio Nº 5.

5. Restricción: ………………………………………………………………

Yo no ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

¿Qué creo que me sucederá si no actúo de esa forma?


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
58

6. Desafiando a la restricción:

A. ¿Quién me enseñó a pensar en esta forma?


…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

B. ¿Es posible que me hayan enseñado en una forma equivocada?


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

C. Creo que esta restricción es Verdadera ( ) o Falsa ( )

D. Si es falsa, ¿cuál podría ser la verdad?


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Basado en esta verdad, ¿en qué otra forma puedo pensar en esto?
……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

E. Los sentimientos que tengo cuando pienso en esta forma son


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Si cambio esta forma de pensar, sentiré que


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

F. Cuando pienso en esta forma, quiero


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Lo que yo podría hacer entonces, es


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

7. Si continúo pensando, sintiendo y actuando como lo he hecho en el pasado…

A) ¿Qué es lo mejor que podría ocurrir?


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

B) ¿Qué es lo peor que podría ocurrir?


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

C) ¿Qué es lo más probable que ocurra?


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

8. Si cambiara la forma en que pienso, siento y actúo…


59

A) ¿Qué es lo mejor que podría ocurrir?


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

B) ¿Qué es lo peor que podría ocurrir?


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

C) ¿Qué es lo más probable que ocurra?


……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

2.13 Ensayo de recaídas (Marlatt, Parks y Witkiewitz, 2002)


Esta estrategia puede tomar dos formas:

1) Entrenamiento en vivo18: el terapeuta y el usuario van juntos a un lugar de elevado


riesgo para el usuario, en el cual el profesional asesora al cliente para que coloque en
práctica las estrategias de afrontamiento (conductuales y cognitivas) que ha practicado
en las sesiones terapéuticas. Saunders, (1993) realizó un experimento que consistió en
el entrenamiento de estrategias de afrontamiento en role-playing en la sesión
terapéutica, y posteriormente un ensayo en una situación real de riesgo; mientras que
el grupo control sólo practicó la discusión de conductas de afrontamiento, pero no
fueron ensayadas. El grupo que realizó los ensayos conductuales (en la sesión y en
vivo) mostró una menor tasa de recaídas que el grupo de discusión.

2) Entrenamiento en imaginería y en role-playing19: cuando no es posible que el usuario


acuda a un lugar de elevado riesgo, ni que tampoco el terapeuta pueda acompañarlo,
los autores proponen que se ensaye en imaginería de situaciones de alto riesgo para el
usuario; la imaginería debiera ser lo suficientemente descriptiva para permitirle al
usuario experimentar una experiencia lo más vívida posible; y en la cual el terapeuta lo
ayuda a ensayar las estrategias de afrontamiento que se han ensayado con
anterioridad; también se sugiere indagar a acerca del habla interna (pensamientos) del
usuario, y se lo ayuda a darse auto-instrucciones adecuadas.
Cuando esta estrategia se realiza en role-playing en el grupo terapéutico, el facilitador
debe estimular a los participantes para actúen en una forma real, ejerciendo presión
social sobre el usuario para el consumo; y el profesional procede del modo
anteriormente descrito.

18
Estrategia adecuada para ser usada en los Centros de Tratamiento en los CRS.
19
Estrategia adecuada para ser usada en los Centros de Tratamiento intrapenitenciarios.
60

2.14 Estrategias para el manejo del estrés (Marlatt, Parks y Witkiewitz, 2002)
Además del entrenamiento de habilidades de afrontamiento a las situaciones de alto riesgo,
los autores sugieren que los profesionales implementen estrategias para el manejo del estrés
(como la relajación, la relajación muscular progresiva, o la meditación).
El entrenamiento en relajación —afirman— puede otorgar a los usuarios una mayor
capacidad general para afrontar el estrés de la vida cotidiana.

3. FASE DE PREPARACIÓN PARA EL EGRESO Y EL SEGUIMIENTO


Nota: Las intervenciones terapéuticas que se describen para esta fase debieran
implementarse en la fase de Tratamiento por Ejes (Tratamiento Individualizado) con los usuarios
que se encuentran en tratamiento ambulatorio en el sistema cerrado o en el sistema abierto (CRS).
Se las incluye en esta fase como sugerencias para el tratamiento en los Centros que
entregan tratamiento residencial, debido al hecho que es menos probable que los usuarios estén
expuestos a situaciones de riesgo para el consumo.

3.1 Planes para la mantención de la abstinencia (Carroll, 1998; Daley y Mercer, 2002; Gorsky y
Kelly, s/f)
Esta estrategia tiene relación con la planificación del usuario de las estrategias que usará
para mantener el logro de la abstinencia, los cuales resumen los aprendizajes del usuario en el
tratamiento (Gorsky y Kelly, s/f).20
Los diversos autores sugieren formas de trabajo con los usuarios que son
complementarias; y que se describen a continuación con ligeras modificaciones:

PLAN PARA MANTENER LOS LOGROS ALCANZADOS HASTA AHORA, CUANDO ME


ENCUENTRE EN SITUACIONES DE ALTO RIESGO

Situación de alto riesgo:

Dele un nombre a esta situación:


………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

¿Cuándo es probable que ocurra?:


………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

20
Obviamente esta es una estrategia que debe implementarse en sesiones individuales.
61

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Cuando ocurra esta situación, yo necesitaré:


1) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

2) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………..

3) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Si yo dejara que actuaran en esa situación algunas de las creencias erróneas que antes he
tenido, daría como resultado que:
1) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
2) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
3) ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Si yo tuviera creencias erróneas en esa situación, yo necesitaría:

Pensar: ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Sentir:
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Actuar:
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Las tres señales críticas que esas creencias erróneas ocasionarían serían las siguientes:

1) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
2) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
3) ……………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Si ocurrieran esas señales críticas, yo necesitaría:

1) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
2) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
62

3) ………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Resumen del plan de acción. Describa cómo hará para evitar o manejar las situaciones de
alto riesgo, corregir las creencias erróneas, y detener las señales de riesgo para impedir que
empeoren.

………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

Las personas que podrían ayudarme si tuviera problemas para llevar a cabo este plan son las
siguientes:
Nombre Número de
teléfono

MI PLAN DIARIO PARA MANTENER Y AUMENTAR MIS LOGROS RESPECTO AL


CONSUMO DE DROGAS Y/O ALCOHOL

(En la medida que usted está en un proceso de recuperación, será conveniente que planifique
sus actividades antes de comenzar el día; y posteriormente antes de acostarse, revisar cómo
funcionó esa planificación)

Fecha: …………………………………………………………………………………………………………
63

Hora Actividad ¿La realicé? ¿Cómo me sentí en ¿Qué podría hacer


SI o NO esta actividad? para mejorar esta
(Escriba lo actividad?
que
corresponda)

MI REGISTRO DIARIO DE CÓMO AFRONTÉ SITUACIONES ALTO RIESGO

(Superar un consumo problemático de drogas y/o alcohol no es un asunto fácil; y usted lo


sabe por experiencia propia. Este documento lo ayudará a percatarse de cómo usted está
logrando todos los días ayudarse en su proceso de recuperación, y a mantener los logros que
ha alcanzado hasta aquí. Le recomendamos llenar este registro todos los días; sabemos que
al principio puede ser aburrido para usted; pero en la medida que logre cada día lo que se
propone, es probable que dentro de unos meses ya no necesite llenarlo)

1. ¿Qué situación de alto riesgo tuve hoy?


…………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

2. ¿Qué hizo para afrontar esa situación? ¿Qué pensó, sintió, hizo?
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
64

3. ¿Tuvo pensamientos (mandatos o restricciones) que lo hayan hecho dudar de su


propósito de estar abstinente?
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

4. ¿Cómo los manejó?


………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

5. ¿Necesito llamar a alguien para pedirle ayuda?


Si necesitó llamar, ¿cómo lo ayudó esa persona?
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

6. ¿Qué es lo más importante que aprendió de usted en este día?


………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

7. ¿Qué necesitará hacer mañana para que las cosas funcionen mejor?
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………
………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………………

3.2 Afrontamiento de deslices (Marlatt, Parks y Witkiewitz, 2002)


Los autores indican que aunque un desliz no puede ser visto como un evento totalmente
benigno, no debiera ser visto como una catástrofe o como un fracaso.
Durante un episodio de desliz, el período más peligroso es el que sigue inmediatamente al
desliz. Y debido a que los deslices son muy probables en el proceso de recuperación de un
65

comportamiento adictivo, los autores recomiendan trabajar por anticipado con los clientes en un
plan de acción para afrontar los deslices, el cual debiera adaptarse a la idiosincrasia del usuario.
Sugieren trabajar con los usuarios un número de estrategias de emergencia para ser
usadas cuando ocurre un desliz; las cuales deben entregársele en una cartilla, para que éste la
lleve siempre consigo21.
Como intervención previa, los profesionales han trabajado con el usuario un Plan de Acción
de Emergencia (véase “Planes para la mantención de la abstinencia”).

RECORDATORIO DE ACCIONES SI EXPERIMENTO UN DESLIZ

1) PARE, MIRE Y ESCUCHE. La primera cosa que hay que hacer cuando ocurre un desliz es detener el
comportamiento actual, y mirar y escuchar lo que está ocurriendo. El desliz es una señal que usted
está en peligro.

2) LLEVE A CABO SU PLAN DE MANEJO DE DESLICES. Después de un desliz, usted debiera activar
lo antes posible el Plan de Acción de Emergencia que desarrolló con anterioridad; el cual puede
incluir un número telefónico de emergencia, una actividad alternativa, o pedir la ayuda de un amigo.

3) MANTENGA LA CALMA. Un desliz no quiere decir que todo está perdido. Sólo ha cometido un error;
y debe considerarlo como una oportunidad de aprendizaje; algo pasamos por alto, y será necesario
que converse con los profesionales que lo están ayudando para ver cómo hacer menos probables los
deslices.

4) DESPUES DE UNA TORMENTA SIEMPRE SALE EL SOL. Recuerde, los seres humanos tenemos la
tendencia a pensar en lo peor, pero usted sabe por experiencia propia que después de un período de
aflicción o de crisis, viene la calma. Respire profundamente, y piense en todo lo que ha avanzado
hasta aquí; ha sido duro, pero ha avanzado mucho… recuerde además que no se puede lograr todo
en un día, sino que hay que avanzar de a poco… y usted ya ha avanzado mucho.

5) AHORA QUE SE HA CALMADO, REFLEXIONE. ¿Qué acontecimientos lo han llevado al desliz?


¿Hubo señales de riesgo que usted ignoró? ¿Cuáles fueron las situaciones de alto riesgo que
desencadenaron el desliz? Comente esto con los profesionales.

21
Estrategia adecuada para el usuario que se encuentra en tratamiento ambulatorio en el sistema abierto o
cerrado, o en la fase de seguimiento.
66

3.3 Abordando el Efecto de Violación de la Abstinencia (Marlatt, Parks y Witkiewitz, 2002)


Cuando los usuarios reportan la experiencia de un desliz, los autores recomiendan el
siguiente proceso de reestructuración cognitiva para afrontar una recaída después de un período de
abstinencia o de consumo controlado.

1) Enseñar a los usuarios a prestar atención en los factores del ambiente y en los factores
psicológicos en las situaciones de alto riesgo, o a revisar qué habilidades de
afrontamiento no estuvieron disponibles; en lugar de ver el desliz como un fracaso
personal o como falta de voluntad. Invitarlos a advertir si sienten que su autoeficacia ha
disminuido cuando no pudieron afrontar la situación en forma adecuada.

2) Los usuarios pueden necesitar ayuda para abordar los sentimientos de culpa y
vergüenza, y la disonancia cognitiva que acompaña generalmente a un desliz. Según
los autores, las reacciones de culpa y de vergüenza son muy peligrosas, debido a que
pueden actuar como un motivador para continuar consumiendo o comenzar a consumir
otra sustancia.

3) Después que ha ocurrido el desliz, se sugiere que el usuario y el profesional realicen un


análisis en detalle del desliz y de sus consecuencias.

4) En el análisis detallado de la experiencia se debe ayudar al usuario a identificar las


distorsiones cognitivas que lo llevaron a sucumbir en la situación de alto riesgo,
limitaron su habilidad para afrontar la situación en forma adecuada y lo llevaron a la
decisión de consumir nuevamente.

5) Los autores sugieren que los profesionales trabajen nuevamente en estrategias


motivacional, para el usuario reinicie su compromiso con el cambio22. Puede usarse
para estos efectos el Plan de Cambio elaborado como producto de las Entrevistas
Motivacionales iniciales con los usuarios, o las hojas en las que el usuario trabajó el
balance de decisiones.

22
Recuérdese que según el enfoque transteórico del cambio de Prochaska y DiClemente, el usuario retorna a
la fase de contemplación después de un desliz o una recaída. (Prochaska, 1999)
67

3. 4 Afrontamiento del deseo para la indulgencia (Marlatt, Parks y Witkiewitz, 2002)


Los autores representan del siguiente modo el proceso que puede conducir a una recaída
debido a un estilo de vida desequilibrado:

Urgencia de
consumo y
craving
mediados por
las
expectativas
de los efectos
inmediatos de
la sustancia
Deseo para la
Desequilibrio en el indulgencia o la Situaciones de
estilo de vida gratificación alto riesgo
inmediata

Racionalización,
negación y
decisiones
aparentemente
irrelevantes

Figura 6: Antecedentes encubiertos de situaciones de recaída


(Tomada de Marlatt, Parks y Witkiewitz, 2002)

Los autores indican que debido a que es probable que un estilo de vida desequilibrado
pueda crear un deseo para la indulgencia, proponen que los profesionales fomenten en los
usuarios la búsqueda de actividades que sustituyan a las indulgencias en una forma no dañina o no
adictiva, pero cuya práctica repetida pueda proveer el mismo placer y goce que los
comportamientos adictivos.
Esto implica desarrollar pasatiempos que se practiquen en forma solitaria o con otras
personas (por ejemplo correr, meditar, andar en bicicleta, u otros pasatiempos). Aunque en un
principio el desarrollo de esas actividades puede implicar incomodidad e incluso dolor, otorgan
beneficios a largo plazo para la salud física y el bienestar psicológico.
La práctica de esas actividades puede permitir que el usuario desarrolle maestría y las
comience a considerar una fuente de placer, a la vez que aumenta su autoeficacia.
68

3.5 Afrontamiento de urgencia de consumo y craving (Marlatt, Parks y Witkiewitz, 2002)


Además del deseo de indulgencia, la recaída puede ser estimulada por los procesos
afectivos y cognitivos que enmascaran las verdaderas intenciones del usuario, y acercarlo a
situaciones de alto riesgo.
Por lo tanto, el usuario necesita entrenarse en el desarrollo de habilidades de afrontamiento
(no sólo desarrollar un plan de escape). Con este fin se propone trabajar en sesiones de imaginería
con las situaciones de alto riesgo con las que probablemente se enfrentará el usuario al terminar el
tratamiento, y fomentar el uso de las estrategias de afrontamiento que ha aprendido durante el
tratamiento.

3.6 Afrontamiento de la racionalización, la negación y las decisiones aparentemente


irrelevantes (Marlatt, Parks y Witkiewitz, 2002)
Los autores indican que además de los procesos afectivos relacionados con las urgencias
por el consumo y los craving, los antecedentes encubiertos de los episodios de recaída son
influenciados también por tres constructos cognitivos, —Racionalización, Negación y Decisiones
Aparentemente Irrelevantes— que se asocian con la cadena de eventos que anteceden a la
exposición a situaciones de alto riesgo.
La racionalización es definida como una explicación o una excusa legítima para implicarse
en un comportamiento; las racionalizaciones son usadas para permitirles a los individuos para
aproximarse a una situación sin un reconocimiento de las mismas, o de los propósitos o intenciones
reales del comportamiento.
La negación es un mecanismo por medio del cual el individuo se niega a reconocer su
motivación, sus decisiones o ciertas características de una situación o un conjunto de eventos. La
persona puede negar la existencia de un motivo para implicarse en una recaída, y puede negar el
reconocimiento de las consecuencias retardadas de reasumir el hábito adictivo.
Ambas distorsiones cognitivas generalmente se combinan para influir en la toma de
pequeñas decisiones que parecen inocentes o irrelevantes, pero que llevan a la persona a
implicarse en situaciones de alto riesgo.
Los autores sugieren que en el tratamiento se enseñe a los usuarios a reconocer y a estar
vigilantes a las decisiones aparentemente irrelevantes, y fomentar el uso de auto-instrucciones en
voz alta para recordarse de sus motivaciones e intenciones para estar abstinentes del uso de las
sustancias.
69

Carroll (1998) propone la siguiente sesión23 para abordar las decisiones aparentemente
irrelevantes:

Materiales: papelógrafo, hoja de registro para los usuarios

Después de una introducción en la cual se informa a los usuarios que está comprobado que las
personas en proceso de recuperación de comportamientos adictivos acostumbran tener ciertos
pensamientos o tomar ciertas decisiones aparentemente inocentes, que los exponen a situaciones de
alto riesgo y a tener deslices en el consumo.

El profesional relata a continuación la siguiente historia:

Les contaré la historia de una persona que tomó ciertas decisiones aparentemente inocentes que lo
llevaron a una situación de alto riesgo y eventualmente a una recaída.
Cuando les vaya relatando la historia, traten de percatarse de lo que el protagonista pensó o hizo que
lo llevaron a ser más vulnerable al uso de cocaína.

Juan había estado abstinente durante algunas semanas [o meses], y una noche que estaba solo en
su casa salió a pasear. Llevó consigo la billetera, con sus documentos y algo de dinero por si le
ocurría algún percance.
Al ir caminando, alejándose de la casa, de pronto se dijo que tenía que aprovechar la caminata para
disfrutar del paisaje, y decidió encaminarse a una calle muy iluminada para disfrutar de la vista del
barrio en la noche. En esa calle se encontraba el bar al cual él iba frecuentemente en el pasado, a
beber y luego consumir cocaína.
Al pasar frente al bar, Juan se dio cuenta que la noche estaba calurosa, de modo que decidió entrar a
tomarse una Coca-Cola. Una vez adentro, pensó que como su problema adictivo era con la cocaína,
estaría bien entonces que se tomara una cerveza.
Después de tomarse dos cervezas de medio litro cada una, casualmente se dio cuenta que en el bar
estaba el tipo que le vendía cocaína. Y Juan pensó, entonces, que ya que llevaba varias semanas [o
meses] sin consumir cocaína, eso significaba que en realidad él no era un adicto, o que podía
consumir nuevamente sin descontrolarse, de modo que se acercó al tipo y le compró un gramo de
cocaína, la que consumió en el baño.

Ahora que han escuchado la historia, ¿podrían indicarme qué pensamientos o decisiones de Juan, lo
llevaron a implicarse en una cadena de comportamientos que lo llevaron al desliz?

(Luego de la participación y discusión de los usuarios) Una de las cosas que está clara, es que la
forma más fácil de detener una cadena de decisiones aparentemente inocentes, es detenerla al
principio.

23
La que ha sido ligeramente modificada para este documento.
70

Sin embargo, puede ocurrir que la persona se diga que la situación de riesgo a la cual se ha expuesto
es una situación segura, en la cual no le ocurrirá nada; lo cual puede no ser cierto.
¿Qué cosas podría haber pensado Juan que lo hubiesen ayudado a detener esa cadena de
decisiones inocentes?

(Luego de la participación y discusión de los usuarios) Ahora bien, los invito a pensar en episodios de
deslices o recaídas que tuvieron en el pasado [o recientemente]. Recuerden la situación y percátense
de lo que se dijeron a si mismo y las decisiones aparentemente inocentes que tomaron. (Pausa)
¿Cómo podrían haber interrumpido esa cadena de eventos, para no haber tenido el desliz?

A continuación el profesional exhibe un papelógrafo con las decisiones aparentemente inocentes que
son comunes en los consumidores de alcohol o drogas:

• Mantener alcohol en la casa para atender a los amigos


• No destruir los artefactos usados para consumir (por ejemplo, pipa)
• Ir a fiestas en las cuales puede consumirse alcohol o drogas
• Juntarse con personas que consumen
• Mantener en secreto en la familia el consumo de alcohol o drogas
• No contarles a los amigos de su decisión de dejar de consumir
• No planificar el uso del tiempo libre
• Organizar mal el tiempo, de modo que quedan muchas horas de aburrimiento
• Cansarse o estresarse en exceso

Como tarea al final de esta sesión se sugiere el auto-monitoreo de los usuarios de sus decisiones
aparentemente inocentes, los comportamientos de riesgo probable que derivan de esa decisión,
decisiones alternativas y comportamientos probables que le otorgarían mayor seguridad.

Fecha Hora Decisión Comportamiento Decisión alternativa Comportamiento


aparentemente de riesgo (¿Qué otra cosa que me otorgaría
inocente probable puedo pensar?) una mayor
seguridad
71

TERCERA PARTE:
ANEXOS
72

ANEXO Nº 1
ESCALA DE AUTOEFICACIA DE ABSTINENCIA DEL ALCOHOL24
(DiClemente CC; Carbonari JP; Montgomery RPG; Hughes SO. The Alcohol Abstinence Self-Efficacy Scale.
Journal of Studies on Alcohol, 1994; 55:141-148)
(Fuente: http://adai.washington.edu/instruments/pdf/Alcohol_Abstinence_Self_Efficacy_Scale_17.pdf;
rescatada en diciembre de 2010)

Nombre: ……………………………………………………………………………………………………………………………… Fecha: ……………………………………………………………..

Más abajo se describe un número de situaciones que llevan a algunas personas a consumir alcohol o drogas.
Nos gustaría saber cuán tentado estaría usted en consumir en esas situaciones. Marque la respuesta que
mejor describa el sentimiento de tentación en cada situación actualmente.

TENTACION
Situación Ninguna No muy Moderadam Muy Extremadame
tentación tentado ente tentado tentado nte tentado
en lo
absoluto
1. Cuando me siento pésimo debido a que
dejé de beber o estoy experimentando
síntomas de abstinencia.
2. Cuando tengo dolor de cabeza.
3. Cuando estoy deprimido.
4. Cuando estoy de vacaciones y quiero
relajarme.
5. Cuando estoy preocupado por alguien.
6. Cuando siento que tengo muchos
problemas.
7. Cuando tengo ganas de consumir, y
tomarme sólo un trago para ver qué
ocurre.
8. Cuando me ofrecen un trago en una
situación social.
9. Cuando sueño que me tomo un trago.
10. Cuando quiero probar mi fuerza de
voluntad sobre el consumo.
11. Cuando tengo una necesidad física o un
craving para consumir alcohol.
12. Cuando tengo cansancio físico.
13. Cuando estoy experimentando algún
dolor físico o una herida.

24
Traducción: Mario Pacheco
73

14. Cuando me siento incómodo debido a una


frustración.
15. Cuando veo a otros en un bar o en una
fiesta.
16. Cuando tengo la sensación que todo me
ha salido mal.
17. Cuando las personas con las cuales bebo
me estimulan para que beba.
18. Cuando siento rabia conmigo mismo..
19. Cuando experimento ansia de consumo o
un impulso para tomar un trago, y que me
pilla mal parado.
20. Cuando estoy excitado y celebrando con
otras personas.

Más abajo se describe un número de situaciones que llevan a algunas personas a consumir alcohol o drogas.
Nos gustaría saber cuánta confianza tiene usted que no consumiría en esas situaciones Marque la respuesta
que mejor describa el sentimiento de confianza en cada situación actualmente.

CONFIANZA
Situación Ninguna No muy Moderadam Muy Extremadame
tentación tentado ente tentado tentado nte tentado
en lo
absoluto
21. Cuando me siento pésimo debido a que
dejé de beber o estoy experimentando
síntomas de abstinencia.
22. Cuando tengo dolor de cabeza.
23. Cuando estoy deprimido.
24. Cuando estoy de vacaciones y quiero
relajarme.
25. Cuando estoy preocupado por alguien.
26. Cuando siento que tengo muchos
problemas.
27. Cuando tengo ganas de consumir, y
tomarme sólo un trago para ver qué
ocurre.
28. Cuando me ofrecen un trago en una
situación social.
29. Cuando sueño que me tomo un trago.
30. Cuando quiero probar mi fuerza de
voluntad sobre el consumo.
74

31. Cuando tengo una necesidad física o un


craving para consumir alcohol.
32. Cuando tengo cansancio físico.
33. Cuando estoy experimentando algún
dolor físico o una herida.
34. Cuando me siento incómodo debido a
una frustración.
35. Cuando veo a otros en un bar o en una
fiesta.
36. Cuando tengo la sensación que todo
me ha salido mal.
37. Cuando las personas con las cuales
bebo me estimulan para que beba.
38. Cuando siento rabia conmigo mismo..
39. Cuando experimento ansia de consumo
o un impulso para tomar un trago, y que
me pilla mal parado.
40. Cuando estoy excitado y celebrando
con otras personas.

Afectos Negativos
18 o 38. Cuando tengo rabia conmigo mismo.
16 o 36. Cuando tengo la sensación que todo me ha salido mal.
3 o 23. Cuando estoy deprimido.
14 o 34. Cuando me siento incómodo debido a una frustración.
6 o 26. Cuando siento que tengo muchos problemas.

Social/Positivo
15 o 35. Cuando veo a otros en un bar o en una fiesta.
20 o 40. Cuando estoy excitado y celebrando con otras personas.
4 o 24. Cuando estoy de vacaciones y quiero relajarme.
17 o 37. Cuando las personas con las cuales bebo me estimulan para que beba.
8 o 28. Cuando me ofrecen un trago en una situación social.

Físico y otros problemas


2 o 22. Cuando tengo dolor de cabeza.
12 o 32. Cuando tengo cansancio físico.
5 o 25. Cuando estoy preocupado por alguien.
13 o 33. Cuando estoy experimentando algún dolor físico o una herida.
9 o 29. Cuando sueño que me tomo un trago.
75

Craving y urgencia de consumo


1 o 21. Cuando me siento pésimo debido a que dejé de beber o estoy experimentando síntomas de
abstinencia.
7 o 27. Cuando tengo ganas de consumir, y tomarme sólo un trago para ver qué ocurre.
11 o 31. Cuando tengo una necesidad física o un craving para consumir alcohol.
10 o 30. Cuando quiero probar mi fuerza de voluntad sobre el consumo.
19 o 39. Cuando experimento ansia de consumo o un impulso para tomar un trago, y que me pilla mal parado.
76

ANEXO Nº 2
CUESTIONARIO BREVE DE CONFIANZA SITUACIONAL (BSCQS)25
(Fuente: www.motivationalinterveiw.org; rescatado en junio de 2006)

A continuación se presentan 8 diferentes situaciones o eventos ante los que algunas personas tienen
problemas por su forma de beber o con el consumo de alguna droga.
Imagínese que en este momento está en cada una de estas situaciones e indique en la escala que
tan seguro se siente de poder resistir la necesidad de beber en exceso o consumir alguna droga, marcando
con una “X” a lo largo de la línea 0% si está “INSEGURO” ante esa situación o 100% si está “TOTALMENTE
SEGURO” de poder resistir beber en exceso, como en el ejemplo.
Me siento...

0% 100%
Inseguro Seguro

En este momento sería capaz de resistir la necesidad de beber en exceso o consumir drogas en aquéllas
situaciones que involucran...

1. EMOCIONES DESAGRADABLES (por ejemplo: si estuviera deprimido en general; si las cosas me


estuvieran saliendo mal).
Me siento...

0% 100%
Inseguro Seguro

2. MALESTAR FÍSICO (por ejemplo: si no pudiera dormir; si me sintiera nervioso y tenso).


Me siento...

0% 100%
Inseguro Seguro

25
Versión original en castellano.
77

3. EMOCIONES AGRADABLES (por ejemplo: si me sintiera muy contento; si quisiera celebrar; si todo fuera
por buen camino).
Me siento...

0% 100%
Inseguro Seguro

4. PROBANDO MI CONTROL SOBRE EL CONSUMO DE ALCOHOL (por ejemplo: si pensara que ya no


tengo problemas con el alcohol o con las drogas; si me sintiera seguro de poder beber sólo unas cuantas
copas o que pudiera controlar el consumo de drogas).
Me siento...

0% 100%
Inseguro Seguro

5. NECESIDAD FÍSICA (por ejemplo: si tuviera urgencia de beber una copa; si pensara qué fresca y sabrosa
puede ser la bebida).
Me siento...

0% 100%
Inseguro Seguro

6. CONFLICTO CON OTROS (por ejemplo: si alguien me presionara a beber o utilizar drogas con ellos; si
alguien me invitara a su casa y me ofreciera una copa o drogas).
Me siento...

0% 100%
Inseguro Seguro
78

7. PRESIÓN SOCIAL (por ejemplo: si alguien me presionara a beber o utilizar drogas con ellos; si alguien me
invitara a su casa y me ofreciera una copa drogas).
Me siento...

0% 100%
Inseguro Seguro

8. MOMENTOS AGRADABLES CON OTROS (por ejemplo: si quisiera celebrar con un amigo; si me estuviera
divirtiendo con un amigo (a) y quisiera sentirme mejor).
Me siento...

0% 100%
Inseguro Seguro
79

SU PERFIL DE AUTO-CONFIANZA
(Documento para ser llenado los profesionales)26

¿Qué tan seguro está usted?


La siguiente gráfica muestra su seguridad o confianza para controlar su consumo excesivo de alcohol o uso de
drogas ante situaciones de riesgo. Aquéllas situaciones donde el puntaje de confianza o seguridad sean bajos
son interpretadas como situaciones de riesgo.
Es particularmente útil que piense en formas de identificar estas situaciones particulares y haga planes para
evitarlas o enfrentarlas. Sería de utilidad que revisara su calendario de consumo para ver si su consumo
excesivo se relaciona con estas situaciones donde el puntaje fue bajo.

Su perfil de auto-confianza
Las tres situaciones donde los puntajes fueron bajos se muestran en rojo.

Confianza para resistir la urgencia para beber en exceso o consumir drogas

26
Se usará un sistema de barras de color rojo para trasladar desde el instrumento BSCQS las puntuaciones
más bajas, y graficar la auto-confianza del usuario.
80

ANEXO Nº 3
ESCALA DE ATENCION CONSCIENTE
(MINDFULNESS ATTENTION AWARENESS SCALE, MAAS)

Introducción
Brown y Ryan (2003) indican que se ha diferenciado a la consciencia de otros modos de
procesamiento mental —cognición, motivación y emociones— que permiten a los seres humanos operar con
efectividad. De este modo, las personas pueden ser conscientes de los pensamientos, los motivos, las
emociones, y los estímulos sensoriales y perceptuales.
La consciencia, comprende entonces, al percatarse (awareness) y a la atención. El percatarse es un
“radar” de la consciencia, que monitorea en forma continua el ambiente interno y externo; de modo que la
persona puede ser percatarse de un estímulo sin que éste esté en el centro de la atención. La atención es el
proceso de focalizar el percatarse consciente, aumentando el rango de sensibilidad a un rango limitado de la
experiencia. El percatarse y la atención están relacionadas, de modo que la atención en forma continua resalta
figuras del fondo del percatarse, manteniéndolas por períodos variables de tiempo.
Se ha descrito a la atención consciente (mindfulness) como una atención aumentada y un percatarse
de la experiencia del momento o de la realidad del presente. Se la descrito también como un percatarse y una
tención abiertas o receptivas, que se refleja en una consciencia regular o sostenida de los eventos y
experiencias actuales.
La atención consciente permite, por ejemplo, que en la interacción con los demás, la persona se esté
atenta a la comunicación y que percate de los tonos emocionales en ese intercambio. Sin embargo, la
consciencia puede ser entorpecida o restringida por la ruminación, la absorción en el pasado, o fantasías y
ansiedades acerca del futuro; experiencias que sacan a la consciencia de lo que está ocurriendo en el
momento presente.
También se afecta a la atención consciente cuando las personas se comportan en forma compulsiva
o en forma automática, sin un percatarse de su propio comportamiento.
También se ha relacionado a la atención consciente con otros constructos, como el de la inteligencia
emocional; la que incluye una claridad perceptual hacia los estados emocionales de la persona. En los
estados menos conscientes, las emociones pueden ocurrir sin el percatarse del individuo y pueden movilizar
comportamientos antes que el sujeto se percate de ellos.
La atención consciente también se ha relacionado con dimensión de la personalidad de la apertura a
la experiencia, la que implica la receptividad hacia nuevos intereses y experiencias.
81

Beneficios de la atención consciente en la salud psicológica y el bienestar personal


Según Brown y Ryan (2003), la atención consciente (Blasco, Martínez-Raga, Carrasco, y Dittia-Attas,
2008) se caracteriza por claridad y viveza de la experiencia actual. Puede ser importante para facilitar que las
personas se desapeguen de los pensamientos automáticos, de las pautas de hábitos y comportamientos no
saludables, e informando al individuo de su regulación conductual (lo que se ha asociado al bienestar
personal).
Además, al añadir claridad y viveza a la experiencia, puede contribuir también al bienestar y a la
felicidad en forma directa.
Desde la perspectiva de la tradición cognitiva, la atención consciente permitiría obtener información
acerca del comportamiento y la experiencia subjetiva, como el primer paso para hacer cambios conductuales
saludables.
Por otra parte, según algunas teorías de la auto-regulación, se afirmado que el percatarse puede ser
muy valioso para elegir comportamientos que son consistentes con las necesidades, los valores e interese del
individuo. En contraste, el procesamiento automático de información impide considerar las opciones de
comportamiento más congruentes con las necesidades y valores de la persona.
Otro modo en que la atención consciente puede fomentar el bienestar, es su asociación con una
mayor calidad de las experiencias momento a momento; por ejemplo, se ha encontrado que las personas cuya
atención está enfocada en la experiencia sensorial de comer chocolate experimentan más placer que las
personas que consumen la sustancia en forma automática.
La investigación reciente ha encontrado que las actividades intrínsecamente motivadas y de flujo, que
se caracterizan por un compromiso y atención a lo que se está haciendo, producen satisfacción y una
sensación de vitalidad.
En contraste, un estado de mindlessness (el estado opuesto a la atención consciente; Lange, 2009),
se apoya en pensamientos y actos automáticos para funcionar en el mundo, con una pérdida de la
espontaneidad, y un percatarse reducido del mundo interior y exterior.

Sugerencias
Considerando que el trastorno adictivo se caracteriza por la presencia de pensamientos y actos
compulsivos, y que se ha indicado que la población infractora de ley presenta déficit en el procesamiento
cognitivo de los estímulos (Yechiam, Kanz, Bechara, Stout, Busemey, Altmaier y Paulsen, 2008), el fomento
de la atención consciente en las personas con consumo problemático sería un objetivo del tratamiento, cuyos
efectos serían amplios que la implementación de un programa de prevención de recaídas.
La atención consciente también puede fomentarse por medio de prácticas complementarias al
entrenamiento en meditación. Por ejemplo, en la tradición de la Terapia Gestáltica desarrollada por Fritz Perls,
se recomiendan ciertas prácticas que Claudio Naranjo (1990) denomina técnicas “supresivas” y “expresivas”.
Estas técnicas consisten en lo siguiente:

1) Técnicas supresivas:
El objetivo de estas técnicas es fomentar el estar en el presente, en “aquí y el ahora”. “No podemos
‘vivenciar’, ‘experienciar’ (sólo recrear en la imaginación), lo que es pasado o ausente. La realidad
siempre es ahora. Incluso cuando recordamos, nuestra realidad es nuestra acción presente de
82

recordar, nuestro deseo de recordar, nuestras reacciones, aquí y ahora, de nuestros recuerdos.”
(Naranjo, 1990, p. 59-60)

Se proponen las siguientes reglas para los intercambios entre el cliente y el terapeuta:

Regla del no-acercadeísmo: este regla se refiere a la evitación en la conversación a las


intelectualizaciones acerca de la experiencia (por ejemplo: “Se dice que cuando a uno le pasa…”), o
hablar acerca de otras personas. Se propone que el terapeuta ayude al cliente a colocar su atención
a su experiencia en ese momento, es decir, qué está sintiendo cuando emite ese comentario.
Esta regla también implica que en la terapia se fomenta que las personas hablen en términos
personales (“yo”, en lugar de “uno”).

Regla acerca del debeísmo: Se refiere a que las personas suelen hablar acerca de lo que debiera ser,
y no de la experiencia presente. Según Naranjo, “cuando el ‘deber’ es vivenciado como un debería, es
una instancia de responsabilidad desheredada. ‘Mi deber hace que yo’ ha tomado el lugar de ‘Yo
elijo’; ‘Yo debo’ en vez de ‘Yo quiero’”. (Naranjo, 1990, p. 73) De modo que el terapeuta podría
preguntar al cliente, ¿Según “San Quién” afirma lo que ha dicho?

2) Técnicas expresivas:
El objetivo de estas técnicas es fomentar la expresión de lo inexpresado, completar la expresión y
hacer que la expresión sea directa.

Expresar lo inexpresado (iniciación de la acción): esta técnica implica solicitar al cliente qué preste
atención a lo que está sintiendo corporalmente cuando hace un comentario, lo cual puede llevar a la
expresión verbal de lo no dicho inicialmente. (Uno de los objetivos para los reflejos terapéuticos en el
modelo rogeriano, especialmente los “reflejos de sentimientos” y los reflejos de “elucidación”; véase
Greenberg et al., 1996)

Completar la expresión: esta técnica consiste en intensificar la auto-expresión del cliente; ya sea a
través de la repetición de lo dicho, o la exageración de la postura corporal, los gestos y los
movimientos.

Ser directo: implica solicitar al cliente que sea directo en sus comentarios, que evite la minimización,
los rodeos, la vaguedad en sus comentarios; para lo cual se refleja (reiteración) lo que ha expresado
el cliente y se le solicita que hable en forma directa.

En la misma línea de trabajo en Gestalt, se han propuesto ejercicios guiados para fomentar el
percatarse de los clientes, los que están relacionados con las prácticas meditativas. Stevens (1976) describe
una serie de ejercicios (p. 21-66), que podrían implementarse en el trabajo grupal e individual con los usuarios
en tratamiento. Véase Naranjo (1990, p. 27-54) para revisar el fundamento de esas prácticas.
83

A continuación se transcribe el Escala de Atención Consciente, para la evaluación de la capacidad de


los usuarios para prestar atención a las experiencias del presente. Esta Escala podría aplicarse en una
medición pre-post para evaluar los progresos de los usuarios en su percatarse o atención consciente como un
efecto beneficios del tratamiento en que han participado.

EXPERIENCIAS DEL DÍA A DÍA27

Abajo se presenta un grupo de afirmaciones acerca de sus experiencias cotidianas. Usando la escala de 1 a 6,
donde 1 representa “Casi Siempre” y 6 representa “Casi Nunca”, por favor indique que tan frecuente o
infrecuentemente son para Ud. estas experiencias. Por favor, responda de acuerdo a lo que realmente refleja
su experiencia que más acerca a lo que Ud. piensa que debiera ser. Por favor, conteste cada uno de los ítems
por separado.

27
Mindful Attention Awareness Scale (MAAS) (www.positivepsychology.or/ppquestionnaires.htm#MAAS) (rescatada en abril
de 2004)
Traducción y adaptación: Ps. Mario Pacheco y Ps. Eduardo Pando
84

1 6
Casi 2 3 4 5 Casi
Siempre Nunca
1. Puedo experimentar alguna emoción y no ser
consciente de ello.
2. Rompo o derramo cosas por descuido, por no
prestar atención o pensar en otra cosa.
3. Me cuesta permanecer concentrado en lo que ocurre
en el presente.
4. Tiendo a caminar rápido para llegar adonde me
dirijo, sin prestar atención a lo que ocurre en el
transcurso del viaje.
5. No noto las sensaciones de tensión física o malestar
hasta que atraen plenamente mi atención.
6. Cuando conozco a una persona nueva, olvido su
nombre casi de inmediato.
7. Pareciera que “funciono en automático”, sin prestar
mucha atención a las cosas que estoy haciendo.
8. Me apuro en mis actividades, sin detenerme mucho
en ellas.
9. Me concentro tanto en los objetivos que me planteo,
que pierdo contacto con las cosas que me
encuentro haciendo para alcanzarlos.
10. Realizo trabajos de forma automática, sin prestar
atención a lo que hago.
11. Me encuentro escuchando a una persona con un
oído, mientras hago otras cosas al mismo tiempo.
12. Me dirijo a lugares de forma tal que luego me
pregunto cómo fue que llegue ahí.
13. Me encuentro preocupada por el pasado o por el
futuro.
14. Me encuentro haciendo cosas sin prestar atención
a ellas.
15. Como cosas casi sin darme cuenta de lo que hago.
85

ANEXO Nº 4
INDICADORES DEL PROCESO DE RECAIDA
(Resumido de Graña y García, 1998, pp. 235-241)

A. Pautas de pensamiento y actitudes de recaída

1. Actitudes negativas:
Graña y García indican que durante los dos primeros meses de abstinencia el usuario experimenta
una serie de consecuencias positivas, antes que lo afecten los problemas y el estrés de la vida diaria; en esa
especie de “luna de miel” el usuario niega la existencia de cualquier problema o incluso la posibilidad de
recaer. En este período el usuario encuentra difícil admitir que las dificultades surgirán nuevamente. Este es
un factor de alto riesgo para consumir nuevamente.
Asimismo, describen una serie de pensamientos y actitudes negativas que confiablemente dan lugar
a la recaída:

ƒ Dudas acerca del proceso de recuperación


ƒ Autocompasión
ƒ Impaciencia
ƒ Esperar demasiado de los demás (se coloca en los demás la responsabilidad de la
recuperación)
ƒ Mantener una actitud negativa y de insatisfacción crónica
ƒ Confiar demasiado en un mismo (el usuario puede sentirse tan seguro de si mismo, que
incluso puede exponerse a situaciones de alto riesgo para probar que puede resistir la
tentación)
ƒ Considerar que la vida no tiene sentido sin el uso de drogas
ƒ Mantener actitudes y creencias rígidas

2. Sentimientos y estados de ánimo negativos


Son precursores de la recaída los sentimientos crónicos de aburrimiento, depresión, soledad,
infelicidad, tristeza, ansiedad y culpa, junto con recuerdos dolorosos y/o traumáticos.
Dejar de consumir produce un vacío en el sujeto que da lugar a sentimientos contradictorios y a una
alteración del estado de ánimo. Estos sentimientos depresivos pueden ser transitorios, pero en otros casos
corresponden a estresores interpersonales y/o situacionales no resueltos.

3. Idealizar el efecto de la droga


La probabilidad de recaída aumenta si el usuario continúa idealizando los efectos que le producía la
droga y recuerda selectivamente solo los efectos agradables.

4. Colocar a prueba el control personal


86

A medida que el usuario se mantiene abstinente pueden surgir fantasías de poder consumir en forma
controlada; este es un fenómeno paradojal, porque el aumento de la percepción de un mayor control personal,
puede llevar al usuario a racionalizar respecto a que es el momento de volver a consumir ya que ha superado
el problema, y colocarse a prueba para demostrárselo.

5. Deseos de gratificación
El usuario espera alguna fecha importante (cumpleaños, por ejemplo) para “desquitarse” de los
esfuerzos que ha significado el tratamiento.

6. Estados de ánimo positivos


El hecho de sentirse mucho mejor con el tratamiento puede generar un sentimiento de falsa
seguridad sobre la recuperación, y lleva al usuario a creer que es realmente fácil manejar un consumo
esporádico sin perder el control.

7. Problemas sexuales y de relación (tal como lo describen los autores, este indicador se relaciona
con el género masculino)
Los problemas sexuales pueden ser desencadenadores de una recaída. Por ejemplo, en los
consumidores de cocaína se produce generalmente una pérdida temporal del deseo sexual después de dejar
de consumir, que puede durar semanas o varios meses. Este efecto fisiológico puede ser considerado
erróneamente por la/el compañera/o como una señal de rechazo, y generarse dificultades interpersonales.
Graña y García indican que cuando los usuarios no han tenido relaciones sexuales sin drogas
durante períodos de tiempo prolongados, acostumbran a tener reacciones de miedo y de ansiedad de
desempeño, que pueden dar lugar a incapacidad de erección transitoria o eyaculación prematura. Los autores
sugieren que para prevenir recaídas, es importante que el usuario aprenda a disfrutar de los sentimientos
relacionados con la sexualidad y la intimidad sin necesidad de consumir drogas.

8. Sueños relacionados con la recaída


Los suelos relacionados con el consumo, especialmente los muy vívidos y recurrentes, llegan a
alterar el proceso de recuperación del usuario. Al despertarse, el usuario tiene el sentimiento de haber recaído,
pudiendo decepcionarse de si mismo. En otros casos, son tomados como una profecía, como una indicación
de falta de motivación para continuar tratándose.

B. Conductas de alto riesgo

1. Reaccionar exageradamente ante deslices y recaídas


Este riesgo se refiere al Efecto de Violación de la Abstinencia (EVA) de Marlatt. Graña y García
describen del siguiente modo el proceso:
ƒ desarrollo de expectativas y sentimientos de fracaso
ƒ considerar que todo el progreso terapéutico realizado se ha perdido
ƒ decepción por haber cedido a la tentación y haber atribuido el fracaso a fallos personales
ƒ sentimiento de ambivalencia en relación con la abstinencia y la recaída
87

ƒ sentirse decepcionado por haber defraudado a muchas personas (familia, amigos,


compañeros y terapeutas)

2. Conductas impulsivas.
Estas conductas se refieren a comportamientos resultantes de las dificultades de control de impulsos
en el usuario, como por ejemplo en sus reacciones a la frustración, el manejo de la rabia u otras emociones,
etc.

3. Otras conductas adictivas y/o compulsivas


Es frecuente que muchos consumidores problemáticos tengan más de una adicción (alcoholismo,
abuso de otras sustancias psicoactivas distintas a la heroína/cocaína, sexualidad compulsiva, inicio constante
de nuevas relaciones que duran días). Según los autores, esas conductas adictivas pueden estar tan
entrelazadas con el abuso de la sustancia principal, que forman una clase de respuestas que producen
alteración del estado de ánimo o pueden surgir por primera vez después de llevar un tiempo abstinente.
Indican que cualquier cambio que implique un aumento en la frecuencia de alguna de esas conductas
u otras similares (por ejemplo, juegos de azar), puede resultar en un lapso o una recaída. Y afirman,
enfáticamente, que si se pretende eliminar una conducta adictiva sustituyéndola por otra (adicción “negativa”
bajo el concepto de Marlatt), la probabilidad de recuperación terapéutica, a largo plazo, es mínima.

4. Cambios graduales en el (nuevo) estilo de vida


La introducción gradual que comienza a realizar el usuario al programa de tratamiento o en el nuevo
estilo de vida que está desarrollando después de unos meses de abstinencia es una señal de probabilidad de
recaída (faltar a sesiones, participar poco o nada en las reuniones de grupo, no realizar la programación de
actividades semanales, aislarse a pensar, etc.).
Como es obvio, la probabilidad de recaída aumenta si el usuario continúa conviviendo con
consumidores de sustancias.

C. Otros factores de alto riesgo

1. Presencia de trastornos mentales concurrentes

2. Eventos vitales
Cambios importantes de índole negativa e inesperada en la vida del usuario, que generan una
reacción de estrés exagerada y pueden dar lugar a una recaída. Esos eventos también pueden ser naturaleza
positiva (por ejemplo, ascensos laborales, nacimiento de un hijo, iniciar una nueva relación).
88

3. Problemas de salud física


La enfermedad física suele reducir la capacidad de afrontamiento del usuario e incrementar, por
tanto, su probabilidad de recaída. Los autores afirman que es un predictor de éxito terapéutico enseñar al
usuario a recuperar su salud física y prevenir el posible desarrollo de enfermedades.

4. Permisividad familiar
El círculo familiar puede facilitar la recaída al relajar las normas de convivencia e ignorar las posibles
señales de recaída del usuario. Como es obvio suponer, aquel usuario que no ha tenido consecuencias
familiares negativas por haber recaído antes, es probable que vuelva a recaer.
89

REFERENCIAS BIBLIOGRAFICAS

Beck, A.; Rush, A.; Shaw, B. y Emery, G. (1983) Terapia cognitiva de la depresión. 5ª Edición. Desclee de
Brouwer, Bilbao
Beslin, Zack and McMain (2002) An Information-Processing Analysis of Mindfulness: Implication for Relapse
Prevention in the Treatment of Substance Abuse. Clinical Psychology: Science and Practice, Vol. 9, Nº 3,
275-299
Blasco, J.; Martínez-Raga, J.; Carrasco, E. y Dittia-Attas, J. (2008) Atención y craving o ganas compulsivas.
Avances en su conceptualización y sus implicaciones en la prevención de recaídas. Adicciones, Vol. 20,
Nº 4, 365-376 (www.adicciones.es/files/blasco.pdf) (rescatado en diciembre de 2010)
Bowen, S.; Witkiewitz, K.; Dillworth, T.; Chawla, N.; Simpson, T.; Ostafin, B.; Larimer, M.; Blume, A.; Parks, G.
and Marlatt, G. (2006) Mindfulness Meditation and Substance Use in an Incarcerated Population.
Psychology of Addictive Behaviors, Vol. 20, No. 3, 343–347
Brown, K. and Ryan, R. (2003) The Benefits of Being Present: Mindfulness and Its Role in Psychological Well-
Being. Journal of Personality and Social Psychology, Vol. 84, Nº 4, 822-848
Carroll, K. (1998) A Cognitive-Behavioral Approach: Treating Cocaine Addiction. U.S. Department Health and
Human Services, National Institutes of Health
CONACE (2005) Modelo de intervención en personas con consumo problemático de sustancias psicoactivas,
recluidas en los establecimientos penitenciarios chilenos. Tomo I. Ministerio del Interior, Santiago
Daley, D. and Mercer, D. (2002) Drug Counseling for Cocaine Addiction: The Collaborative Cocaine Treatment
Study Model. U.S. Department Health and Human Services, National Institutes of Health
García, J. (s/f) El proceso de toma de decisiones y resolución de problemas. (http://cursos.puc.cl/pps1-
1/almacen/1287158955_glarrail_sec1_pos0.pdf) (rescatado en diciembre de 2010)
Gendlin, E. (1999) El focusing en psicoterapia. Manual del método experiencial. Ed. Paidós, Barcelona
Gorsky, T. (2000) The CENAPS Model of Relapse Prevention Therapy (CMRTP). Approaches to Drug Abuse
Counseling. National Institute on Drug Abuse, U.S. Department of Health and Human Services, pp. 23-38
Gorsky, T. and Kelley, J. (s/f) Counselor's Manual for Relapse Prevention wth Chemically Dependent Criminal
Offenders. Technical Assistance Publication Series 19. U.S. Department of Health and Human Services
Public Health Service, Substance Abuse and Mental Health Services Administration
Graña, J. y García, A. (1998) Prevención de recaídas en drogodependencias. En J. Graña (Ed.) Conductas
adictivas. Teoría, evaluación y tratamiento. Ed. Debate, Madrid, p. 222-259
Greenberg, L. y Paivio, S. (2000) Trabajar con las emociones en psicoterapia. Ed. Paidós, Barcelona
Greenberg, L.; Rice, L. y Elliot, R. (1996) Facilitando el cambio emocional. El proceso terapéutico punto por
punto. Ed. Paidós, Barcelona
Guerra, G. (s/f) La solución de problemas. (http://www.incocr.org/biblioteca/0008.PDF) (rescatado en
diciembre de 2010)
Lange, E. (2009) Mindfulness. In S. Lopez (Ed.), The Encyclopedia of Positive Psychology. Vol. I. Chichester:
Wiley-Blackwell, 618-622 (version digital)
Larimer, M.; Palmer, R., and Marlatt, G. (1999) Relapse Prevention. An Overview of Marlatt’s Cognitive-
Behavioral Model. Alcohol Research & Health, Vol. 23, Nº 2, 151-160
90

Majer, J.; Jason, L. and Olson, B. (2004) Optimism, Abstinence Self-Efficacy, and Self-Mastery. A Comparative
Analysis of Cognitive Resources. Assessment, Vol. 11, No. 1, 57-63
(www.oxfordhouse.org/userfiles/file/doc/majer.pdf) (rescatado en enero de 2011)
Marlatt, G.; Bowen, S. and Lustyk, M. (2010) Relapse, Addiction and Mindfulness. The Neuroscientific
Implications and Clinical Applications of Mindfulness-Based Relapse Prevention (MBRP). Seattle Pacific
University, Lustyk Women’s Health Lab, University of Washington, Addictive Behaviors Research Center
(www.mindfulness.org.au/articles.html) [rescatado en junio de 2010]
Marlatt, G.; Parks, G., and Witkiewitz, K. (2002) Clinical Guidelines for Implementing Relapse Prevention
Therapy. Addictive Behaviours Research Center, Department of Psychology, University of Washington
Marlatt, G. and Witkiewitz, K. (2005) Relapse Prevention for Alcohol and Drug Problems. In G. Marlatt and D.
Donovan (Eds.) Relapse Prevention. Maintenance Strategies in the Treatment of Addictive Behaviors.
Second Edition. New York: Guilford Publication, pp. 1-44
Naranjo, C. (1990) La vieja y novísima gestalt. Actitud y práctica. Ed. Cuatro Vientos, Santiago
Pacheco, M. y Lara, M. (2009) Modelo de Intervención en personas con consumo problemático de sustancias
psicoactivas. Manual para Tratamiento de Bajo Umbral en establecimientos penitenciarios. Tomo V. Area
Técnica de Tratamiento y Rehabilitación, CONACE, Ministerio del Interior, Santiago
Pelissier, B. and Jones, N. (2006) Differences in motivation, coping style, and self-efficacy among incarcerated
male and female drug users. Journal of Substance Abuse Treatment, Vol. 30, 113–120
(http://www.genderbias.net/docs/resources/guideline/Differences%20in%20motivation%20coping%20styl
e%20and%20self%20efficacy%20among.pdf) (rescatado en enero de 2011)
Rojas, M. (2006) Manual de consejo psicológico y psicoterapia motivacional en caso de drogodependencias.
Estructura de seis sesiones tipo. Tomo II. CEDRO, Lima (Sexta Sesión: Pensamientos Automáticos)
Sacks, S. and Ries, R. (2005) Substance Abuse Treatment for Persons with Co-Occurring Disorders. A
Treatment Improvement Protocol Substance Abuse Treatment for Persons with Co-Occurring Disorders
TIP 42. U.S. Department of Health and Human Services (www.samhsa.gov) (rescatado en abril de 2009)
Saunders, B. (1993) Conductas adictivas: Una visión de conjunto. En M. Casas y M. Gossop (Eds.)
Tratamientos psicológicos en drogodependencias: Recaída y prevención de recaídas. Ediciones en
Neurociencias, Barcelona, p. 45-84
Sotomayor-Zárate, R. (2010) Tratamiento farmacoterapéutico de la adicción (Una mirada desde la ciencia
básica). En M. Andrés, J. Fuentealba, K. Gyslin y R. Sotomayor-Zárate (Eds.), Bases científicas de la
drogadicción, Ediciones Universidad Católica de Chile, Santiago, p. 157-188
Stevens, J. (1976) El darse cuenta. Sentir, imaginar, vivenciar. Ed. Cuatro Vientos, Santiago
Tejero, A.; Trujols, J, y Casas, M. (1993) Prevención de recaídas; Su aplicación en un contexto clínico. En M.
Casas y M. Gossop (Eds.) Tratamientos psicológicos en drogodependencias: Recaída y prevención de
recaídas. Ediciones en Neurociencias, Barcelona, p. 295-333
Valeria, C. (2010) Tratamiento de la adicción, aspectos clínicos (Una mirada desde la clínica). En M. Andrés, J.
Fuentealba, K. Gyslin y R. Sotomayor-Zárate (Eds.), Bases científicas de la drogadicción, Ediciones
Universidad Católica de Chile, Santiago, p. 189-211
Washton, A. and Zweben, J. (1996) Treating Alcohol and Drug Problems in Psychotherapy Practice: Doing
What Works. New York: Guilford Publications (Chapter 10: Preventing Relapse)
(http://www.recoveryoptions.us/pdf/chap_10.pdf) (rescatado en julio de 2010)
91

Yechiam, E.; Kanz, J.; Bechara, A.; Stout, J., Busemey, J.; Altmaier, E., and Paulsen, J. (2008) Neurocognitive
deficits related to poor decision making in people behind bars. Psychonomic Bulletin & Review, 15(1), 44-
51 (ProQuest Psychology Journals, rescatado en Julio de 2008)