You are on page 1of 13

ACERO

El acero es un elemento presente en cientos de aspectos de nuestro día


a día. Esto ha provocado que, dependiendo de la finalidad, se utilice
un tipo de acero u otro. La clasificación es amplísima, como veremos a
continuación. Gracias, en gran medida, a dos factores.
En primer lugar, la capacidad de manipulación que tiene este elemento.
El acero se compone principalmente de hierro y de carbono. Este último,
con una presencia en torno al 2% del total. Sin embargo, durante su
proceso de fabricación o reciclaje, se pueden crear diferentes tipos de
acero, siempre que añadamos otros elementos que ampliarán las
propiedades de este material.

Por ejemplo, si añadimos Cromo durante el proceso de generación de


acero, conseguiremos un material más resistente a las altas
temperaturas. Si lo que buscamos es ligereza, podemos añadir a la
aleación Molibdeno. Generando, de este modo, un tipo de acero muy
valorado en la industria automovilística, pues resistirá perfectamente los
impactos en carrocería, manteniendo una ligereza que permite al
vehículo consumir menos.

En segundo lugar, y derivado del punto anterior, la industria ha realizado


amplios procesos de innovación y desarrollo sobre el acero. De este
modo, se calcula que en la actualidad tenemos más de 5.000 tipos de
acero distintos. La gran demanda a nivel mundial, y la utilización
universal en sectores como la construcción, infraestructuras o
automoción, han derivado en necesidades muy específicas. El acero, con
los convenientes procesos de modificación, es capaz de cubrir todas
ellas, con diferentes variables de la aleación original de hierro y carbono.

Tipos de acero
Fruto de lo anterior, tenemos una infinita variedad de aleaciones y
composiciones. Para ordenar todos ellos, vamos a destacar a
continuación algunos grupos universales de acero, que pueden servir
como una clasificación general de modalidades existentes. Después
profundizaremos en algunos de los tipos más reconocidos.

La biblia de los tipos de acero: NORMA UNE 36010


Instituciones representativas del ámbito del acero han generado un
marco común, para identificar claramente las diversas modalidades. Una
especie de Biblia del acero: la NORMA UNE 36010.

Según este código los aceros se pueden clasificar en series que, a su


vez, tienen diferentes subgrupos. Por ejemplo, la serie 1 se refiere a
aceros al carbono, que se subdividen en otros siete grupos. Serían:
 El acero al carbono.
 El aleado de gran resistencia.
 El de gran elasticidad.
 Para cementación
 Y aceros para nitruración.
La Serie 2 cuenta con cinco clasificaciones de acero diferentes. El
denominador común de dicha serie es que sí incorporan elementos
aleantes, que tienen el objetivo de modificar y mejorar las características
iniciales del acero. Aquí entrarían:

 Aceros de fácil mecanización


 Aceros para soldadura.
 Magnéticos.
 De dilatación térmica.
 Y resistentes a la fluencia.
En la Serie 3 tenemos los aceros basados principalmente en Cromo y
Níquel. Serían los inoxidables y los aceros resistentes al calor.

La Serie 5 se basa en tratamiento térmicos que aportan al acero dureza,


tenacidad y resistencia al desgaste. Aquí estarían los aceros al carbono
para herramientas, los aleados para herramientas y los aceros rápidos.

Por último, la Serie 8, dentro de la norma UNE 36001 recoge a los aceros
diseñados para ser moldeados, siendo fundamental el carbono. Aquí
entrarían los aceros para moldeo, los de baja redición, y los de moldeo
inoxidables.

Conociendo los diferentes tipos de acero


A continuación, explicamos los tipos de acero más comunes, sus
componentes y sus propiedades. De este modo, nos acercaremos a las
modalidades más utilizadas, y conoceremos sus principales
características y usos.

Acero puro
Esta modalidad podría definirse como el acero básico. Como su propio
nombre indica, sería una versión del acero en estado puro. Cuanto más
carbono contenga la composición final, mayor será su resistencia. Pero
también tendrá menos ductilidad. En aplicación práctica, esto significa
que la aleación pierde plasticidad. Se vuelve, en definitiva, más
quebradizo, lo que no es interesante para infraestructuras que necesiten
de cierta flexibilidad en su arquitectura. Por ejemplo, un puente.

El acero puro se compone de hierro y de un porcentaje de carbono que


puede oscilar entre el 0,3% y el 2,14%.
Acero corten
La principal característica de esta modalidad es su resistencia a la
corrosión. ¿Cómo se consigue? Añadiendo níquel, cobre, fósforo y
cromo. Elementos que protegen a la pieza final de la oxidación, derivada
de elementos atmosféricos. La principal ventaja de este tipo de acero es
que obtiene esos beneficios sin perder por ello cualidades mecánicas.

Acero de Damasco
Esta modalidad viene de las famosas espadas de Damasco, realizadas
en un acero que ya era muy valorado hace siglos. Diversas
Universidades, entre la que se encuentra la Universidad Complutense de
Madrid, han realizado investigaciones que han dado con una
composición cercana a esta modalidad, con un porcentaje muy elevado
de carbono.

Acero galvanizado
Para entender este tipo de acero hay que explicar inicialmente qué es el
proceso de galvanización. Este consiste en bañar el acero en zinc, con el
objetivo de protegerle de la oxidación. De este modo, se aumenta la
duración del material original sin alteraciones.

Acero quirúrgico
El acero quirúrgico se utiliza principalmente en la elaboración de joyas y,
como su propio nombre indica, en materiales relacionados con el ámbito
quirúrgico. Los elementos que se añaden son el cromo, el níquel y el
molibdeno, ordenador por la proporción o cantidad con la que están
presentes en la aleación final. Su principal característica es su resistencia
a la corrosión.

Acero corrugado
Es muy probable que hayas visto este tipo de acero estructural en alguna
ocasión. Son una especie de barras laminadas, que pueden cortarse y
doblarse con cierta facilidad. Sirven para construir estructuras de
hormigón armado. El acero corrugado tiene, a su vez, una sub
clasificación, según las normas UNE 36065 y la UNE36098. Uno de los
más conocidos es el acero B500S, que cuenta con características
específicas relacionadas con la propiedad dúctil del elemento.

Acero inoxidable 304


Un tipo de acero resistente a la corrosión, que ofrece muchas
posibilidades en soldadura. Como indica su nomenclatura, es inoxidable.
Mantiene sus propiedades con la adición de una composición química
más compleja que los mencionados hasta ahora, puesto que cuenta con
hasta ocho elementos químicos distintos.
El acero a42 y a42b
Otro tipo de acero estructural, cuya nomenclatura está en desuso.
Explicamos este tipo de acero, porque nos sirve como ejemplo de la gran
cantidad de variaciones y evolución que tiene este material. En realidad,
ya no se fabrica, y hay que atender a otro tipo de normas o estándares
europeos. Existen tablas de equivalencias para comprobar cuál es el
acero equivalente al a42 y al a42b. Dichas tablas atienden a
clasificaciones del acero estandarizadas que, como hemos comentado,
resultan básicas para comprender y establecer un orden, ante la gran
cantidad de tipos de acero que existen en la actualidad.

En una línea similar tenemos el acero a37, que ha sido desplazado por
otro tipo de aceros más modernos, especialmente en el ámbito de la
construcción de edificaciones.

Acero A36
Esta clasificación se utiliza principalmente en los Estados Unidos, como
acero estructural. Su principal característica es que tiene multitud de
formas, desde platinas hasta tubos, perfiles o planchas.

Acero c40
Es un tipo de acero bonificado. Tiene un proceso de templado posterior,
siempre por debajo del punto crítico de temperatura. Lo que se busca es
reducir la resistencia a la rotura, su dureza y su límite elástico. Por el
contrario, aumenta la ductilidad, la tenacidad y la resilencia.

El acero 1045
Una modalidad con un buen nivel de resistencia que desarrolla, gracias a
su proceso de producción, buenas propiedades de impacto. Es por eso
que se ha empleado para la fabricación de pinzas hidráulicas, bielas,
tornillos u otras piezas de metal que puedan verse sometidas a este tipo
de situaciones. En su composición encontramos, al margen del hierro y el
carbono, ligeras proporciones de silicona, manganeso y fósforo.

Otras clasificaciones y tipos de acero


Las nombradas son algunas de las aleaciones o denominaciones más
conocidas. Sin embargo, existen muchos tipos de acero y, en
consecuencia, muchas formas de clasificarlo. Según su finalidad,
podemos establecer otro tipo de clasificaciones.

Existen aceros rápidos, para cementación, para soldadura o de fácil


mecanización. Repasamos ahora otra clasificación de este tipo de
materiales, según el uso final al que se vaya aplicar.

Los aceros inoxidables


Seguro que hemos oído cientos de veces esta denominación. Se utiliza
en multitud de elementos que usamos en el día a día y que tienen
contacto con el agua. Están aleados con componentes químicos que
favorecen una resistencia extra frente a la corrosión. En definitiva, aporta
durabilidad al material final. Por supuesto, también son importantes en
edificaciones e infraestructuras en contacto con agua o humedades.

Esta modalidad se puede clasificar en más tipos de aceros inoxidables,


como son los ferríticos, los martensíticos o los austeníticos. Los primeros
tienen un alto carácter magnético. La presencia de carbono es más bien
escasa en esta modalidad, lo que no permite su endurecimiento con
aplicación térmica.

Los aceros inoxidables martensíticos también son magnéticos, y con un


alto grado de inoxidabilidad. Los austeníticos se componen
principalmente de austenita, de ahí su nombre. Estos, sin embargo, no
tienen capacidad magnética.

Sea del tipo que sea, se puede añadir a la aleación un nuevo


componente químico: el molibdeno. Con él, tal y como hemos analizado
previamente, podemos aportar una mayor resistencia a la corrosión.

Aceros rápidos
Se usan principalmente para herramientas, debido a que tienen muy
buena resistencia tanto al desgaste como a la temperatura. En
consecuencia, son ideales para soportar impactos, de ahí que su
finalidad sea la fabricación de brocas, machos, etc. En definitiva,
cualquier pieza que necesite soportar impacto con resistencia y sin
deformaciones. ¿Cómo se consiguen estos aceros rápidos?

Los elementos que forman parte de su composición son: el propio


Molibdeno, el wolframio, el vanadio y/o el cromo. Y, por supuesto, el
cobalto, con el que conseguimos aumentar la dureza del acero, aunque
éste haya sido sometido a altas temperaturas. De nuevo, cobra sentido
su utilización en materiales de impacto por repetición, en donde los
materiales pueden adquirir, fruto de la fricción, altas temperaturas.

Aceros para cementación


Tal y como indica su nombre, se utiliza para cementar. En su
composición química, este tipo de acero destaca por contener muy poco
carbono, en comparación con otros elementos similares de acero. La
parte proporcional de carbono que deja de utilizarse, es cubierta por el
Cromo, el Níquel y Molibdeno.

En función de las cantidades aportadas de cada uno de estos elementos


químicos, destacaremos unas propiedades u otras. El temple y
tratamiento térmico también influirá en las propiedades finales del acero.

Aceros resistentes al calor


El acero, por sí mismo, es un componente resistente al calor. Sin
embargo, existen situaciones concretas en donde la exposición es
realmente elevada, lo que requiere de una aleación específica que
permita someter al aleado a altas temperaturas sin riesgos de
deformaciones.

Aquí es donde entran en juego los aceros resistentes al calor, también


conocidos como termorresistentes. Su tolerancia puede oscilar desde los
260 hasta los 1.200 grados centígrados.

Para conseguirlo, se emplean una gran cantidad de elementos de la tabla


periódica: Cromo, Aluminio, Niobio, Manganeso, Silicio o Molibdeno son
algunos de ellos. En realidad, un acero resistente al calor puede estar
incluido en esta clasificación y, a su vez, puede estar también catalogado
como un acero al carbono.

Con este ejemplo, insistimos en la gran cantidad de aceros disponibles


en el mercado. Lo que genera, en consecuencia, decenas de
clasificaciones. Por ende, una marca, modelo o tipo de acero puede
quedar encuadrado en diversos grupos de los descritos.

Acero para nitruración


La nitruración es un proceso químico y térmico al que se somete el
acero. En concreto, se trata de añadir nitrógeno a la aleación, mientras
nos encontramos en la fase de calentado. De este modo, conseguimos
piezas finales de mayor dureza, que soportarán mejora tanto la fatiga
como una hipotética corrosión. Dentro de esta clasificación tenemos
diversos tipos de acero.

Tenemos aceros para nitruración basados en Cromo, Molibdeno y


Vanadio. Dentro de ellos encontramos el de alta resistencia, para evitar
el desgaste superficial, y el de resistencia media.
Por otro lado, la aplicación de Cromo, Aluminio y Molibdeno nos da como
resultado el acero para nitruración de alta dureza, en donde prime esta
condición para la superficie del material, por encima de la resistencia. En
este caso, esta última característica pasa a tener un valor medio y menos
destacado.

Según la norma UNE EN 10020:2001 define al acero como aquel


material en el que el hierro es el elemento predominante, el contenido
en carbono es, generalmente inferior al 2% y contiene además a otros
elementos.

El límite superior del 2% en el contenido de carbono (C) es el límite


que separa al acero de la fundición. En general, un aumento del
contenido de carbono en el acero eleva su resistencia a la tracción,
pero como contrapartida incrementa su fragilidad en frío y hace que
disminuya la tenacidad y la ductilidad. En función de este porcentaje,
los aceros se pueden clasificar de la siguiente manera:
- Aceros dulce: Cuando el porcentaje de carbono es del 0,25%
máximo. Estos aceros tienen una resistencia última de rotura en el
rango de 48-55 kg/mm2 y una dureza Brinell en el entorno de 135-160.
Son aceros que presentan una buena soldabilidad aplicando la técnica
adecuada.

Aplicaciones: Piezas de resistencia media de buena tenacidad,


deformación en frío, embutición, plegado, herrajes, etc.

- Aceros semidulce: El porcentaje de carbono está en el entorno del


0,35%. Tiene una resistencia última a la rotura de 55-62 kg/mm2 y una
dureza Brinell de 150-170. Estos aceros bajo un tratamiento térmico
por templado pueden alcanzar una resistencia mecánica de hasta 80
kg/mm2 y una dureza de 215-245 HB.

Aplicaciones: Ejes, elementos de maquinaria, piezas resistentes y


tenaces, pernos, tornillos, herrajes.

- Aceros semiduro: Si el porcentaje de carbono es del 0,45%. Tienen


una resistencia a la rotura de 62-70 kg/mm2 y una dureza de 280.
Después de someterlos a un tratamiento de templado su resistencia
mecánica puede aumentar hasta alcanzar los 90 kg/mm2.

Aplicaciones: Ejes y elementos de máquinas, piezas bastante


resistentes, cilindros de motores de explosión, transmisiones, etc.

- Aceros duro: El porcentaje de carbono es del 0,55%. Tienen una


resistencia mecánica de 70-75 kg/mm2, y una dureza Brinell de 200-
220. Bajo un tratamiento de templado estos aceros pueden alcanzar
un valor de resistencia de 100 kg/mm2 y una dureza de 275-300 HB.

Aplicaciones: Ejes, transmisiones, tensores y piezas regularmente


cargadas y de espesores no muy elevados.
2- Diagrama Tensión-Deformación

El diagrama tensión-deformación resulta de la representación


gráfica del ensayo de tracción, normalizado en UNE-EN 10002-1, y que
consiste en someter a una probeta de acero normalizada a un esfuerzo
creciente de tracción según su eje hasta la rotura de la misma. El
ensayo de tracción permite el cálculo de diversas propiedades
mecánicas del acero.

La probeta de acero empleada en el ensayo consiste en una pieza


cilíndrica cuyas dimensiones guardan la siguiente relación de
proporcionalidad:
L0= 5,65 · √S0
Donde L0 es la longitud inicial, S0 es la sección inicial y D0 es el
diámetro inicial de la probeta. Para llevar a cabo el ensayo de tracción,
las anteriores variables pueden tomar los siguientes valores:
D0 = 20 mm, L0 = 100 mm, ó bien,
D0 = 10 mm, L0 = 50 mm.
DESIGNACIÓN TIPO
45XX Molibdeno, (0.55%)46XX Níquel- Molibdeno, (1.8%Ni, 0.2%Mo)47XX Níquel- Cromo-
Molibdeno, (1.05%Ni, 0.45%Cr, 0.2%Mo)48XX Níquel- Molibdeno, (3.5%Ni, 0.25%Mo)50XX A
ceros al Cromo (bajo cromo, 0.28-0.40%)51XX Medio Cromo, (0.8-
1.05%)50XXX Acero resistente al desgaste, 0.5%Cr51XXX Acero resistente al desgaste, medio
Cr 1%52XXX Acero resistente al desgaste, alto Cr 1.45%61XX Aceros al Cromo-
Vanadio, (0.75% Cr, 0.15%V)8XXX Aceros de triple aleación81XX 0.3%Ni, 0.4%Cr, 0.12%Mo86
XX 0.55%Ni, 0.50%Cr, 0.20%Mo87XX 0.55%Ni, 0.50%Cr, 0.25%Mo88XX 0.55%Ni, 0.50%Cr, 0.3
5%Mo92XX Acero al Silicio-
Manganeso, (2%Si y 0.8%Mn)93XX Aceros de triple aleación, 3.25%Ni, 1.2%Cr, 0.12%Mo98XX
Aceros de triple aleación, 1%Ni, 0.8%Cr, 0.25%MoXXBXX Aceros con Boro, (mínimo 0.0005%
B)50BXX 0.5%Cr51BXX 0.8%Cr81BXX 0.3%Ni, 0.45%Cr, 0.12%MoXXBVXX Acero al Boro-
VanadioXXLXX Acero con plomoXXXH Acero con banda de templabilidadEX Nuevos tipos de a
cero con designación temporal
Debido al desarrollo de aceros multicomponentes, hay muchos aceros que no
seencontraban en el sistema original. Las convenciones para el primer digito son:
IDENTIFICADOR
ALEANTE
1.

MANGANESO
2.

NIQUEL
3.

NIQUEL-CROMOPrincipal aleante el cromo.


4.

MOLIBDENO.
5.

CROMO.
6.

CROMO-VANADIOPrincipal aleante el cromo.

IDENTIFICADOR
ALEANTE
7.

NIQUEL-CROMO-MOLIBDENOPrincipal aleante el molibdeno.


8.

NIQUEL-CROMO-MOLIBDENOPrincipal aleante el níquel.


Se observa entonces que si el primer número es 1 se sabe que es un acero alcarbono; si el
dígito siguiente es el 0, o sea que la designación es 10XX, se tratade un acero ordinario al
carbono; así 1030 significa un acero ordinario alcarbono con 0.30%C. Si el segundo digito es
uno, la designación es 11XX ysignifica que se trata de una acero re sulfurado, es decir, se le
añadió azufrepara hacerlo mas maquinable, por ejemplo, el acero SAE 1108. Si el
segundodigito es 3, la designación es 13XX y se trata de un acero con contenido demanganeso
entre 1.5 y 2%, por ejemplo, el SAE 1330.Si el primer digito es 2, se trata de acero al níquel,
por ejemplo, el acero SAE23XX que es un acero con 3.5% de Ni. Si el primer digito es 3, se esta
señalandoun acero al Ni-Cr, por ejemplo, el acero SAE 31XX con 1.25% de Ni y 0.65%
deCr.Ejemplo:
Como el proceso de fabricación de acero afecta los elementos residuales, tales
comoóxidos, sulfuros, silicatos, nitruros; los que a su vez afectan las propiedades del acero,
aveces se añade una letra como prefijo al numero AISI-SAE:
LETRA PROCESO DE FABRICACIÓN
A Acero Siemens Martins básico aleadoB Acero al carbono, BessemerC Acero al carbono,
Siemens Martins básicoCB Acero al carbono, Bessemer o ThomasD Acero Siemens Martins áci
doE Acero de horno eléctricoMT Acero al carbono S-M básico, para tubos.
En general, los aceros 10XX de bajo carbono, de 1005 a 1025, se usan paracementación y
para la fabricación de láminas. Los aceros 1015 a 1025 se usancomo estructurales en vigas,
placas, perfiles, ángulos, etc, con propósitos deconstrucción. Los aceros 11XX son de corte
libre, pues se añaden hasta 0.33% deazufre, con el fin de facilitar la producción de partes que
no van a soportarmuchas tensiones.Aceros con mas de 1.0 de Manganeso, aceros 13XX,
desarrollan ductilidad yresistencia y son superiores a los aceros ordinarios al carbono.Las
propiedades de los aceros dependen de la acción de los aleantes presentes.