You are on page 1of 5

GPS y ecosonda a la conquista de la pesca

La tecnología, que inicialmente tuvo un uso bélico, permite ubicar cardúmenes


y evitar extravíos.
Para los pescadores artesanales del país, la suerte deja lentamente de marcar
el éxito de sus jornadas de trabajo.

Con el uso de la ecosonda (variante del sónar) y el receptor GPS portátil


(sistema de posicionamiento global), pueden ahora identificar los sitios en
donde se ubican los cardúmenes, observarlos y lograr, así, una pesca segura.

El 15% de los pescadores artesanales posee ya un GPS entre sus


herramientas de trabajo mientras el 5% maneja la ecosonda, estima Augusto
Jouvin, gerente de Skytec, distribuidor para Ecuador de la marca Garmin, una
de las que se comercializan en el país.

Fue en Manta, Santa Rosa y La Libertad en donde los pescadores empezaron


a utilizar estos equipos durante el año pasado. Se los ponía en funcionamiento
para la pesca de altura (unas 200 millas mar adentro), cuenta Gerardo Cruz,
ingeniero en procesos de producción.

En Santa Rosa, el pescador Sebastián Cedeño asegura que con la ayuda del
GPS portátil puede llegar fácilmente a los sitios de aglomeración de peces. En
esta población, unos 20 pescadores poseen ahora esta tecnología, conocen
sus funciones básicas y, conscientes de su utilidad y precio, prefieren guardarla
en sus viviendas para evitar robos.

Además de una buena pesca, el GPS elimina el riesgo de extravíos en alta mar
mientras que la detección de la ruta más corta entre dos sitios representa
ahorro de combustible y tiempo para los pescadores. El equipo indica, también,
el tiempo de llegada a un lugar específico según la velocidad de viaje de la
embarcación, explica Jouvin.

En cambio, la ecosonda permite observar a los peces “sin necesidad de


sumergirnos en el mar”, comenta José Montaño, pescador. Se trata de un
equipo portátil que puede instalarse, incluso, en botes de fibra de vidrio de 8
metros de longitud, dice Cedeño.

Aunque los precios de estos equipos se han reducido en 25% desde el 2003,
aún son altos por los impuestos que deben pagar: 20% por importación, 0,5%
por tasa de modernización y 12% de Impuesto al Valor Agregado, explica Jean
Pierre Nielsen, administrador de Artipesca S.A., almacén que vende estos
artículos.

La competencia entre los distribuidores de esta tecnología es reducida en el


país.
Productos de las marcas Brunton, Simrad, Hummingbird, Trimble, Magellan,
entre otras, son importadas por varios distribuidores que no ofrecen el soporte
y la asesoría adecuada, afirma Jouvin.

El uso de estos sistemas electrónicos tuvo, inicialmente, un fin bélico. Durante


la Primera Guerra Mundial (1914-1918), los británicos desarrollaron el primer
sistema de detección y navegación basado en sonido (sónar) para detectar
submarinos enemigos a cierta distancia.

En 1927, el sónar se convirtió en una herramienta de guerra marítima


imprescindible para las tropas estadounidenses y británicas.

De forma similar se desarrolló el GPS, en 1993, luego que la Fuerza Aérea


estadounidense culminara el lanzamiento de 24 satélites a la órbita terrestre
para este sistema. Este GPS mostraba instantáneamente las coordenadas
geográficas de sitios específicos desde cualquier lugar del mundo con una
precisión de 10 metros.

El avance tecnológico y la creación de componentes más precisos han


permitido reducir el tamaño de los equipos y ampliar su uso. El GPS permite,
por ejemplo, la ubicación de vehículos.

El GPS ha transformado la forma en que el mundo funciona. El mejor ejemplo


de ello son las operaciones marítimas, incluidas las de búsqueda y rescate. El
GPS proporciona el método más rápido y preciso para que los marineros
puedan navegar, medir su velocidad y determinar su posición en todo el mundo
con mayor seguridad y eficiencia.

En la navegación marítima es importante que el capitán sepa su posición tanto


en alta mar como en los puertos y vías de agua de denso tráfico. En alta mar,
la posición exacta, la velocidad y la derrota son necesarias para asegurar que
la nave llegue a su destino sin dilaciones y de la manera más económica y
segura posible. La necesidad de contar con datos de posicionamiento exactos
es aun más crítica en las llegadas o salidas del puerto, ya que el tráfico de
naves y otros posibles peligros hacen más difícil la maniobrabilidad y, por ende,
el riesgo de accidentes aumenta.

Marineros y oceanógrafos están empleando con más frecuencia información


obtenida con el GPS para la topografía submarina, la colocación de boyas y la
localización de peligros para la navegación y su señalamiento en cartas
náuticas. Las flotas de pesca comercial utilizan el GPS para llegar a los
mejores bancos de pesca, seguir los movimientos migratorios de los peces y
para garantizar el cumplimiento de los reglamentos.

La mejora al GPS básico, conocida como GPS Diferencial o DGPS,


proporciona mayor precisión y seguridad de las operaciones marítimas en su
zona de cobertura. Muchas naciones ya utilizan el DGPS para las operaciones
de instalación de boyas, barrido y dragado, con lo que mejora la navegación en
los puertos.

Los gobiernos y las organizaciones industriales del mundo están trabajando


conjuntamente para desarrollar reglamentos de desempeño para los sistemas
electrónicos de cartas náuticas e información marítima que dependen del GPS
o del DGPS para su posicionamiento. Esos sistemas están revolucionando la
navegación marítima y llevarán a la eliminación de las cartas náuticas impresas
tradicionales. Con el DGPS, el posicionamiento y la información obtenida por
radar se pueden integrar y reflejar en una carta electrónica, formando la base
del 'Sistema Integrado de Puente' que se está instalando en muchas naves
comerciales de todo tipo.

El GPS desempeña un papel cada vez más importante en la gestión de las


instalaciones portuarias. La tecnología GPS, unida a programas de sistemas de
información geográfica, GIS, es clave para la gestión y operación eficientes de
la ubicación automática de contenedores dentro de los puertos más
importantes. El GPS permite seguir los contenedores desde su entrada en el
puerto hasta su salida, lo que facilita la automatización del proceso de
recogida, transferencia y colocación de los contenedores. Pese a que millones
de contenedores se mueven cada año por las terminales portuarias, el GPS ha
reducido drásticamente el número de extravíos y equivocaciones, con la
consiguiente disminución en los costos de operación.

La información del GPS está insertada en un sistema conocido como AIS o


Sistema Automático de Identificación para su transmisión. EL AIS, patrocinado
por la Organización Marítima Internacional, se emplea en el control del tráfico
de buques en las rutas marítimas más transitadas. Ese servicio no sólo es vital
para la navegación sino que también se utiliza cada vez más para reforzar la
seguridad de puertos y canales navegables al proporcionar a los gobiernos
mayor información sobre la ubicación de buques comerciales y su carga.

AIS utiliza un transpondedor que opera en las frecuencias marítimas de VHF y


permite comunicaciones de barco a barco, y de barco a tierra, y transmite
información relativa a la identificación del barco, localización geográfica, tipo de
buque e información sobre su carga, todo ello de forma totalmente automática y
en tiempo real. Como la posición GPS del barco está insertada en esas
transmisiones, toda la información acerca de su movimiento y cargamento
puede pasarse automáticamente a cartas electrónicas, con lo que se eleva de
forma significativa la seguridad e integridad de los buques que cuentan con ese
sistema.

Finalmente, al modernizarse el GPS los marineros pueden esperar un futuro


con aun mejores servicios. Además de los servicios civiles que proporciona en
la actualidad el GPS, los Estados Unidos están comprometidos con la
introducción de dos señales civiles adicionales. Acceso a las nuevas señales
significará mayor exactitud, disponibilidad y fiabilidad del GPS para todos los
usuarios.

Instalación de un gps
LA ANTENA

Existe una cosa fundamental para el correcto funcionamiento de un GPS:


disponer de un horizonte despejado; eso es lo que importa y de nada sirve la
vieja creencia de que lo más importante es que la antena se coloque en la
posición más alta posible.
Deberemos poner especial cuidado en el lugar elegido para su colocación,
puesto que la señal puede resultar poco fiable en caso de colocarla debajo de
estructuras altas, debajo de árboles, palos, jarcia… tampoco resulta
conveniente colocarla dentro de edificios. En la mar, elegiremos el lugar
correcto para la colocación de la antena en función del tipo de embarcación del
que se trate:

 Velero: es recomendable colocar la antena en el balcón de popa, siempre y


cuando se encuentre a al menos un metro de distancia de otras antenas y,
lo que es muy importante, fuera del paso del haz del radar.
 Embarcación a motor: la colocaremos por encima de las estructuras que
pueden interferir la línea de visión de la recepción, que sin duda producirá
interferencias.

Estas indicaciones son válidas para las antenas de los GPS fijos, en el caso de
los portátiles la antena va unida al propio aparato, por lo que siempre deberá
tenerse mucho cuidado con buscar una zona en la que no existan
interferencias. Tenga en cuenta que estos aparatos portátiles funcionan mejor
cuando no se les tiene en la mano; por ello le recomendamos que busque
algún lugar seguro en la embarcación, teniendo en cuenta que no importa que
el aparato esté plano en superficie horizontal mientras la antena se mantenga
derecha.

 INSTALACIÓN DEL APARATO


Accesibilidad y protección ante la climatología y los movimientos de la
embarcación; estos son los requisitos que deberá cumplir el lugar elegido
para la colocación del GPS fijo.

Si disponemos de un barco de motor, lo más adecuado será instalarlo en la


consola, asegurándonos de que no hay cables escondidos o instrumentos que
porten electricidad por debajo del GPS. Asimismo conviene dejar un espacio
libre de unos 20 cm alrededor del aparato; y si no nos fuera posible, al menos
deberemos situarlo a 50 cm del compás si este es magnético.
En los barcos de vela, lo colocaremos en un lugar que sea de trabajo habitual
para el navegante.
Los aparatos que sean fijos deberán colocarse a una toma de tierra para recibir
señales libres de interferencias, lo que además le protegerá durante tormentas
eléctricas o rayos.

 PRIMER USO
El mayor miedo de quien no ha utilizado un GPS es el de teclear en él y
cometer algún tipo de error ¿qué hacer en ese caso? En este sentido
debemos tener en cuenta que estos aparatos disponen de dos tipos de
teclas: las duras, que por lo normal sólo tienen una función; y las blandas
que está relacionadas con una página o pantalla.

Equivocarse de tecla es un error muy común y eso lo tienen en cuenta los


fabricantes; así en función del GPS, algunos nos dejarán borrar una única
entrada errónea y otros lo borrarán todo (la tecla para esta función suele ser la
señalada con las letras CLR).
Si un GPS no se inicializa antes de su primer uso, puede necesitar hasta veinte
minutos antes de dar una posición; pero si le decimos al aparato de un modo
aproximado, el lugar de la Tierra en el que se encuentra, debería ser capaz de
darnos la posición en un par de minutos.
Cuando el aparato es nuevo deberemos inicializarlo, lo que supone introducir
los datos (aproximados) de latitud, longitud, altura, fecha y hora. Esto se hará
antes del primer uso y siempre que el aparato se encuentre a más de cien
millas del lugar en el que fue utilizado por última vez. Si, después del invierno,
el GPS va a ser encendido de nuevo en el mismo sitio en que fue apagado al
llegar el otoño, deberá recibir de manera inmediata la señal, sin necesidad de
ser inicializado. En caso de que al encenderlo bajo estas condiciones, la
pantalla permanezca destelleando de manera intermitente, deberá seguirse
una rutina de puesta en marcha (inicialización).
En la inicialización deberemos tener en cuenta algunos puntos importantes:

 El aparato llegará a nuestras manos con latitud norte y longitud oeste;


deberemos tener en cuenta si nos encontramos al este de Greenwich o al
sur del ecuador, para hacer una corrección manual.
 Cuando naveguemos por el canal de la Mancha o por cualquier otra zona
por la que pase el meridiano de Greenwich, deberemos pasar de E a W
(según el caso).
 Navegando por la costa mediterránea de nuestro país, deberemos
acostumbrarnos a variar bastante a menudo el signo del hemisferio.

Tras la inicialización todo debería funcionar correctamente, pero por desgracia


no siempre es así. Lo más desconcertante que puede ocurrirnos es que el
aparato nos ofrezca una respuesta que carezca totalmente de sentido. En este
caso, dos cosas han podido ocurrir: hemos tecleado mal los datos para la
inicialización o bien la posición de la antena no es correcta (algo que sucede
demasiado a menudo).
Por último una recomendación que por obvia no deja de ser importante: leer
cuidadosamente y con atención todo el manual de instrucciones que acompaña
al GPS; nos ayudará no sólo en la inicialización del aparato sino con otros
muchos problemas que pueden ir surgiendo durante su utilización.
Beneficios

 Permite acceso rápido a información exacta de posición, derrota y


velocidad, y ahorra tiempo y combustible al hacer posible elegir una ruta
óptima.
 Proporciona información sobre la navegación a todos los marineros.
 Mejora las operaciones de instalación de boyas, y limpieza y dragado de
canales.
 Mejora la eficiencia en la gestión de contenedores en los grandes puertos.
 Eleva la seguridad e integridad de los buques que utilizan el sistema
automático de identificación, AIS.