You are on page 1of 2

Primero hemos visto que el polietileno existe en la conformación de zigzag planar.

Se puede
considerar que el polipropileno tiene un esqueleto de polietileno lineal, pero con el átomo de H en
cada otro átomo de carbono reemplazado por un grupo metilo [–CH3]. El polipropileno puede
existir en forma atáctica (no cristalizable) o en forma sindiotáctica o isotáctica cristalizable. Para la
forma isotáctica, debido al tamaño del grupo colgante [–CH3] (relativo al átomo de H, en el
polietileno), la columna vertebral ya no puede existir en la forma de zigzag planar; debe girar. El
estado de energía más bajo se logra mediante una rotación regular de 120 ° por cada unidad de
repetición química. Esto significa que hay tres unidades de repetición química por turno. Estos se
empaquetan en un sistema de cristal monoclínico (Figura 3.14) cuya celda unidad tiene
parámetros:

Grado de Cristalinidad

Anteriormente notamos que los polímeros, en virtud de su gran tamaño y en contraste con los
materiales de bajo peso molecular, son incapaces de una cristalinidad del 100%. Para visualizar
esto mentalmente, el término semicristalino se usa frecuentemente para describir polímeros
cristalinos. Uno de los conceptos más útiles y prácticos en la caracterización de polímeros
semicristalinos es el grado de cristalinidad. Consideremos ahora cómo se puede estimar esto.

Comenzamos por tratar el polímero semicristalino como un sistema de dos fases con una
demarcación distinta entre el material cristalino y el amorfo. Sabemos, por supuesto, que esto no
es estrictamente cierto. Ahora supongamos que Pm es una propiedad intensiva real o medida del
polímero, mientras que Pc y Pa son las mismas propiedades debidas, respectivamente, a los
materiales cristalinos y amorfos (componentes) en el mismo estado que existe en el polímero.
Luego, el grado de cristalinidad se puede deducir de las contribuciones individuales de los
componentes cristalinos y amorfos a la propiedad medida:

El grado de cristalinidad se puede derivar de esta manera mediante la medición de una propiedad
del material, como el volumen específico, el calor específico, la entalpía y la resistividad eléctrica:

2. Morfología de los cristales únicos de polímero producidos a partir de una solución

Durante mucho tiempo, se creía que, debido a los enredos moleculares de las cadenas de
polímero en solución, sería imposible producir cristales de polímero individuales. El primer
informe del crecimiento de cristales solos de polímeros a partir de una solución diluida fue en
1953. A esto le siguieron varios otros informes y, para muchos polímeros, este fenómeno ahora se
considera universal. El crecimiento de los cristales individuales de polímero requiere la
cristalización de soluciones diluidas a temperaturas relativamente altas, enfriando desde una
temperatura por encima del punto de fusión cristalino. Se obtienen diferentes morfologías según
el tipo de polímero y las condiciones de crecimiento.

a. Lamelas

Todos los cristales individuales de polímero tienen el mismo aspecto general. Bajo un microscopio
electrónico, aparecen como plaquetas planas delgadas que tienen un espesor de 100 a 120 Å y
varias micras en las dimensiones laterales. Se ha encontrado que esta naturaleza lamelar de los
cristales individuales de polímero es fundamental. El crecimiento del cristal normal a la superficie
laminar ocurre por la formación de laminillas adicionales del mismo espesor que las laminillas
basales; Los cristales gruesos suelen ser multilamelares.