You are on page 1of 12

EL ANTÍDOTO DE DIOS PARA SU DOLOR

Receta Para el Estrés– Parte 6


Rick Warren

“Aderezas mesas delante de mí en presencia de mis angustiadores; unges mi cabeza con aceite; mi copa está
rebozando.” Salmo 23:5

I. LO QUE NO SE DEBE HACER CUANDO ESTÁ HERIDO

1. NO ___________________________________

“Enmudecí con silencio, me callé aun respecto de lo bueno; y se agravó mi dolor. Se enardeció mi
corazón dentro de mí; en mi meditación se encendió fuego, y así proferí con mi lengua. “ Salmo
39:2,3

2. NO ___________________________________

“Y dije: ¡Quién me diese alas como de paloma! Volaría yo, y descansaría... Me apresuraría a
escapar.” Salmos 55:6,8

3. NO ___________________________________

“Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día.” Salmos 32:3

4. NO ___________________________________

“Es cierto que al necio lo mata la ira, y al codicioso lo consume la envidia.” Job 5:2

5. NO ___________________________________

“Oh, tú que te despedazas en tu furor.” Job 18:4

I. LO QUE DIOS DICE QUE DEBE HACER CUANDO ESTÁ HERIDO

1. PERMITA QUE JESÚS __________________ LA CUENTA

“Aderezas mesas delante de mí en presencia de mis angustiadores”


EL ANTÍDOTO DE DIOS PARA LAS HERIDAS
Receta para el estrés - Parte 6

“No paguéis a nadie mal por mal... No os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la
ira de Dios; porque escrito está: Mía es la venganza, yo pagaré, dice el Señor.” Romanos 12:17,19

“Bienaventurados los misericordiosos, porque ellos alcanzarán misericordia.” Mateo 5:7

2. PERMITA QUE JESÚS __________________ SUS HERIDAS

“Unges mi cabeza con aceite”

“Él sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas.” Salmo 147:3

3. PERMITA QUE JESÚS __________________ SUS NECESIDADES

“Mi copa está rebozando”

MI COPA REBOSARÁ...

CON______________________________

“Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo en el creer, para que abundéis en esperanza por el
poder del Espíritu Santo.” Romanos 15:3

CON ______________________________

“Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como
también lo hacemos nosotros para con vosotros.” 1 Tes. 3:12

CON ______________________________

“Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea
cumplido.” Juan 16:24

EL ANTÍDOTO DE DIOS PARA LAS HERIDAS


Receta para el estrés - Parte 6
Salmo 23:5
EL ANTÍDOTO DE DIOS PARA LAS HERIDAS
Receta para el estrés - Parte 6

Continuamos nuestra serie de recetas para la preocupación. Estamos estudiando el Salmo 23 versículo por
versículo. Estamos buscando el antídoto de Dios para su dolor. Debido a que vivimos en un mundo imperfecto,
va a ser herido. Será lastimado por accidentes o enfermedades. Pero el dolor más grande que tendrá en su vida
será producido por personas. Las amistades son la fuente principal de estrés en nuestra vida. También son las
mayores bendiciones y el mayor gozo. Pero las personas nos lastiman, a veces intencionalmente, a veces sin
intención, a veces por accidente, a veces a propósito.

El problema es que nuestra respuesta a estas heridas casi siempre es incorrecta. Antes de estudiar el antídoto de
Dios para nuestras heridas le tengo que decir cinco cosas que no debe hacer cuando las personas lo lastiman.
Porque solo le dañan. Estas cosas causan problemas en su vida.

1. LO QUE NO DEBE HACER CUANDO ESTÉ HERIDO

1. NO LO IGNORE

Esta es la táctica Clint Eastwood contra el dolor. Sufre en silencio. Muerde la bala. Es un hombre
macho. Finge que no existe. Espera que se vaya. Muchas veces intentamos manejar nuestro dolor
fingiendo que no existe. Hay varias maneras de hacer esto.

1) Negarlo – Yo no tengo ningún problema, no estoy dolido. Negamos cómo nos sentimos realmente.
Las personas nos lastiman y decimos, no me dolió.
2) Minimizarlo – No fue gran cosa. No me dolió tanto.
3) Aplazarlo – Posponemos hacer algo al respecto. Lo barremos debajo de la alfombra. Uno de estos
días... Lo seguimos aplazando. Lo posponemos porque siempre posponemos lo desagradable.

El ignorar un dolor nunca lo alivia. El dolor que hoy trata de ignorar nunca se quitará. Muchos piensan
que, “El tiempo sana todas las heridas” – a veces el tiempo las hace peor si lo seguimos posponiendo. El
Salmo 39 dice, “Enmudecí con silencio, me callé aun respecto de lo bueno; y se agravó mi dolor. Se
enardeció mi corazón dentro de mí; en mi meditación se encendió fuego, y así proferí con mi lengua.” El
aplazamiento convierte los problemas pequeños en grandes. Se pone peor, supura. La herida se infecta y
se extiende cuando no lo tratamos oportunamente.

2. NO HUYA DEL DOLOR

Esta es la táctica Don Knotts. Huye, escapa, gallina. Huye de tus problemas. No te enfrentes a nada.
David intentó esto, “Y dije: ¡Quién me diese alas como de paloma! Volaría yo, y descansaría... Me
apresuraría a escapar.” Esta es la naturaleza humana. Cuando nos enfrentamos a dificultades, huimos.
No es ninguna casualidad que todas las puertas en los edificios públicos abren hacia fuera. Cuando hay
pánico, la gente huye. Tratamos de huir de nuestro dolor. Hay muchas formas de escapar: películas,
televisión, alcohol, drogas, divorcio, Disneylandia. El problema es que seguirá teniendo los mimos
problemas cuando regrese. Puede drogarse, pero cuando se le pase la dosis vera que no se ha resuelto
nada, nada ha cambiado.

3. NO ESCONDA SU DOLOR
EL ANTÍDOTO DE DIOS PARA LAS HERIDAS
Receta para el estrés - Parte 6

Algunas personas no escapan de su dolor ni lo ignoran, lo esconden. Se lo guardan para sí mismos. No


se lo cuentan a nadie. Usan una máscara. Algunos de ustedes esconden muy bien su dolor, usan ropa
bonita y tienen una sonrisa agradable pero la verdad es que alguien los ha herido profundamente. A
veces jugamos un juego que se llama, ¿Pasa algo? Y siempre contestamos, “ No, no pasa nada.” No nos
gusta admitir que estamos heridos. No nos gusta reconocer que alguien ha herido nuestros sentimientos.
Así que los disfrazamos. Algunas veces las personas disfrazan su dolor con el materialismo. Compran
coches y casas elegantes y se rodean de cosas cuando sienten dolor van de compras. Las posesiones
nunca compensan el dolor. Cuando esta herido ni aún todas las posesiones del mundo aliviarán su dolor.

“Mientras callé, se envejecieron mis huesos en mi gemir todo el día.” Si escondemos el dolor, este se
intensifica. Se hace peor.

Aquí en Saddleback estamos comprometidos a crear una atmósfera de franqueza, honestidad y


autenticidad. Queremos crear un lugar seguro donde gente de verdad puede compartir problemas reales
sin ser juzgado, y que pueda ser aceptado y amado. Donde puedan encontrar seguridad y puedan
compartir. Hay sanidad cuando se puede compartir. Cuando descubre que otra persona tiene el mismo
problema se siente mejor. Pero no podemos compartir si escondemos las cosas.

Santiago 5:16 dice, “Confesaos vuestras ofensas unos a otros, y orad unos por otros, para que seáis
sanados.” El mostrar sus sentimientos es el principio de la curación. Cuando comparte su dolor, es el
principio del proceso para quitarlo. Mientras se aferre a él lo sostenga, y lo esconda en su corazón, no
puede sanar. Algunos de ustedes se aferran a dolores que sucedieron hace muchos años. No puede sanar
si los sigue escondiendo. El mejor lugar para compartirlos es en un grupo pequeño y es por eso que
creemos en los grupos pequeños.

Todos tenemos alguna herida. Es diferente para cada uno pero todos las tenemos. No está solo. Tampoco
es el único que tiene una herida. Puede pensar que es el único en el mundo que tiene esa herida. Pero
existen otras personas que sufren de lo mismo que usted sufre. Si pudiera encontrar el valor de compartir
su dolor, puede ser que encuentre alivio y podía empezar a transitar el camino de la curación. Nunca va a
encontrar el remedio escondiendo o ignorando su dolor.

4. NO SE PREOCUPE POR EL DOLOR

La preocupación es un intento de controlar lo incontrolable. Está tratando de controlar algo que no se


puede controlar y se preocupa por ello. La preocupación es jugar a ser Dios. Cuando juega a ser Dios, se
siente peor porque sabe en su interior que no es Dios. No puede controlar todo. No puede cambiar el
mundo usted solo.

“Es cierto que al necio lo mata la ira, y al codicioso lo consume la envidia.” Job 5:2. La preocupación
nunca soluciona los problemas. Nunca sana una herida. Lo única que hace la preocupación es aumentar
el tamaño de su dolor. Cada vez que se preocupa por una cosa es como si repitiera el vídeo malo en su
mente. Solo agrava el dolor. Al preocuparse por algo se exagera, se magnifica. Cada vez que lo repasa en
su mente se hace más grande. Entre más se preocupe por un dolor, éste crece.

5. NO LO RESIENTE
EL ANTÍDOTO DE DIOS PARA LAS HERIDAS
Receta para el estrés - Parte 6

El resentimiento nunca ayuda. Sin embargo, hacemos esto cuando la gente nos lastima. Nos amargamos,
nos enojamos y nos volvemos cínicos. Job 18:4 “Oh tú, que te despedazas en tu furor.” La amargura lo
lastima más que cualquier dolor que haya recibido. No importa lo que le hayan hecho: violación,
rechazo, falta de respeto, difamación. Hay algo peor que eso, es la amargura, la amargura es un veneno
que lo puede matar, lo carcome por dentro.

Lo que hace el resentimiento es que perpetua el dolor. Toma un evento y lo continúa. Prolonga el dolor.
Cada vez que piensa sobre ello y lo resiente, se prologa el dolor. La amargura permite que el pasado
controle el presente. El resentimiento permite que las personas que lo lastimaron en el pasado lo
continúen haciendo. Tenemos resentimiento porque creemos que al tenerlo lastimamos a las personas
que nos ofendieron. Pero el resentimiento solo lo daña a usted. No lastima a su ofensor. Usted puede
estar tan alterado en su mente y tan resentido que se mantiene preocupado con su dolor y ellos siguen
por la vida muy felices. El resentimiento es una actitud que nos derrota. No funciona. Solo se lastima
usted mismo con su enojo, debe dejarlo ir.

Si ninguna de estas estrategias sanan mi dolor, ¿qué debo hacer?

El Salmo 23:5 cambia la escena de un campo a una fiesta. David usa la imagen de un banquete y nos da
tres ejemplos o símbolos que ilustran tres pasos que debe tomar para que Dios pueda sanar su dolor.

“Aderezas mesas delante de mí en presencia de mis angustiadores; unges mi cabeza con aceite; mi copa
está rebozando.”

Estos son símbolos que ilustran como puede sanar de un dolor.

1. PERMITA QUE JESÚS SALDE LA CUENTA


No busque represalia. No busque venganza. No se desquite con los que lo lastimaron. Confíe en el Señor aun en
las malas. Entregue a Dios el problema, permita que Él salde la cuenta. David dice, “Aderezas mesa delante de
mí en presencia de mis angustiadores.”

Las ovejas tienen muchos enemigos naturales – lobos, coyotes, osos, serpientes, garrapatas... Las ovejas tienen
muy pocas defensas. No se pueden defender de nada. No tienen dientes filosos con que puedan morder. No
tienen garras, no pueden patear. No pueden correr rápido. Son los animales más indefensos que hay. No saben
hacer nada. No pueden estar seguros si alguien no los cuida.

El trabajo de un buen pastor es encontrar una tierra buena, una meseta, un campo de pasto verde, y ahuyentar a
todos los enemigos. Luego trae a las ovejas y les proporciona un lugar seguro para comer. Busca buenos pastos
y saca a los enemigos.

Dios dice, “Deja que yo trate con lo que te lastiman” Romanos 12 dice, “No paguéis a nadie mal por mal... No
os venguéis vosotros mismos, amados míos, sino dejad lugar a la ira de Dios; porque escrito está: Mía es la
venganza, yo pagaré, dice el Señor.” Dios conoce a las personas que lo han lastimado. Él lo vio todo y le
importa. Él puede saldar la cuenta. Hay un cielo y un infierno, hay un día de juicio. Él tiene muchos más
recursos que usted para saldar la cuenta. Dice que no puede sanar mientras busca la venganza. Usted tiene que
decidir si se va vengar o va a sanar. No puede hacer las dos cosas.
EL ANTÍDOTO DE DIOS PARA LAS HERIDAS
Receta para el estrés - Parte 6

Hoy día, la venganza se ha convertido en un gran negocio. Pero la venganza no funciona, es contraproducente.
Siempre mantiene vivo el dolor. Cuando se venga contra el dolor, solo lo aumenta, no lo quita. Solo hay una
forma en la que encontrará alivio y es el perdón. El perdón no se refiere a decir, “Está bien que me lastimes.” El
perdón no es decir, “Lo que hiciste no tiene importancia.” El perdón no se refiere a decir no me dolió. El perdón
no se refiere a negar que se hace maldad en este mundo.

El perdón se refiere a darle mi dolor a Dios y permitir que Él tome venganza. Solo confíe en que Dios manejará
la situación y no busque venganza. Permita que Él prepare una mesa delante de usted en presencia de sus
enemigos. No busque venganza.

¿Por qué debe perdonar?

1) Ha sido perdonado por Dios. Dios lo ha perdonado y quiere que usted perdone a los demás.
2) El resentimiento lo hace sentirse miserable.
3) Usted va a necesitar más perdón en el futuro. Mateo 5:7 “Bienaventurados los misericordiosos, porque
ellos alcanzarán misericordia.” Solo en la medida que yo perdono a otros, Dios me perdona a mí. Lo que
das, recibes.

Entre más busque la venganza, más saldrá lastimado.

2. PERMITA QUE JESÚS SANE SUS HERIDAS

“Unges mi cabeza con aceite”

Los pastores le ponen aceite a las ovejas en la cabeza por dos razones: para suavizar y para sanar. El peor
enemigo de las ovejas son las moscas. Odian las moscas. No las pueden quitar de sus cabezas no con sus patas
ni con su cola. En el verano hay muchas moscas, las moscas se meten en sus narices y ponen huevecillos. La
larva las vuelve locas. A veces en el verano se puede ver a las ovejas golpeando su cabeza contra una roca
porque las moscas las han vuelto locas. No pueden hacer nada al respecto.

¡Es asombroso que son las pequeñas cosas de la vida las que nos irritan! Los pastores toman aceite de oliva y la
mezclan con azufre y ungen las cabezas de las ovejas y es como un repelente de insectos. Esto representa las
palabras del pastor que dice, “Yo me encargo de las irritaciones. Las cosas que te irritan, yo me encargo de
ellas.”

El aceite se usa también como un ungüento. Cuando la oveja tiene una herida el pastor le pone aceite. Esto la
protege y suaviza. Cuando David dice, “Unges mi cabeza con aceite”, está diciendo que Dios va a suavizar mis
heridas.

Esto es lo mismo que Jesucristo quiere hacer con nuestras heridas. Salmo 147:3 “Él sana a los quebrantados de
corazón, y venda sus heridas.” Dice, “No solo saldo la cuenta, sino que si vienes a mí y me das tu dolor, yo
saldaré la cuenta y haré el trabajo de reparación – trabajaré para restaurar tu espíritu. Yo puedo suavizar sus
heridas, las puedo vendar.” Cuando usted perdona a una persona que lo ha lastimado, ¿quiere decir que
desaparece el dolor? No, aunque lo haya perdonado, usted queda dolido. El perdón es instantáneo pero la
restauración toma tiempo. El perdón es instantáneo pero la restauración puede tomar años o meses dependiendo
del daño.
EL ANTÍDOTO DE DIOS PARA LAS HERIDAS
Receta para el estrés - Parte 6

Dios sana a los quebrantados de corazón, y venda sus heridas. Cuando recibe una pequeña cortada no necesita
un vendaje. Entre más grande la herida en su vida (divorcio, rechazo de los padres, vejación, engaño y su socio
le robó el negocio) – estas cosas no sanan pronto. Una herida profunda debe ser vendada y curada. Muchos
cristianos piensan que una vez que perdonan el dolor desaparecerá. Esto no es así. Se ha tomado el primer paso
al perdonar. Ahora viene la sanidad donde Dios restaura su alma. La restauración toma tiempo.

¿Cómo sana Jesús nuestras heridas? ¿Qué tipo de vendas usa Jesús para sanar nuestras heridas emocionales
cuando la gente nos lastima?

1) Usa la comunión. Cuando se reúne con otros cristianos encuentra apoyo. Cuando comparte su dolor,
recibe apoyo emocional. Lo primero que debe hacer cuando ha sido lastimado por alguien es compartirlo con un
amigo cristiano. No se aísle, necesita comunión. Necesita estar en un grupo de apoyo.

2) Dios usa la oración. Cuando ha sido lastimado necesita hablar con alguien. Si no lo platica con Dios
su cuerpo sufrirá. Dígale usted a Dios como se siente. Desahóguese. David, en los Salmos, era muy honesto
acerca de sus sentimientos. Se desahogaba con Dios. Eso está bien. Él acepta nuestras oraciones.

3) Dios usa la adoración. Existe un poder sanador en la adoración. No le ha pasado que entra a una
iglesia cuando ha estado triste y al oír la música usted empieza a llorar. Esta es curación emocional. Dios usa la
adoración y Su palabra para edificarnos y vendar nuestras heridas.

4) Dios usa el ministerio. Esto se refiere a ayudar a los demás que también han sido heridos. Cuando
ayuda a otros que han sido lastimados se ayuda usted mismo. Así hizo Dios el universo. En nuestro programa
Celebra la Recuperación nos acercamos a gente y compartimos lo que hemos pasado. Los ayudamos y al
hacerlo nosotros encontramos la sanidad. Somos el hospital para los heridos. La iglesia proporciona comunión,
oración, adoración y ministerio.

Aquellos de ustedes que hoy están dolidos debido a una herida mayor deben entender dos cosas:

1) La sanidad ocurre en dos fases. Usted sabe que esto ocurre físicamente pero también es emocional.
Cuando está herido – cirugía o huesos rotos – hay dos fases en la curación.

Primero la etapa de “no te muevas” – estás en cama después de la cirugía. O te ponen un yeso para que no
mueva su brazo.

Después de un tiempo le quitan el yeso y le dicen que debe mover su cuerpo. Esta es la segunda etapa “debes
moverte”. Existen personas entrenadas para esto – los terapeutas físicos. Siempre nos enojamos con los
terapeutas físicos porque nos retan y hacen que hagamos cosas que no queremos hacer.

Conozco a personas que han pasado por esta etapa de curación. Han pasado por la etapa “no te muevas” por un
tiempo suficiente. Ahora Dios los empieza a mover y se enojan con Él. Dios quiere que salga a ministrar, a
servir. No va a quedar sano hasta que salga y empiece a ayudar a los demás. Hubo un tiempo en que debió estar
quieto y “reconocer que Yo soy Dios” pero muchos se han quedado en esta etapa demasiado tiempo. Dios está
diciendo que necesita terapia emocional – necesita salir y ministrar. De allí va a venir la curación de su herida.
EL ANTÍDOTO DE DIOS PARA LAS HERIDAS
Receta para el estrés - Parte 6

2) Después aunque esté completamente sano, va a tener una cicatriz. Siempre quedan cicatrices después
de una herida. Cuando tiene una cicatriz, tiene una elección: cada vez que vea la cicatriz -- porque la va a ver –
puede recordar la herida o puede recordar a su Sanador y su curación. Esa es su alternativa. Vea la cicatriz y
recuerde la gracia de Dios. Cuando recuerda la derrota, el fracaso, ese divorcio, ese dolor, piensa “soy un trofeo
de la gracia de Dios”. En lugar de centrarse en el dolor, piense en el Sanador.

3. PERMITIR QUE JESÚS __________________ MIS NECESIDADES

“Mi copa está rebozando.” En la Biblia, una copa rebosante, es un símbolo de satisfacción total. Significa,
“Tengo todo lo que necesito.” El Medio Oriente, es casi puro desierto. Cuando alguien le da un vaso que está
rebosando, significa que están desperdiciando algo – agua o vino. En el desierto no se desperdicia agua o vino a
menos que tenga más de lo necesario.

Cuando necesita recuperarse de una herida, necesita poner su mirada en Dios para satisfacer todas sus
necesidades. ¿Por qué es esto tan importante? La razón principal por la que salimos lastimados es porque
ponemos nuestra mirada en otras personas para que satisfagan necesidades que solo Dios puede llenar. Nadie le
puede dar una seguridad total en la vida. Nadie le puede dar todo el amor que necesita. Nadie lo puede hacer
completamente feliz. Si usted espera esto de alguien, va desilusionarse y va a salir lastimado. Dios nunca quiso
que otro ser humano satisficiera todas sus necesidades. Usted tiene necesidades que solo Dios puede suplir.
Cuando espera que otras personas las suplan va a estar resentido porque no lo pueden hacer. No pueden amar de
forma incondicional 24 horas al día. No pueden darle seguridad 24 horas al día. No lo pueden hacer feliz 24
horas al día. No puede satisfacer todas sus necesidades. No son Dios. Por otro lado, Dios puede suplir todas sus
necesidades. Él nunca se cansa, nunca está de mal humor, nunca se desilusiona. Si pone su mirada en Él su copa
rebosará.

¿Rebosar con qué?

1) Con esperanza

Romanos 15:3 “Y el Dios de esperanza os llene de todo gozo en el creer, para que abundéis en esperanza por el
poder del Espíritu Santo.”

2) Con amor

“Y el Señor os haga crecer y abundar en amor unos para con otros y para con todos, como también lo hacemos
nosotros para con vosotros.” 1 Tesalonicenses. 3:12

3) Con gozo

“Hasta ahora nada habéis pedido en mi nombre; pedid, y recibiréis, para que vuestro gozo sea cumplido.” Juan
16:24.

Cuando usted ha ido de visita, alguna vez se ha preguntado, ¿cuánto tiempo debe quedarse y a qué hora se debe
ir? O si ha llegado alguien de visita a su casa, no sabe como hacer para que se vaya. En el Medio Oriente existe
una costumbre conocida por todos que tiene ver con llenar una copa. Si llega usted a la casa de alguien, aunque
fuera un completo extraño, (en el desierto los extraños cuidan de los extraños), lo primero que hace es ofrecerles
EL ANTÍDOTO DE DIOS PARA LAS HERIDAS
Receta para el estrés - Parte 6

una copa de agua o vino. Se toman el vaso y se los vuelve a llenar. Se lo toman y se los vuelve a llenar.
Mientras siga llenando su vaso quiere decir que puede quedarse. Si después de llenar el vaso varias veces, el
anfitrión lo deja vacío, quiere decir que ya es hora de que se vaya. Si el anfitrión quiere que se quede más
tiempo seguirá llenando su vaso – no solo al tope, sino que lo dejará rebosar. No se desperdicia agua o vino en
el desierto. Pero cuando hay una copa rebosando quiere decir que puede quedarse todo el tiempo que usted
guste. Significa que usted es especial.

Cuando Dios le dice, “Voy a llenar tu copa hasta que rebose”, significa que usted es importante para Dios, que
es especial. Si está lastimado porque alguien lo dañó mucho, Jesús lo invita a un banquete. Dice, “Te he
preparado una mesa para ti en presencia de tus enemigos. Voy a ungir tu cabeza con aceite. Tu copa rebosará.”
Él saldará esa cuenta, suavizará sus heridas, suplirá cada una de sus necesidades. Es un trato que no puede
rechazar. Es un banquete de plenitud, ayuda, salvación.
EL ANTÍDOTO DE DIOS PARA LAS HERIDAS
Receta para el estrés - Parte 6

Saddleback
Guía de Aplicación del Mensaje

El Antídoto de Dios para su Herida


Receta Para El Estrés – Parte 6
Rick Warren

“Aderezas mesa delante de mi en presencia de mis angustiadores. Unges mi cabeza con aceite; mi copa está
rebosando.” Salmo 23:5
Nosotros vivimos en un mundo imperfecto donde vamos a ser heridos por acontecimientos como accidentes y
enfermedades, pero nuestras heridas más profundas serán ocasionados por otras personas. Las amistades son
la mayor fuente de estrés en nuestras vidas, pero también son la mayor fuente de bendición y alegría. Pero las
personas nos hieren algunas veces intencionalmente, y otras involuntariamente, algunas veces
accidentalmente y otras a propósito. Nuestra respuesta a esas heridas es normalmente equivocada y causa
problemas a nuestra vida – Nos “confundimos” antes de que busquemos el antídoto de Dios para esas heridas ,
necesitamos ver cinco cosas que no debemos hacer cuando la gente nos hiere.
Inicie su grupo con una oración.
ESTA ES SOLO UNA GUIA. SELECCIONE Y ESCOGA SUS PUNTOS .

I. LO QUE NO DEBE HACER CUANDO USTED ESTA HERIDO [Objetivo del líder: Ayudar al grupo a
descubrir que el tratar de escapar de una herida o el retener el enojo solo hace las cosas peor.]
NO LO IGNORE.
 Según el Salmo 39:2-3, ¿Cuál es el resultado de ignorar nuestra herida?
• ¿Que sucede si nosotros intentamos negar o ignorar una herida?
• ¿Que sucede cuando posponemos el hacer algo por nuestra herida?

NO HUYA DE AHÍ.
 ¿Qué quería hacer David cuando estaba herido en el Salmo 55:6-8?
• ¿Cuáles son algunas maneras en que la gente huye de sus heridas?
• ¿Cómo nos afecta la herida con el tiempo cuando intentamos huir de ella?

NO ESCONDA SU HERIDA.
 ¿Cómo se sintió David cuando escondió su herida Salmo 32:3?
• ¿Por qué a veces es difícil para nosotros el admitir que estamos heridos?
• ¿Cúales son algunas de las formas que la gente usa para encubrir sus heridas?

NO SE PREOCUPE .
 Preocuparse por una herida lleva a la frustración, resentimiento y enojo. Según Job 5:2, ¿Qué
sucede con las personas que se complacen en esta clase de pensamiento?
• ¿Cómo es que al preocuparse por poder controlar las circunstancias equivale a “jugar a Dios”?
• ¿Cómo el preocuparse ayuda a resolver un problema o sanar una herida? ¿Cómo la preocupación
evita que sane la herida?

5. NO GUARDE RENCOR
EL ANTÍDOTO DE DIOS PARA LAS HERIDAS
Receta para el estrés - Parte 6

 Según Job 18:4a, ¿Cuál es el resultado de mantenerse enojado? ¿Qué tan importantes son
nuestras emociones para el resto del mundo?
• ¿Cómo afecta nuestro enojo, amargura y resentimiento a las personas que nos han herido?
¿Cómo nos afecta a nosotros?

 Madurez – Volverse más como Cristo es el proceso de madurez espiritual. ¿Como el negar nuestras
heridas ó permanecer enojados afecta este proceso?
II. ¿QUE NOS DICE DIOS CUANDO ESTAMOS HERIDOS? [Objetivo del líder: Ayudar a su grupo a
entender que Dios quiere sanar nuestras heridas y satisfacer nuestras necesidades espirituales y
emocionales.]

PERMITIR QUE JESUS ARREGLE LAS CUANTAS.


 Lea Romanos 12:17-19. ¿Cómo debemos de tratar con los que nos han herido? ¿Cuál es el
papel de Dios?
• El Salmo 23:5 dice que Dios esta “preparando mesa en presencia de nuestros enemigos”; ¿Cómo
el confiar en que Dios nos mantendrá nos ayuda cuando hemos sido heridos ?
 Según Mateo 5:7, ¿Qué promete Dios a aquellos que tiene misericordia de otros?
• ¿Cómo el tener una actitud de misericordia hacia alguien que nos hirió, nos ayuda en la forma
como nos sentimos por su ofensa?
• ¿Cuales es la diferencia entre perdonar una herida y negar que nos hirieron?
• ¿Cómo nos ayuda el permitir que Dios que se encargue de sanar nuestras heridas?

PERMITIR QUE JESUS SANE MIS HERIDAS.


 Según el Salmo 147:3, ¿Como cuida Dios de nuestras heridas?
• ¿Qué piensa usted que las palabras del Salmo 147:3 podrían significar para una persona
emocionalmente herida?
• El Salmo 23:5 habla de Dios “ungiéndonos con aceite” para aliviar nuestras heridas mientras “el
proceso” curativo” se lleva a cabo ’¿Cuál es el papel de compañerismo cristiano en este proceso?
• ¿Cuál es el papel de la oración?
• ¿Cuál es el papel de la adoración?
• ¿Cuál es el papel de servir en el ministerio?

PERMITIR QUE JESUS SATISFAGA MIS NECESIDADES.


 ¿Cuántas bendiciones proporciona el Buen Pastor en el Salmo 23:5?
• De acuerdo con los versículos de arriba y de las escrituras anteriores, que parte de nuestras
necesidades Dios puede satisfacer?
• ¿Que parte de nuestras necesidades podemos satisfacer por nosotros mismos? ¿Qué parte
pueden otros satisfacer?
 Dios promete “rebozar nuestra copa”; con que llena nuestra copa de acuerdo a estos versículos:
Romanos 15:13, I Tesalonicenses 3:12 y Juan 16:24?
• ¿Cómo el estar llenos de esperanza, amor y gozo se compara con estar llenos de heridas, enojo y
resentimiento?
EL ANTÍDOTO DE DIOS PARA LAS HERIDAS
Receta para el estrés - Parte 6

• ¿Cómo puede el estar llenos de esperanza, amor y gozo afectar la manera en que nos
comportamos al estar heridos?

 Membresía – Cuando le pedimos a Jesucristo que sea nuestro Salvador, nos convertimos en
miembros de su familia y Él promete suplir nuestras necesidades. ¿Cómo al saber que Dios es
nuestro poderoso y amoroso Padre nos ayuda a olvidar nuestras heridas?

Tome un momento para repasar cualquier tarea/desafíos hechos durante la aplicación personal y la sección de
compromiso de la reunión anterior. Viendo a Dios en el trabajo de las vidas de aquellos que se comprometen
con El es esencial para el crecimiento.

∆ APLICACIÓN PERSONAL Y COMPROMISO:


[Objetivo del líder: Animar a cada miembro del grupo a examinarse ellos mismos las heridas que necesitan
entregar a Dios.]
¡Le importas a Dios! ¡Eres especial para Él!. El quiere prepar un banquete abundante de bendiciones para
nosotros, llenando nuestra copa con sus buenos regalos. El va a arreglar nuestras cuantas, sanará nuestras
heridas y satisfacerá nuestras necesidades. ¿A qué herida te estás aferrando que debes entregar a Dios para que
el pueda empezar el proceso curativo?. Haga un compromiso con su grupo de dejar esta herida hoy y permitir
que Dios “llene su copa”. Permita que alguien en el grupo le haga responsable de los pensamientos sobre herida.
Planeen el comunicarse entre si varias veces durante la semana hasta que usted tenga victoria.