You are on page 1of 26

TECNICAS DE SPA

CROMOTERAPIA

La Cromoterapia es una técnica utilizada en Naturopatía Sensorial que se basa en la utilización de


los colores del espectro solar. Mediante esta técnica se procede a la armonización que contribuye a
la curación natural de determinadas dolencias. Es una técnica que no posee efectos secundarios y
que puede aplicarse en todas las etapas de la vida, bien sola, bien asociada a otras técnicas o
medicamentos.

Qué es la Cromoterapia

La Cromoterapia reúne aportaciones de la psicología, metafísica, física, arte y medicina para crear
un patrón de actuación frente a alteraciones físicas, psíquicas y/o energéticas, mediante el uso del
espectro cromático en el que se divide la luz solar.

Todo en este mundo está formado por moléculas que se mueven, que vibran en una determinada
frecuencia. Usted no lee este texto, sus ojos no pueden verlo, lo que en realidad ve no es otra cosa
que luz, combinaciones de fotones de luz vibrando en distintas longitudes de ondas que su cerebro
interpreta como colores y/o texto. Basándonos en este principio el cuerpo humano tiene una
vibración concreta al estar sano y otra distinta al enfermar por lo que aplicando luz de colores
específicos (vibraciones específicas), ayudamos al cuerpo a recuperar su estado de salud.Cromoter

Formas de aplicación de la Cromoterapia

Existen diversas formas de aplicación en la Cromoterapia:

 Luz coloreada: Consiste en baños de luz mediante el uso de bombillas coloreadas o filtros
para aplicar el color adecuado. Como ejemplo es común el uso de luces rojizas con neonatos
prematuros pues se ha comprobado cómo se desarrollan mejor.

 Telas coloreadas: Cubriendo el cuerpo con telas naturales del color adecuado, recibiríamos
baños de luz solar que llegaría a nosotros filtrada por la tela. Este uso abarca también la
ropa diaria.

 Decoración: Existen innumerables construcciones en las que se ha utilizado el color para


favorecer determinado estado de ánimo en los visitantes, con el consejo de un profesional
este uso puede aplicarse a cualquier casa.
 Elixires cromáticos: Usando un vidrio pintado y luz solar, puede cargarse el agua con la
vibración del color usando posteriormente esta agua para ingesta o en baños.

 Alimentación cromática: Los alimentos no solo tienen un color específico, sino que todo el
se encuentra cargado con las propiedades del color mostrado, la alimentación cromática
consiste en incorporar a la dieta una mayor cantidad de alimentos con el pigmento de color
deseado.

 Cromopuntura: Consiste en la aplicación de haces de luz coloreada en los puntos


de acupuntura indicados.

 Meditación: Mediante la meditación se puede visualizar el color y las características


deseadas asociadas al color, para incorporarlo en nuestra vida.

Características de la Cromoterapia

La Cromoterapia es una terapia natural muy suave y sin efectos secundarios, que puede aplicarse a
cualquier persona. Los efectos de la Cromoterapia suelen notarse tras 15 días de tratamiento.

Es necesario conocer ampliamente las características de cada color y las necesidades de la persona,
para saber exactamente que aplicar en cada caso. Por la facilidad de aplicación de la Cromoterapia
resulta sencillo y muy efectivo combinar Cromoterapia con otras terapias, potenciando el en
proceso la aplicación de ambas terapias.

Ejemplos de características de los colores:

 Rojo: Es estimulante, en particular porque incrementa la energía para facilitar la circulación


sanguínea. No debe usarse en casos de ansiedad o perturbación emocional.

 Naranja: Favorece la acción de los chakras sacro y bazo. También se utiliza para tratar
desequilibrios energéticos en los riñones.

 Amarillo: Considerado un color purificante/desintoxicante, es utilizado para tratar todo tipo


de desequilibrio en el cuerpo físico; también actúa como antiséptico.

 Turquesa: En combinación con rojo, ayuda a erradicar infecciones agudas del flujo de
energía.

 Azul: Es calmante, por lo que reduce el dolor, puede favorecer el crecimiento espiritual y
equilibra los patrones del sueño.

 Violeta: Resulta adecuada para los ojos y la energía estancada que causa problemas
nerviosos, favorece la inspiración, revelación y el desarrollo del ser superior, aunque
también puede aludir al logro espiritual.

 Magenta: Solo es posible formarla con combinaciones de luces. Exactamente por debajo de
la frecuencia del ultravioleta, la luz magenta activa los chakras más superiores. A nivel
bioenergético actúa sobre los desequilibrios que pueden derivar en enfermedades graves,
y a nivel emocional permite dejar atrás antiguas relaciones. También ayuda a eliminar el
desorden de nuestra vida.
Los colores poseen diferentes propiedades:

 Rojo: estimulante
 Naranja: energía, optimismo
 Amarillo: concentración, antifatiga mental
 Turquesa: antiinflamatorio, calmante
 Verde: regenerativo, sedante, fortificante
 Azul: tranquilizante, antiséptico, refrescante
 Violeta: relajante emocional, disminuye fobias y angustias
 Magenta: activador espiritual

AROMATERAPIA

La aromaterapia es un tratamiento terapéutico centrado


en el uso de aceites naturales o esenciales que se extraen
de las plantas, las flores, la hierbas o los árboles. Tiene
como objetivo mejorar la salud y el bienestar en general.

Es muy efectiva para aliviar algunas dolencias físicas o


enfermedades y, a su vez, para levantar el ánimo y
equilibrar nuestras emociones. Conoce cuáles son los
principales beneficios de la aromaterapia.

Características de la aromaterapia

Para su aplicación, los aceites deben ser diluidos en agua caliente; por el alto nivel de concentración
de esencias, no pueden entrar en contacto directo con la piel. Los vasos capilares absorben los
aceites, que son transportados por todo el organismo. Este proceso tarda alrededor de veinte
minutos, siendo la absorción bastante rápida.

Todo lo que debes saber sobre la aromaterapia parte de la idea de que el sentido del olfato, se
encuentra estrechamente ligado con nuestras emociones, debido a la conexión que mantiene con
el cerebro. Los aromas no deben oponerse ente sí, y la mezcla debe resultar agradable y
reconfortante para el paciente.

Aunque el uso de los aceites no tiene porqué generar ninguna reacción negativa, se recomienda
tener en cuenta el no exceder de las 3 o 4 fragancias ni tomar el sol, después de aplicarlos sobre la
piel.
Beneficios de la aromaterapia

Los aceites esenciales en la


aromaterapia son considerados
como un método de curación
holístico, que beneficia tanto a la
mente como al cuerpo. Sus
aportes para la salud se
pueden agrupar según las
utilidades de las plantas y sus
aromas.

Si lo que se busca es la
estimulación, vitalidad o
recuperar energías, se requerirá
de aceites derivados del alcanfor, el anís, el comino, el limón o el romero. Para las personas que
sufren de trastornos típicos del estrés, como la ansiedad o el insomnio, se pueden aplicar una serie
de fragancias relajantes tales como el cedro, el ciprés, el jazmín, la manzanilla o el pachuli.

Sus beneficios también pueden verse reflejados en aspectos más orgánicos, como la descongestión
(eucalipto, hisopo y savia) y la digestión (jengibre, nuez moscada e hinojo). Con el correr de las
sesiones, el paciente notará cambios concretos en su estilo de vida. Algunos de esos cambios,
dependiendo de los aceites que utilice y la frecuencia, serán la reducción de la fatiga, control de la
sudoración excesiva y sensación de tranquilidad.

Cómo se aplica la aromaterapia

Los aceites se pueden aplicar de diferentes maneras, son estas:

 Por inhalación: es el método básico, puede ser directa o no (mezclando con agua, por
ejemplo). También pueden emplearse difusores o vapor. Se usa para problemas en el
aparato respiratorio o algunas condiciones en la piel.

 Por masaje: se diluyen en alguna loción o agua y se realiza el masaje de forma enérgica o
suave, según la dolencia. Ideal para contracturas.

 Como baños aromáticos: se llena la tina de agua caliente y se echan algunas gotas de
aceites. Luego se alterna con agua tibia. Para la circulación y la relajación.

 Como cataplasmas (calientes o frías): para afecciones en la piel o problemas musculares.

 Uso interno: sólo indicado en algunos casos y con ciertos aceites. No se debe consumir sin
aval de un profesional.

Aceites esenciales y aromaterapia: para qué sirve cada uno

El siguiente listado te ofrece los principales aceites que se utilizan en las técnicas de aromaterapia y
cuáles son sus propiedades curativas:
 Bergamota: es estimulante, revitalizador, energético y refrescante. Se usa para aliviar el
estrés, la depresión y la ansiedad y restablecer el apetito.

 Ciprés: sedante, vigorizante y purificador. Calma el sistema nervioso, reduce los síntomas
de la menopausia, el estrés y las alergias.

 Geranio: equilibrante y estimulante. Alivia los síntomas de la menstruación, la depresión y


la angustia. Levanta el ánimo y calma el sistema nervioso.

 Jengibre: favorece la circulación, es relajante, ayuda a prevenir mareos y náuseas, alivia


problemas digestivos, mejora la circulación y estimula el sistema inmunitario, además de
tratar gripe y resfriados.

 Pomelo: es estimulante, equilibrante emocional y purificante. Permite regular la emociones


como la ira, aliviar el estrés y combatir problemas respiratorios como el resfrío.

 Lavanda: es purificante, equilibrante, sedante y relajante. Alivia dolores de cabeza por


tensión o estrés, regula la presión arterial alta, es sedante para las mujeres parturientas y
alivia quemaduras y picaduras de insectos.

 Limón: estimulante, refrescante y purificante. Alivia el estrés, reduce el cansancio mental,


mejora la circulación sanguínea.

 Menta: antiséptica, descongestionante y digestiva. Es eficaz para tratar la gripe, relaja y


calma los músculos del estómago y del tracto gastrointestinal, así como los trastornos
nerviosos.

 Sándalo: es descongestionante, afrodisíaco, relajante y purificante. Alivia problemas


emocionales, calma el sistema nervioso, equilibra la mente, el espíritu y el cuerpo, prepara
para la meditación.

 Romero: es estimulante. Alivia dolores reumáticos y musculares, ayuda a los que padecen
presión arterial baja. También aumenta la circulación de la sangre hacia el cerebro.
 Ylang Ylang: afrodisíaco, vigorizador, purificante, euforizante y calmante. Es eficaz para
problemas del aparato reproductor (sobre todo masculino), calma la ansiedad, regula el
pulso, alivia la depresión y previene ataques de pánico.

Cómo es una sesión de aromaterapia

Antes de asistir a una sesión de esta técnica debes saber que no se trata de un “simple masaje”.
Durante todo el proceso solo tienes que concentrarte en tus sentimientos en ese momento, en las
sensaciones que te producen los aceites y aromas, en los masajes, en el calor de la sala, etc.

Reserva un tiempo para ti una vez que termine y no salgas corriendo a la oficina porque no tendrá
buenos resultados.

Primero un especialista se encarga de hacer un análisis sobre el estado de salud de cada


paciente. Pregunta sobre los problemas físicos, las enfermedades o las dolencias y en base a ello
orienta la sesión usando los aceites específicos.

Es probable que se coloquen cinco aceites diferentes durante la sesión, que puede durar
aproximadamente una hora (hay desde los 30 minutos hasta la hora y media, según las partes del
cuerpo que se tratan). Seguramente debas regresar a una nueva cita para que los resultados sean
más duraderos o realmente desaparezca el problema.

CHOCOLATERAPIA

La chocolaterapia consiste en la mezcla de chocolate con un aceite esencial que facilite su aplicación
en la piel, como puede ser el caso del aceite de almendras dulces. Y, como de buen seguro sabrás,
el chocolate se obtiene del maravilloso cacao; o más concretamente, de sus delicados y grandes
granos.

Esta mezcla se calienta, y cuando se encuentre tibio se aplica sobre la piel mediante un masaje
relajante. Una vez aplicado, la persona es envuelta en papel transparente durante unos minutos.
Y, finalmente, la técnica o terapia finaliza con una ducha tonificante que, además de activar a la
persona, la ayuda a eliminar los restos del chocolate.

Qué beneficios aporta la chocolaterapia sobre la piel

¿A que habéis quedado de los más sorprendidos con lo que os acabamos de contar? Aunque los
beneficios del chocolate no residen únicamente en su sabor. A lo largo de los últimos años está
teniendo mucha acogida lo que se conoce como “chocolaterapia”, una tendencia que consiste en
aplicar este dulce alrededor de todo nuestro cuerpo.

Para ello, hay que hacer una mezcla con un aceite especial de almendras que calentaremos después
con el cacao hasta que quede bien tibio. Finalmente, habrá que aplicarlo por todas las zonas del
cuerpo para así beneficiarnos de todas las ventajas que aporta la chocolaterapia.

Nutre toda nuestra piel

El cacao posee unos potentes oligoelementos que pueden llegar a ser de lo más beneficiosos para
nuestra piel. Por esta razón, desde el preciso instante en el que apliquemos sobre nuestro rostro o
extremidades, podremos disfrutar de todas las ventajas del chocolate una forma mucho más directa
y natural que si lo tomamos de forma oral.

También destacar que el cacao también tiene una alta concentración en antioxidantes que nos
ayudarán en definitiva a disfrutar de una tez mucho más tersa y joven gracias a su alto contenido
en polifenoles, taninos y teobromina.

Ayuda a reducir el estrés

La chocolaterapia no solo ofrece ventajas para nuestro cuerpo. También puede ayudarnos a llevar
una vida mucho más tranquila y sosegada, algo a tener muy en cuenta ahora que después
del verano hemos vuelto a nuestra rutina de trabajo.

En este sentido, si sentís que necesitáis desconectar un poco de vuestros problemas os vamos a
recomendar que os deis una buena sesión de chocolaterapia en un ambiente de lo más
sosegado. Seguro que vuestra salud mental os lo agradecerá.
Combate la celulitis

La celulitis es una afección que consiste en la inflamación de los tejidos celulares por toda la zona
interior de la piel. Esto provoca un efecto de lo más antiestético en los abdominales y glúteos sobre
todo a mujeres de cualquier edad.

Cualidades de la chocolaterapia

Son varios los beneficios de la chocolaterapia, que principalmente no sólo aporta a la piel, sino
también a la salud en general:

 Mejora la circulación.

 Nutre la piel desde el exterior, gracias a su contenido en oligoelementos que remineralizan


el metabolismo.

 Ayuda a que la persona se relaje.

 Útil a la hora de tratar el estrés.

 Aporta a la piel taninos, teobromina y polifenoles, antioxidantes totalmente naturales que


combaten el envejecimiento de la piel

 Ayuda a combatir la celulitis.

LA FANGOTERAPIA: BENEFICIOS DE LOS BAÑOS DE BARRO

Elementos tan simples como la tierra y el agua nos pueden brindar beneficios tanto para la salud
como para la belleza. Las envolturas de barro tienen cualidades purificantes y remineralizantes,
regulan la temperatura corporal y estimulan la circulación, entre otras virtudes.

Es un tratamiento tópico utilizado en la medicina alternativa que consiste principalmente en la


aplicación de elementos como la tierra mezclada con agua para buscar beneficios estéticos y
curativos.
El barro como elemento curativo

Le llamemos fango, barro, arcilla o lodo, lo primero que hay que decir de él es que aporta gran
cantidad de minerales necesarios para el organismo, como el hierro, el calcio, el potasio o el azufre.
Entre sus componentes se encuentran también el magnesio, que ataca los radicales libres
otorgando mayor firmeza y elasticidad; el silicio, el cobre y el zinc, que son los encargados de la
producción de colágeno y elastina; el cobalto, que barre las células muertas; el azufre, que mantiene
la pigmentación de la piel; el selenio, antioxidante, que previene la degeneración celular y activa la
circulación, y muchos más.

Todos estos elementos retardan el proceso de envejecimiento de las células, facilitando su


regeneración, revitalizándolas, fortaleciendo la tersura de la piel y ayudando a equilibrar su pH. Por
lo tanto es un buen renovador y cicatrizante.

El fango además de ser exfoliante y permitir posteriormente una mayor entrada de oxígeno, tiene
la propiedad de absorber tanto el exceso de calor como de toxinas, así resulta ser desinflamante y
descongestionante, calmante, refrescante, y purificador. Los tejidos liberados recuperan una
circulación sanguínea más fluida. También es desinfectante y bactericida.

¿Para qué está indicada la fangoterapia?

Las aplicaciones locales de fango se recomiendan en los siguientes casos:

 Patologías del sistema locomotor: inflamaciones de las articulaciones, secuelas de


traumatismos óseos y articulares, contusiones, luxaciones, lumbagos, dolores musculares
en general, prevención del reumatismo y la artritis, gota, ácido úrico.

 Para el sistema digestivo: aplicado sobre el abdomen ayuda en los problemas de indigestión,
reduce la temperatura visceral y ayuda en la peristalsis intestinal. Asimismo puede rebajar
la inflamación de algunos órganos internos como el hígado, el útero o los ovarios.

 Para el sistema nervioso: aparte de algunas neuralgias, muchas personas han mejorado
también los estados de insomnio, angustia y ansiedad al utilizar la fangoterapia como
tratamiento de relajación.

 Para cicatrizar heridas, picaduras, quemaduras, abscesos y supuraciones, llagas, úlceras,


incluso algunos tumores benignos.

 Como complemento en los programas de pérdida de peso, ya que atrae los líquidos a la
superficie, mejora el funcionamiento de los órganos de eliminación y mitiga la celulitis.

Pero no hace falta sufrir de ninguna dolencia para darse unas envolturas o baños de fango, ya que
es revitalizante y vigorizante de por sí.

Contraindicaciones de la fangoterapia

La aplicación de barro requiere cierta integridad de las funciones cardiovascular y renal, de lo


contrario debe hacerse de forma parcial, con el fin de someter al cuerpo a un impacto más limitado.

Cuando la aplicación del barro en la superficie corporal es mayor del 50%, se pueden manifestar
cambios en la frecuencia cardíaca y respiratoria por la estimulación provocada. Está pues
desaconsejada para los enfermos del corazón o de la circulación arterial y en casos de insuficiencias
respiratorias, enfisemas o tuberculosis pulmonar.

Asimismo lo está en problemas circulatorios graves, debido al calor que desprende el lodo, aunque
se puede aplicar en frío con moderación sobre las varices. En ningún caso donde haya habido
tromboflebitis o cualquier tipo de hemorragia, incluidas las úlceras gástricas y duodenales e incluso
durante la fase menstrual.

También deben abstenerse los epilépticos, las embarazadas y las personas afectadas de tumores
malignos.

El fango como cuidado estético

Las mismas propiedades antes mencionadas son las que hacen de él un buen aliado para la belleza.
Está recomendado para todo tipo de pieles, ya que no posee agentes agresivos, aunque es excelente
para las mixtas y las grasas. Todos sus minerales aseguran un buen funcionamiento de la piel, eso
significa que la salud y la belleza van a menudo de la mano.

Ya hemos mencionado que al limpiar los poros hace que la piel respire mejor, y que algunos de sus
nutrientes ayudan a la elaboración del colágeno, principal ingrediente para la tersura del cutis. Junto
a su capacidad de absorción de toxinas, es apto para varios problemas estéticos relacionados con la
piel, pues hidrata y ayuda a hacer desaparecer las pequeñas imperfecciones, incluidos muchos tipos
de manchas. Al estimular la circulación mejora la coloración general de la piel, además de dejarla
muy suave y rejuvenecida.

Cuando actúa como tensor al secarse, ayuda a mejorar el tono de la piel, habiéndola sometido a un
pequeño esfuerzo a modo de estiramiento: da buenos resultados en el acné, erupciones como
el sarampión o la varicela, los eczemas o algunas formas leves de psoriasis.

La apariencia de la celulitis, las estrías y la flaccidez, también en el busto, se puede ver muy
mejorada con unos cuantos tratamientos seguidos. En estos casos las aplicaciones se complementan
o realizan con masajes.

Tipos de barro

Existen diferentes tipos, pero el más común es la arcilla, que a su vez se encuentra en las variedades
blanca, roja, verde y gris, cada una especializada en distintos tratamientos. El barro es más
antiséptico porque se extrae a cierta profundidad y es filtrado y secado a temperaturas que no
permiten el desarrollo de la vida microscópica, además contiene ácido silícico, elemento refractario
para ella.

La variedad blanca es la única que puede ingerirse disuelta en agua para problemas digestivos.

La arcilla debe mezclarse con agua mineral para su uso. Pero otros fangos y barros son extraídos y
transportados con la propia humedad y se aplican directamente, aunque por regla general se suelen
usar en el mismo lugar de donde proceden.

Se pueden clasificar según su origen y composición:

 Lodo marino, muy rico en sales y algas microscópicas, resulta muy buen drenante.
 Lodos de río y pantanos: están provistos de ácidos y azufre, muy indicados para activar la
circulación y para problemas articulares, también muy sedantes. En este grupo entrarían los
barros provenientes de aguas ferruginosas, muy utilizadas para fracturas y todo tipo de
inflamaciones.

 Barros termales, situados cerca de zonas volcánicas. Son muy ricos en oligoelementos y
restos orgánicos, los más remineralizantes y regeneradores. A veces se mezcla la arcilla con
las aguas termales para tratamientos faciales.

Cómo se aplica: la técnica

Hay muchas maneras de aplicar el barro: baños, envolturas, cataplasmas, compresas, masajes,...

Los baños pueden tomarse en una bañera o en piscinas llenas del lodo donde se puede estar
sentado.

Las envolturas, más típicas de los tratamientos de spa, se realizan sobre una camilla y con el barro
cubierto por plástico o mantas.

La cataplasma es la aplicación de una cantidad considerable en una zona concreta a tratar. La


compresa también, pero con la diferencia que el barro se encuentra dentro de una gasa y no
directamente sobre la piel.

Dependiendo del efecto deseado, se puede recibir a temperatura ambiente o ligeramente superior
a la del cuerpo, entre 30 y 50 grados. Esto último para que abra los poros, dilate los vasos sanguíneos
y se absorba más rápidamente, facilitando así su acción.

Tras la aplicación, la persona reposará entre 20 y 30 minutos hasta que empiece a secarse o esté
seco del todo. Hay que tener en cuenta que el barro es activo cuando está húmedo, así que no es
conveniente dejarlo más tiempo del necesario.

Después de retirarlo es mejor continuar con el reposo, ya que se remueve todo el metabolismo.

En los tratamientos de belleza se complementa posteriormente con un masaje hidratante y


drenante.

Fango potenciado

En vez de mezclarlo con agua, el efecto del barro o arcilla se puede ver potenciado si se hace con
infusiones o jugos. Aquí tenemos algunos ejemplos:

 Con decocción de manzanilla, mejora su poder antiinflamatorio y suavizante

 Con infusión de lavanda, mejora la regeneración celular y seda las terminaciones nerviosas

 Con romero, especial para dolores

 Con clavo de olor para las cistitis, aplicado sobre el bajo vientre

 Con limón, un buen emplasto para las amígdalas

 Con cola de caballo, para la retención de líquidos


 Con algas, para la celulitis

 Con agua de botones de eucalipto, para la congestión pulmonar

 Con jugo de cebolla, para sabañones y callos. Y si le añadimos zumo de zanahoria,


previamente puesto en el refrigerador, tenemos un buen emplaste para las varices leves.

 Con jugo de remolacha o col, limpieza a fondo de viejas toxinas.

También se puede mezclar con un poco sal marina aumentando así sus minerales, pero en este caso
la proporción no debería pasar de un 10%, ya que entonces resultaría demasiado astringente.
NUTRICIÓN

CLASIFICACIÓN DE LOS ALIMENTOS

Los principios inmediatos (carbohidratos, proteínas, lípidos, vitaminas y minerales) se encuentran


distribuidos en los diferentes alimentos. Según la proporción de un determinado nutriente. Los
alimentos se han clasificado atendiendo a la función del nutriente predominante.

Los alimentos que contienen fundamentalmente carbohidratos o lípidos son fuente de calorías, con
una función energética; los alimentos fundamentalmente protéicos, aunque pueden aportar
energía, tienen como misión principal el aportar materiales para la construcción o renovación de
estructuras, es decir, una función plástica o formadora; los alimentos que por su riqueza en
vitaminas o minerales controlan diversos sistemas del metabolismo se les conoce como alimentos
reguladores.

Alimentos energéticos. Son los que proveen la energía para realizar distintas actividades físicas
(caminar, correr, hacer deportes, etc.), como pastas, arroz, productos de panificación (pan, galletas,
etc.), dulces, miel, aceites, frutas secas (almendras, nueces, castañas, etc.).
Alimentos Constructores. Son los que forman la piel, músculos y otros tejidos, y que favorecen la
cicatrización de heridas. Estos son la leche y todos sus derivados, carnes rojas y blancas, huevos y
legumbres.
Alimentos reguladores o Protectores. Son los que proveen los nutrientes necesarios para que los
energéticos y reguladores se complementen y mantengan el cuerpo funcionando. Dentro de estos
figuran las frutas, verduras y hortalizas y el agua.

Los alimentos se pueden clasificar en los siguientes grupos:

1º.- LECHE Y DERIVADOS.

La leche de vaca es uno de los alimentos más completos ya que en su composición entran
prácticamente todos los nutrientes.

2º.- CARNE, PESCADO Y HUEVOS (PROTEÍNAS).

Todos estos alimentos son ricos en proteínas. Los distintos tipos de


carne y pescado tienen un valor nutritivo parecido. Así un huevo
contiene 6 gramos de proteínas que es el contenido proteico de 30
gramos de carne. En la dieta mediterránea se consume más el pescado
que la carne.
3º.- CEREALES, LEGUMBRES Y PATATAS (HIDRATOS DE CARBONO ).

Los cereales y derivados contienen cantidades elevadas


de almidón y proteínas. Son aconsejables excepto en el caso
de obesidad. Los cereales integrales contienen además
celulosa que facilita el tránsito intestinal y vitamina B1.

Las legumbres son nutritivamente parecidas a los cereales


pero contienen más hierro y proteínas. La cantidad
de nutrientes de las patatas es inferior.

4º.- FRUTAS Y VERDURAS.

Son alimentos de gran riqueza en vitaminas y


minerales. Las frutas contienen gran cantidad de
vitaminas y muchas de ellas aportan pectina, otra fibra
vegetal útil para el organismo. Debe tomarse fruta una
o dos veces al día. Las verduras son ricas en vitaminas,
minerales y fibras, tanto si se toman hervidas como
fritas.

5º.- ACEITES, MARGARINAS, MANTECA Y ALIMENTOS


EMBUTIDOS DERIVADOS DEL CERDO (LÍPIDOS).

Los alimentos de este grupo están constituidos mayoritariamente por grasas, llevan mucha energía
y son indicados para las personas que realizan trabajos físicamente duros. Tomarlos en exceso
puede ser peligroso para el cuerpo.

Los frutos secos como las avellanas, las almendras, las nueces, etc... tienen un alto contenido en
aceites, es decir, en lípidos, y a la vez de proteínas.

6º.- BEBIDAS.

El agua es la única bebida necesaria para el organismo. Sin el agua no podemos vivir; sin alimentos
podemos vivir unos días, pero sin agua, no. Tres cuartas partes de nuestro cuerpo es agua. Es
necesario beber por tanto litro y medio cada día; el resto nos llega a través de los alimentos. El agua
realiza estas funciones:

 Ayuda a realizar la digestión, circulación, absorción de los alimentos, metabolismo,


excreción del sudor, la orina.

 Regula la temperatura de nuestro cuerpo.

 Sirve para filtrar la sangre en los riñones (A través del sudor, respiración y heces se pierde
al día dos litros diarios.).

Las personas adultas pueden beber vino, con moderación, durante las comidas. Las bebidas
estimulantes como el café, el té, la cola contienen xantinas que pueden producir insomnios y
alteraciones en el crecimiento y en la utilización nutritiva de algunos nutrientes ( proteínas, calcio).
Las bebidas refrescantes tomadas en grandes cantidades pueden ser perjudiciales debido a que
contienen mucho azúcar o edulcorantes.

Vitaminas.

Son substancias presentes en los alimentos absolutamente necesarias, en cantidades mínimas, para
el correcto funcionamiento del organismo. La carencia de alguna de ellas puede ocasionar graves
trastornos e incluso la muerte.

VITAMINAS MÁS IMPORTANTES


NOMBRE FUNCIÓN ALIMENTOS QUE LA CONTIENEN
Vitamina A Relacionada con la vista. Leche, zanahorias, tomate.
Vitamina B Interviene en muchas reacciones químicas. Carne, pescado, plátanos.
Vitamina C Esencial para el crecimiento de muchos tejidos. Frutas, coliflor, patatas.
Vitamina D Interviene en el crecimiento. Huevos, pescados azules.
Vitamina E Necesaria para la fertilidad. Huevos, aceites vegetales.
Vitamina K Interviene en la coagulación de la sangre. Hígado, espinacas, lechuga.

Las vitaminas se pueden destruir por las siguientes causas:

 Hervir excesivamente los alimentos. Se pierde por el calor y por su contacto intenso con el
oxígeno o pasando al agua en su calidad de hidrosoluble.

 Por ciertos factores atmosféricos: luz, humedad, aire..

 La acción de algunos microorganismos.

 Durante algunos procesos industriales.

Los minerales.

Las sales minerales son muy importantes ya que el 4% de los tejidos humanos es material mineral.

Pueden ser:

a) Macroelementos o mayoritarios ( calcio, sodio, magnesio, fósforo ).

b) Oligoelementos porque están en pequeñas cantidades ( yodo, hierro,zinc, selenio ).

Las sales minerales son importantes por:

 Regulan muchos procesos químicos.


 Participan en la construcción de los tejidos ( azufre, magnesio ).
 Equilibran el volumen de agua y sangre ( sodio, potasio ).
 Regulan el tono muscular.
 Participan en la elaboración de síntesis de hormonas ( zinc en la insulina y el yodo en
las tiroideas ).
Alimentos que contienen sales minerales.

 El fósforo se encuentra en la leche, pescado, queso, marisco, frutos secos y cereales


integrales.
 El sodio en la sal de mesa, conservas, anchoas enlatadas.
 El magnesio en los cereales integrales, legumbres, frutos secos, verduras, higos secos.
 El yodo se encuentra en la sal yodada, las algas, el pescado y el marisco.
 El hierro en la yema del huevo, carne, sardinas, verduras, legumbres.
 El potasio en la fruta fresca, las patatas, cítricos.
 El calcio en la leche, lácteos, sardinas y verduras.

Los alimentos según necesidades.

 Alimentos para crecer: carne, pescado, legumbres y huevos ( proteínas ).


 Alimentos ricos en vitaminas: frutas y verduras.
 Alimentos con energía: pasta, pan, arroz y dulces.
 Alimentos para fortalecer huesos y músculos: la leche y derivados.

¿QUÉ SON LAS PROTEÍNAS?

Las proteínas son moléculas formadas por aminoácidos que están unidos por un tipo de enlaces
conocidos como enlaces peptídicos. El orden y la disposición de los aminoácidos dependen del
código genético de cada persona. Todas las proteínas están compuestas por:

 Carbono

 Hidrógeno

 Oxígeno

 Nitrógeno

Y la mayoría contiene además azufre y fósforo.

Las proteínas suponen aproximadamente la mitad del peso de los tejidos del organismo, y están
presentes en todas las células del cuerpo, además de participar en prácticamente todos los procesos
biológicos que se producen.

Funciones de las proteínas

De entre todas las biomoléculas, las proteínas desempeñan un papel fundamental en el organismo.
Son esenciales para el crecimiento, gracias a su contenido de nitrógeno, que no está presente en
otras moléculas como grasas o hidratos de carbono. También lo son para las síntesis y
mantenimiento de diversos tejidos o componentes del cuerpo, como los jugos gástricos, la
hemoglobina, las vitaminas, las hormonas y las enzimas (estas últimas actúan como catalizadores
biológicos haciendo que aumente la velocidad a la que se producen las reacciones químicas del
metabolismo). Asimismo, ayudan a transportar determinados gases a través de la sangre, como el
oxígeno y el dióxido de carbono, y funcionan a modo de amortiguadores para mantener el equilibrio
ácido-base y la presión oncótica del plasma.

Otras funciones más específicas son, por ejemplo, las de los anticuerpos, un tipo de proteínas que
actúan como defensa natural frente a posibles infecciones o agentes externos; el colágeno, cuya
función de resistencia lo hace imprescindible en los tejidos de sostén o la miosina y la actina, dos
proteínas musculares que hacen posible el movimiento, entre muchas otras.

Propiedades

Las dos propiedades principales de las proteínas, que permiten su existencia y el correcto
desempeño de sus funciones son la estabilidad y la solubilidad.

La primera hace referencia a que las proteínas deben ser estables en el medio en el que estén
almacenadas o en el que desarrollan su función, de manera que su vida media sea lo más larga
posible y no genere contratiempos en el organismo.

En cuanto a la solubilidad, se refiere a que cada proteína tiene una temperatura y un pH que se
deben mantener para que los enlaces sean estables.

Las proteínas tienen también algunas otras propiedades secundarias, que dependen de las
características químicas que poseen. Es el caso de la especificidad (su estructura hace que cada
proteína desempeñe una función específica y concreta diferente de las demás y de la función que
pueden tener otras moléculas), la amortiguación de pH (pueden comportarse como ácidos o como
básicos, en función de si pierden o ganan electrones, y hacen que el pH de un tejido o compuesto
del organismo se mantenga a los niveles adecuados) o la capacidad electrolítica que les permite
trasladarse de los polos positivos a los negativos y viceversa.

Clasificación de las proteínas

Las proteínas son susceptibles de ser clasificadas en función de su forma y en función de su


composición química. Según su forma, existen proteínas fibrosas (alargadas, e insolubles en agua,
como la queratina, el colágeno y la fibrina), globulares (de forma esférica y compacta, y solubles en
agua. Este es el caso de la mayoría de enzimas y anticuerpos, así como de ciertas hormonas), y
mixtas, con una parte fibrilar y otra parte globular.

Tipos

Dependiendo de la composición química que posean hay proteínas simples y proteínas conjugadas,
también conocidas como heteroproteínas. Las simples se dividen a su vez en escleroproteínas y
esferoproteínas.

Nutrición

Las proteínas son esenciales en la dieta. Los aminoácidos que las forman pueden ser esenciales o no
esenciales. En el caso de los primeros, no los puede producir el cuerpo por sí mismo, por lo que
tienen que adquirirse a través de la alimentación. Son especialmente necesarias en personas que se
encuentran en edad de crecimiento como niños y adolescentes y también en mujeres embarazadas,
ya que hacen posible la producción de células nuevas.
Alimentos ricos en proteínas

Están presentes sobre todo en los alimentos de origen animal como la carne, el pescado, los huevos
y la leche. Pero también lo están en alimentos vegetales, como la soja, las legumbres y los cereales,
aunque en menor proporción. Su ingesta aporta al organismo 4 kilocalorías por cada gramo de
proteína.

CARBOHIDRATOS

¿Qué son los carbohidratos?

Los carbohidratos son unas biomoléculas que también toman los nombres de hidratos de carbono,
glúcidos, azúcares o sacáridos; aunque los dos primeros nombres, los más comunes y empleados,
no son del todo precisos, ya que no se tratan estrictamente de átomos de carbono hidratados, pero
los intentos por sustituir estos términos por otros más precisos no han tenido éxito. Estas moléculas
están formadas por tres elementos fundamentales: el carbono, el hidrógeno y el oxígeno, este
último en una proporción algo más baja. Su principal función en el organismo de los seres vivos es
la de contribuir en el almacenamiento y en la obtención de energía de forma inmediata, sobre todo
al cerebro y al sistema nervioso.

Esto se cumple gracias a una enzima, la amilasa, que ayuda a descomponer esta molécula
en glucosa o azúcar en sangre, que hace posible que el cuerpo utilice la energía para realizar sus
funciones.

Tipos de carbohidratos

Existen cuatro tipos, en función de su estructura química: los monosacáridos, los disacáridos, los
oligosacáridos y los polisacáridos.

Monosacáridos

Son los más simples, ya que están formados por una sola molécula. Esto los convierte en la principal
fuente de combustible para el organismo y hace posible que sean usados como una fuente de
energía y también en biosíntesis o anabolismo, el conjunto de procesos del metabolismo destinados
a formar los componentes celulares. También hay algunos tipos de monosacáridos, como la ribosa o
la desoxirribosa, que forman parte del material genético del ADN. Cuando estos monosacáridos no
son necesarios en ninguna de las funciones que les son propias, se convierten en otra forma
diferente como por ejemplo los polisacáridos.

Disacáridos

Son otro tipo de hidratos de carbono que, como indica su nombre, están formados por dos
moléculas de monosacáridos. Estas pueden hidrolizarse y dar lugar a dos monosacáridos libres.
Entre los disacáridos más comunes están la sacarosa (el más abundante, que constituye la principal
forma de transporte de los glúcidos en las plantas y organismos vegetales), la lactosa o azúcar de la
leche, la maltosa (que proviene de la hidrólisis del almidón) y la celobiosa (obtenida de la hidrólisis
de la celulosa).
Oligosacáridos

La estructura de estos carbohidratos es variable y pueden estar formados por entre tres y nueve
moléculas de monosacáridos, unidas por enlaces y que se liberan cuando se lleva a cabo un proceso
de hidrólisis, al igual que ocurre con los disacáridos. En muchos casos, los oligosacáridos pueden
aparecer unidos a proteínas, dando lugar a lo que se conoce como glucoproteínas.

Polisacáridos

Son cadenas de más de diez monosacáridos cuya función en el organismo se relaciona normalmente
con labores de estructura o de almacenamiento. Ejemplos de polisacáridos comunes son el almidón,
la amilosa, el glucógeno, la celulosa y la quitina.

Función de los carbohidratos

Aunque su función principal es la energética, también hay ciertos hidratos de carbono cuya función
está relacionada con la estructura de las células o aparatos del organismo, sobre todo en el caso de
los polisacáridos. Estos pueden dar lugar a estructuras esqueléticas muy resistentes y también
pueden formar parte de la estructura propia de otras biomoléculas como proteínas, grasas y ácidos
nucleicos. Gracias a su resistencia, es posible sintetizarlos en el exterior del cuerpo y utilizarlos para
fabricar diversos tejidos, plásticos y otros productos artificiales.

Nutrición

En el ámbito de la nutrición, es posible distinguir entre hidratos de carbono simples y complejos,


teniendo en cuenta tanto su estructura como la rapidez y el proceso a través del cual el azúcar se
digiere y se absorbe por el organismo.

Así, los carbohidratos simples que provienen de los alimentos incluyen la fructosa (que se
encuentra en las frutas) y la galactosa (en los productos lácteos); y los carbohidratos
complejos abarcan la lactosa (también presente en productos lácteos), la maltosa (que aparece en
ciertas verduras, así como en la cerveza en cuya elaboración se emplea el cereal de la malta), y la
sacarosa (que se encuentra en el azúcar de mesa o azúcar común).

Algunos alimentos que son ricos en


carbohidratos simples son las frutas y
verduras, la lechey los productos
derivados de esta como el queso o el
yogur, así como en los azúcares y
productos refinados (en los que
también se produce el suministro de
calorías, pero a diferencia de los
anteriores se trata de calorías vacías al
carecer de
vitaminas, minerales y fibra); entre ellos se encuentran la harina blanca, el azúcar y el arroz. En
cuanto a los carbohidratos complejos, se incluyen alimentos como legumbres, verduras ricas en
almidón y panes y otros productos que incluyan cereales integrales.
LAS GRASAS

Son también combustibles, como los hidratos de carbono, pero mucho más poderosos. Nos
protegen del frío y nos dan energía para que nuestro organismo funcione. Ayudan a transportar y
absorber las vitaminas liposolubles (A, D, E, K) y a incorporar los ácidos grasos esenciales que no
producimos.

Son una fuente concentrada de calor y energía a la que el cuerpo recurre cuando lo necesita. Cada
gramo de grasa provee al organismo 9 calorías, que representan más del doble de las que aportan
los hidratos de carbono y las proteínas.

Una vez que el organismo la obtiene, el exceso es utilizado por diferentes tipos de tejidos, pero en
su mayoría se deposita en las células adiposas. Estos depósitos sirven como protección y aislamiento
de diferentes órganos.

La recomendación saludable es que en la alimentación diaria no haya más de un 30% de grasas. Por
lo general el consumo es superior al 40% y está dado principalmente por las grasas que aumentan
el colesterol malo y el colesterol total.

Hay que distinguir los distintos tipos de grasas. Existen algunas imprescindibles, que tienen efectos
benéficos para la salud, y otras perjudiciales.

Grasas útiles

Son las que protegen las arterias. Se trata de las grasas insaturadas, que se dividen en:

Monoinstaruradas. Están presentes en los aceites de oliva, de canola (en crudo) y de soja, en las
frutas secas (sobre todo el maní), las semillas de sésamo, la palta, las aceitunas y, dentro del reino
animal, en la yema de huevo.

El aceite de canola se obtiene de la semilla de colza, que pertenece a la familia de las crucíferas y se
cultiva principalmente en las regiones occidentales de Canadá y en la zona central de los Estados
Unidos.

Estas grasas actúan favorablemente en el organismo al disminuir el colesterol malo sin reducir el
bueno.

Poliinsaturadas. Son esenciales y abarcan dos grupos:

Omega-6: Se hallan en particular en los aceites de canola, uva, maíz, oliva y soja (en crudo), en la
mayoría de las semillas (fundamentalmente las de sésamo), en los granos y sus derivados y en el
germen de trigo. Reducen el nivel de ambos tipos de colesterol.

Omega-3: Las de origen vegetal se encuentran en las legumbres (principalmente la soja), las semillas
de lino y las frutas secas. Las de origen animal provienen de los pescados y mariscos. Tanto los
crustáceos como los moluscos son bajos en grasas totales y ricos en omega-3; los moluscos, además,
tienen un bajo contenido de colesterol, por lo que resultan un excelente sustituto de las carnes para
incorporar en la alimentación semanal.

Los omega-3 han adquirido tal relevancia que la industria los emplea para enriquecer alimentos de
consumo masivo, como la leche y los huevos. Evitan que las arterias se tapen y no disminuyen el
colesterol bueno; por eso es muy importante que su ingesta sea superior a la de omega-6. Entre sus
beneficios se destacan la reducción del riesgo de padecerinfarto y cáncer y el descenso de
la presión arterial.

Contenido aproximado de omega-3 en los pescados

Pescados Omega-3 (mg%)

Caballa 2500

Arenque 1600

Salmón 1200

Sardina, bagre 1200 a 1500

Atún, anchoa, bonito, dorado, surubí 500

Bacalao, besugo, brótola 300

Camarón 300

Lenguado, merluza, pejerrey, corvina, trucha 200

VITAMINA

Las vitaminas son sustancias indispensables para los


procesos metabólicos del organismo.

Hay distintos tipos que cumplen funciones


diferenciadas. Ingresan al organismo mediante una
dieta equilibrada y variada. El cuerpo no produce por
sí mismo estas sustancias, por lo que la carencia en la
alimentación se traduce siempre en una alteración en
el metabolismo corporal.

¿Para qué sirven las vitaminas?

Cada uno de estos componentes posee funciones concretas y específicas, que son irremplazables.
Por este motivo, si se produce un desajuste en sus niveles (hipo o hipervitaminosis) o existe una
ausencia de las mismas (avitaminosis) el organismo no trabaja bien y se producirán alteraciones. La
mayoría de las vitaminas funcionan, entre otras cosas, como cofactores o co-enzimas de reacciones
químicas. Es decir, son elementos imprescindibles para que esa transformación, minúscula pero
constante, tenga lugar en nuestros órganos. Por ejemplo, sin vitaminas no se puede obtener energía
a partir de los alimentos o no funciona bien el sistema defensivo frente a infecciones o las
conexiones neuronales de nuestro sistema nervioso se ven alteradas.

Las vitaminas no aportan energía al organismo, es decir, son nutrientes acalóricos. Por este motivo,
en una dieta hipocalórica o adelgazante, no hay que reducir el aporte vitamínico.

¿Qué cantidad de vitaminas hay que tomar?

Cada una de ellas posee una recomendación de consumo específica que suele ser bastante pequeña
y está ajustada a características y situaciones como sexo, edad, embarazo o lactancia. Sin embargo,
y a pesar de necesitar mínimas cantidades vitamínicas, si no mantenemos una alimentación
completa y muy variada tomando de todos los grupos de alimentos, desarrollar carencias con
algunas vitaminas no es tan infrecuente.

Además de todo esto, algunas vitaminas son muy sensibles a las condiciones ambientales y pueden
inactivarse dejando de ser útiles. La incidencia directa de la luz solar, el calor o incluso la propia
solubilidad de algunas, hace que se puedan degradar antes o durante su ingesta.

Requerimientos especiales de vitaminas

Existen diferentes etapas en la vida como la infancia, el embarazo o la lactancia, donde nuestro
cuerpo requiere un incremento de estas vitaminas, este suplemento deberá ser prescrito por un
médico, ya que como decíamos, su ingesta abusiva (hipervitaminosis) también puede ser perjudicial
para la salud.

El consumo de alcohol, tabaco o diferentes drogas pueden generar un elevado gasto vitamínico, lo
que conviene tener en cuenta a la hora de elaborar la dieta diaria.

Tipos de Vitaminas

Las vitaminas se dividen en dos grupos dependientes de su forma de absorción en el organismo:


las vitaminas hidrosolubles y liposolubles.

¿Qué son las vitaminas hidrosolubles?

Las hidrosolubles se disuelven en agua. Esta característica hace que el consumo diario sea más
estricto, ya que el lavado y la cocción de los alimentos produce la pérdida de las vitaminas, siendo
inferior la cantidad consumida de lo que popularmente se cree.

¿Cuáles son las vitaminas hidrosolubles?

Las vitaminas hidrosolubles son:

 Vitamina C

 Vitamina B1

 Vitamina B2

 Vitamina B3

 Vitamina B5
 Vitamina B6

 Vitamina B8

 Vitamina B9

 Vitamina B12

¿Qué son las vitaminas liposolubles?

Las liposolubles se disuelven en grasas y aceites. Suelen encontrarse en alimentos grasos y son
almacenados en los tejidos adiposos del cuerpo. También se acumulan en el hígado, es decir que
existe una reserva vitamínica corporal que permite periodos de tiempo sin ingreso de las vitaminas.

¿Cuáles son las vitaminas liposolubles?

Las Vitaminas Liposolubles son:

 Vitamina A

 Vitamina D

 Vitamina E

 Vitamina K

Funciones de las vitaminas

 La vitamina C produce colágeno, proteínas necesarias para la cicatrización y formación de


los tejidos.

 La vitamina B1 regula el sistema nervioso y las funciones cardíacas. También contribuye al


crecimiento.

 La vitamina B2 contribuye al mantenimiento de las membranas mucosas, la piel y el


transporte de oxígeno.

 La vitamina B3 mejora la circulación de la sangre y la producción de neurotransmisores.

 La vitamina B5 contribuye a la desintoxicación del cuerpo.

 La vitamina B6 forma los glóbulos rojos indispensables para el transporte de oxígeno por el
cuerpo.

 La vitamina B8 interviene en la formación de glándulas que generan las hormonas y en la


formación de la dermis.

 La vitamina B9 permite la multiplicación celular, por lo que interviene en el desarrollo del


sistema nervioso.

 La vitamina B12 interviene en la síntesis de ADN y ARN, por lo que se relaciona con el
sistema nervioso y la genética.
 La vitamina A es antioxidante y participa en la formación de hormonas entre las que se
encuentran las segregadas por las glándulas suprarrenales.

 La vitamina D permite la absorción intestinal de proteínas y calcio.

 La vitamina E interviene en la formación de tejidos y en la fertilidad.

 La vitamina K se relaciona, principalmente, con la regulación de la coagulación sanguínea.

Alimentos que contienen vitaminas

Las vitaminas hidrosolubles suelen estar en verduras, frutas, panes, huevos, carnes, pescados,
lácteos, cereales y vísceras. Las vitaminas B suelen encontrarse en la mayoría de los alimentos, lo
cual brinda una satisfacción constante de esta necesidad vitamínica.

Las vitaminas liposolubles se encuentran en aceites, mantequillas, vísceras, verduras, lácteos grasos,
chocolates, cereales grasos y alimentos de soja.

Carencia de vitaminas

La carencia de vitaminas suele ocasionar problemas de decaimiento, anemias, depresiones, estados


de ánimo cambiantes, anorexia, amenorreas, problemas en el sistema digestivo, etc.

Es importante consultar a un especialista que determine cuál es la vitamina faltante y que recete la
cantidad justa necesario para no cometer el error de pasar de la carencia al exceso. El estudio
principal que se realiza es un chequeo sanguíneo para ver qué componentes orgánicos están
alterados.

La carencia de vitaminas durante periodos de la vida como el crecimiento o el embarazo son


determinantes para toda la vida del niño, por lo que es muy importante hacer consultas y chequeos
periódicos para garantizar el buen desarrollo del bebé y el crecimiento óseo y muscular de los niños.

Exceso de vitaminas

Las vitaminas liposolubles se convierten en sustancias tóxicas cuando están en cantidades excesivas
acumuladas en los tejidos adiposos y en el hígado.

Las vitaminas hidrosolubles no se acumulan en el organismo y se eliminan rápidamente por la orina,


por lo que no se suelen conocer problemas graves debido al exceso de estas vitaminas. No obstante,
se han registrado casos de lesiones renales debido al exceso vitamínico y la consecuente
sobreexigencia de los riñones para eliminar esta abundancia.

MINERALES

¿Qué son los minerales?

Los minerales son los elementos naturales no orgánicos que representan entre el 4 y el 5 por ciento
del peso corporal del organismo y que están clasificados en macrominerales y oligoelementos. El
ser humano los necesita para mantener el buen funcionamiento del cuerpo y garantizar, entre
otros, la formación de los huesos, la regulación del ritmo cardiaco y la producción de las hormonas.
Tipos de minerales

Los minerales pueden dividirse en macrominerales y oligoelementos.

Macrominerales

En la dieta normal, los macrominerales son aquellos que el organismo necesita en cantidades más
grandes. En este grupo se incluyen el calcio, fósforo, magnesio, potasio, azufre, cloro y sodio.

Las funciones de cada uno de los macrominerales son muy amplias y algunas aún se desconocen.
Sin embargo, son necesarios para que las funciones del organismo se desarrollen con normalidad.
Los especialistas señalan que la mejor forma de obtenerlos es a través de la dieta. Los alimentos que
contienen macrominerales son muchos. Podemos encontrarlos en:

 Los minerales que aportan calcio, uno de los responsables en la formación de los dientes y
de los huesos, están presentes fundamentalmente en los lácteos y los derivados lácteos.
Además, también podemos encontrar el calcio en hortalizas de hojas verdes, como el
repollo, el brócoli, la col rizada, los nabos o la berza común, el salmón, las sardinas, frutos
secos como las almendras o las semillas de girasol y legumbres secas, entre otros productos.

 En el caso del magnesio, uno de los macroelementos que participa en la actividad de


muchas enzimas, se puede encontrar principalmente en vegetales, en frutas como el
albaricoque o en frutos secos, uno de los grupos de alimentos que más magnesio contienen.
Además, las legumbres, los cereales o el tofu son una gran fuente de magnesio.

 El fósforo es otro de los macroelementos que participa en la formación de los dientes y los
huesos junto con el calcio. Se puede obtener principalmente en productos proteícos como
la carne y la leche. Otros alimentos que lo contiene son los cereales y el pan integral.

 El potasio participa en la comunicación entre los nervios y los músculos. Principalmente


puede obtenerse de verduras como las espinacas, de las uvas o las moras, de las zanahorias,
los plátanos, las patatas y las naranjas.

 El azufre participa en la síntesis del colágeno e interviene en el metabolismo de los lípidos,


entre otras funciones. El queso, las legumbres, la cebolla, el ajo, los frutos secos, la carne
roja y las legumbres son los alimentos que contienen este macromineral.

 El cloro ayuda a mantener el equilibrio de los líquidos corporales. La principal fuente de la


que lo obtiene el ser humano es de la sal de cocina y de verduras como las algas marinas o
la lechuga. Los tomates, las aceitunas, el centeno y el apio son algunos de los alimentos que
también contienen niveles altos de apio.

 Al igual que el potasio, el sodio ayuda en las funciones de los nervios y los músculos y junto
con el cloro, en el mantenimiento del equilibrio de los líquidos corporales. La mayor fuente
de sodio es el cloruro de sodio, más conocido como sal común.
Oligoelementos

Respecto a los oligoelementos, estos son los minerales que el organismo sólo requiere en pequeñas
cantidades. Los principales oligoelementos son: hierro, manganeso, cobre, selenio, yodo, cobalto,
cinc y flúor. Tanto la falta de estos minerales, como su exceso pueden tener consecuencias muy
graves para la salud.

Podemos encontrar los oligoelementos en:

 Entre otras funciones, el hierro participa en el transporte de oxígeno y su déficit puede


provocar anemia. Se encuentra principalmente en la carne roja, las legumbres, el salmón,
el atún, las frutas deshidratadas, los huevos, las ostras o los cereales, entre otros alimentos.

 El manganeso es imprescindible para el buen funcionamiento del organismo. Las nueces, el


té, las legumbres, las semillas, las verduras de hoja verde y los cereales integrales son la
principal fuente natural de este oligoelemento.

 La formación de los glóbulos rojos está vinculada con el cobre. Este mineral se puede
obtener del marisco, las legumbres, las nueces, las patatas, las verduras de hoja verde y las
frutas deshidratadas, entre otros.

 El selenio participa en actividades como la reproducción la regulación de la hormona


tiroidea. Al igual que otros oligoelementos, está disponible en la carne, la leche y sus
derivados, el pan y los cereales y el marisco.

 El yodo participa en la producción de las hormonas tiroideas y ejerce un papel fundamental


durante el embarazo. Las personas pueden obtenerlo de pescado como el atún o el bacalao,
del marisco, los lácteos, los cereales, la sal común y algunas frutas y vegetales.

 El cobalto actúa para estimular y conseguir el buen funcionamiento de los glóbulos rojos.
Se encuentra fundamentalmente en almejas, pescados, quesos, carne roja, en cereales
integrales, en frutas como las peras, las cerezas, las legumbres y en frutos secos como las
avellanas y las nueces, entre otros.

 El cinc es uno de los oligoelementos que ayuda a que el sistema autoinmune funcione de
forma adecuada. Se encuentra principalmente en la carne del cerdo y del cordero, en
legumbres, levadura y las nueces. Las frutas y las verduras no contienen tasas elevadas de
este mineral.

 Por último, el flúor interviene en la


formación y en el fortalecimiento de los
huesos y los dientes. Se encuentra en
las aguas fluoradas, el té, el café, el
pescado, el marisco y en vegetales
como las espinacas o la col.