You are on page 1of 49

E.E.U.U.

-
RUSIA
El tiempo se acaba para los apologistas de la Pax Americana

La paradoja de la actual  crisis global  es que, por al menos cinco


años,   todas   las   naciones   relativamente   responsables   e   independientes   han
hecho   tremendos   esfuerzos   para   salvar   a   los   Estados   Unidos   del   desastre
financiero, económico, militar y político al que se avecina. Y esto a pesar de
que   Washington,   de   manera   sistemática,   trata   de   desestabilizar   el   orden
mundial conocido como la Pax Americana. 

Dado que la política no es un juego de suma cero (por ejemplo, la
pérdida de un participante no conlleva a que otro gane) esta paradoja tiene
una   explicación   lógica.   Una   crisis   erupciona   dentro   de   cualquier   sistema
cuando hay una discrepancia entre su estructura interna y la suma total de
sus   recursos   disponibles   (recursos   que,   eventualmente,   resultarán
inadecuados para que el sistema funcione de manera normal).

Hay al menos tres opciones básicas para encaminar esta situación:

1­   A   través   de   una   reforma:   en   la   cual   la   estructura   interna   del


sistema evoluciona para corresponder mejor con los recursos disponibles. 

2­ A través del colapso del sistema: el mismo resultado es alcanzado
mediante la revolución.
3­ A través de la preservación: las amenazas externas del sistema
son   eliminadas   por   la   fuerza   y   las   relaciones   internas   del   sistema   son
cuidadosamente   conservadas   en   relaciones   de   base   desiguales   (sea   entre
clases, estratos sociales, castas o naciones)

El método de preservación fue ejecutado por las dinastías Ming y
Qing en China, así como en el Tokugawa Shogunate en Japón. Fue utilizado
con éxito, en el siglo XIX, antes de la era de la globalización capitalista. Pero
ni   siquiera   aquellas   civilizaciones   orientales   (aunque   bastante   robustas
internamente)   sobrevivieron   a   su   colisión   con   la   civilización   europea   de
tecnología   más   avanzada   (y   por   lo   tanto   militar   y   políticamente   más
poderosa).   Japón   encontró   la   respuesta   al   camino   de   la   modernización,
mediante reformas, en la segunda mitad del siglo XIX; China pasó un siglo
inmerso en un lodazal de dependencia semi­colonial y sangrientas guerras
civiles, hasta que el nuevo liderazgo de Deng Xiaoping fue capaz de articular
su propia visión de las reformas modernizantes.

Este punto nos lleva a la conclusión de que un sistema puede ser
conservado sólo si esta a salvo de cualquier influencia externa indeseada, por
ejemplo, si controla al mundo globalizado. 

La contradicción entre el concepto de escapar de la crisis, adoptado
por la elite norteamericana, y el concepto alternativo (propuesto por Rusia,
respaldado por China, luego por las naciones del BRICS y ahora por una gran
parte   del   mundo)   reside   en   el   hecho   de   que   los   políticos   de   Washington
parten   de   la   premisa   de   que   están   habilitados   a   controlar   totalmente   el
mundo globalizado y guiar su desarrollo en la dirección que a ellos se les
antoje.   Por   lo   tanto,     al   reconocer   que   los   recursos   para   sostener   los
mecanismo   que   perpetúan   su   hegemonía   global   menguan,   trataron   de
resolver   el   problema   suprimiendo   a   potenciales   oponentes   y   así   poder
redistribuir los recursos globales a su conveniencia. 

Si   tienen   éxito,   los   Estados   Unidos   estarían   habilitados   para


restablecer los eventos de los tardíos 80s, comienzos de los 90s, cuando el
colapso de la Unión Soviética, y el sistema global socialista bajo su control,
permitió   a   occidente   escapar   de   su   crisis.   En   este   nuevo   escenario,   la
redistribución de los recursos a favor de occidente como un todo colectivo,
pero   particularmente   a   favor   de   los   Estados   Unidos,   se   transformó   en   un
asunto   más   complejo   que   antes.   Sin   embargo,   este   movimiento   ofreció   al
sistema una prórroga que fue usada para crear un régimen que preservara las
relaciones desiguales. La elite norteamericana, por lo tanto, tomó control de
los   recursos   energéticos,   el   crudo,   las   finanzas   y   los   recursos   industriales,
salvaguardándolos   del   peligro   de   una   implosión   interna   del   sistema,
mientras eliminaba centros de poder alternativos escudando al  sistema de
grietas externas, representándolo como eterno (al menos por un período de
tiempo predecible).

La aproximación alternativa postula que el total de los recursos del
sistema mermará antes de que los Estados Unidos puedan gestionarlos para
generar los mecanismos necesarios para perpetuar su hegemonía global. Esto
llevará a la tensión (e hipertensión) de las fuerzas que aseguran la supresión
imperial de aquellas naciones periféricas, todas de interés para Washington,
lo cual más tarde llevará al inevitable colapso del sistema. 

Doscientos, o incluso cien años atrás, los políticos habrían actuado
bajo el principio de “empujar lo que cae” y se prepararían para dividir el
legado   de   otro   imperio   derruido.   Sin   embargo,   la   globalización   de   la
industria y el comercio (alcanzada hacia fines del sigo XIX), así como también
de las finanzas, podría causar el colapso del imperio norteamericano a través
de una política que es extremadamente peligrosa y costosa para el mundo
entero.   Para   decirlo   sin   rodeos:   los   Estados   Unidos   podría   enterrar   la
civilización bajo sus propias ruinas.

Consecuentemente,   el   acercamiento   Ruso­Chino   ha   tratado   de


ofrecerle   a   Washington   una   opción   de   compromiso   que   respaldaría   la
gradual  y  evolutiva erosión  de  la  hegemonía  norteamericana,  cuidando  el
incremento   de   las   reformas   financieras   internacionales,   económicas   y
militares, así como las relaciones políticas, en base al  sistema existente de
leyes internacionales. 

A la elite norteamericana se le ha ofrecido un “aterrizaje suave” que
hará que preserve mucho de su influencia y activos, mientras gradualmente
adapta   su   sistema   a   una   correspondencia   más   certera   con   los   hechos
presentes   (permitiéndole,   además,   llegar   con   una   reserva   de   recursos),
tomando en cuenta los intereses de la humanidad entera y no sólo los de su
elite de “300 familias” que, en la actualidad, se redujeron a no más de treinta. 
Al final, siempre es mejor negociar que construir un nuevo mundo
de   las   cenizas   de   uno   viejo.   En   especial,   desde   que   hay   precedentes   para
acuerdos similares. 

Hasta   el   2015,   la   elite   norteamericana   (o   al   menos   los   pocos   que


determinan la política de los Estados Unidos) se han asegurado la posesión
de fuerzas financieras, económicas, militares y políticas suficientes como para
paralizar   el   resto   del   mundo,   mientras   aún   preservan   la   hegemonía   en
Washington, privándosela a todos, incluidos los propios norteamericanos que
carecen de cualquier tipo de soberanía política real o de derechos económicos
reales.   Los burócratas europeos fueron importantes aliados de dicha elite,
como por ejemplo el sector cosmopolita de compradores burgueses de la elite
de la Unión Europea, cuyo bienestar se sostenía de una posible integración
transatlántica   (bajo   el   poder   de   los   EEUU),   o   las   entidades   de   la   Unión
Europea   (cuyas   premisas   de   solidaridad   atlántica   se   han   vuelto   dogmas
geopolíticos) o la OTAN, aunque este en conflicto con los intereses de los
miembros de los estados de la Unión Europea.

Sin embargo, la crisis en Ucrania, la cual arrastró mucho más de lo
que originalmente se planeó, el impresionante aumento de energía militar y
política rusa que puso en movimiento para resolver la crisis de Syria (algo
para lo cual  los Estados Unidos no tenían la respuesta apropiada)  y, más
importante aún, la progresiva creación de entidades financieras y económicas
alternativas que cuestionan la posición del dólar como la moneda mundial de
facto, dispuso a un sector de la elite norteamericana a comprometerse con su
propia estimulación (en los últimos quince años la elite ha sido excluida de la
participación efectiva de cualquier decisión estratégica).

Las últimas declaraciones de Kerry y Obama, que se mecen entre la
voluntad   a   considerar   un   compromiso   mutuo   en   los   asuntos   de   conflicto
(incluso Kiev recibió instrucciones de “implementar el protocolo de Minsk”)
y una determinación de continuar la política de confrontación, son evidencias
de la batalla de escalones que se libra en el seno de Washington.

Es   imposible   predecir   el   resultado   de   esta   lucha:   demasiados


políticos de alto nivel y familias influyentes ataron sus futuros a una agenda
que sólo se sostiene de la dominación imperial como para que se renuncia a
ello sin problemas. En realidad, las posiciones de los multibillonarios y de las
dinastías políticas están en riesgo.

Sin   embargo,   podemos   decir   con   absoluta   certeza   que   hay   una
cierta oportunidad durante la cual se puede tomar cualquier decisión. Y una
ventana de oportunidades se está cerrando, aquella que le permitiría a los
Estados   Unidos   realizar   un   aterrizaje   suave   con,   encima,   algunas
compensaciones. La elite de Washington no puede escapar al hecho de que
están enfrentados a problemas mucho más serios que os de diez o quince
años   atrás.   En   estos   momentos,   la   gran   cuestión   gira   en   torno   de   cómo
aterrizar y, aunque el aterrizaje será más duro de lo que podría haber sido y
vendrá con costos mayores a los previstos, la situación aún no es un desastre. 

  
Pero   los   Estados   Unidos   tienen   que   pensar   rápido.   Sus   recursos
disminuyen con más velocidad de la que esperaban los autores del plan para
la preservación imperial. A la pérdida de control sobre los países del BRICS
puede sumarse la incipiente, pero justa, pérdida de control sobre las políticas
de la Unión Europea, así como una mengua de confianza en los ataques a las
monarquías de Medio Oriente que garantizaban sus maniobras geopolíticas.
Las entidades financieras y económicas creadas y puestas en marcha por las
naciones BRICS están generando acuerdos según su propia lógica y Moscú y
Beijing no están habilitados para demorar su desarrollo demasiado tiempo
mientras esperan que los Estados Unidos, de golpe, descubran la capacidad
de negociar.

El punto de no retorno pasará de una vez y para siempre en algún
momento del 2016 y la elite norteamericana no estará habilitada más tiempo
para   elegir   entre   el   compromiso   y   el   colapso.   A   lo   único   que   estarán
habilitados es a dar un portazo tratando de arrastrar el resto del mundo en el
abismo. 

Rotislav Ishchenko
originalmente publicado en Politexpert
el 6 de noviembre del 2015,
 traducido al inglés por Oriental Review,
traducido al español por Matías Heer
UCRANIA
Putin está jugando el juego largo en Dombás y Ucrania

Aníbal llevó a Roma al umbral de la derrota durante la Segunda Guerra
Púnica. El ejército cartaginés marchó todo a lo largo de Italia como si fuera su
patio trasero. Sin embargo, hacia el final, Publio Cornelio Escipión Africano
Mayor   logró   trasladar   el   teatro   de   operaciones   hacia   África,   destruir   los
ejércitos cartagineses, vencer al invencible Aníbal y establecer la paz en los
términos de Roma. 

La victoria sobre Aníbal no tenía que ver tanto con la brillante táctica de
Escipión, sino con el profundo estratega y espectacular político que era Fabio
Máximo Cunctator. Durante el curso de la guerra los romanos no lo eligieron
Cónsul o siquiera Dictador. Fabio Máximo permaneció como un importante
político incluso cuando no ejerció su poder oficial. Su autoridad personal fue
fortalecida   por   la   elección   para   el   Colegió   Pontifical   y   como   Princeps   del
Senado. Sus protegidos y familiares se volvieron cónsules, mientras que los
sacrificios de los oponentes “no eran favorecidos”, hasta tal punto que los
resultados de esas elecciones fueron cancelados varias veces.

¿Cuál   era   la   estrategia   de   Fabio   Máximo?   Consistía   en   la   elección


correcta   del   método   de   lucha   contra   Aníbal.   El   ejército   cartaginés   era
fundamentalmente   diferente   del   romano.   El   ejército   romano   consistía   en
ciudadanos (reclutas, conscriptos), mientras que el cartaginés estaba formado
por mercenarios. En las manos de un talentoso comandante como Aníbal, ese
ejército   era   un   instrumento   poderoso.   Los   romanos   sufrieron   una   derrota
catastrófica después de otra en los primeros años de la guerra. Aníbal tenía la
habilidad de incrementar sus fuerzas no sólo gracias a la belicosidad de las
tribus   gálicas   que   vivían   en   los   valles   del   río   Po,   sino   también   debido   al
cambio de bandos de los aliados de Roma en la parte central y sur de Italia.
Así   entonces,   cada   derrota   de   Roma   no   sólo   llevaba   a   la   pérdida   de   un
ejército, lo que ya era bastante doloroso (Cartago perdía los ciudadanos y
mercenarios de alguien más, mientras que Roma los suyos), sino también a la
pérdida de más aliados.

Por lo tanto, Fabio Máximo tomó la única decisión correcta: Aníbal tenía
que ser privado de la oportunidad de marcar más victorias. El ejército de
Roma debía frustrar las maniobras de Aníbal por su presencia, destruir los
destacamentos locales, sustentar a los leales y, cuando fuera posible, destruir
a los aliados traidores, pero evitar un combate general. En una ocasión, los
cónsules del año 216 a.c., decidieron abandonar la estrategia y organizar una
ofensiva   contra   las   posiciones   de   Aníbal   en   Cannes.   La   subsiguiente
catástrofe fue de tal escala que la próxima derrota de este calibre ocurriría
cuando el Emperador Valens fuera asesinado a la cabeza de su infantería en
Adrianopolis en el 378 D.C. Roma agotó Aníbal por una década entera al
adherir a la estrategia de Fabio Máximo. Recién ahí las victorias de Escipión
Africano se volvieron posibles. Sin embargo, incluso después, el Cunctator
estuvo en contra de la reanudación de las operaciones activas, creyendo que
él podría finalizar a Aníbal y a Cartago sin una excesiva pérdida de vidas,
especialmente   debido   a   que   el   ejército   de   los   mercenarios   estaba
debilitándose y desintegrándose en la ausencia de mayores victorias y, como
la situación en el frente empeoraba, el conflicto entre Aníbal y Cartago crecía.
Una batalla siempre conlleva riesgos, después de todo. 

Ahora mismo, vemos que Rusia adopta una estrategia idéntica en su
conflicto  con  los   Estados   Unidos.   La  estrategia  no  nació   hoy   y  permite  al
Estado   sobrevivir   después   del   destructivo   año   90   y   recobrar   la   suficiente
fuerza para lanzar el primer golpe antes que Washington. Es sólo que, hasta
el exitoso retorno de Crimea y antes de que la sangre fuera derramada en
Dombás1, las masas ni siquiera notaban que EEUU y Rusia tenían severas e
irreconciliables diferencias, y que los dos Estados se estaban moviendo hacia
un   conflicto   abierto.   Era   parte   de   los   intereses   rusos   demorar   ese   choque
tanto tiempo como fuera posible. Es más, como resultado de todo el tiempo
ganado, EEUU creció débilmente mientras despilfarraba su fuerza en varios
conflictos locales todo a lo largo del mundo. Rusia, mientras tanto, creció con
fuerza, llevó a cabo una rotación de la elite (en tales términos que no hubo
ningún disturbio en la situación política interna), fortaleció el rol del estado
en la economía, se rearmó militarmente, restableció viejas alianzas y reclutó
nuevos aliados. En general, Rusia ha ido cambiando la balanza de poder de
manera deliberada por un período extenso de tiempo. Continúa haciéndolo
hoy día, cuando la confrontación con Washington se vuelve realidad.

Sin   embargo,   la   ausencia   de   reunificaciones   triunfantes   después   de


Crimea, los desfiles militares en ciudades liberadas de los nazis y la sangre
corriendo en Dombás, permiten a varios especuladores políticos, así como a
inmaduros románticos, lloriquear constantemente que “Putin tiene miedo de
hacer enojar a los EEUU”, “Surkov está empujando a Donbass de vuelta a
Ucrania” y el usual “han traicionado a todos”. 

1 El 11 de marzo del 2014 Crimea se declaró independiente, junto a Sebastopol,


pasando a formar la República de Crimea que a partir del 16 de marzo pasó a
unirse formalmente a la Federación Rusa. A partir de esta anexión, los conflictos
entre la Ucrania europeísta y las Repúblicas Populares de Dombás y Lugansk se
intensificó llegando a una guerra civil que cesó a causa del Protocolo de Minsk, el
5 de septiembre de ese mismo año.
Ahora  bien,  Putin  es la cabeza del  Estado y Surkov  el  curador  de la
situación en Ucrania. Para evaluar los resultados de sus trabajo tenemos que
escuchar no sólo a los detractores. El problema descansa en que ni Putin ni
Surkov han entrado en una discusión pública con los representantes de la
teoría de la “traición”. Por un lado, es algo adecuado porque una vez que un
político   entra   en   un   debate   con   una   política   marginal,   levanta   esa
marginalidad a su propio nivel, incrementa su importancia, y asegura que
gane nuevos aliados. Por el otro lado, la ausencia de una respuesta directa a
las histéricas acusaciones desalienta a una parte de la sociedad (aquellos que
no se han acostumbrado a pensar por sí mismos): las personas que no pueden
evaluar   la   situación   adoptarán   la   primera   explicación   plausible.   Y   esta
aproximación es incorrecta porque parte de la sociedad (una pequeña, pero
también   políticamente   activa   y   patriótica)   está   consiguiendo   inmerecidos
cabecillas y comienza a moverse en la dirección equivocada, haciendo más
difícil para el Estado llegar a su objetivo que es parte de lo que la sociedad
actual quiere lograr.

Dado  que  los  medios  del   estado Ruso  nunca  se  distinguieron  de sus
iniciativas y no pueden reaccionar a nuevos problemas sin direcciones desde
arriba, trataremos de evaluar de manera independiente, sobre las bases de los
hechos   conocidos,   si   acaso   las   proclamas   de   Putin­Surkov   sobre   la
inefectividad política de Ucrania son ciertos. Comenzaremos diciendo que,
desde   mi   punto   de   vista,   acusar   a   Vladimir   Vladimirovich   y   Vladislav
Yuryevich de tratar de concluir la paz a cualquier precio y de la preparación
de   “empujar   a   Dombás   devuelta   a   Ucrania”   es,   desde   un   principio,   una
distorsión   de   los   hechos   y,   por   lo   menos,   una   mentira   abierta.   Hoy   día,
incluso de acuerdo con los adherentes a la teoría de la traición, la milicia tiene
un ejército bien entrenado de entre unas 55 y 60 mil fuerzas. Un año atrás
todo lo que tenía eran indiferentes partidarios dispersos que no sumaban más
que unas quince mil  fuerzas. Es casi  vergonzoso preguntarlo, pero ¿quién
creo ese ejército?

La   actividad   económica   del   Dombás   está   siendo   revivida,   algunas


empresas   industriales   están   volviendo   a   trabajar,   los   bancos   funcionan,   el
presupuesto tiene dinero para pagar salarios y pensiones y, raro como pueda
sonar, el 80% de la moneda en circulación son rublos rusos. Los estudiantes
están   obteniendo   tarjetas   calificadas   que   les   permiten   entrar   no   sólo   a  las
universidades locales sino también a las rusas. Incluso un año atrás esto era
un problema mayor. La coraza de Donetsk no había comenzado para aquel
entonces y los chicos ya no podían recibir ninguna documentación necesaria
para certificar su educación: no tenían la suya y Ucrania no emitía ninguna.
Ahora el asunto está resulto, y así muchos otros.

Los líderes de las repúblicas han sido legitimados no sólo a través de las
elecciones sino también, en parte, a los ojos de las leyes internacionales. A
pesar   de   todas   las   ideas   de   nuestros   “amigos   y   compañeros”,   durante   el
Minsk   II,   Plótnitski   y   Zajárchenko2  fueron   reconocidos   como   autoridades
políticas   no   sólo   por   Kiev,   sino   también   por   Berlín   y   París,   dado   que
garantizaban con sus firmas los documentos de regulación de la situación. El
OSCE3  está  haciendo   contactos  oficiales  con  las  autoridades  de  Donetsk  y
Lugansk.   Gradualmente   se   han   establecido   ellos   mismos   como   actores
internacionales. 

2 Igor Plótnitski es el actual presidente de la República Popular de Lugansk y


Aleksandr Zajárchenko el presidente de la actual República Popular de Donestk.
3 Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europa
Una vez más, es casi vergonzoso preguntar, porque si Putin da ordenes
a Surkov que vuelve a dar ordenes a Zajárchenko y Plótnitski, entonces por
qué Putin y Surkov están armando y entrenando a un ejército, estableciendo
instituciones   gubernamentales   e   incluso   facilitando   el   crecimiento   del
contacto económico con Rusia en territorios que están planeando rendirse. Y
si   Putin   no   da   ordenes   a   Surkov   y   Surkov   no   tiene   influencia   sobre
Zakharchenko y Plotnitskiy y todo lo que ahora existe en Dombás apareció
ahí gracias a la familiaridad de la milicia con el entrado en años Khottabych,
entonces es a Khottabych a quien habría que preguntarle todas las preguntas
relacionadas con el Minsk, las ofensivas, los bombardeos y todo lo demás4. 

Para   verificar   la   corrección   de   mis   deliberaciones   hay   otro   método


disponible: ver qué está diciendo el enemigo respecto a todo esto. Escribí una
vez que el término “la propaganda de Surkov” apareció entre los traidores
liberales justo después de una de sus visitas a la embajada de los Estados
Unidos. Pero eso fue hace mucho tiempo atrás ¿habrá cambiado algo desde
aquel entonces?

No.   Nada   ha   cambiado.   Kiev   culpa   a   Surkov   por   organizar


personalmente   la   matanza   de   los   Cien   Héroes   Celestiales5  y,   al   mismo
tiempo,   acusan   a   Putin   de   demandar   que   Yanukóvich   abrió   fuego   en   el
Maidán. Así entonces, Kiev, incluso sin pruebas, trata sin parar de acusar a
Putin y Surkov de implementar un escenario más agresivo en Ucrania. 

4 El viejo Khottabych es una película de 1956 producida por la URSS, por Lenfilm,
basada en la novela del mismo nombre de Lazar Lagin. Es una historia basada en
Aladino y su lámpara mágica, siendo el viejo Khottabych el análogo del genio de la
lámpara.

5 Los Cien Hérores Celestiales se refiere a los muertos durante el Euromaidán


Pero eso fue a fines 2013, inicios del 2014. Quizás aquellos que dicen que
Putin   quería   anexar   toda   Nuevo   Rusia   (o   todo   el   Dombás)   y   después   se
asustó   están   en   lo   cierto.   Pero   tampoco   es   verdad,   Geoffrey   Pyatt,   el
embajador de EEUU en Ucrania y el regente de facto del estado ucraniano,
dio una entrevista a Forbes publicada el 3 de julio del 2015. Pyatt dice lo
siguiente: “Contrariamente a las intenciones del Kremlin, Ucrania retiene su
unidad   y   los   planes   de   Surkov   para   estimular   un   quiebre   en   el   país   y
provocar una guerra civil en toda Ucrania han fallado por completo.”

El  tiempo dirá  qué tan en lo cierto estaba el embajador (Obama sólo
recientemente “rasgó la economía Rusa a jirones”), pero incluso ahora, en
julio del 2015, los Estados Unidos están seguros de que Putin (Kremlin) y
Surkov estaban implementando “un plan para desencadenar una guerra civil
en toda Ucrania”. Más allá de los numerosos líderes rusos, estos dos están
provocando   la   mayor   irritación   de   Washington.   No   es   novedad   que   los
liberales Rusos hacen eco de Washington. Lo que sí es una novedad es que al
coro   están   comenzando   a   sumarse   personas   que   se   llaman   a   sí   mismas
patriotas rusos. 

Cada vez que los romanos trataron de irse de los principios estratégicos
arrojados por Fabio Máximo Cunctator e intentaron vencer heroicamente a
los   cartagineses   en   el   campo   de   batalla,   Aníbal   los   vencía.   A   la   final,   los
romanos aceptaron el hecho de que la estrategia del Cunctator, aunque para
ellos incomprensible, era victoriosa y cesaron de experimentar. 

La guerra en Dombás es continua. Nadie la va a terminar. El plan del
Kremlin es ganar y no sólo en el Dombás. El enemigo es fuerte, astuto, y no
está atado a regla alguna. El deseo de romperse el cuello por arrojarse a un
choque de cabezas puede parecer noble. Pero una cosa es arriesgarse uno
mismo y otra cosa es arriesgar al país.

Si   un   soldado   quiere   pelear,   puede   ir   a   Dombás   y   morir   ahí.   Por


ejemplo, el Coronel General Werner von Fritsch quien se ganó el disgusto de
Hitler y fue removido del comando, tomó parte en la Campaña Polaca de
1939 a la cabeza del regimiento de artillería 12 y murió en Warsaw el 22 de
Septiembre. 

Sin embargo, un político no tiene derecho a arriesgar a un país por la
causa de un bellísimo gesto.

Rotislav Ishchenko

originalmetne publicado en cont.ws

el 5 de julio del 2015

traducido al inglés por Sergei Malygin

traducido al español por Matías Heer
Integrar al Dombás y ganar 3,5 millones de rusos

El estado Ruso se construyó de manera plurinacional desde los tiempos
de   la   antigua   Rus   (pre­Mongol) 6.   La   igualdad   total   de   los   pueblos,
nacionalidades   y   grupos   étnicos   que   habitan   el   territorio   actual   de   Rusia
como   forma   estatal   se   compuso   a   través   de   la   tríada   nacional   Rusa   (los
grandes rusos, malorrusos o ucranianos y los bielorrusos).

Hoy   día,   las   tierras   habitadas   por   malorrusos   y   bielorrusos   han   sido
desconectadas   del   cuerpo   principal   del   territorio   ruso.   Las   elites   locales,
luego   de   meter   mano   en   los   nuevos   estados   emergentes,   comenzaron   a
formar las respectivas naciones y, encima, obtuvieron cierto éxito. 

Sin embargo, un considerable número de bielorrusos y ucranianos no
quieren convertirse en litvin7 o ucranianos, sino mantener su identidad rusa.
Sumado a eso, en el territorio de la Ucrania moderna han vivido, y aún viven,
millones de rusos expuestos a la ucranización forzada. 

A su vez, el porcentaje de la población rusa en Rusia declina de manera
constante. Aunque actualmente esta reducción no es crítica, en veinte años el
asunto étnico, religioso y de tradiciones culturales en el estado Ruso puede
dejar de ser algo trivial. Y no estamos hablando sobre cambiar la identidad de
la formación estatal de las personas, como, por ejemplo, en el 988 cuando los
paganos Rus' se convirtieron a la ortodoxia. El peligro es que las personas

6 Los rus' fueron una de las poblaciones dominantes dentro de la ciudad-estado


Jaganato de Rus (donde también habían etnias eslavas, bálticas y finesas) que más
tarde se encausó en la Rus de Kiev que pasó a formar una federación de tribus
eslavas orientales lo que finalmente fue evolucionando hacia el Imperio Ruso.
7 Litvin es un término eslavo para denominar a los Lituanos o aquellos eslavos
que se identifican con el Gran Ducado de Lituania. Actualmente algunos
bielorrusos prefieren ser llamados litivin debido a que se afilian al histórico
Ducado de Lituania.
que conformaron el estado Ruso pueden volverse una minoría en su propio
estado.

En   la   actualidad   la   estabilidad   y   la   existencia   de   la   Federación   Rusa


percibe esta amenaza. Hay dos problemas:

1­  Mientras los pueblos que conforman el estado se vuelven una minoría,
dicho   estado,   por   inercia   y   durante   mucho   tiempo,   dependió   de   sus
tradiciones y cultura. Lo cual, a su vez, evoca un sentimiento de injusticia
entre los representantes de otras naciones. 

Pero   hay   una   pregunta   lógica:   “Si   somos   la   mayoría,   y   vivimos   en


nuestra   propia   tierra   ¿por   qué   tenemos   que   seguir   a   personas   con   otras
tradiciones?”   Por   cierto,   esta   contradicción   produjo   una   grieta   irreparable
entre   el   oeste   y   el   este   de   Ucrania.   En   aquel   entonces,   mientras   las
poblaciones minoritarias de los galitzios trataban de imponer en toda Ucrania
la cultura, historia y tradición gala, los rusos del sureste y los malorrusos de
Ucrania central no podían entender por qué, si ellos  conformaban la mayoría
de   la   población,   debían   obedecer   las   tradiciones   de   unos   extranjeros   sólo
porque de repente una provincia del Imperio Ruso, o de la Unión Soviética,
se había convertido en el estado de Ucrania como resultado de algún terrible
error geopolítico8.

En   algún   momento,   cuando   los   pobladores   no­rusos   y   no­ortodoxos


constituyan   la   clara   mayoría   de   la   población   de   la   Federación   Rusa,
percibirán con absoluta objetividad la situación tal como la perciben, hoy día,

8 Galitzia es una zona delimitada por los austríacos que abarca Ucrania y Polonia.
Históricamente esta zona ha sido habitada por todo tipo de etnias que van desde
los celtas, gáulicos, lugianos, cotinios, más germanos, vándalos, godos, bielorrusos,
etc. Durante la edad media fue un territorio artificial de Austria donde dominaba
la aristocracia polaca; terminada la Segunda Guerra Mundial el territorio fue
dividido entre Polonia y la República Socialista Soviética de Ucrania.
los rusos en Ucrania. Naturalmente, los rusos se enojarán por el hecho de que
representantes de los pueblos, para quienes por siglos el estado Ruso ha sido
un   refugio   seguro,   protegiéndolos   de   su   extinción   o   asimilación,   luego
reclamen el derecho a cambiar el código cultural del Estado de acuerdo con
su   voluntad.   La   razón   para   los   insultos   mutuos   y   el   devastador   conflicto
interno está lista. Y cada lado estará convencido de que está en lo cierto. 

2­ Tuve la ocasión de escribir que sólo Rusia estaba habilitada para crear un
estado imperial basado, no en la supresión de las pequeñas naciones y su
asimilación, sino en su convergencia e integración dentro del espacio común
donde  todos  viven   de  manera   confortable.  Fue  la  apabullante  mayoría  de
rusos en el estado Ruso la que garantizó tal idilio étnico. 

Es suficiente con observar las antiguas tierras del Imperio Ruso, más allá
de la Unión Soviética, para ver qué sucede en aquellos territorios donde el
pueblo   ruso   está   perdiendo   su   status   estatal.   Recuerden   la   guerra   civil   e
interestatal   en   el   Cáucaso.   La   guerra   civil   en   Moldavia   (Transnistria),
Ucrania, Tayikistán (relativamente silenciosa), el conflicto civil en Kirguistán
y Uzbekistán. La etnocrácia Báltica en vías de extinción. 

Sólo   Kazajistán   y   Bielorrusia,   quienes   preservan   y   desarrollan   fuertes


lazos de integración con Rusia, han evitado el mayor problema. Ahora, con
todas las dificultades y problemas, a pesar de la incompletud e imperfección
del sistema de poder post­Soviético en Rusia, el pueblo Ruso por defecto se
considera como el arbitro y garante del balance étnico existente. 

Mientras tanto, en el siglo XVII, cuando Siberia entera hasta el Océano
Pacífico ya estaba cubierta de pueblos y fuertes poblados por soldados rusos,
nativos y tribus estaban luchando guerras de todos contra todos. Los débiles
eran conducidos cada vez más al norte, los fuertes peleaban al sur. 
Un ejemplo de las repúblicas Caucásicas del Norte, territorios que son
partes de la Federación Rusa, muestra convincentemente cuán crítica es la
reducción numérica de rusos (la población Rusa se ha reducido en Chechenia
un 2%, en Ingusetia un 1% y en Daguestán un 4%), lo cual conlleva a una
reaparición   de   los   viejos   y   nuevos   conflictos   de   emergencia   internacional,
tribal y de clan.

Aunque el decline numérico del pueblo ruso por debajo del límite crítico
conducirá a una desestabilización y destrucción de la Federación Rusa, será
contrario   a   los   intereses   objetivos   de   todas   las   personas   que   la   habitan:
muchas naciones, en este proceso, pueden simplemente extinguirse. 

Para entender el total de las dinámicas de la población Rusa, repasemos
la   información   del   año,   relativamente   exitoso,   2012.   Era   el   tercer   año   de
crecimiento poblacional que había comenzado en el 2010. La marca más baja,
que   databa   de   1985,   fue   alcanzada   en   el   2009,   cuando   la   población   de   la
Federación Rusa cayó a 141,903,979. En el 2012, Rusia tenía una población de
143,056,383 personas (apenas un millón más que en el 2009). Por el 2013, la
población Rusa incrementó   al menos en unas 300 mil personas. La mayor
parte del crecimiento se debió a una migración de balance positivo, pero se
observó un minúsculo (20,000) exceso de nacimientos sobre muertes, lo que
significa que, durante el 2012, la población rusa incrementó por primera vez y
no sólo  a causa de la migración. 

¿Pero de dónde salieron esos 20,000? El número de Rusos decreció en
88.000   personas,   mientras   que   la   población   de   otras   nacionalidades
incrementó en unas 108.000 personas. 

El pronóstico de nacimientos hasta el 2030 no ofrece grandes motivos de
optimismo. Es probable que las regiones con mayor rango de nacimientos
permanezcan   en   la   República   de   Chechenia,   la   República   de   Ingusetia,   la
República   de   Tuvá,   la   República   de   Daguestán,   la   República   de   Altái,   la
República   de   Sajá   (Yakutia),   Distrito   Autónomo   de   Nenetsia,      Kabardia­
Balkaria, Republica Karacháyevo­Cherkesia, y la República de Kalmukia. Al
tiempo que las regiones con menor rango de nacimiento para el 2030 serán:
Moscú, San Petesburgo,  Leningrado, Tula, Vorónezh, Riazán, Smolensk, las
regiones del Tambov y la República de Mordovia.

Por lo tanto, en los próximos 15 años, tenemos muy pocas posibilidades
de ir en contra de la situación con un gradual decrecimiento del número de
rusos en Rusia, debido al crecimiento natural de la población. Mientras tanto,
desde 1989 hasta el 2010, la población Rusa perdió unos 8 millones. También
podemos  deducir  otro   2  millones  de  ucranianos  (actualmente,   los  mismos
rusos). 

Sin embargo, la población cambia no sólo a causa al crecimiento natural,
sino también debido a los flujos migratorios, así como a la adición de nuevos
territorios. Por ejemplo, en el  mismo período (1989 al 2010)  el número de
uzbekos en Rusia se duplicó y el número de tayikos incremento en un 1.5. La
migración permitió este cambio. 

A su vez, de todo a lo largo de Crimea Rusia recibió 1.9 millones de
personas. Que se componen en al menos 300 mil tártaros y 1,4 millones de
rusos   (rusos,   ucranianos,   bielorrusos).   Más   un   millón   extra   de   rusos
refugiados en Ucrania (desde Dombás, así como desde las regiones del centro
y el sur). De estas cifras uno de cada cincuenta ha recibido la ciudadanía rusa
o está en proceso de hacerlo.

A pesar de todo, en tan sólo un año, el país ha recibido casi 2.5 millones
de rusos adicionales. El potencial que tienen estas fuentes migratorias para
suplantar   la   pérdida   demográfica   permanece   como   una   esperanza.   La
migración de las regiones centrales y del sur de Ucrania se intensificará con el
empeoramiento de la situación económica y con el incremento del terror nazi.
Aunque no todos los que están en desacuerdo con la política oficial de Kiev
desean o pueden irse, podemos contar con absoluta confianza otro millón de
migrantes. 

Sin embargo, es mucho más rentable incorporar a la población rusa con
sus territorios. El número de refugiados rusos de Ucrania es comparable con
el   número   de   rusos   que   se   reintegraron   a   Rusia   desde   Crimea.   Pero   en
Crimea sólo se necesitaba cambiar los documentos y establecer un control
gubernamental,   mientras   que   en   el   caso   presente   los   refugiados   son
abandonados   sin   subsistencia   alguna   y   su   cuidado   es   una   carga   en   los
presupuestos   federales   y   locales,   al   tiempo   que   los   voluntarios   colectan
fondos   y   deliberan   en   torno   a   la   ayuda   humanitaria.     Aún   hoy   muchos
refugiados no han siquiera fijado su residencia. 

Continuando   con   esta   conexión   quiero   recapitular   un   poco   acerca   de


Dombás. Al comienzo del 2014, cerca de 7.5 millones de personas vivían en
las regiones de Donetsk y Lugansk. En contraste con Crimea, no había una
comunidad tártara significativa, es decir que el número de rusos en Dombás
excedía al número de rusos en Crimea no sólo en términos absolutos, sino
también en el porcentaje de la población (si incluimos a los ucranianos con
papeles).

En áreas controladas por la RPD/RPL la población se aproximaba a 4.5
millones   de   personas.   Durante   el   año   de   guerra,   muchos   quedaron   en
condición de refugiados, pero la población de las repúblicas hoy día se estima
entre unos 3 y 3.5 millones y si sumamos la población de los distritos de las
RPD/RPL que actualmente ocupa Kiev se llegaría a unos 5 millones.

Después   de   varios   intentos   las   RPD/RPL   ahora   son   rápidamente


integrados a Rusia. Dado que la economía, las finanzas, el sistema educativo,
policial y las estructuras administrativas están atadas a la Federación Rusa,
sin estos lazos las repúblicas simplemente no sobrevivirían.  

Tampoco hay duda de que la población de las repúblicas pedirá que se
emitan   pasaportes   rusos   en   un   futuro   cercano,   debido   a   que   millones   de
personas   permanecerán   sin   papeles,   pero   esto   no   evitará   que   los   niños
crezcan,   las   personas   se   casen,   mueran   y,   lo   más   importante,   crucen   la
frontera hacia la Federación Rusa. Así las cosas, los problemas que crearán los
ciudadanos   de   las   RPD/RPL   sin   pasaportes   sobrepasará   a   los   problemas
potenciales causados por la emisión de pasaportes rusos. 

Por un lado, Kiev promete lanzar una operación militar para dominar
Dombás,   mientras   que   por   el   otro   lado   Zajárchenko   promete     liberar   los
territorios de las repúblicas ocupados por Kiev. Como podemos observar: los
planes son los mismos. Poroshenko tan sólo necesita comenzar las acciones
militares y el territorio (y la población) de las RPD/RPL puede incrementar
de forma dramática. 

Ahora   bien,   si   las   repúblicas   son   económica,   financiera   y


administrativamente   integradas   a   Rusia,   si   son   habitadas   por   ciudadanos
rusos   (después   de   la   certificación),   todo   lo   que   queda   es   sostener   un
referendum   y   la   población   rusa   en   Rusia   se   incrementará   entre   3   y   5.5
millones.

Esto,   más   Crimea   y   los   refugiados,   compensará   la   pérdida   de   ocho


millones de rusos en el período 1989­2010 y el  total de la población Rusa
incrementará a 150 millones de personas (un millón y medio más de lo que
fue el pico del crecimiento en 1995).

La   población   de   Dombás   tendrá   un   futuro   (sin   tener   que   dejar   sus


hogares) y Rusia recibirá unos cuantos millones adicionales de ciudadanos
Rusos Ortodoxos. 

Rotislav Ishchenko

originalmente publicado por Russkaya Vesna

el 14 de octubre del 2015

traducido al inglés por N_V para The Saker

traducido al español por Matías Heer
Sobre   cómo   los   imbéciles   de   los   líderes   ucranianos   son   los
obstáculos para la paz de Ucrania

Para responder a la pregunta de por qué la resolución de la crisis
ucraniana   es   un   proceso   tan   difícil,   necesitamos   entender   una   simple
cuestión:   la   crisis   ucraniana   no   hubiera   surgido   si   la   elite   gobernante   de
Ucrania se adecuará mínimamente, no sólo al nivel de gestión de un estado
moderno, sino, al menos, a la preservación de sus propios intereses. Déjenme
explicar esto.

Para Poroshenko, Klichkó, Yatseniuk,  Tiagnibok, Turchínov y otros
autores, editores y participantes de la revolución ucraniana, así como para los
nazis comunes y corrientes, la vida era mejor, más rentable financieramente y
prometedora políticamente, durante el mandato de Yanukóvich que después
del golpe de estado9.

Los   individuos   mencionados   eran   figuras   políticamente


prometedoras:   Klichkó,   Yatseniuk   y   Tiagnibok   eran   líderes   de   partidos

9 Petró Poroshenko actual presidente de la República de Ucrania, posee un imperio


empresarial que abarca la fabricación automotriz, astilleros y hasta el Canal 5
ucraniano, entre otras ramas. Arseni Yatseniuk es el actual primer ministro
ucraniano, anti-ruso y pro-europeísta. Vitali Klichkó es un exboxeador y actual
alcalde de Kiev, sumado a la política a partir del 2005. Oleg Tiagnibok es
miembro de la Rada Suprema (parlamento ucraniano) y líder del partido
ultraderechista y ultranacionalista Svoboda. Oleksandr Turchínov fue presidente
interino hasta la asunción de Poroshenko, actualmente es líder de la Rada
Suprema y miembro de los partidos conservadores-liberales Batkivshchina y el
Bloque Yulia Timoshenko. Todos ellos participaron de la llamada revolución
Euromaidán donde se derrocó al presidente Yanukóvich del Partido de las
Regiones.
políticos con alta adherencia. Poroshenko un rival constante en las esferas
más altas del poder, hace poco había sido el Ministro de Economía y Asuntos
Exteriores   y   Secretario   del   Consulado   de   Seguridad   Nacional.   Turchínov
supervisó uno de los partidos políticos más grandes, cuya presencia en el
parlamento   fue   garantizada   y,   considerando   la   inevitable   derrota   de
Yanukóvich en las elecciones del 2015, estará entre los líderes de la oposición
que legítimamente llegarán al poder. 

Para  los  matones  nazis,  quienes  más tarde formaron  las  llamadas


fuerzas de defensa personal del Maidán, sumado a batallones voluntarios y
otros   grupos   armados   ilegales,   la   vida   bajo   Yanukóvich   no   tenía
preocupaciones.   Podían   azotar   y   a   veces   hasta   matar   a   quien   quisieran   y
cuando   quisieran.   El   único   castigo   era   una   visita   a   la   estación   de   policía,
donde   se   los   liberaba   casi   de   inmediato.   El   Partido   de   las   Regiones 10
financiaba   a   los   nazis.   También   recibían   financiamiento   y   “ayuda”
organizacional de los amigos de Occidente.

Consumidores subsidiados de los medios pro­occidentales y ONG's
gozaban de pagos generosos por trabajos completamente poco profesionales
(sólo ellos se consideraban periodistas o expertos). Sumado a eso, el Partido
de las Regiones los adiestraba y protegía.

Después   del   golpe   de   Estado,   los   nazis   fueron   enviados   al   frente

10 Si bien el Partido de las Regiones se promulgaba como pro-ruso (estableciendo el


ruso como segunda lengua dentro de Ucrania) durante el último período de
Yanukóvich se trato de intimar aún más con la Unión Europea, por lo que los
grupos del RPD y RPL, aislados, marginados y hasta combatidos, los tildaron de
traidores, de la misma manera que Putin advirtió que ofrecería ayuda económica
sólo en caso de que cesaran las aspiraciones europeístas.
donde   su   usual   impunidad   sucumbió   de   inmediato   y   comenzaron   a   ser
asesinados,   lo   que,   a   su   modo   de   ver,   era   una   gran   injusticia.   Los
consumidores   subsidiados   ya   no   recibían   su   paga   (se   había   derribado   el
régimen   criminal,   no   había   nadie   con   quien   pelear).   Los   más   estúpidos
acababan en las líneas del frente (muchos de ellos han sido asesinados), los
más inteligentes se volvían voluntarios, pero entre ellos la competición era
enorme: no todos podían ni pueden acceder a grandes flujos de dinero, la
mayoría de ellos mendigan por medias y un guiso enlatado. 

La elite política descubrió que sujetando el poder destruía al país al
mismo tiempo. En Ucrania no hay ley, ni orden y no queda dinero. Sumado a
eso, cada persona en el poder ha financiado para sí un pasivo criminal sin
límite   (para   crímenes   contra   la   humanidad   y   crímenes   de   guerra),   lo   que
significa no sólo sentencias de por vida, sino penas de muerte y confiscación
de propiedad.

Esto   se   traduce   en   que   todos   los   individuos   y   grupos   sociales


participantes del golpe recibieron menos de lo que podrían haber obtenido en
el curso de un desarrollo evolutivo de la situación, mientras que los costos en
los que incurrieron no son sólo enormes, sino incompatibles con el resultado.
Desde el mismísimo principio estaba claro que el colapso de la categoría de
Estado ucraniano creada por los nazis sería tan inevitable como la derrota de
los   nazis   en   Alemanía   en   abril   de   1945.   El   tiempo   del   colapso   puede   ser
diferente, pero el resultado es el mismo.

Entonces,  todos  ellos,  desde  los  más  bajos  matones  nazis  hasta  el
presidente   Poroshenko   se   involucraron,   no   porque   estuviesen   al   tanto   de
todos   los   riesgos,   planeado   su   minimización,   sino   sólo   por   su   completa
esterilidad intelectual. Su ceguera les hacía creer que los Estados Unidos y la
Unión   Europea   soñaban   con   usar   a   Ucrania   como   un   contrapeso   fuerte   y
efectivo a Rusia, lo que significaba que el  “hombre blanco” de Occidente,
zarpando en grandes barcos, pagaría por todo, arreglaría todo, ayudaría en
por todos los medios mientras los líderes locales sólo tendrían que cambiar su
atavío hecho de plumas y repartir los beneficios. Aún continúan creyéndolo.

En el período que ha transcurrido desde Febrero del 2014 hasta el día
de hoy nada ha cambiado en la organización mental de la elite ucraniana.
Ellos   continúan   creyendo   con   sinceridad   que   son   un   valor   duradero   para
Washington. También creen sinceramente que Rusia se fatigará a sí misma en
lo   económico   y   auto   destruirá   en   lo   político   en   dos   o   tres   meses.   Esto
significa,   de   acuerdo   con   ellos,   que   hay   que   tener   un   poco   de   paciencia,
esperar un poquito más y la victoria estará en su bolsillo. 

Sé que está inadecuación de tal número de personas, quienes por dos
décadas y media han gobernado un gran estado europeo, puede parecer una
exageración. Pero por muchos años he hablado con representantes de la elite
ucraniana, y aún mantengo que son incluso más estúpidos de lo que parecen.
De hecho, a menudo se han salvado sólo por su estupidez mientras que sus
compañeros u oponentes no podían creer en tal ingenuidad y trataban de leer
algún significado oculto en las acciones de los políticos ucranianos. Acaso se
acuerdan cómo el inútil de Kuchma tomó el poder del fortalecido Kravchuk y
después, el aún peor, Yúshchenko tomó el poder de Kuchma y luego el ala
naranja perdió el poder frente a Yanukóvich11. Finalmente Yanukóvich, de
11 Leonid Kuchma es un miembro fundador del Partido de las Regiones, fue Primer
Ministro entre 1992 y 1993, así como Presidente de Ucrania desde 1994 hasta 2005.
quien antes de su infame caída se dijera que tenía el control total del campo
político   en   el   país,   dio   el   poder   a   personajes   absolutamente   peores.   Pero
resulta   que   este   no   es   el   límite   y   que   ahora   debemos   esperar   personajes
totalmente   pirados   como   Lyashko,   Semenchenko   y   otros12.   Incluso   los
“grandes” Kuchma y Kravchuk hicieron mandados para Poroshenko. Tales
reemplazos   en   el   poder   son   posibles   sólo   si   todos   los   personajes   (desde
Kravchuk hasta Semenchenko) son casi iguales en términos de inteligencia.

La segunda parte del problema descansa en el hecho de que nuestros
“amigos y compañeros” europeos, como toda la gente normal, no pueden
creer   que   estén   tratando   con   individuos   inadecuados   patológicamente,
quienes jamás han dicho ni una palabra verdadera. Los europeos saben que
un político     tiene que engañar a compañeros y oponentes, e incluso a los
votantes, pero se dan cuenta de que esto debe hacerse de acuerdo a ciertas
reglas.   Es   decir:   es   imposible   la   mentira   directa   porque   te   atraparán   en
seguida.

Por lo tanto, durante el primer round de negociaciones en la crisis
ucraniana, fue extremadamente difícil para la diplomacia Rusia convencer a
Merkel   y   Hollande   de   que   los   representantes   de   Ucrania   mienten
constantemente.   París   y   Berlín   creían   que   Kiev   estaba   definitivamente
estirando   la   verdad,   pero   Moscú   también   debía   ser   culpada.   Esa   fue   la
estrategia de la “intermediación” europea en el conflicto.

Leonid Kravchuk es miembro del PCU, fue presidente de la Rada Suprema durante
1990 y 1991, también fue de los firmantes del Tratado de Belavezha que determinó
la disolución de la URSS en 1991. Viktor Yúshenko fue uno de los artífices de la
Revolución Naranja luego de que perdiera por supuesto fraude frente a Yanúkovich.
12 Oleh Lyashko es diputado de la Rada Suprema por el Partido Radical. Semen
Semenchenko es un teniente retirado nacionalista fundador del Batallón de
Donbass, actualmente es diputado en la Rada Suprema.
La situación comenzó a cambiar sólo después del segundo Minsk 13.
Después   del   segundo   Minsk   se   le   hizo   evidente   a   la   Canciller   Federal   de
Alemania   y   al   Presidente   de   Francia   que   Poroshenko   no   sólo   estaba
mintiendo con descaro, sino que además trataba de hacerlos cómplices de sus
mentiras. Y cuando no mostraban el entusiasmo suficiente: se quejaba con los
Estados Unidos. Y si a Hollande, quien no se postulará a presidente, no le
importa mucho, para Merkel es importante ser reelegida. Poroshenko se ha
vuelto un factor irritante para Angela Merkel, líder del país que representa la
Unión Europea. Tan irritante que incluso los argumentos de Washington no
pudieron hacer que cerrará los ojos a las correrías del presidente ucraniano.

En París, Merkel, quien no quería que su iniciativa de paz fracasará
(con el Cuarteto de Normandía y Minsk) por las mentiras del chocolatero14,
tomó   una   posición   que   podría   llamarse   pro­rusa.   Incluso   después   de   la
partida de Putin y Poroshenko, durante la conferencia de prensa, Merkel y
Hollande claramente definieron sus requerimientos a Kiev:

1­ Introducir cambios en la constitución con una descentralización
real y no falsificada.

2­ Asegurarse un descongelamiento de la ley en el status especial del
Dombás. 

13 Minsk II fue una cumbre realizada en febrero del 2015 entre Ucrania, Rusia,
Francia y Alemania para generar un acuerdo que aliviará la guerra civil en el Este
de Ucrania.
14 Poroshenko recibió el apodo de Rey del Chocolate, confitero o chocolatero, debido
al monopolio de confiterías que más tarde unió con el grupo Roshen donde amasó
su gran fortuna.
3­   Hacer   cambios   en   la   legislación   de   Ucrania   asegurándose   la
correcta realización del Dombás.

4­ Coordinar todos estos cambios constitucionales y legislativos con
el RPD/RPL.

5­ Adoptar una ley en la amnistía general y completa para la milicia
y los líderes del RPD/RPL15.

Ahora   Poroshenko   debe   satisfacer   estos   requerimientos.   Después


tendrá que consagrar en ley el rechazo de Ucrania al Dombás (de hecho, la
ley   de   status   especial   hace   que   la   presencia   de   las   RPD/RPL   dentro   de
Ucrania sea más formal que la pertenencia de Canadá a la Corona Británica) y
reconocer la legitimación de las corrientes gubernamentales de las RPD/RPL.
O   puede   tratar   de   mentir   de   nuevo.   Pero   esta   vez   estaría   mintiéndole
directamente a Merkel. Fue Merkel, no Putin, quien emitió las demandas a
Poroshenko. Así entonces, estas no son demandas Rusas, sino de la UE. Es
improbable que la hija de un pastor perdonará al chocolatero tales abusos
acerca de sus ideas sobre moralidad. 

El   único   problema   fue   que,   en   orden   de   implementar   estos


requerimientos, Poroshenko necesita tiempo. Cerca de medio año si sigue la
legislación   ucraniana.   Para   dar   a   Peter   Alekseeivich   estos   seis   meses   las

15 Actualmente la República Popular de Donetsk y la República Popular de Lugansk


no han sido reconocidos como estados soberanos y la Procuraduría General de
Ucrania los han catalogado como organizaciones terroristas.
RPD/RPL   accedieron   a   posponer   las   elecciones   locales   hasta   el   fin   del
invierno o incluso hasta Marzo­Abril del 2016. Kiev ya ha dado la bienvenida
a esta decisión. 

Una vez que Kiev acordó la iniciativa de las RPD/RPL se paró en
otra   trampa.   Ahora,   sin   importar   si   llevará   o   no   a   cabo   las   reformas
requeridas por el Minsk, el proceso del Minsk se extiende hasta el 2016 (al
menos mientras las RPD/RPL no realicen elecciones). Y cualquier intento de
Kiev de cambiar algo será interpretado por Merkel como un desarreglo del
proceso de Minsk  del cual Poroshenko sería el culpable. 

Déjenme   recordarles   que   la   extensión   del   Minsk   fue


persistentemente   demandada   por   París   y   Berlín   sin   ninguna   objeción   de
Rusia y Dombás. Sólo Kiev y Washington deseaban cerrar el formato en el
2015. La razón es simple: Kiev no puede implementar el formato de Minsk.
Pero   pone   una   firma   en   él.   Y   mientras   más   largos   sean   los   juegos   de
Poroshenko   con   Merkel   y   Hollande,   más   débil   es   el   soporte   de   Europa   a
Ucrania.   De   hecho,   no   existe.   Para   escapar   a   esta   trampa,   Kiev   tiene   que
destruir el formato de Minsk y después hablar acerca de la creación de uno
nuevo.

Washington   estaría   entusiasta   de   unirse   a   un   nuevo   formato   y


expulsar a las RPD/RPL. La única oportunidad para Kiev de romper con el
formato de Minsk, sin entrar en conflicto con Europa, fue la terminación del
formato que debía expirar en el 2015. Después de París y el acuerdo actual de
posponer las elecciones en las RPD/RPL, Kiev ya no tiene esa posibilidad.
Un bonus: ahora los amigos y compañeros europeos tienen un buen
entendimiento   de   con   quién   están   tratando   en   Ucrania   y   ya   no   hay   más
ilusiones. 

Rotislav Ishchenko
originalmente publicado en cont.ws
el 6 de Octubre del 2015

traducido al inglés por Paul Siebert para Fort Russ

traducido al español por Matías Heer
¿Por qué los nazis fallaron en crear un Estado ucraniano en 1939?

Durante la víspera del la Segunda Guerra Mundial, la Organización de
Nacionalistas Ucranianos (ONU) fue grupo terrorista clave que los servicios
secretos nazis pusieron en juego mientras preparaban un ataque a Polonia. El
grupo llevaba a cabo operaciones subversivas tanto en contra de los intereses
de Polonia como de Rusia y se le dio un rol sustancial dentro de los planes
ofensivos de Alemania.

El   13   de   junio   de   1939,   el   Coronel   Erwin   von   Lahousen,   jefe   de   la


Sección   II   de   Abwehr   (responsables   de   llevar   a   cabo   varios   sabotajes   en
Polonia), instruyó a uno de los representantes de la ONU, Roman Sushko,
para que etrenase a 1,300 oficiales y 12,000 civiles ucranianos con el efecto de
realizar un ataque a Polonia. En un reporte que data del 15 de julio, Lahousen
anota   que   para   la   preparación   de   la  Operación   Caída   Wei el   Abwehr
entrenaba a un grupo de nacionalistas ucranianos con el objetivo de realizar
un   sabotaje   bajo   el   comando   de   Roman   Shushko,   cuyo   nombre   clave   era
Bergbauernhilfe, y   que dicha operación, para mediados de agosto de 1939,
contaría con 600 personas. 

Junto   con   la   unidad   de   Bergbauernhilfe,   los   militantes   de   la   ONU


dentro   de   Polonia   preparaban   el   engranaje   para   una   revuelta   anti­polaca.
Para julio de 1939, el líder regional de la ONU en Ucrania Oeste, Vladimir
Tymchy (Lopatinsky), entrenaba sus tropas en campamentos secretos dentro
de Polesia y los Cárpatos. De acuerdo con los historiadores ucranianos, para
aquel   agosto   eran   cerca   de   mil   militantes   los   que   eran   entrenados   y   se
preparaban   para   asumir   órdenes   como   parte   del   núcleo   de   las   fuerzas
insurgentes anti­polacas. 

El escuadrón de la ONU no sólo había sido asignado para llevar a cabo
acciones   de   sabotaje,   sino   también   para   tomar   el   poder   por   la   fuerza.   El
historiador ucraniano contemporáneo, Ivan Partylyak, nos comenta acerca de
ello:   “Lopatinsky   concibió   que   las   unidades   partisanas   dejarían   sus
escondites y, luego de tomar el poder en sus localidades, proclamarían la
restauración del estado ucraniano, creando su propia administración.”

Mientras tanto, la división de sabotaje de Abwehr, resolvía la emisión
de suministros  al  proveerlos  de armas, municiones  y explosivos. El  18 de
agosto de 1939 hallamos un entrada remarcable en el diario de Lahousen: “El
entrenamiento del escuadrón de Bergbauernhilfe debe continuar. Es probable
que sean despachados a la región el 22 de agosto… Los militares ucranianos
reciben instrucciones por medio del Mayor Stolze que, en pleno acuerdo con
los líderes ucranianos, como Melnyk, se estarían preparando para sumarse a
las hostilidades armadas si la situación en Polonia lo demanda.”

El 22 de agosto, se suponía que  los saboteadores de Bergbauernhilfe
estaban por ser despachados hacia la frontera polaca. Otros destacamentos de
Abwehr, como el batallón especial de Ebbinghaus, entrenado en Silesia, se
convertían en las bases para la revuelta anti­polaca. Sin embargo, todos estos
planes fueron frustrado por el Pacto Molotov­Ribbentrop.

El trato de no agresión Soviético­Alemán fue firmado el 23 de agosto
en   Moscú.   Para   Hitler,   era   una   garantía   de   que   la   Unión   Soviética   no   se
alinearía con Polonia en la futura guerra. Para Stalin, era una garantía de que
las   tropas   alemanas   no   aparecerían   por   el   Báltico,   Oeste   de   Bielorrusia   u
Oeste de Ucrania.

“Este   pacto   con   Moscú,   tarde   o   temprano,   perseguirá   al   Nacional


Socialismo” escribió el ideólogo nazi Alfred Rosenberg en la entrada de su
diario del 25 de agosto. “Si además somos forzados a ceder Polonia y Ucrania
a la Unión Soviética, entonces de qué manera daríamos un golpe si, después
de los Cárpatos, Ucrania es la fuerza más poderosa opuesta a Moscú ” 

Por “la fuerza más poderosa opuesta a Moscú” Rosenberg se refiere a
la ONU. Su predicción fue acertada: tan pronto como Moscú hizo valer la
firma del acuerdo Soviético­Alemán, al Abwher no se le permitió más utilizar
a los saboteadores ucranianos. “Recibí un llamado de la Secretaría de Estado
de   Keppler   quienes   me   informaron   que   las   instrucciones   habían   llegado
desde la Schloss Fushchl (residencia del ministro de asuntos exteriores) de
acuerdo   con   quien   la   'acción',   como   la   movilización   de   los   escuadrones
clandestinos   ucranianos,   no   debía   comenzar”   escribía   Lahounsen   en   su
diario. 

Durante   los   días   que   siguieron   a   la   orden,   Lahounsen,   trató   de


desafiarla,   pero   apenas   consiguió   el   derecho   a   usar   el   ejército   de
Bergbauernhilfe para propósitos defensivos dentro de la República Eslovaca
(donde las unidades comenzaron a entrenarse).

El  28 de agosto Lahousen anotó en su diario: “Emito las siguientes
instrucciones con total consideración de los ucranianos. En caso de paz, los
miembros   de     la   unidad   de   Bergbauernhilfe,   deben   ser   contratados   como
trabajadores.   En   el   caso   de   guerra:   no   se   tomará   ninguna   acción   en   un
comienzo. Luego de consultar con el General, se evaluará la posibilidad de
usar a estas personas ya disciplinadas como parte de la unidad integral.”

Mientras   tanto,   la   clandestina   ONU,   en   Polonia,   continuaba


entrenándose   para   una   insurrección   armada   de   acuerdo   con   los   primeros
planes. Hasta se programó una movilización para el 28 de agosto: penetrarían
bosque adentro y se ordenarían como unidades de combate. 

El   1   de   septiembre   las   tropas   alemanas   invaden   Polonia.   El   5   de


septiembre el batallón de Ebbinghaus se une a los alemanes silesianos que
habían sido capturados en el cruce de vías de Katowice, justo antes del arribo
d ellas divisiones de Wehrmacht. El General Busch, comandante del VIImo
Cuerpo Armado, felicitó al personal de Abwehr.

El 11 de septiembre el Abwehr intentó, una vez más, considerar el uso
de   las   unidades   de   Bergbauernhilfe   para   apoyar   a   los   levantamientos
ucranianos   anti­polacos,   pero   esta   iniciativa   fue   desestimada   otra   vez.   No
obstante, los destacamentos de la ONU atacaron, en el oeste de Ucrania, los
puestos de frontera del gobierno polaco, a la policía e incluso a las pequeñas
unidades   militares.   Los   civiles   polacos   también   fueron   víctimas   de   los
nacionalistas. El número de militantes era de unos 3,000.

Mientras tanto, Berlín se daba cuenta que la guerra en Polonia había
sido   ganada.   Las   tropas   polacas   se   retiraban   en   medio   de   una   última
arremetida de las divisiones alemanas, generando una euforia que llevaría a
Hitler, al día siguiente, a instalar un gobierno marioneta ucraniano entre las
ruinas de Polonia. Esta era una violación del acuerdo Soviético­Alemán del 23
de   agosto:   de   acuerdo   con   el   protocolo   secreto,   el   oeste   de   Ucrania   era
considerado como una esfera de influencia Soviética.

Los líderes de Abwehr estaban informados de la decisión del 12 de
septiembre. La del diario de Lahousen de aquel día era en extremo lacónica:
“Un viaje con las cabezas del departamento desde Oppeln hasta Breslau. Me
proponen una discusión de la cuestión ucraniana.” Lahousen da más detalles
acerca   de   esta   decisión   en   este   testimonio   en   Nuremberg:   “Esta   orden   o
directiva… Ribbentrop también la mencionó en una pequeña discusión con
Canaris,   apuntaba   a   la   Organización   de   Nacionalistas   Ucranianos   con   los
cuales Abwehr cooperó incluyéndolos entre sus líneas militares y las que se
supone que iban a realizar una revuelta en Polonia, una revuelta que incitaba
a exterminar polacos y judíos… Cuando se habla de polacos, se habla de su
intelligentia   y   todas   aquellas   personas   que   personificaron   la   voluntad
nacional   de   resistencia...”   Dicha   decisión,   comunicada   por   el   Ministro   de
Extranjería, Joachin von Ribbentrop, a los cabecillas del Abwehr, había sido
realizada en consulta directa con Hitler. 

Aunque   el   Abwehr   tuvo   permiso   para   hacer   uso   de   la   unidad   de


Bergbauernhilfe   y   el   soporte   de   las   revueltas   armadas   anti­polacas   de   la
ONU,   los nacionalistas ucranianos se encomendaron la misión de destruir
cualquier   “elemento   desleal”.   El   Abwehr   no   protestó,   no   era   inusual:   el
batallón de Ebbinghaus también había asesinado en masa a los polacos.

El 15 de septiembre el jefe de la Abwehr, Wilhelm Canaris, junto a
Lahousen se encontraron con el líder de la ONU, Andiy Melnyk, en Viena.
Melnyk   les   avisó   la   probabilidad   de   crear   una   Ucrania   pro­alemana,   pro­
occidental   (Galitzia).   Después   de   todo,   Melnyk   dio   ordenes   para   que   un
“gobierno de colación” se instaure en Galitzia. Lahousen, en cambio, anunció
acciones concretas para el uso efectivo de las tropas ucranianas. En su diario
se lee: “El personal militar de Ucrania está siendo  transferido al comandante
de   la   Armada   14°  (Dehmel).   Notifiquen   al   Heeresgruppe   Süd   vía   Sección
Abwehr   II….   Melnyk   debería   continuar   a   disposición   de   la   cabeza   del
departamento…   Abwehr   Sección   II   debía   proveer   un   remplazo   para
Bergbauernhilfe.”

Estos planes se frustraron el  17 de septiembre: las tropas soviéticas
entraban en el oeste de Ucrania y el oeste de Bielorrusia. De acuerdo con
Walter Arlimont, jefe diputado del Oberkommando der Wehrmacht, cuando
el   General   Alfred   Jodl   recibió   el   mensaje   de   que   las   tropas   Rojas   estaban
entrando   en   Polonia,  preguntó   con   horror   “¿contra   quién?”.   El   intento   de
crear un Estado ucraniano, de acuerdo con el plan aprobado por Hilter, daría
como resultado una guerra forzada, en las peores condiciones, con la Unión
Soviética. Berlín, también, daba marcha atrás. 

En las siguientes semanas, Canaris, Lahousen y uno de los líderes de la
ONU, Richard Yary, trataron de salvar “lo que se podía” ordenando a los
miembros de la ONU que retrocedieran hasta las partes de Polonia y Hungría
controladas por Alemania. 

La división de Bergbauernhilfe fue disuelta y muchos de su personal
transferido a un equipo de policías  que  ocupaba Polonia.  Sin embargo, la
asistencia   provista   por   los   nacionalistas   ucranianos   al   Recih   no   quedo   sin
compensar. La ONU ganó un estatus legal y sus miembros fueron asignados
para servir a las unidades de Werkschutz. La población ucraniana creada por
los   nazis   recibieron   varios   privilegios:   se   les   dieron   casas   y   negocios
confiscados a los judíos. 

Los planes para crear un estado títere en Ucrania fueron sosegados
brevemente, para ser revividos en la primavera de 1941 durante la víspera de
un ataque a la URSS. El 30 de junio de 1941, durante la ocupación nazi de
Lvov,   los   líderes   de   la   Organización   Nacionalista   Ucraniana     declaran   la
soberanía estatal de Ucrania. Los juegos nazis para ocupar Ucrania darían
lugar   a   la   masacre   de   Volinia   y   otros   tantos   crímenes   contra   los   pueblos
polacos y rusos. Como resultado, la URSS tuvo que trabajar hasta fines de
1950 en la erradicación de los movimientos clandestinos de los nacionalistas
ucranianos en el oeste de Ucrania. 
Alexander Dyukov

originalmente publicado por Lenta.ru

el 1 de septiembre del 2015

traducido al inglés por Oriental Review 

traducido al español por Matías Heer
SIRIA
¿Quién tiene razón en Siria?

Ésta   es   la   situación   de   Siria   tal   como   la   veo:   Rusia   ha   adoptado   una


visión de largo alcance y quiere la estabilidad de la Siria post­ISIS. Francia y
los   Estados   Unidos     adoptan   una   visión   de   corto   alcance   y   realmente   no
tienen planes concretos para la estabilidad futura de Siria. Turquía parece
pensar poco en el futuro de Siria. Ankara, aparentemente, anhela un caos
indefinido mientras le duela a Assad y a los kurdos. 

Rusia

Los rusos quizás son la única parte interesada en la estabilidad política
de Siria a largo tiempo. No hay duda de que el presidente Putin está más
determinado a atacar que los líderes de Occidente, esto se debe a que los
llamados partidos moderados que se paran contra Assad no logran trabajar
en conjunto y que, esta falla, no será corregida por incentivos de los Estados
Unidos.   Por   lo   tanto,   para   los   rusos,   este   hecho   hace   que   el   gobierno   de
Damasco sea la única fuente de estabilidad futura. 

Dicha comprensión del asunto, y no una nostalgia de la era Soviética, ha
llevado a Rusia a apoyar el régimen de Assad, el cual ya tiene un gobierno
trabajando,   un   ejército   estable   y   la   lealtad   de   todos   los   grupos   religiosos
minoritarios en el país. 

Algunos   objetarán   que   tanto   Assad   como   Putin   son   dictadores   y


mafiosos (por cierto, en el gobierno de los Estados Unidos los mafiosos de
traje son moneda corriente). Sin embargo, no es una objeción seria. La única
alternativa   a   la   victoria   de   Damasco   es   una   perenne   guerra   civil   que
fragmentaría   al   país   en   zonas   divididas   entre   caudillos   militares.   Con   la
posible excepción de Israel, éste escenario no es de interés para nadie y, al
menos, los líderes de Wahington y París se hallan circunscritos políticamente
a actuar en base a estos hechos. 

Estados Unidos y Francia

A pesar de todo,  parecería que ni a los Estados Unidos ni a Francia les
importa Siria como nación estable. Una vez que la capacidad militar del ISIS
sea eliminada, Washington y París podrían continuar apoyando, de manera
clandestina, una guerra civil de baja intensidad contra el régimen de Assad.
Esta estrategia, seguramente, tendría el apoyo de Turquía, los kurdos e Israel.
El resultado será la aniquilación de la población siria y la fragmentación de
sus territorio. 

Para justificar la estrategia de Estados Unidos el presidente Obama, junto
con el presidente francés Hollande, alardeó que los Estados Unidos estaban
parados  a la cabeza  de una “coalición de 65 países” que  luchan contra el
terrorismo en Siria. Sin embargo, esta es una declaración vacía. La mayoría de
tales   países   son   miembros   de   nombre   y,   algunos   de   ellos   como   Arabia
Saudita y los estados gubernamentales del Golfo, realizan un doble juego.
Seguido   a   ello   Obama   descartó   a   Rusia   e   Irán   como   caso   aparte   y   “una
coalición de a dos”. Aunque estos dos países son la mejor esperanza para la
futura estabilidad de Siria. 

El tema es que la política de los Estados Unidos en Siria ha sido una
propuesta perdida desde un principio debido a su hostilidad al gobierno de
Assad.   A   pesar   de   la   campaña   aérea   contra   el   ISIS,   Washington   no   tiene
fundamento   alguno   ni   ningún   tipo   de   respuesta   para   el   vacío   político   de
Siria. Ello sólo puede ser halladado en una alianza con Damasco.

El  rechazo  de hacer  esta alianza,  además,  ha  llevado  a Washington  a


edificar   una   política   de   presión   neo­conservadora   para   así   incrementar   la
presencia   militar   de   los     Estados   Unidos   en   el   área.   Sin   embargo,   botas
americanas   en   tierra   Siria   suena   a   una   opción   peligrosa   tanto   como
innecesaria.   Las   botas   del   gobierno   sirio   pueden   hacer   el   trabajo   si   son
apoyados correctamente. El apoyo ha llegado desde Rusia, Iran y Hezbollah.
Son los Estados Unidos y su coalición los que son los “casos apartes”.

Turquía

No es fácil de explicar la animosidad de Turquía hacia Damasco. Previo
a la guerra civil en Siria, ambos países tenían buenas relaciones. Luego algo
cambió. Puede que haya sido algo tan tonto como un castigo personal contra
Assad   por   parte   del   presidente   Erdogan   debido   a   la   última   elección   del
régimen de Assad que hizo más caso al consejo de Irán que al de Turquía en
los comienzos de la guerra. Lo que fuera que haya pasado, la Ankara declaró
hacia afuera una cruzada anti­Assad.

Esta mentalidad anti­Assad parece ser la historia de fondo que envuelve
la reciente e imprudente decisión turca de disparar a un avión de guerra ruso
que se dirigía a apoyar las tropas del gobierno sirio cercanas a la frontera con
Turquía.  

Los turcos dicen que el avión ruso violó el espacio aéreo turco. Los rusos
lo niegan. Los turcos declaran que trataron de comunicarse con el avión ruso
para   advertirle   y   que,   al   no   responder,   lo   destruyeron.   Luego   el   Primer
Ministro de Turquía, Ahment Davutoglu, declaró que la Ankara “no sabía la
nacionalidad del avión que habían derribado… hasta que Moscú anunció que
era ruso”. Dicha declaración es, francamente, increíble debido a que después
Davutoglu terminó admitiendo que Turquía se había quejado a Rusia acerca
de los vuelos militares en la frontera aérea. También aseveró que tanto las
operaciones   rusas   como   las   de   Siria   en   la   región   del   noroeste   de   Siria
deberían detenerse porque el ISIS no tiene presencia allí. Lo cual no tiene
sentido   debido   a   que   el   propósito   de   Damasco   es   reafirmar   la   autoridad
gubernamental al derrotar a los rebeldes armados sea cual fuera su afiliación
organizacional. 

Es difícil decidir si los turcos dicen la verdad acerca de la incursión en el
espacio   aéreo.     La   mayoría   de   su   evidencia,   como   por   ejemplo   las
advertencias al avión Ruso, se pueden fabricar con facilidad. Pero a la final no
importa   si   el   avión   cruzó   la   frontera   realmente.   No   había   necesidad   de
dispararle. 

Si el jet ruso arremetía dentro del espacio aéreo de Turquía las opciones
eran varias.  Los turcos podrían haberse asegurado de que el avión Ruso no
tenía ninguna intención hostil hacia su país y deberían haber asumido, por el
bien de minimizar las consecuencias, que ninguna provocación fue hecha por
parte de Rusia. En otras palabras, podrían haber actuado como si el alegado
sobrevuelo fuera un error. Los turcos podrían haber ensombrecido al avión
Ruso como una manera de persuadirlo para que volviera al territorio sirio y
proseguir   el   incidente   con   una   protesta   formal   a   Moscú.   En   vez   de   eso,
tomaron la peor decisión y derribaron al  avión. Ahora, tanto la Ankara y
Washington, gritan acerca del derecho de Turquía de defender su territorio a
pesar de que el avión ruso jamás representó una amenaza.

Conclusión

En toda esta explosión de sangre, desplazamiento demográfico y terror
que ha acompañado la guerra civil de Siria, la parte menos considerada ha
sido   el   pueblo   sirio   y   su   futuro.   El   ISIS,   o   al   menos   su   infraestructura
presente,   será   destruido   tarde   o   temprano.   Sin   embargo,   mientras   esa
destrucción es necesaria, sigue siendo una respuesta insuficiente porque falla
en proveer estabilidad a largo plazo. Ahora mismo, el ingrediente vital sólo
puede ser ofrecido por la reposición del orden a partir de Damasco. A los
jefes de Washington, París y la Ankara puede que no les guste, pero ellos no
son   los   que   encaran   la   futura   anarquía.   Y   además,   mientras   más   se
interponen en el camino de Damasco, más caos ayudan a crear

Lawrence Davidson
originalmente publicado en The Point Analyses
el 29 de noviembre del 2015
traducido al español por Matías Heer