You are on page 1of 5

Técnica artesanal de extracción en frío de aceite de aguacate o palta

En esta ocasión he utilizado cinco piezas de aguacate (Persea americana)


procedentes de la provincia de Granada, que una vez deshuesados y desecados
han dado un peso de 285 gramos.
Esta vez, la duración del proceso de secado ha sido mayor; mientras que la
pulpa de coco tardó un par de días a pleno sol en estar lo suficientemente
deshidratada para poder ser procesada en el extractor, el aguacate ha
necesitado tres días y el apoyo de un deshidratador eléctrico (solo porque soy
algo impaciente).

Como habeis observado, la fruta debe estar madura y ha de ser cortada en


láminas lo más finas posible, algo engorroso por la textura mantecosa de su
pulpa. Los trozos no deben tocarse entre ellos para permitir una mejor
circulación del aire que, en el caso del deshidratador, mantuve a unos 42ºc.
Una vez secas, las láminas presentan un color bastante mas apagado y
grisáceo, pero un brillo que delata el tesoro que guardan.
Tendrán una textura dura y algo crujiente. Debemos trocearlas para que quepan
por la boquilla del extractor de aceites que usé para ese mismo menester con el
aceite de coco.

Tras muchos giros de manivela y bastante esfuerzo -no recomendable para


compis de cierta edad-, el resultado es un aceite denso y de olor potente, que
pudiera recordar al aceite de orujo, de un precioso verde con reflejos dorados
que no se puede apreciar en todo su esplendor aquí por falta de megapíxeles en
la cámara de mi móvil/celular jejeje.
Me gustaría hacer un inciso para comentaros que el extractor manual que uso y
que ya pudísteis ver en el “tutorial” sobre aceite de coco es un aparato
destinado a un uso particular. Es complicadísimo ( y agotador tambien)
conseguir grandes cantidades de aceite usando un artilugio tan básico.
Para ese objetivo, mejor invertir más dinero en un extractor eléctrico.
En esta foto se aprecian unos pequeños grumos en el cristal, que se formaron
al semi-solidificarse tras guardarlo en el frigorífico, que desaparecen al tomar la
temperatura ambiente. La apariencia, textura y olor me parecen fascinantes,
pero es algo subjetivo.

Despues de filtrarlo ( prefiero usar filtros de café para esta labor), resulta que
hemos conseguido obtener 141 gramos aceite de aguacate/palta puro, virgen,
de primera presión en frío y hecho a mano artesanalmente con fecha exacta de
extracción. Definitivamente, todo esto...no tiene precio!

No hay que hacer muchas cuentas para averiguar que hemos obtenido
practicamente un 50% de aceite del total del peso de fruta seca (285 g.)-
Por supuesto, tras filtrarse, es aconsejable añadir aprox. 1% de vitamina E, ser
envasado en botes de cristal marrón o violeta y guardarse en lugar oscuro.

Espero que os sirva de orientación y que os impulse a investigar, a


experimentar (pero con garantías, que luego los fracasos duelen) y a tener la
certeza de que...querer es poder! --- Muchos besos para tod@s ---